arrow

Todos queremos algo (2016)

Todos queremos algo
Trailer
6,2
6.179
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jake llega a la Universidad de Texas en su deportivo, con las ventanillas bajadas y la música a todo volumen. Quedan sólo unos días para que arranque el curso, pero piensa aprovecharlos conociendo chicas, yendo a fiestas y haciendo amigos. Secuela espiritual de Dazed and Confused, ambientada en los años 80. Los protagonistas, un grupo de jugadores de béisbol a punto de ingresar en la Universidad, son conscientes de que las obligaciones de la edad adulta son ya ineludibles. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Everybody Wants Some!!
Duración
116 min.
Estreno
1 de julio de 2016
Guion
Richard Linklater
Música
The Cars, Blondie, Dire Straits, Frank Zappa, Van Halen, Kool and the Gang, The Knack, Cheap Trick, Pat Benatar
Fotografía
Shane F. Kelly
Productora
Paramount Pictures / Annapurna Pictures / Detour Filmproduction / Sean Daniel Company
Género
Comedia Años 80 Béisbol Deporte Colegios & Universidad Comedia juvenil Cine independiente USA
8
Fearless
Personalmente siempre he admirado algo en particular del cine de Richard Linklater, un tipo nada propenso a lucirse con planos espectaculares y en cuyos guiones parece que todo dios habla demasiado, y es lo sumamente fácil que resulta identificarse con alguno de los personajes, y la tremenda facilidad para desprender humanidad y sencillez por parte de todo el mundo. También es cierto que en todas sus películas hay momentos en los que no puedo evitar abstraerme un poco o divagar de lo que me cuentan en pantalla, pero es algo normal en un cine tan repleto de diálogos, que es difícil interesarse por absolutamente todos.

En esta película Linklater ha querido alejarse de complejas relaciones amorosas que perduran durante dos décadas o de dotar de inmensa complejidad al protagonista. Un chaval que va a la universidad a jugar al béisbol en un coche sumamente grande, con pantalones sumamente estrechos y el pelo sumamente largo. Para quien haya nacido en Estados Unidos en los años 60 y fuera a la uni en los 80 supongo yo que esta película será nostalgia pura. Para mí que nací un poco más tarde y un poco más lejos, sigue siendo una mirada al pasado muy satisfactoria, sin pretensiones, de manos de un grupo de actores desconocidos y de gran talento. No hay una historia compleja que contar, sólo los días previos al inicio de un curso universitario de una generación de chavales muy afortunados.

Todo tiene un ritmo adecuado, un ambiente magnificamente concebido. Es ligero, me hace sonreír, me divierto con esos tíos tan charlatanes y conscientes de que lo mejor que pueden hacer es beber cerveza, liarse con chicas y tomarse mucho el pelo. No nos quieren contar nada más, ese es el asunto. En un Hollywood actual en el que para ser reconocido tienes que pelarte de frío en la tundra suramericana o interpretar a algún transexual pionero, Richard Linklater nos permite respirar un poco de buen rollo, de historias sin alardes ni pretensiones de grandeza. Algo que yo agradezco y disfruto. Un disco de Pink Floyd y un canuto, eso es lo que ha dejado. No hay miedo.
[Leer más +]
61 de 75 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Una mirada intensa pero baladí sobre los años 80
La recreación de época es perfecta, creíble y envolvente, pero de tan impecable parece más una visita museística o un parque temático y no el acertado marco para una trama que trascienda la época que homenajea sin rubor ni mala conciencia. Y quizás sea esto su máximo problema: que no se nos cuenta una historia que nos importe más allá de la mera contemplación de su elaborado e inobjetable acabado visual. Los personajes son demasiado insulsos, planos y tópicos y los acontecimientos desbocados y tunantes que se nos presentan apenas aportan un mínimo sostén anecdótico que trascienda el esparcimiento desenfrenado de unos personajes infantiloides y tópicos que parecen salidos de un relato descerebrado, sin otro propósito que el de vehicular la veneración acrítica por aquellos años que quizás fueron interesantes o fascinantes para su guionista y director, pero que dejan al espectador frío e indiferente.

No hay argumento digno de tal nombre sino solo una acumulación de escenas que pretenden reflejar con desenfadado humor e ironía cómplice aquella época, pero que sabe a poco y se antoja un esfuerzo estéril que nada aporta para comprender mejor ese momento histórico, sus motivaciones íntimas o la ausencia de ellas. Quizás la única intención sea la de reproducir con milimétrica exactitud aquel tiempo que por los años transcurridos pudiera parecer impregnada de nostalgia y melancolía, pero acaba resultando un ejercicio enfrascado y condescendiente, escaso para rellenar dos horas de metraje sin que nada de lo que ocurra enganche en ningún momento por su superficialidad e histrionismo, falto de cualquier matiz interesante, una endeble caricatura sin alma. Quizás sea ésta su única pretensión, pero acaba fatigando por la ausencia de enjundia y profundidad de todo lo que vemos. Mucho movimiento enloquecido para no llegar a ningún lado.

Los actores parecen habérselo pasado en grande encarnando a sus sosos personajes, pero se juega demasiado con la apariencia de bullicio y cachondeo, pero todo es superficial y epidérmico, sin sustancia ni picardía. Quizás hubiese esperado una mirada crítica sobre aquellos años o al menos un estudio o crónica con algún calado crucial, pero la fascinación parece cegar a su autor que no sabe trascender su propuesta y deambula sin nada que aportar más allá de la recreación de vestuario, manías y horteradas, pero sin detenerse a calibrar el sentido o el alcance o la relevancia de lo que retrata.

En definitiva, me parece un proyecto fallido, no carente de interés pero que acaba siendo bastante ensimismado y descafeinado.
[Leer más +]
50 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1