arrow

Ping Pong (2002)

6,2
61
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Peco y Smile han sido amigos desde muy pequeños y ambos comparten una pasión: el tenis de mesa o ping pong. Peco es un competidor nato, es extrovertido y alegre. Smile tiene un talento aún mayor, pero no tiene el hambre de triunfo de su amigo y, de hecho, sólo juega para compartir el tiempo con Peco. Eso hasta que llega un profesional chino a Japón, donde el ping pong tiene un nivel inferior. Ahí comienza a cambiar la visión que tanto Peco como Smile tienen del deporte y de sus vidas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Ping Pong
Duración
114 min.
Guion
Kankurô Kudô (Manga: Taiyo Matsumoto)
Fotografía
Akira Sakoh
Productora
Asmik Ace Entertainment
Género
Comedia Drama Deporte Manga Ping-pong Live-Action
Premios 0
8
Atractiva, con gancho, fascinante y vivaz.
La película Ping Pong es un live action del manga del afamado Taiyo Matsumoto (autor también de Tekkonkinkreet ,también llevada a al gran pantalla en forma de animación, entre otros), es uno de sus trabajos más importantes, y que decir que para mí gusto, aunque algo corta y directa, la adaptación es bastante buena para dos horas que dura.

En ella vemos como dos amigos de la infancia, escogen el camino del ping-pong, y nos muestra durante su visionado, todas sus inquietudes, dudas, preocupaciones, pesadumbre y regocijos, que tienen en un momento crítico de sus vidas. Aunque la película se presente como un drama, tiene su aire cómico, con chistes y escenas cómicas, bien dispuestas y sin abuso del género.

Que decir, que lo que se refiere a ping-pong, es realista, con ello quiero me refiero a que no existen golpes milagrosos, ni súper golpes, ni cosas de esas por el estilo, es un juego y así lo vemos en la pantalla, donde lo que importa es el jugador, sus sentimientos y sus preocupaciones.

Resaltar el personaje protagonista Yosuke Kubozuka, "Peco", un chico con una personalidad única, que sin excesos, manteniéndose casi siempre dentro de la realidad, de lo verídico, su carácter hace que el espectador se sienta atraído por él.

Por ultimo, añadir a Sori y su dirección magnifica, junto a un guión bastante sosegado y pausado, alejado de la teoría hollywoodiense de "vender por vender y deprisa", sino "vender por hacerlo bien", hacen que esta película sea atractiva, con gancho, fascinante y vivaz y que sea recomendable para aquellos que no les vaya tanto el tema hollywoodiense.
[Leer más +]
12 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
¡10! ¿10? ¡¿10?!
Así como en el cielo hay millones de estrellas, pero sólo tenemos constancia de un mínimo de ellas, uno se centra en pequeñas porciones de propios universos. Filmaffinity es otro campo estrellado (y donde estrellarse) cuyo sistema principal es de lograr cierta afinidad entre seres virtuales conectados a lo extracorpóreo. Yo me fije en una estrella principal que me sirviera de guía. Su gusto bergmaniano así como dreyeriano, su edad y capacidad del paso y poso de los años en sus retinas cinéfilas desprendieron un halo de belleza irrefutable. ‘Seguro que tiene gafas de pasta gruesa’ —pensaba inocente de mí. Pocos dieces, muchas recomendaciones engrasadas por la filmoteca y un savoir faire en puntuaciones por ausencia de críticas.

Cuando uno sigue una estrella puede encontrarse con que el satélite se convierte en fugaz o una pedorreta alienígena. Esto ocurrió un día hace demasiado tiempo pero quedó marcado en mi corazón bastardo. ¡Mi alma gemela votó con un 10 a esta película! ‘¿Será una boutade? ¿Parte de una apuesta de la que no formo parte?’ —pensé. Pero que semejante órdago vota-cinematográfico viniese de un cinéfilo de tal condición no entraba dentro de mi bastardo pensamiento.

‘Podría ser otro ping-pong…’ —se estreñía y estrujaba mis cerebelos e interiores. Existe una película alemana de 1968 o una de Po-Chih Leong de 1986… Porque en este “Ping Pong”, sobre el cuál estoy escribiendo, aparece música techno-ferial a lo Camela, pero en japonés, alejados de cualquier concepto mizoguchiano. Hay efectos poco bergmanianos por ordenador, gráficos escasamente dreyerianos en 3D. El héroe, el chico ‘sonrisas’, le llaman así porque nunca sonríe… no formaba parte del lado más fílmico de Ozu. Ese momento con Joe Mariposa sacando las alitas en su flashbacks o esos instantes oníricos no encajaban en la política fílmica de Orson Welles. La escuela de los pelones y la narración con los dos maestros (uno la abuela que regenta el local de ping pong y no para de fumar representa el lado salvaje y juvenil y el otro, el profesor que quiere sacar lo mejor de sus alumnos, representa el clasicismo) no encajan en la narrativa y suspense vertiginoso de Hitchcock.

Me quedo con el clip de Air pero este “Ping Pong” es un filme sobre la amistad y tocar las pelotas. Una alegre comedia de instituto japonesa, basada en las peripecias de dos amigos cuya pasión es el tenis de mesa. Con algunas secuencias de bella factura, “Ping Pong” no es “Shaolin Soccer” es algo muy diferente, y que cumple con las expectativas, entretener. Pero, ¿entretuvo tanto a mi principal alma gemela?

Al final su nota desapareció a los pocos días de su cosmos. Nunca sabré el lapsus que cometió mi alma gemela (su gusto es exigente e impecable), si calculó mal una órbita de alunizaje o, tal vez, su nota, como una pelota de ping pong se fundió con raqueta y paisaje, con golpe y efecto tocando línea hasta perderse en un infinito paisaje llamado recuerdo.
[Leer más +]
6 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil