arrow

One of Our Aircraft Is Missing (1942)

6,8
72
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Durante los bombardeos aliados de la II Guerra Mundial, muchas veces el pueblo era informado posteriormente con un escueto "La noche pasado nuestras fuerzas aéreas llevaron a cabo un ataque. Uno (o más) de nuestros aviones está desaparecido." Esta es la historia de uno de esos aviones que fue derribado. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
One of Our Aircraft Is Missing
Duración
106 min.
Guion
Michael Powell, Emeric Pressburger
Fotografía
Ronald Neame, Robert Krasker (B&W)
Productora
British National Films / The Archers
Género
Bélico Thriller Drama II Guerra Mundial Aviones
6
Primera reseña a esta película
Original propuesta en la primera película co-dirigida por Michael Powell y Emeric Pressburger. Con la II Guerra Mundial en pleno apogeo (1942) filman una historia sobre los tripulantes de un bombardero británico que se ven obligados a saltar en un lugar de Holanda, donde serán ayudados por habitantes antinazis en su camino de regreso a casa. Con una gran fotografía y efectos visuales, entretenida y bien narrada; cuenta en su reparto con un joven y sorprendentemente delgado Peter Ustinov en un pequeño papel de sacerdote, además del trabajo de montaje de un futuro maestro como David Lean. Un auténtico descubrimiento por su originalidad para la época y por su solvente acabado formal, de hecho esta es la primera reseña sobre el filme en FA.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
“El combustible que enciende nuestros corazones”
Primer film del inolvidable tándem formado por el británico Michael Powell y el austro-húngaro nacionalizado británico Emeric Pressburger.

Un grupo de pilotos británicos es derribado, tras bombardear objetivos alemanes, durante la segunda guerra mundial y consiguen saltar en paracaídas en un pequeño pueblo de la Holanda ocupada donde reciben ayuda y refugio hasta poder volver a casa.

Powell y Pressburger combinan con su inigualable maestría una película de aventuras, una película de guerra y una película de indudable propaganda, a la que dan un baño de humor socarrón e irónico, sin dejar de ser un canto de alabanza al compañerismo y al compromiso ético frente a la barbarie, donde no hay lugar para los actos heroicos pero sí para la valentía inteligente.

Con un plantel técnico admirable -los futuros directores Roland Neame y David Lean se reparten fotografía y montaje respectivamente- y unos actores en estado de gracia –entre los que destaca un jovencísimo Peter Ustinov como cura del pueblo- Powell y Pressburger patentan la fórmula de un cine maduro, profundo pero sencillo a un tiempo, lleno e maravillosas excentricidades, típicas de su cine, que casan a la perfección: desde el tono documental que adopta en ocasiones –habitual en prácticamente todas las películas británicas de la segunda guerra mundial-, pasando por su originalísima manera de rodar, con soluciones visuales inauditas, su singular narrativa, su huida de la emoción fácil o sensiblera –por no haber, no hay ni música- con un tempo narrativo capaz de establecer una enorme tensión con elementos mínimos y sazonado todo con ramalazos de un inteligente humor que embellece la cegadora inteligencia de esta propuesta, llena de escenas inolvidables como la del organista que toca en el pedal del órgano el himno de Holanda cuando irrumpen los nazis en la iglesia o la descripción pormenorizada, casi física, del interior de los bombarderos que nos convierte en acompañantes de aventura de estos héroes anónimos.

Cine original y fascinante, emocionante y sincero. Cine diferente y a contracorriente de la genial pareja de “arqueros”, hacedores de una serie de memorables filmes, cumbre de la filmografía mundial junto a esta producción, una de las grandes joyas del cine de guerra hecho durante la segunda guerra mundial.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil