arrow

Viaje a la luna (C) (1902)

Viaje a la luna (C)
Trailer
7,7
20.639
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Seis valientes astronautas viajan en una cápsula espacial de la Tierra a la Luna. La primera película de ciencia-ficción de la historia fue obra de la imaginación del director francés y mago Georges Méliès (1861-1938), que se inspiró en las obras "From the Earth to the Moon" (1865) de Julio Verne y "First Men in the Moon" (1901) de H. G. Wells. Se trata de un cortometraje de 14 minutos de duración realizado con el astronómico presupuesto para la época de 10.000 francos, suponía nada menos que la película número 400 del realizador francés, y abría al mundo del cine una nueva puerta para contar historias fantásticas y de ciencia-ficción mediante el uso de trucos y efectos especiales.

En 2011 la película fue reestrenada en Cannes en un programa doble junto al documental "Le Voyage Extraordinaire". La versión restaurada y en color del cortometraje de 1902 incluía además escenas extra y otra banda sonora. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Le Voyage dans la lune (S)
Duración
14 min.
Guion
Georges Méliès (Novelas: Julio Verne, H. G. Wells)
Música
Película muda
Fotografía
Théophile Michault, Lucien Tainguy (B&W)
Productora
Star Film
Género
Ciencia ficción Fantástico Aventura espacial Steampunk Cine mudo Orígenes del cine Cortometraje
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Julio Verne Adaptaciones de H.G. Wells
8
Magistral exploración de la capacidad de fascinación y ensueño del cine
Corto (14') realizado por Georges Méliès (1861-1938), en el que interviene como productor, guionista, actor, director de fotografía y creador de efectos visuales. Se basa en la novela "De la tierra a la Luna" (1865) de Julio Verne y en "El primer hombre en la Luna" (1901) de H.G. Wells. Se rodó en estudio, con un presupuesto de 10.000 francos. Se estrenó en 1902.

La acción tiene lugar en Coventry, París y la Luna, en 1902. Narra la historia del profesor Barbarrevuelta (Georges Méliès), que propone a un grupo de científicos reunidos en un Congreso en Coventry (RU), la realización de un viaje a la Luna. Con la ayuda de 15 colegas voluntarios, dirige en París la construcción de una cápsula espacial y el fundido de un cañón gigantesco para lanzarla al espacio. Una vez en la Luna, los aeronautas duermen bajo la atenta mirada de las estrellas. Al despertar, comprueban la existencia de pobladores de la Luna, los selenitas, que los retienen y llevan ante su rey. Al ver que éstos se convierten en una nube de polvo al recibir un golpe de paraguas, aprovechan su desconcierto para huir. Emprenden el regreso a la Tierra, después de despeñar la cápsula desde un acantilado hacia el espacio.

La película constituye la primera obra de Sci-Fi, con elementos tan característicos del género como las cápsulas espaciales, los viajes fuera de la atmósfera, la exploración de astros nunca vistos, descubrimientos sorprendentes y los amerizajes. La obra rebosa imaginación, fantasía y humor, que se concretan en la forma de rostro humano que adquiere la Luna, la caída aparente de la cápsula en el lagrimal de uno de sus ojos, la observación de que son objeto desde las estrellas, la compañía que reciben de las constelaciones, el aspecto entre inocente y monstruoso de los selenitas, indefensos ante los golpes de paraguas, etc. El tono del relato, impregnado de un amable sabor surrealista, juega con el absurdo y lo imposible, como elementos básicos de un relato fantasioso, movilizador del ensueño cinematográfico. Los cortos de la época tenían una duración aproximada de 2 minutos y trataban temas de la vida cotidiana. Méliès ensaya con éxito innovaciones de duración y de contenidos. La realización de películas fue para Méliès una fuente de ingresos hasta que el negocio declinó por la presión de la competencia y el estallido de la IGM.

La fotografía se beneficia de efectos visuales muy imaginativos. El vestuario evoca reminiscencias mágicas, que sitúan el conocimiento humano en la frontera de los poderes ocultos. Los decorados sobresalen por su variedad y riqueza de detalles. El guión construye una historia fascinante y entretenida. La interpretación corre a cargo de 9 profesionales y numerosos extras, que expresan sorpresa, osadía, discusiones, temor y triunfo. La dirección se beneficia de su experiencia previa como actor teatral e ilusionista.

La película explora los secretos y posibilidades del cine más allá de los límites de las obras realistas de la época.
[Leer más +]
166 de 183 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El viaje “a la Luna” y El viaje a la Luna (primer refrito en la historia del cine).
Por alguna razón que desconozco, las pocas críticas que he escrito han sido sobre refritos. Ésta también lo es.

A pesar de que muchos catalogan a la mayoría de los refritos como innecesarios, yo los considero de mucha utilidad. En las películas originales (las que no son refritos) no conocemos las ideas, diálogos, recursos, etc. con los que se contaba, que luego fueron aceptadas, modificadas o rechazadas para generar el producto final. Pero cuando vemos una película que es un refrito (remake) de otra, contamos con el material original y al ver la nueva versión, saltan y resaltan los miedos, limitaciones y trabas culturales de los realizadores de la versión "moderna".

Ejemplos hay en cantidad, ¿quieres una versión censurada y con final rosa de "El último tango en París" (Bertolucci 1972)? Entonces mira "Nueve semanas y media" (Lyne 1986).
¿Quieres una versión puritana, sonrojada, avergonzada de la vida y censurada de "Perfume de mujer" (Risi 1974)? Mira "Perfume de mujer" (Brest 1992).
¿Quieres ver a qué le tienen miedo los productores? Compara las dos "Jaulas de las locas" (Molinaro 1978 y Nichols 1996).


Nos encontramos delante de otro refrito: "El viaje a la Luna" de Georges Méliès (1902). Esta vez el tema no es el miedo.

En este caso el refrito representa bastante bien la obra original. Méliès no censuró su obra. Mostró y montó su refrito igual a la película original. Y al no tener muchas diferencias con respecto a la original, este elemento no ha tenido mucho peso en mi evaluación.

Pero la dificultad que encuentro a la hora de evaluarla radica en el tono, en la intención.

¿Fue hecha como un homenaje a la original?: coloco una nota.
¿Fue hecha como una crítica a la original?: debo colocar otra nota muy diferente.
¿Se trata de un incentivo? Me hago una idea de ella.
¿Se trata de un reclamo? Me hago la idea contraria.
[Leer más +]
73 de 98 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1