arrow

No os comáis las margaritas (1960)

No os comáis las margaritas
Trailer
5,7
462
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un crítico teatral y su familia (mujer, cuatro hijos y un perro) se ven obligados a abandonar Nueva York, al vencer su contrato de alquiler, y buscar una casa en las afueras lejos del bullicio de la gran ciudad. El problema es que el cambio de ambiente afecta a las relaciones familiares. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Please Don't Eat the Daisies
Duración
112 min.
Guion
Isobel Lennart (Libro: Jean Kerr)
Música
David Rose
Fotografía
Robert Bronner
Productora
MGM
Género
Comedia Cine familiar
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Jean Kerr
6
Las margaritas no son para comer
Charles Walters, que ganó popularidad dirigiendo musicales, especialmente los protagonizados por Leslie Caron ("Lilí", 1953) dirige la película. Basada en la novela "Please Don't Eat The Daisies" (1957), de Joan Kerr, la escribe Isobel Lennart ("Tres vidas errantes", 1960). Producida por Joe Pasternak, se estrena el 31-III-1960 (NYC, NY).

La acción tiene lugar en NYC y en la tranquila localidad de Hooton, situada junto al río Hudson, a unos 100 km de NY, en 1958/59. Narra la historia de Larry McKay (David Niven), que deja su trabajo como profesor universitario para dedicarse a la crítica teatral en un influyente diario neoyorquino. El vencimiento del contrato de alquiler del piso les obliga a alquilar precipitadamente una casa en las afueras. El cambio de domicilio y de entorno provoca problemas de adaptación que repercuten en las relaciones familiares. El film defiende la institución familiar tradicional, sin mencionar otras formas de familia. Da por buena la asignación a la mujer de las tareas domésticas en exclusiva. La elección de colegio para los niños recae en un centro privado de ideario religioso, sin considerar otros tipos de enseñanza acreditados. Los devaneos del padre con una coqueta actriz de teatro son poco graciosos y se apoyan en concepciones machistas. En su última lección como profesor, Larry establece que el teatro es entretenimiento, cuando el buen teatro además de entretener es fuente de reflexión y emociones. Protagonizado por Doris Day (Kate Robinson), el film es una comedia familiar con elementos de musical, romance y humor. Contempla el mundo de las relaciones familiares desde una concepción benevolente, ingenua, rosada, complaciente y exenta de crítica.

La música, a cargo de David Rose (primer marido de Judy Garland), ofrece composiciones orquestales, solos de acordeón y de piano, combinaciones de tambor y clarinete, un breve fragmento de música caribeña y dos canciones pegadizas de Doris Day. La fotografía, de Robert Bonner ("Un gángster para un milagro"), es colorista y luminosa. No oculta sus preferencias por la gama de azules-morados-violetas, que resalta con toques rojos. Predominan los grupos emparejados de líneas verticales y paralelas. La interpretación de Doris Day traspira naturalidad y jovialidad. Deborah Vaugh (Janis Paige) obtuvo un Golden laurel (actriz de reparto). La obra propone un ideal de relaciones familiares no válido como modelo único y universal. Como comedia, se ajusta a los parámetros predominantes en Hollywood en los años 60 del s. XX.
[Leer más +]
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La civilización occidental
He aquí el modelo simplón de modelo de civilización propuesto por Occidente:
Matrimonio, familia, hogar, trabajo y coche.
Si quieres el modelo Oriental difiere en:
Matrimonio con varias mujeres (se pueden cambiar por vacas u otros semovientes). Prole.
Elige el que más te interese.

No os comáis las margaritas no es más que un ejemplo humorístico, elegante y muy amable de un incidente casero en una familia modelo americana visto en aquellos años. La mujer ya empezaba a ser protagonista y de hecho, lo mejor de la película es el escarceo que la artista hace con David Niven.

Janis Paige se acerca al crítico primero para ponerlo sobre aviso con 2 buenas guantadas bien dadas por haberse metido con ella; para luego intentar acabar con él irremisiblemente, pero David Niven, felizmente casado y con 4 hijos, destilando clase por los 4 costados, va escapando del peligroso cerco al que es sometido por las terribles armas de la artista. Algunos somos muy flojitos y hubiéramos caído a la primera.

Por lo demás, nada más que contar que a Doris Day es en la tercera película que la escucho cantando Qué será, será. Las otras dos son El hombre que sabía demasiado (que parece que se tira día y medio con la cancioncita) y Una sirena sospechosa, con Rod Taylor. A pesar de ello, No os comáis las margaritas no es ningún musical.
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil