arrow

El cuervo (Contratado para matar) (1942)

7,0
987
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un matón llamado Raven es contratado para que cometa un asesinato. Sin embargo, pronto se da cuenta de que su vida está en peligro, ya que alguien pretende tenderle una trampa. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
This Gun for Hire
Duración
80 min.
Guion
Albert Maltz, W.R. Burnett (Novela: Graham Greene)
Música
David Buttolph
Fotografía
John F. Seitz (B&W)
Productora
Paramount Pictures
Género
Cine negro Drama Thriller
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Graham Greene
6
Film interesante por un sorprendente Alan Ladd.
Para empezar, Robert Preston parece más un clown que un policía. Creo que fue un actor bastante regularcillo y, salvo en "Víctor o Victoria" (en la que hizo el papel de su vida, y fue nominado a los Oscars) nunca destacó por sus labores interpretativas. Aquí está acelerado (no hay más que oirle en versión original), no cuela como policía, cualquier actor secundario lo habría hecho mejor.

El director apenas llegó a realizar una decena de títulos, de los cuales, éste es el mejor (las puntuaciones en Filmaffinity así lo atestiguan)

Hay numerosas secuencias muy flojas, sobre todo aquellas en las que no sale Alan Ladd.

Veronica Lake está bien, pero lo más destacable es Alan. Siendo un actor bastante soso (tengo que reconocer que ni en la magnífica "Raíces profundas" me convence, ya escribí en otra crítica que ese papel debería haber sido para un actor de más empaque) aquí me sorprende positivamente. Él es la película. Todo lo demás está para acompañarle en su representación. Todos sobran. Importan bien poco el planteamiento o el desenlace. Es un Alan Ladd jovencito, en edad y en experiencia, pero con una enorme presencia en la pantalla. ¿Por qué no supieron aprovechar otros directores la faceta interpretativa que muestra aquí? Además, oirle en versión original es un verdadero placer por la entonación, o esa sequedad de sus respuestas.

Resumiendo: volveré a verla alguna vez, pero sólo por Alan.
[Leer más +]
25 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El matón
Es el largometraje más acreditado del realizador norteamericano Frank Tuttle (1892-1963). El guión, de Albert Maltz y W.R. Burnett (“La jungla de asfalto”, 1950), adapta el relato breve “A Gun for Sale” (1936), del novelista británico Graham Green (1904-91). Se rueda en escenarios reales de L.A. (CA) y en los platós de Paramount Studios (Hollywood, CA), con un presupuesto ajustado, propio de las producciones realizadas en Hollywood durante la IIGM. Producido por Richard Blumenthal para Paramount, se estrena el 13-V-1942 (EEUU).

La acción dramática tiene lugar en San Francisco y L.A. (CA) a lo largo de unos días de marzo/abril de 1942. Philip Raven (Ladd), matón de alquiler, es contratado por Willard “Will” Gates (Cregar), tenebroso empresario de la sala de fiestas “Neptune Club” de L.A., para asesinar a Alfred Baker (Ferguson), chantajista de San Francisco. En el viaje de regreso a L.A. conoce a la joven Ellen Green (Lake). Philip, de nervios templados y sangre fría, no tiene amigos y no se fía de nadie. Presta servicios de matón de alquiler. Tras su hieratismo y su seriedad, oculta antiguos traumas y años de reformatorio. De trato distante y cauteloso, es cariñoso sólo con los gatos. Will es autoritario, egoísta, corrupto y glotón. Colabora con la dirección de la empresa “Nitroquímica” en negocios turbios. Ellen es guapa y atractiva. Trabaja como cantante e ilusionista de cabaret.

El film suma cine negro, crimen, acción, suspense y thriller. Es una obra imprescindible de cine negro americano clásico. Algunos ponen objeciones a su atribución a este género, alegando la inexistencia de una mujer fatal y de algún policía corrupto. Con todo, reúne las características propias del género: el personaje protagonista es un criminal atormentado, oscuro y amoral. Los personajes que mueven la acción son traicioneros, desleales y corruptos. Sus motivaciones son sórdidas. Abundan los ambientes nocturnos, lluviosos y húmedos, así como las localizaciones subterráneas y fantasmagóricas, claustrofóbicas y opresivas. La fotografía se presenta estilizada, con predominio de sombras y escenarios inquietantes. La música ofrece composiciones jazzísticas.

Destaca la singular personalidad del protagonista, un hombre hermético, huraño, de pocas palabras y solitario, que no ríe nunca y a través del rostro no refleja ninguna emoción. En él se inspiran personajes posteriores tan recordados como Jeff Costelo de “El silencio de un hombre (El samurai)” (Melville, 1967), Corey de “Círculo rojo” (Melville, 1970), León de “El profesional” (Besson, 1994), Ghost Dog de “Ghost Dog: el camino del samurai” (Jarmush, 1999) y, en clave cómica, Ralph Milan de “El embrollón” (Molinaro, 1973) y otros. La extraña afición de Philip Raven a los gatos tiene continuidad a través de personajes como el corso Mattei de “Círculo rojo” (Melville) y otros.
[Leer más +]
21 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1