arrow

Carmina o revienta. (2012)

Carmina o revienta.
Trailer
6,1
20.374
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Carmina es una señora de 58 años que regenta una venta en Sevilla donde se venden productos ibéricos. Tras sufrir varios robos y no encontrar el apoyo de la aseguradora, inventa una manera de recuperar el dinero para sacar a su familia adelante. Mientras espera el desenlace de su plan reflexiona en la cocina de su casa sobre su vida, obra y milagros. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Carmina o revienta.
Duración
71 min.
Estreno
5 de julio de 2012
Guion
Paco León
Música
Pony Bravo
Fotografía
Juan González Guerrero
Productora
Andy Joke / Jaleo Films
Género
Comedia Drama Falso documental Familia
4
Lo merdellón se pone de moda.
Merdellón: adjetivo malagueño que designa a una persona muy desaseada, muy mal hablada, tosca, vulgar, ordinaria, que arma escándalo, habla a voces, busca bronca, sale a la calle en pijama... Sinón.: cani, barriobajero, quinqui, calorro, hortera.
Me he reido durante la película. Debo confesar que te hace reir.
Ahora bien... salí de la sala triste, tras ver la reacción del público. Eso es lo que me deja muy mal sabor de boca, me da pena y miedo a la vez que lo merdellón se ponga de moda. Bravo por la idea. Seguramente se cumplan los pronósticos de éxito que se oyen en el Festival de Málaga 2012.
Hay situaciones muy divertidas que sacándolas del contexto burdo, sucio y merdellón son verdaderamente hilarantes.
El resto, usa ese lenguaje soez, grosero, chabacano, gratuito, que tan de moda han puesto programas y personajes de tele5. Aquellos que dicen "tol coooño" para zanjar una discusión. Chicas de 22 años, madres solteras, que se ensalzan como modernas cuando a los 15 años sólo les gustan las discotecas, el pitillo, el beber y el follar.
Los personajes hablan en andaluz, no el que suena suave, culto, divertido, con ese acento diferencial del que sentirse orgulloso, sino landalú essagerao de poligonero y choni con no más de 300 palabras en su vocabulario, a gritos y que cuesta entender.
Negocios ilícitos, no picaresca, sino el chanchullo y tejemaneje, a base de gritos, amenazas, burlas y violencia que tan poco bien hace al cliché del sur.
Situaciones que provocan risa hilarante:
- La señora se tira un pedo y se caga (literal) en el coche con su hija de copiloto que la riñe.
- La hija, sin carnet de conducir, tiene un topetasso con contra un Audi de dueño estirado, la madre acude al lugar y dice que es ella (la madre) la que conducía, amenaza con simular daños físicos y le acaba sacando dinero al contrario.
- Un cobrador de deudas visita a la señora y ésta se autolesiona para evitarle y sacar partido posiblemente denunciando.
- Frases divertidísimas como "Hay que ver, las seis de la mañana y yo con to mi coño aquí sentada, dándole de comer a la cabra..."
Lástima que el público opine que una película así es buenísima. Todo lo anterior no es una parodia. Es la realidad llevada a la gran pantalla. La película se describe como un falso documental de la vida de la madre de Paco León. Ese público que ríe incesantemente es el mismo que se ofende cuando un personaje público (con profesión digna -aunque sea la política) mete la pata en su discurso y se le ocurre decir que los andaluces no trabajan, que son unos chanchulleros, incultos o que no se les entiende cuando hablan, entonces ese mismo público saca de contexto el comentario poco afortunado y levantan las armas ante lo que consideran un insulto...
No creo que haga ningún bien que se publicite la chabacanería, que se promueva revistiéndola de modernidad o que se presente con orgullo unos personajes casposos revestidos de comicidad, ese mundo merdellón que tan de moda se está poniendo.
[Leer más +]
294 de 447 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Todo sobre mi madre
Con “Carmina o revienta.” llegó el escándalo y la confirmación de que algo está ‘carminado’ o quiere reventar (y reinventar) el cine español. Siempre los mismos lloros y las mismas críticas, las mismas quejas y reacciones… pero ningún acto constructivo por parte de nuestra ¿industria? Precisamente ha sido un personaje mediático como Paco León el que ha otorgado cierta primera plana a una película que fue una de las grandes ganadoras del pasado Festival de Málaga. Su estreno simultáneo en salas comerciales como virtuales, tanto en VOD como en DVD, ha revelado todavía nos falta mucho ‘carmino’ por andar (si antes no lo revientan, claro).

El hecho es que apenas una veintena de cines han dado respaldo al popular actor y a su peculiar primer largometraje que protagoniza su madre. Un boicot que ha sacado a relucir que los máximos responsables que hay detrás del cine español quieren cerrarse en banda a cualquier puerta virtual y novedad en un modelo caduco y obsoleto. Como si fueran Montescos y Capuletos, el enemigo es Internet y cualquier intento de noviazgo y apareamiento con el mismo fuera del ‘matrimonio’ será ajusticiado. Habíamos visto películas estrenadas en internet como “Estigmas”, “El señor o “Diamond Flash”. Tal vez “Extraterrestre” de Vigalondo tendría que haber sido el estreno mediático online sin parangón en todo el universo… ante el incumplimiento de la promesa que nos hizo Álex de la Iglesia. Esta vez no hay excusa para disfrutar de la ópera prima de Paco León y demostrar que se puede ‘carminar’ el camino sin ‘descarminarlo’. De callar bocas y dejar claro lo que el público quiere entre imposiciones medievales y rancias.

Y es que “Carmina o revienta.”, pese a ser una película irregular, tiene momentos absolutamente desopilantes y geniales, completamente inusuales en la comedia patria actual. Paco León la ‘reduce’ a la cita de Tom Clancy «¿La diferencia entre realidad y ficción? La ficción tiene mayor sentido», aunque debería plantearse si el personaje hace a la película o la película hace al personaje. No sé si le mejor manera de reflejar a tal genial heroína era un mockumentary aunque los tiempos de rodaje muy ajustados, por la agenda de Paco León reducidos a escasos 11 días, llevarían a considerar el falso documental como única solución narrativa posible. “Carmina o revienta.” podría ser una nueva “¿Qué he hecho yo para merecer esto!” o “Polyester” o conseguiría ser una revisión feminista, reflexiva, torrentiana, marujil y choni de la serie canadiense “Trailer Park Boys” (que también cuenta con dos largometrajes). No hay (ni hubo) para más: “Carmina o revienta.” es un objeto mutante, facundo, inteligente y, pese a su irregularidad y dobleces morales, toda una entidad de culto en un cine que ya empieza a conocer de nuevo la etiqueta de independiente. Eso sí, entre paso y paso, no se olviden de reírse hasta reventar con (y no de) Carmina.
[Leer más +]
102 de 124 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1