arrow

Los Serrano (Serie de TV) (2003)

4,4
28.772
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2003-2008). 8 temporadas. 147 episodios. Narra las venturas y desventuras de una familia que regenta la taberna 'Hermanos Serrano'. El asunto predominante es la guerra de sexos: ellas son neuróticas y sofisticadas; ellos, sencillos, campechanos, cabezotas y un poco machistas. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Los Serrano (TV Series)
Duración
70 min.
Guion
Álex Pina, Daniel Écija, Alberto Úcar, Humberto Ortega, Emilio Díez, Natalia García Prieto, Adriana Rivas, Mauricio Romero, José Castillo, Carmen Ortiz, Fernando Sancristóval, Jon de la Cuesta, Laura Belloso, Ana Muniz da Cunha, Pablo Olivares, Alberto Manzano, Verónica Marzá, Jaime Vaca, Jorge Sáenz de Ugarte, Verónica Fernández, Iván Escobar, Olga Salvador, Pablo Tébar, Javier Olivares, David Lorenzo, Curro Velázquez, Nacho Serrano, Ignasi García, Salvador Perpiñá, Raúl del Pino, Txemi Parra, Rafael Herrera, Beatriz Caño, Silvestre García, Rocío Martínez Llano, Mariano Baselga, Juan Rodríguez, Antonio Trashorras, Pilar Nadal, José Rueda, Germán Aparicio, Raquel Casasús, Pablo Alén, David Oliva, Susana Díaz, Emilio Díaz
Música
Fran Perea (Tema: Mikel Erentxun)
Fotografía
David Arribas, Adolfo Hernández, José Manuel Gallego, Gonzalo Flórez, Nacho Benítez, José Luis Carranco, Fernando Teresa
Productora
Emitida por Telecinco; Globomedia / Estudios Picasso
Género
Serie de TV Comedia Drama Familia Colegios & Universidad
1
Los serraba
Que bodriazo. Serie cañí que dado sus índices de audiencia y sus años en antena demuestran que la caspa española vive un gran momento.
Resines, pátetico, repite cada palabra mil veces, imagino que para que los mongolos de sus hijos lo entiendan. Belén Rueda con buen criterio pidió ser asesinada de modo brutal, lástima que se nos privara a los espectadores de tal visión. Al principio la trama amorosa la formaban los hermanos mayores, Perea, que condece a la palabra empanao su máxima expresión, además de hablar como si masticara mierda, y la jipi pero estrecha Eva. Mención especial al ex-novio de ésta, un catalán con un pulpo en la cabeza que no hacía más que correr de un lado a otro. Luego estaba el amigo fiel, Raúl, estúpido perdido excepto cuando se juntaba con Perea, entonces hasta parecia avíspado. Luego éstos se fueron y pasaron a la historia de amor entre los hermanos medianos, y de paso metieron calcetines en el escote de la niña. Ya solo falta que Currito se corra sus buenas orgías, aunque todo hace presagiar que lo hará en la acera de enfrente. Momento culmen cuando sacaron el disco de santa justa, con Bolixe a la cabeza, un chaval cuya masa corporal parece no conocer límites, se debió tragar a un argentino apodado con gran criterio Valdanito, del que nunca más se supo. Oírlo daban ganas de meterme una sesión intensiva de Raulito y Melody. Luego tenemos a Fiti, un bakala tunero de la peor estofa y Bonilla, que se venga de Peter Jackson demostrando que habría sido el mejor orco que podamos imaginar. Hago un llamamiento a los 6 millones de sadomasos y demás drogodependienes que aún siguen viendo esto: PAREN. Creo que ya se ha alargado la coña suficiente, en serio, PAREN.
[Leer más +]
327 de 426 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Puto Resines
La serie me gustaba en sus comienzos. Mezclando que se trataba de una idea bien explotada y que por aquel entonces mis exigencias eran menos, estuve aproximadamente un año enganchado.

Las razones que para ello se ofrecían eran demasiado convincentes: sin ir más lejos, el desfile de pibones que semana tras semana amenizaba la serie. Fran Perea se tiraba una semana a Verónica Sánchez y otra a Elsa Pataky, con lo soso que resultaba el hijo de puta. E incorporaciones como Alexandra Jiménez hacían que el nivel, lejos de decaer, aumentase como la espuma.



Poco después, el punto álgido de la serie llegó: Fran Perea se largó. Aunque los personajes seguían hablando de él, a nosotros nos consolaba pensar que estaba muerto. Fue entonces cuando surgió Santa Justa Klan, ese grupo formado por Boliche and company que se convirtió en toda una insignia del frikismo regalándonos letras como "A toda mecha, a toda mecha / voy a toda mecha / a toda mecha, a toda mecha / tú no te hagas la estrecha", "Qué buena está / la profesora de inglés / Cada vez que la veo la baba / salpica mis pies" o "Algo va mal, algo va mal / Mi padre se ha vuelto / metrosexual".

Pero mientras Boliche engordaba y a la niña le salían tetas, la calidad de la serie seguía el mismo proceso de forma inversamente proporcional. Los personajes principales dejaron de ser simplemente repetitivos para pasar a resultar completamente repugnantes, a los secundarios que entraban les faltaba carisma, y lo que es peor: el siguiente disco de Santa Justa Klan fue un fracaso. Las letras como "Si yo fuera Will Smith / me daría mogollón / con Angelina Jolie / se me va la olla" o "Qué te pires / déjame en paz / ni siquiera me mires / me das igual" no llegaron a conectar con el público, que empezó a preferir otros cánticos para sus largas noches de embriaguez.



En ese punto desconecté completamente, solamente sé que Belén Rueda palmó y que Resines y Molero pasaron a follarse a Jaydy Mitchell y Natalia Verbeke respectivamente, que no está nada mal. Hasta que el otro día me dio por ver los últimos minutos y...
[Leer más +]
123 de 143 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1