arrow

El número 17 (1932)

5,7
1.003
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un hombre (John Stuart), ingresa en un edificio en venta, donde acudirán una serie de individuos que andan interesados en un preciado collar de diamantes que, al parecer, se encuentra escondido en el cuarto número 17. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Number Seventeen
Duración
62 min.
Guion
Alfred Hitchcock, Alma Reville, Rodney Ackland (Obra: J. Jefferson Farjeon)
Música
A. Hallis
Fotografía
Jack Cox, Bryan Langley (B&W)
Productora
British International Pictures
Género
Thriller Crimen
7
N¨17
Una joven ladrona de joyas se enamora del detective que persigue a sus socios. A punto de ser asesinado, ella no duda en salvarle. La banda entonces, decide vengarse. La muchacha y el detective se ven obligados a huir de sus enemigos y se refugian en el número 17 de una calle en los suburbios de Londres. Los ladrones saben que en esta casa está escondido un collar muy valioso

Distendido argumento, de apenas una hora de duración, basado en una novela de Joseph Jefferson para uno de los primeros trabajos sonoros de Alfred Hitchcock. La historia, bien analizada, se muestra un tanto irregular, en cuanto a ritmo se refiere; a pesar de que la pareja de guionistas formada por Rodney Ackland y Alma Reville intenta implantar un ritmo in crescendo, que llega a su clímax en la persecución al tren, lo cierto es que la trama se muestra demasiado confusa y diluida durante los compases iniciales de la cinta. En este aspecto se achaca la mala presentación de los personajes, que aunque en su conjunto comportan un elemento de tensión y duda, no se esbozan de manera aceptable en líneas generales. A favor del desarrollo tendré que recalcar, eso si, el maravilloso final, toda una sorpresa, y la magnifica combinación de humor e intriga tan característica del director británico.

Estéticamente hablando, este título resulta bastante original; el bajo presupuesto no supuso, al parecer, un gran problema para Hitchcock, quien intenta compensar los malos medios con una vistosa puesta en escena. El ritmo, ya mencionado anteriormente, condiciona la técnica usada por el director; mientras que en los primeros minutos de metraje se emplean planos largos (sensación de sosiego), en la segunda fase, marcada por la aparición de la banda de ladrones, la técnica pasa a un uso mucho más ágil de planos (gran tensión dramática), llegando incluso a cambiar la velocidad de fotogramas, denotándose todavía la influencia muda. La fotografía de Jack E.Cox y Bryan Langley, también merece ser desglosada: por una parte encontramos la buena utilización de sombras, teñida en algún que otro boceto expresionista, junto con el sabio empleo del factor climático (mucho viento y cielo nubloso) para lograr un inquietante ambiente, y por otra parte hayamos el pobre color, dirigido al tono más claro por encima de las zonas más oscuras. La historia no da cabida a un rotundo protagonista dentro del reparto, si bien Leon M.Lion y Anne Grey son los más explotados durante los momentos clave. Entre los secundarios podríamos recalcar a John Stuart y a Donald Calthrop. La banda sonora, bajo la batuta de A.Hallis, hace acto de presencia en el transcurso de los minutos iniciales con unas exaltadas composiciones que subrayan el sentimiento de angustio y confusión.

Peculiar largometraje de comienzos de los años treinta, que nos regala algunas secuencias muy curiosas, como la persecución en tren. Recomendable por su rareza y por su labrada filmación.
[Leer más +]
14 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Se le puede disculpar
Se le puede disculpar a Htchcock que las metiera cuadradas en los años 30. Ya que en los 40, 50, 60 las metió igual que el balón de la NFL. El número 17 no es el número de veces que las metió cuadradas en su vida. El número es posible que fuera mayor. El número 17 es el número en que se desarrolla la trama. No es la trama de La casa de la calle 92; pero por lo menos tiene el número 17 que es muy bonito. A destacar las persecuciones. Y se acabó lo destacable.
[Leer más +]
11 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil