arrow

Agenda oculta (1990)

Agenda oculta
Trailer
7,2
3.890
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Irlanda del Norte, a comienzos de los años ochenta, Paul Sullivan y Ingrid Jessner, dos abogados norteamericanos que luchan en favor de los derechos humanos, se encuentran en Belfast investigando cuál es el trato que reciben los presos del IRA. Cuando reciben una información comprometedora para el Gobierno Thatcher, Paul es asesinado y, además, desaparece una cinta con información altamente secreta. El inspector que se encarga del caso, el inglés Kerrigan, colaborará con Ingrid para investigar los hechos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Hidden Agenda
Duración
105 min.
Guion
Jim Allen
Música
Stewart Copeland
Fotografía
Clive Tickner
Productora
Hemdale Film Corporation
Género
Intriga Drama Terrorismo IRA Años 80
8
Habrá tantas agendas ocultas.
Ken Loach al igual que Costa-Gavras y algunos otros, son directores que saben muy bien su oficio, y no tiene miedo de represalias, porqué creen que dicen la verdad, su verdad, y los espectadores podremos estar o no estar de acuerdo con sus Films de denuncia, pero evidentemente son dignas de ver. Ciñéndonos en Ken Loach, todos sabemos de sus sentimientos hacia Irlanda. Podremos estar o no estar de acuerdo con sus principios e ideales, pero lo no se le puede negar de ningún modo, es que nos estamos refiriendo a un buen cineasta, y que en la película “Agenda oculta”, que de bien seguro es su mejor película, nos plasma en la pantalla una tremenda denuncia social.
Un proyecto no exento de dificultades, no en vano Ken Loach y Jim Allen necesitaron más de tres años para encontrar un productor como David Puttman con la suficiente valentía para poder llevarla a término.

En “Agenda oculta”, Loach de forma muy inteligente nos expone su análisis sobre el terrorismo de Estado, pero sin dar respuestas de ningún tipo, solo expone hechos, dejando que sean los espectadores los que den respuesta a dicho tema, introduciendo de soslayo preguntas cómo: ¿Quién actúa con mayor impunidad? ¿Quién tiene poder para tergiversar a los medios de comunicación?.

Como es sabido, la relación entre lo local y lo universal puede ser a veces apabullante. Y aunque “Agenda oculta” no se mueve de su contexto geográfico, no existe la menor duda que existen importantes paralelismos con otros sucesos similares, como pudieron ser los asesinatos del primer ministro italiano Aldo Moro, del político marroquí Mehdi Ben Barka, el complot para el asesinato de J.F. Kennedy en Dallas, o los más recientes de los rusos Alexander Litvinenko, Anna Politkóvskaya y muy cercanamente el de Natalia Esterminova, algunos de ellos tuvieron una respuesta oficial, nada creíble para aquellos que los había seguido.
[Leer más +]
49 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La Agenda de Ken
Ken Loach no hace películas, sino que plasma retazos de realidad con todo lo que ello implica: polémica por los asuntos que trata, crudeza en su tratamiento, irresolución de los mismos, ausencia de finales felices así como de efectos o elementos artificiosos que pudieran desvirtuar su planteamiento, siempre preocupado por temas políticos y sociales que atañen la actualidad y la historia del pueblo británico, pecando casi siempre de didacta por ello. Aunque esta forma de hacer cine no sea mi predilecta, lo cierto es que cuando se hace con acierto y compromiso resulta ser de lo más interesante y paradójicamente cinematográfico que pueda haber. Con ''Agenda Oculta'', Loach vuelve a tratar el conflicto entre Irlanda del Norte y el Reino Unido, esta vez centrándose directamente en la banda terrorista IRA y en la oposición militar y política a la que estos se enfrentaban diariamente (no olvidemos que la película fue filmada en pleno conflicto, mucho antes del desarme de los terroristas). No obstante, el director no adopta una postura dócil, nada más lejos de la realidad, pues borra los límites entre lo que es terrorismo y lo que no lo es, legitimando en parte la base ideológica del IRA e insinuando que el verdadero terrorismo es el gubernamental (grupos militares que asesinan sin piedad, velando por los intereses de un gobierno corrupto cuya camarilla de partido se cree legitimada para decidir qué es lo que le conviene al país y qué no), así como la tergiversación informativa a la que es sometido el pueblo británico, que jamás podrá conocer toda la verdad sobre el conflicto, tan sólo lo que se les quiera contar desde las más altas cúpulas del poder. Y es aquí donde aparece el mayor dilema que plantea la cinta: una vez que se conoce el hecho de que no se les está contando toda la verdad, de que el terrorismo es un recurso que están utilizando ambos bandos, con la diferencia de que uno de esos bandos está basado en la legalidad del gobierno (que no legitimado por ello), ¿qué deben hacer entonces aquellos defensores de las libertades del pueblo y de la democracia? La cuestión es difícil, y Loach la resuelve con maestría: esto es, dejándola sin resolver, para que pensemos en ello, para que afrontemos nuestro papel en la decisión de qué rumbo tomar.
[Leer más +]
36 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil