arrow

La taberna del irlandés (1963)

La taberna del irlandés
Trailer
6,9
4.053
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La vida en una isla al sur del Pacífico es casi perfecta para dos amigos ya retirados del ejército: pasan su tiempo en la taberna, lugar donde discuten, pelean y se liberan de la monotonía de la vida tropical. Y a este auténtico paraíso, llega una estirada bostoniana que busca a su padre. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Donovan's Reef
Duración
109 min.
Guion
Frank S. Nugent, James Edward Grant (Historia: Edmund Beloin)
Música
Cyril J. Mockridge
Fotografía
William H. Clothier
Productora
Paramount Pictures
Género
Comedia Aventuras Vida rural
Grupos  Novedad
Adaptaciones de James A. Michener
5
Azótenme si quieren
Azótenme si quieren, sí, por pecar contra el undécimo mandamiento de las Tablas del Cine, ése que dice que ninguna película de John Ford puede ser jamás criticada. Pues yo me atrevo, eah, bajo pena de caer en los infiernos, y afirmo que La taberna del irlandés es, salvando algunos momentos en los que aparece Wayne, es una comedia muy ñoña y a ratos muy incomprensible. ¿A cuento de qué vienen todas esas peleas? ¿Cómo una mojigata de Boston pasa de la noche a la mañana -literalmente- a convetirse en una casquivana de tomo y lomo? ¿Qué pinta en toda la película el personaje de Lee Marvin? Como es John Ford, es un genio; si fuera otro, le crucificarían sin piedad.
[Leer más +]
80 de 116 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
No hay nada que entender
Hay gente muy hecha a este mundo competitivo y materialista y, claro, con esta película se aburre. Lástima porque nadie tiene que convencer a nadie de nada. Se trata de estados de ánimo, de sensaciones. Es transportarte, casi diría que teletransportarte a una bonita isla perdida por ahí por el fin del mundo, un lugar ideal donde eres el protagonista y te reciben con flores. O sabes ir o no sabes.

Es mirar el mar y sentir el sol en la playa mientras sonríes, sentado sobre la arena, y pensar en Elizabeth Allen por ejemplo..., tenerla fija en la retina…, empapada, saliendo del agua. Y ver cómo se pasa las manos por su cuerpo...

Pasan cosas pero como si no pasara nada, todo es intrascendente pero al mismo tiempo todo es importante… Te picas con César Romero y te ríes, oyes música de fondo, los niños ríen y la gente baila, la luz te ciega, todo es colorido. Te mosqueas con Lee Marvin y te peleas con él, pero no pasa nada porque los puñetazos que se dan unos y otros no rompen las narices, ni siquiera duelen…

Nadie pierde el sentido del humor y siguen pasando cosas… Intrascendentes. Tal vez sea que existe gente muy soñadora. El mundo ya no es tan competitivo ni materialista… Entonces has llegado: allí, donde está la taberna del irlandés.
[Leer más +]
43 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil