arrow

Wallace y Gromit: Los pantalones equivocados (1993)

7,5
4.982
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En esta nueva aventura, Wallace le regala unos modernos pantalones a Gromit que le acabarán saliendo más caros de lo que esperaba. Por ello, Wallace alquila una habitación a un aparentemente inocente pingüino. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Wallace & Gromit in The Wrong Trousers
Duración
30 min.
Guion
Nick Park, Bob Baker, Brian Sibley
Música
Julian Nott
Fotografía
Animation, Tristan Oliver
Productora
Aardman Animations / BBC / BBC / BBC
Género
Animación Comedia Intriga Crimen Robos & Atracos Stop Motion Claymation (Plastilina) Mediometraje
Grupos  Novedad
Wallace & Gromit Aardman Animations
8
Los tecno-pantalones
Como los pantalones, que en el caso de este corto son tecno-pantalones, Wallace & Gromit avanzaban a pasos agigantados: aquí no sólo se nota en algo tan sencillo como el logro de unos moldes mucho más cuidados para decorados, objetos o protagonistas, sino también en la consecución de un guión que bebe descaradamente de los distintos géneros a los que va echando mano Park a lo largo de todo el cortometraje dependiendo del efecto deseado, yendo desde la intriga de toda la vida, hasta los westerns (colosal final), pasando incluso por la serie B.

Su preludio, ni más largo ni más corto de lo que debería haber sido, presenta tanto un personaje peculiar e intrigante, como una situación de lo más curiosa que, aunque vista mil veces (el hecho de la huida de Gromit), hace aumentar el interés del espectador por cuales serán los siguientes pasos entorno a ese tecno-pantalón y a la misteriosa figura que se cierne sobre las tranquilas actividades de nuestros amigos.
Tras ello, y sin más que ofrecer en cuanto a prólogo se refiere, se nos introduce en un relato brillante, donde no sólo abundan las ideas y guiños, sino también la garra de una historia bien construida y dosificada que, por si fuera poco, deja para la conclusión una de esas alocadas e imaginativas persecuciones que, desde "Los pantalones equivocados", harían aparición en prácticamente cada una de las aventuras de esta pareja.

Finalmente, a uno no le queda otro remedio, tenga la edad que tenga, que rendirse ante la enormidad de Wallace & Gromit, disfrutar como si fuera el último de cada uno de sus maravillosamente confabulados momentos, de las meteduras de pata que hacen de Wallace ese bobalicón entrañable, de la gestualidad de Gromit que, sin necesidad de un sólo diálogo es capaz de hacer que a cualquiera se le escape una socarrona sonrisa y de la genialidad del tipo que les creó que, lejos de caer en declive, sabría reinventar una fórmula cada vez más efectiva y efervescente, y lograría deleitarnos incluso con uno de los más fantásticos largometrajes de animación de los últimos años.
[Leer más +]
34 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
"Have you seen this chicken?"
Indudablemente la Obra Maestra de Nick Park y una cumbre de la animación Stop-Motion. Hecha con plastilina, al igual que el resto de cortometrajes protagonizados por Wallace y Gromit, "Los pantalones equivocados" marcaba un punto y a parte a la hora de contar una historia sin banalizarla, dando lugar a homenajes al cine clásico sin simplificar las cosas, apostando por la comedia slapstick de forma mucho más cuidada que en "La gran excursión" e introduciendo, en este marco, a uno de los personajes más terriblemente carismáticos que he visto en una cinta de animación. Considerando que no habla y que todo lo logra mediante -brillantes- gestos, creo que es un logro, y todo un homenaje al legado que nos dejó el cine mudo.

La historia comenzaba de forma bastante sencilla: Es el cumpleaños de Gromit, así que su dueño, Wallace, decide regalarle algo único y original, nada menos que uno de sus alocados inventos, unas piernas mecánicas que servirán para sacar a pasear al perro cuando este así lo desee. Por otro lado, asistimos a la preocupación de Wallace en torno al lado económico: las facturas se acumulan sobre la mesa, lo que les impulsa a conseguir dinero alquilándole una habitación a un nuevo inquilino. Un misterioso pingüino es quien asume este papel, claro que sus intenciones no son tan sencillas como podrían parecer al principio...

Estos dos hilos se unen irremediablemente para seguir la trama desde otro punto de vista, desarrollándose los personajes de forma independiente, consiguiendo -por primera vez- que Wallace y Gromit cobren vida y nos importen. La sensación de desplazamiento de Gromit, la personalidad algo alocada de Wallace y... bueno, el pingüino, un personaje brillantemente desarrollado, que sin mediar palabra es capaz de lograr que nos encante desde el primer fotograma. Le roba la función a los dos protagonistas con una facilidad asombrosa, dejando secuencias para el recuerdo.

Animación con plastilina que deja secuencias sencillamente impagables: la forma de vestir a Wallace, la emotiva secuencia de Gromit sintiéndose desplazado y haciendo su "maleta" para irse, con su chubasquero amarillo bajo la lluvia, el climax final con los trenes, el plan del pingüino siendo llevado a cabo, con gotas de sudor recorriendo su cara... "Los pantalones equivocados" es puro delirio, un lujo que merece la pena ser visto y saboreado una y otra vez, algo que, como el buen vino, mejora con los años, demostrando que esta técnica es inmortal, de la misma forma que ya lo son Wallace y Gromit. Supuso el segundo Oscar para Nick Park y el primero para W&G. Sobra decir que está totalmente merecido. Junto a "Pesadilla Antes de Navidad", un ejemplo de cómo usar un técnica cinematográfica y convertirla en algo más que un espectáculo visual, otorgándole alma y una razón de ser. Brillante.
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil