arrow

La estrategia de Luzhin (2001)

La estrategia de Luzhin
Trailer
6,2
1.432
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Finales de los años 20. Un tímido e ingenuo Gran Maestro de ajedrez (John Turturro) viaja al norte de Italia para jugar la partida de su vida. El talento del joven Luzhin se había desarrollado durante una infancia marcada por el tempestuoso matrimonio de sus padres; de ahí la obsesión por el ajedrez como único refugio, como tabla de salvación frente al mundo exterior. Por su parte, Natalia, a pesar de las presiones familiares para que entable relaciones con el potentado Conde de Stassard, se siente inmediatamente atraída por el errático pero portentoso talento de Luzhin. Ella logra abrir sus ojos hacia el mundo exterior,tan distinto de un tablero de ajedrez. El problema es que Luzhin carece de mecanismos de defensa contra las agresiones del mundo real. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Luzhin Defence
Duración
112 min.
Guion
Peter Berry (Novela: Vladimir Nabokov)
Música
Alexandre Desplat
Fotografía
Bernard Lutic
Productora
Coproducción Reino Unido-Francia; Renaissance Films / Clear Blue Sky Productions / France 2 Cinema / ICE3 / CRG International / Lantia Cinema & Audiovisivi / Magic Média
Género
Drama Romance Drama romántico Ajedrez Años 20
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Vladimir Nabokov
"Extraña versión de la novela de Nabokov (...) traiciona visiblemente su sentido (...) Gorris se carga la mayor parte de las sugerencias de la novela, hasta dejarla convertida en una trama previsible"
[Diario El País]
5
De como una historia de amor arruina la trama de una película.
Cada año de la historia del cine viene marcado por algún tema o tendencia especial que hace que se produzcan varias películas relacionadas con dicha temática, igual que ahora estamos con los cómics, cuando empezaba el actual siglo les dio por rodar películas de genios incomprendidos que el amor en cierta forma les redimía. Ese año ganó los Oscar “Una mente maravillosa” y siguiendo esa estela tenemos otras obras como es el caso de “La defensa Luzhin” que es todavía más floja que la anterior.

Parece mentira que siempre haya resultado tan complicado conseguir una buena adaptación de las obras de Vladimir Nabokov, ni siquiera el grandísimo Stanley Kubrick lo acabó de conseguir plenamente y “Lolita” dentro de su filmografía es de lo menos bueno. En este caso la novela “La Defensa” de Nabokov resulta un auténtico desastre.

Y no dudo que la culpable es la señora directora Marleen Gorris, que en primer lugar me extraña mucho que sepa jugar al ajedrez, y que toda la película es una mera excusa para mostrarnos sus alegatos feministas. A los que nos fascina el ajedrez nos hubiese gustado algo más de sustancia de dicha arte o ciencia, como prefieran, y no tanto a la señorita Emiliy Watson poniendo sus caretos cuando no es ni guapa, sino un cayo malayo. Lo del final...de risa.

Me imagino que a la directora la debió de poner negra que esta sea su única película que no lleve título de mujer.

Como se dice en estos casos lo mejor todo el envoltorio del Palacio y del lago Como precioso, la fotografía y la interpretación de Turturro, además de la intención de acercarse al ajedrez y a Nabokov...lo que pasa es que de intenciones está el mundo lleno, y no basta con eso.


Nota: 4,7
[Leer más +]
16 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Los que jugamos al ajedrez no estamos tan tarados
Nunca he leído la novela de Nabokov que ha servido de guía para la filmación de esta película, así que la crítica estará exenta de cualquier elemento literario. En contraposición, trataré de explicar un poco más de qué va el fascinante mundo del ajedrez para el aficionado casual que se haya topado con esta película o el neófito trebejista amante de las novelas del ruso.

El protagonista de la historia, Alexander Ivanovic Luzhin, es un auténtico lunático producto de una infancia desdichada: sus padres no se llevaban bien (con querida familiar de por medio) y contrataron un instructor para potenciar su intelecto por el ajedrez. Dicho profesor lo dejó tirado al llegar el talentoso ajedrecista al máximo que podía dar, no suficiente para ser el mejor del mundo. Turturro borda con maestría un personaje muy característico que recuerda a ajedrecistas tan desequilibrados como Bobby Fischer (un obseso manipulador que, después de haberse proclamado campeón del mundo en aquel glorioso match contra Spassky en Reikyavik en 1972, dejó de jugar), Paul Morphy (que se retiró en el camino de la locura en la cumbre de su carrera), o Carlos Torre, que se desnudaba en público. Tampoco debemos olvidar que Wilhelm Steinitz, el padre del primer ajedrez moderno, acabó sus días creyendo poder jugar una partida con Dios y ganarle, o la gimnasia de Aaron Nimzowitch en medio de una sala de juego.

Desgraciadamente, el actor John Turturro es el único que sobresale. Los demás personajes son demasiado desvahídos y el contrapunto de Emily Watson y su insoportable y posesiva madre es insuficiente, así como ciertas decisiones absurdas de su caracterización que, si son producto de la mente de Nabokov, resultan muy poco creíbles para alguien que tenga dos dedos de frente. Vamos, que enamorarse de Luzhin es estar verdaderamente necesitada de un polvazo y casi era preferible meterse un alfil como consolador. Groserías aparte, hay bastantes detalles ajedrecísticos que harán la delicia de los aficionados al noble y artístico juego y que se detallan en el spoiler.

En resumen: Película agradable y superior a "Jaque al asesino", pero inferior de todas todas a "En busca de Bobby Fischer" y "La diagonal del alfil". Demasiado insustancial y con sabor a cliché rosa.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil