arrow

Romanza en alta mar (1948)

Romanza en alta mar
Trailer
5,7
42
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una mujer sospecha que su marido se interesa por otras, pero él sospecha lo mismo de ella. Por culpa de sus negocios, él tiene que cancelar siempre sus vacaciones de aniversario y dejar que su mujer se vaya sola. En una ocasión, para poder espiar a su marido, ella contrata a una cantante de cabaret (Doris Day) para que viaje a América del Sur en su lugar. Mientras tanto, su esposo contrata a un detective (Jack Carson) para vigilar a su esposa durante su viaje. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Romance on the High Seas
Duración
99 min.
Guion
Julius J. Epstein, Philip G. Epstein
Música
Ray Heindorf, Oscar Levant, Jule Styne
Fotografía
Elwood Bredell
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Musical Comedia Comedia romántica
7
Un crucero cargado de celos… y diversión
En los años 40 soplaron buenos vientos para Michael Curtiz. Había hecho filmes de aventuras, comedias, musicales, dramas y cine político de gran impacto, y la Warner Bros. estaba contentísima con las fuertes sumas que ingresaban a sus arca$. Con este aval, en 1947 le dieron vía libre para realizar en technicolor y con un alto presupuesto, un nuevo musical que había sido pensado para la encantadora y divertida Betty Hutton como su estrella. Pero, como ocurre habitualmente, el destino hizo de las suyas porque había una pecosa chica llamada Doris Day, que cantaba magníficamente, emanaba alegría a borbotones, y ansiaba una oportunidad para hacer una película. Entonces, Betty Hutton resultó embarazada, Curtiz le hizo un casting a Doris… y al oír esa voz en esa agraciada figura, enseguida le dio el rol que la chica tanto ansiaba. ¡It’s magic! ¡Así surgía una gran estrella!

Doris representa aquí a una cantante de clubes nocturnos quien, cada tanto, se da una pasadita por una agencia de viajes donde mira los plegables, indaga por los costos de algún plan que le resulta atractivo, y luego se marcha sin hacer nunca ese viaje que tanto ha deseado. Pero, el destino siempre interviene donde se le llama, y otra vez –contado el caso de la vida real que mencionamos- surge una dama de la alta sociedad que le regala el tiquete y todos los gastos pagos para que haga un crucero por Suramérica, con la única retribución de que se haga pasar por Elvira Kent, juego que ella pretende para quedarse y vigilar a su marido, pues sospecha que le está siendo infiel. El marido, también celoso a rabiar, envía por su parte al detective privado, Peter Virgil, para que vigile a su esposa... y comienza así una grata comedia de enredos donde abundan los momentos divertidos, las efusiones románticas, un puñado de estupendas canciones y una ambientación de enorme gusto.

La historia se pasea por Cuba, Trinidad y Río de Janeiro, donde en cada desembarco surge un nuevo y divertido personaje que hace más amena la estadía. El ritmo es sobriamente ondeado y la película conserva su encanto y su atractivo visual pese a la simpleza del romance.

De paso, hay lugar para hacer honor a los principios profesionales, para recrear la lealtad de pareja maltratada por los enfermizos celos, y se deja sentado que no estamos solos, pues, desde algún lugar del universo, alguien mueve siempre algunas fichas para que las cosas se den como más conviene a todos.

El éxito de este agradable musical no se hizo esperar, y de inmediato, Michael Curtiz daría inicio a otro éxito con su pupila, y ahora estrella, Doris Day: “Mi sueño eres tú”.

Título para Latinoamérica: "ROMANCE EN ALTA MAR"
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil