arrow

Una habitación con vistas (1985)

Una habitación con vistas
Trailer
6,8
6.789
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Lucy Honey Church (Helena Bonham Carter), una joven inglesa de buena familia, se encuentra de viaje en Florencia, acompañada por su prima y dama de compañía Charlotte Bartlett (Maggie Smith). En la pensión donde se hospedan conocen al excéntrico señor Emerson (Denholm Elliott) y a su hijo George (Julian Sands), que, amablemente, les ceden sus habitaciones para que las damas disfruten de una ventana con vistas a la ciudad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
A Room With a View
Duración
117 min.
Guion
Ruth Prawer Jhabvala (Novela: E. M. Forster)
Música
Richard Robbins
Fotografía
Tony Pierce-Roberts
Productora
Merchant Ivory Production / National Film Finance Corporation (NFFC) / Goldcrest Films International / Curzon Film Distributors / Film Four International
Género
Drama Romance Drama de época
Grupos  Novedad
Adaptaciones de E. M. Forster
8
"Quiero que tengas pensamientos, ideas y sentimientos"
Lucy Honeychurch es una joven hermosa y apasionada bajo la apariencia de la esmerada educación de una señorita inglesa. Su espíritu inquieto la induce a emprender un viaje a Italia, en el cual la acompaña su prima Charlotte Bartlett, una mujer de mayor edad. En Florencia, se hospedan en una pensión en la cual conocen a otras personas inglesas, con las cuales hacen amistad. Entre ellos están el señor Emerson y su hijo George, dos hombres interesantes, extravagantes y espontáneos. En encuentros por la ciudad y en el campo, George se enamora inmediatamente de Lucy y hace nacer el mismo sentimiento en ella, pero Lucy, que sabe guardar mucho mejor las apariencias que George y además se siente confusa, se niega a sí misma sus sentimientos y decide ignorar al joven.
Después vuelven a Inglaterra y la vida sigue su curso mientras Lucy trata de olvidar a George y el destino y las "casualidades" entran en juego.
Abrumadora fotografía que se recrea en las vistas de Florencia, en los paisajes naturales, en los cuidados ambientes de las casas, en retratar las reacciones cotidianas de las personas y sus peculiaridades. Tremenda e impactante la escena de la pelea, magnífica y absolutamente desinhibida la escena del baño y también están llenas de poético encanto todas las escenas en las que aparecen George y Lucy. Única la manera elocuente de expresar el amor con miradas y gestos y utilizando sólo las palabras más imprescindibles y directas.
Elegante el recurso empleado en la transición entre las escenas, que recuerda al cine mudo.
También bella música, con temas interpretados al piano para completar la atmósfera cargada de pasión.
Y, desde luego, destacable la actuación de Julian Sands como excéntrico enamorado, la de Helena Bonham Carter como jovencita que se debate entre su refinada educación y su carácter fogoso, y la de Maggie Smith como prima algo entrometida e indiscreta, pero entrañable. Los demás también son muy convincentes y Daniel Day-Lewis borda su papel de caballero elegante y estirado.
Un pintoresco melodrama romántico de época (más o menos se desarrolla a finales del siglo XIX, creo) de exquisita factura y más que agradable visionado.
[Leer más +]
41 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
En este caso Ivory y Forster no cuajan
Esperaba con entusiasmo ver esta película después de haber leído la novela de título homónimo del inglés E. M. Forster. ¿Cómo podría Ivory resolver cinematográficamente un argumento tan limitado, tan minimalista? La novela -la buena novela escrita por autores excepcionales- dispone de instrumentos para hacer viable a lo largo de páginas y más páginas argumentos que son casi anécdotas. En el cine dicha operación, según mi experiencia, es casi imposible.

Y esta película es una confirmación más. Imagen Ivory al servicio de un guión que empieza a cojear a partir del primer tercio de film. La fotografía, la recreación histórica, el medio, totalmente irreprochable, como siempre ocurre con Ivory. Pero el guión, ese es otro cantar.
La línea argumental, el interés, se pierden pronto. La personalidad del director, la fotografía, los diálogos y las actuaciones persuaden de aguantar hasta el final.

Recomiendo su visualización como haría con toda película del tándem Ivory-Merchant, pero creo que puede ser aburrida para las personas que no fijen su atención en los puntos positivos que ya he reseñado.
[Leer más +]
33 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil