arrow

Arès (2016)

Arès
Trailer
5,7
314
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
París, futuro próximo. El orden mundial ha cambiado, siempre ha habido países ricos y pobres pero con 10 millones de desempleados Francia está ahora entre los pobres. La población oscila entre la rebelión y la resignación y encuentra una salida en peleas televisadas ultra violentas, donde los combatientes se dopan legalmente y todo es permitido. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Arès
Duración
80 min.
Guion
Jean-Patrick Benes, Allan Mauduit, Benjamin Dupas
Música
Alex Cortés, Christophe Julien
Fotografía
Jérôme Alméras
Productora
Albertine Productions / Gaumont / Canal+ / Ciné+ / Palatine Etoile 11 Développement / Soficinéma 10 Développement / Cinéfrance 1888
Género
Acción Ciencia ficción Drama Thriller Distopía Cyberpunk
7
Ciencia-ficción sin concesiones
Estimable film de ciencia-ficción próxima, en una sociedad distópica que toma como referentes en ambientación a "Blade Runner" o al último "Juez Dredd", con grandes colmenas de apartamentos, calles y edificios sucios, en un mundo dominado por grandes y lujosos edificios de grandes corporaciones, y que inspiró en demasía al "Mute" de Duncan Jones (2018). El concepto de países comprados por multinacionales ya se había explorado en los comics del Universo Marvel 2099. Cine de acción, donde luchadores son empleados como conejillos de indias y publicidad para nuevas drogas. Un mundo corrupto en el que un luchador es arrastrado a una compleja situación para poder salvar a su familia.

La historia, aunque predecible, es tremendamente sólida y seria. Y el director establece una buena narración fílmica, apoyada en una excelente fotografía nocturna de garitos y calles de París. Las interpretaciones convencen, destacando el personaje de Ares, alguien aparentemente inexpresivo, y que, sin embargo, es capaz de transmitir ternura, enfado y determinación. El es el héroe trágico, en el completo sentido de las palabras. Quizás el actor se vió todos los filmes de Charles Bronson, en especial "Hasta que llegó su hora", puesto que trasmite una paleta de sentimientos que calan en el espectador como hizo Bronson en el inolvidable film de Leone.

Buen filme. No hay chistecitos ni concesiones. Si este film fuese estadounidense, sería "Acero puro", el film protagonizado por Jackman en 2011 y también basado en el mundo de las peleas. Pero éste es un filme europeo que no atiende a mercados, salvo el del espectador que busca algo diferente. Y lo consigue.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Distopía francesa de aprovechamiento con salsa roja
Cómo se notan las diferencias culturales. En Estados Unidos las distopías se suelen resolver con un "bueno-muy-bueno" que lucha (y gana) contra la injusticia de las grandes corporaciones, que a su vez son "malas-muy-malas". Pero esto es cine europeo, y eso se nota.

Cine de aprovechamiento, porque hace bastante con bastante poco. Pocas explosiones digitales, pocos personajes y estrellas "comiéndose la cámara", y a cambio obtiene escenarios impactantes (París plagada de chabolas con pantallas gigantes anunciando drogas "legales" para los pudientes y entretenimiento para la masa pobre). Distópico, sin caer del todo en la crítica fácil ni los personajes monocromos de "buenos aquí, malos allí" que tuvimos que fumarnos en Elysium tras un comienzo prometedor.

Se aprecia el toque francés en el énfasis que se hace en la gente, en las manifestaciones, las libertades individuales y colectivas y la información como armas contra la injusticia, más que dejar caer todo el peso del destino del mundo en los hombros musculados del protagonista de turno.

Las multinacionales tienen el control a través de la compra de deuda de los gobiernos. Esto da pie a legalizar los experimentos con humanos y la compra y la venta del cuerpo en un escenario de pobreza generalizada y desempleo masivo. El deporte estrella es la Arena: pelea sin concesiones con luchadores dopados hasta las cejas, patrocinados por las empresas que proporcionan las drogas. Ares es uno de esos luchadores en horas bajas. Lo bonito de este enfoque más a la europea es que no se detiene en la descripción de un gorila al uso: Ares tiene defectos, pero también metas, aspiraciones, familia, preocupaciones y problemas, y para todo eso hay tortas y sangre. Salsa roja para esta distopía sin florituras.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil