arrow

Superman II. La aventura continúa (1980)

Superman II. La aventura continúa
Trailer
6,1
15.768
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tres criminales procedentes del planeta Krypton, a los que el padre de Superman condenó a vagar por el espacio, eluden su condena y llegan a la Tierra para enfrentarse a Superman en una batalla cósmica por la supremacía sobre el planeta. El superhéroe sigue ocultando su identidad tras la tímida personalidad del reportero Clark Kent, aunque su novia Lois Lane empieza a sospechar algo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Superman II
Duración
127 min.
Guion
Mario Puzo, David Newman, Leslie Newman (Personajes: Joe Shuster, Jerry Siegel)
Música
Ken Thorne (Temas: John Williams)
Fotografía
Robert Paynter, Geoffrey Unsworth
Productora
Coproducción Estados Unidos-Reino Unido; Dovemead Films / Film Export A.G / International Film Production
Género
Ciencia ficción Fantástico Aventuras Superhéroes Cómic DC Comics Secuela
Grupos  Novedad
Superman
6
Superman a los 7 y a los 34
Entré en una tienda de disfraces y le dije a la dependienta que quería uno de Superman. La tía me dio unas enormes gafas... Y es que es así. En este personaje, el disfraz es Clark Kent. Y el disfraz consta de; unas gafas.

Superman II a pasado por mi vida en dos ocasiones. La primera, en una sala de cine cuando contaba con tan sólo 7 años de edad. La segunda, en el salón de mi casa el otro día, con 34 tacos ya sobre mi espalda.
Resulta curiosa las dos percepciones tan dispares que me produjo la película a una y a otra edad;

- Cuando con 7 años, aún no teníamos la costumbre de calcar toda y cada una de las costumbres norteamericana. Por lo tanto, me senté en mi butaca con las manos vacías. Nada de palomitas; tan sólo la película y yo.
Con 34 la he visto sin palomitas también; porque aunque me hice unas de estas para microonda, entre el propietario del copyrai, el spot del no piratees, el spot de no te drogues, y la presentación del DVD (que no se dejaron pasar), cuando empezó la peli ya tenía el taperwe con tan sólo los últimos 6 granos rezagados sin estallar.

- Con 7 años, los tres villanos de negro me llegaron a acojonar. Mi pequeña alma cinéfila se estremeció en la oscura sala por la habilidad que tenía el cine para simular y representar el mal.
Con 34, los tres villanos me parecieron una espantosa caricatura del grupo ABBA... y al barbitas de verdad que no me explico de donde lo sacaron.

- Con 7 años, no sabía quien era Gene Hackman . Ahora con 34, me quedé sorprendido al descubrir que 30 años atrás en el tiempo ya era viejo. ¿Qué edad tiene este hombre?

- Con 7 años me preocupé verdaderamente por los desafortunados transeúntes de la ciudad de Metrópolis. Los veía tan inocentes en medio de una encarnizada lucha, que mi frágil sensibilidad rompía con un grito en silencio de auxilio por aquellas almas.
Con 34 los transeúntes me repatearon. 18 minutos de masacre y destrucción, y todavía aparecía gente con un helado o un carrito de bebé, sin enterarse de que la ciudad se desmorona justo en esa misma calle. Coches en llamas, edificios rompiéndose, autobuses volando... y un tío paseando entremedio del caos como si la cosa no llamara la atención desde dieciséis calles atrás.

- Con 7 años, el niño que se balanceaba en la barandilla de las cataratas del Niágara me pareció un chaval muy valiente. Con 34, además de ver que el niño es tonto del culo, aluciné con el coño de la madre. El niño dale que dale, y la pava a su rollo mirando las musarañas.

- Con 7 años, me parecía de lo más normal que el bonito traje de Superman estuviera oculto bajo la ropa de Clark. Quedaba incluso chulo cuando el tío se quitaba la camisa y bajo ella comenzaba a descubrirse una gran "S" roja sobre amarillo y azul.
Con 34, no me queda otro remedio más que aplaudir a Carlos Pumares por su acertada observación de; ¿ ¡Y la capa! ?, ¡¡¡Cómo coño entra en la ropa ese pedazo de capa!!!

Sigue en spoiler...
[Leer más +]
84 de 89 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Duelo de Richards
Quienes conozcan un poco el desarrollo del rodaje de “Superman II” sabrán que fue simultaneado con el de la primera parte, por lo que muchas de las escenas firmadas por Richard Lester fueron en realidad obra de Richard Donner. El caso es que la tormentosa relación entre los Salkind y Donner terminó con el despido de éste último cuando ya se había rodado la primera parte y buena parte de esta segunda, algunas fuentes dicen que un 70% de lo visto. Sea como fuere hay una evidente diferenciación entre las escenas que rodó Lester y las que rodó Donner, el humor es el delator de muchas de ellas, pues donde Lester firmaba el desmadre de gags era mucho más pronunciado que el comedido Donner, mucho más sutil e irónico. Es por muchas razones difícil atribuir la autoría real de la película a uno o a otro, hasta el punto de que en el 2006 el propio Donner realizó para DVD una aproximación a su visión completa de lo que pretendió en su momento y no pudo ser. Para ello utilizó incluso pruebas de cámara, así como los descartes que pudo rodar y no llegaron a ser utilizados, concluyendo una obra mucho más seria y cerebral que la comedia de acción propuesta por Lester. Tanto la versión final cinematográfica como el nuevo montaje dejan claro que tras la película existe el mismo look que emana la primera parte y si no fuera por algunos aspectos desmedidos cometidos por Lester el film nada tendría que envidiar al primero, no en vano se rodaron al mismo tiempo, una práctica muy de moda hoy en día para abaratar costes (“EL Señor de los anillos”, “Matrix”, “Piratas del Caribe”). Para aquellos escépticos que no creen que las diferencias entre ambos realizadores son más que evidentes, sólo tienen que dar un vistazo a la tercera entrega, en la que la mano de Lester infantiliza al personaje hasta el punto de caricaturizarlo y contratar a actores claramente procedentes de la comedia como Richard Pryor que con sus payasadas, contribuyó a una degradación del personaje, restándole gran parte de su dignidad, algo que si se busca en la segunda parte se encontrará más sutilmente. Conclusión, un buen film, que de mano de su auténtico realizador, es decir Richard Donner hubiera llegado a la categoría y conexión lograda por su origen.
[Leer más +]
35 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil