arrow

Tetro (2009)

Tetro
Trailer
5,7
3.485
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Bennie Tetrocini regresa a Buenos Aires para buscar a su hermano mayor desaparecido hace diez años. Tanto él como su familia, emigrantes italianos en Argentina, se habían mudado a Nueva York debido a la exitosa carrera del padre, un renombrado director de orquesta. Cuando, por fin, Bennie lo encuentra se lleva una gran decepción: el brillante poeta 'Tetro' ya no es el hermano maravilloso, el ídolo de su infancia, se ha convertido en un hombre distante y desilusionado que no quiere saber nada de su familia y que ha dejado de escribir. Durante el tiempo que Bennie pasa con él, los dos evocan experiencias tormentosas de su pasado y acaba saliendo a la luz un terrible secreto. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Tetro
Duración
127 min.
Estreno
26 de junio de 2009
Guion
Francis Ford Coppola
Música
Osvaldo Golijov
Fotografía
Mihai Malaimare Jr.
Productora
Coproducción USA-Argentina-España-Italia; American Zoetrope / Tornasol Films / BIM Distribuzione
Género
Drama Familia
5
“No sueltes la soga que me ata a tu alma”
Si hay algo que caracteriza (temáticamente hablando) la ya amplia y excelente filmografía de Francis Ford Coppola es su extremado interés, casi obsesión por los temas de familia. Desde su debut con “Dementia 13” donde por primera vez aparece la relación entre hermanos en un escenario hitchcockiano, las referencias a la problemática familiar han sido constantes y numerosas: "El valle del arco iris", "Llueve sobre mi corazón", "Rebeldes", "La ley de la calle", "Jardines de piedra", "Tucker, un hombre y su sueño", "Vida sin Zoe", "Jack", y como no, "Los padrinos".

Todas ellas son películas que tienen algo del Coppola que ansía conocer su mundo interior. Descifrar sus conflictos más escondidos. Todas mantienen en mayor medida una relación muy personal con su vida y con sus miedos interiores, y que le ha llevado hasta “Tetro”, continuando una identificable línea marcada con la anterior “Youth without youth”, manteniéndole inmerso en un mundo particular, casi secreto y con extensas connotaciones singulares.

“Tetro” comienza siendo una más que interesante historia que promete trasladarnos al cine con mayúsculas y que se evapora tan rápido que apenas deja rastro cuando finaliza. Unos poderosos primeros diez minutos dan paso lentamente a una narración carente de fuerza, con pocos argumentos dramáticos y con la sensación de que lo que se cuenta no interesa demasiado, llegando incluso en ocasiones a una suerte de folletín que puede llegar a resultar somnoliento. Ni la historia consigue sostenerse en ningún momento, ni los personajes tienen la fuerza necesaria para ser por ellos mismos un torrente sentimental, a pesar de estar ante un excelente papel de Maribel Verdú y un correcto Vicent Gallo. El papel reservado para Carmen Maura como crítica de teatro puede explicar muy bien hasta qué punto lo que comienza como un serio proyecto personal se va transformando en una sucesión de historias huecas y ciertos pasajes que rozan el esperpento.

Aún así, e intentando borrar de nuestras cabezas, escenas finales que se acercan a la ridiculez, y que no son dignas del extraordinario Coppola, la película nos deja dos o tres magistrales escenas que nos recuperan al cineasta con recursos. Hay miradas que disparan directamente al alma del espectador, y un toque independiente que en ocasiones resulta creíble aunque a veces vaya perdiendo fuelle. La relación entre hermanos está presentada con torpeza, pero en cambio ciertas metáforas, así como pasajes donde se combina música, danza y recuerdos imborrables hacen que haya merecido la pena sentarse a descubrir esta nueva obra de uno de los cineastas más importantes.

Una historia que aborda los sentimientos humanos sin miramientos y suplicando frases como la que aparece nada más comenzar la película en un muro de una calle cualquiera en un humilde barrio argentino: “No sueltes la soga que me ata a tu alma”.

Muy lejos del mejor Coppola, pero lejos también de un cine mediocre donde pretenderán colocarle algunos.
[Leer más +]
55 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Coppola almodovariano
Coppola estrena. Y a pesar de los continuos batacazos, cuando se dice “Coppola estrena” el mundo cinematográfico se para. Y queréis que os diga algo, que me parece perfecto. No existe en la faz de la tierra un director en activo que haya dado el cine lo que Coppola le ha dado. ¿Y debemos por ello darle tanta atención? Al menos, debemos darle respeto e interés. Al menos nos deben dar la oportunidad de poder ver sus películas. Cosas sencillas que no pasaron con su anterior trabajo. Cosas sencillas que la industria cinematográfica niega a uno de los directores que más ha hecho por la industria.

La familia Coppola.

Karl Maria Brandauer (Carlo Tetrocini) le dice a su hijo Lucas di Conza (joven Tetro): “Sólo puede haber un genio en la familia."

“Tetro” es excesivamente personal y por supuesto imperfecta. Las personas tenemos la manía de no ser perfectas y los directores que no rinden cuenta tienen la costumbre de llenar las películas de manías. Pienso que “Tetro” es un alarde indiscutible a nivel técnico y tecnológico. Y que diga eso no viene a decir que me guste el blanco y negro que usa, porque no me gusta mucho. Pero es que yo también tengo mis manías y para mí el B/N es el de toda la vida (que usó de manera soberbia en “La Ley de la calle”) y no un B/N modernete donde ni el blanco es White ni el Black es negro.

Existe un tratamiento del color diferente para las escenas comprendidas en el pasado. Entre estas sobresale, quizá mi escena favorita, cuando el joven Tetro lleva a su joven novia a que conozca a su padre. La escena en sí, es todo un homenaje a cierto cine ya extinto, es un homenaje a Sirk y su “Imitación a la vida”. A ese color pastel nada real pero siempre cercano al polvo de las estrellas. Y es ese color, lo único que yo recuerdo de “Imitación a la vida”.

No sé si cuando Coppola escribía el guión tenía en mente al manchego Almodóvar. Pero uno empieza “Tetro” y piensa que va a empezar un espectáculo y termina de ver “Tetro” y piensa que ha visto a un flojo Almodóvar: con una Maura almodovariana, con una trama almodovariana y con pocos reflejos de calidad de lo que en su día fue el director estadounidense más respetado de Hollywood.

Entonces, “Tetro” es ni más ni menos que una mala historia. De esas de casi culebrón, de esas de entonar los ojos y casi avergonzarse; pero tiene la osadía de romper los esquemas del melodrama y montar un buen número de escenas que escaparían a la lógica del bueno de Douglas Sirk. Y aquí es donde gana la batalla Coppola. En el momento donde olvida el melodrama (y con ello a Almodóvar y Sirk) y su independencia crea libertad; y la libertad una rebeldía difícil de calibrar.

Puede que “Tetro” peque, como dije en un principio, de excesos pero tampoco veo extraño que la película pueda ganar en el futuro. Demostrando que el arte está vivo y que en muchos casos, es la forma de mirar el arte lo que debe cambiar.
[Leer más +]
31 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil