arrow

The Pornographers (1966)

6,8
238
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Historia acerca de Ogawa, un hombre que mantiene una relación con una mujer viuda, todavía joven, que tiene un hijo y una hija adolescentes. Aunque la mujer cree que él se dedica a la venta de instrumentos quirúrgicos, en realidad sus ingresos provienen de la elaboración y venta de material pornográfico, y de negociar encuentros con falsas vírgenes para viejos clientes. Mientras el hijo padece complejo de Edipo y quiere poner a su madre en contra de Ogawa, éste se siente cada vez más atraído hacia su jovencísima hijastra. A su vez, la viuda está convencida de que su difunto marido se ha reencarnado en la forma de una carpa que habita en la pecera de su casa, y que chapotea en el agua cada vez que presencia un hecho que desaprueba. Polémico film de Imamura que causó controversia en su día por el osado y cómico tratamiento de ciertos tabús como el voyeurismo y el incesto. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Jinruigaku nyumon: Erogotoshitachi yori (The Pornographers)
Duración
128 min.
Guion
Shôhei Imamura, Koji Numata (Novela: Akiyuki Nosaka)
Música
Toshiro Kusunoki, Toshiro Mayuzumi
Fotografía
Shinsaku Himeda (B&W)
Productora
Imamura Productions / Nikkatsu
Género
Drama Comedia
5
Poco humor, y muy poca pornografía
Esta película me ha gustado un poco más que la previa "Akai Satsui" (1964), dirigida también por Imamura, pero yo debo tener un problema con el cine de Imamura, porque estoy escribiendo de películas que se consideran, por algunos, como importantes, y yo no soy capaz de ver esa importancia. "Jinruigaku Nyumon" es sobre todo el retrato de una familia de vida extraña, sórdida y enloquecida, pero no llega a ser una buena descripción de los inicios del negocio de la pornografía en el Japón de los años 60, ya que no se llega a ver nada pornográfico, y lo más sexual es la escena de sexo incestuoso entre el padrastro y la hijastra.

Esta película destaca poderosamente, eso sí, por la obsesión que sus personajes muestran constantemente por el dinero, por lo que cuesta una cosa o la otra. Hay que reconocer que Shoichi Ozawa y Sumiko Sakamoto son buenos actores.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil