arrow

Grand Prix (1966)

Grand Prix
Trailer
6,5
890
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Pete Aron (James Garner), un corredor del Grand Prix americano, es expulsado de su equipo, el Jordan-BRM, por su responsabilidad en un accidente, en el que resultó herido el corredor británico Scott Stoddard. Ficha entonces por un equipo japonés, manteniendo, al mismo tiempo, una relación con la mujer de Stoddard. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Grand Prix
Duración
176 min.
Guion
Robert Alan Aurthur (Historia: Robert Alan Aurthur)
Música
Maurice Jarre
Fotografía
Lionel Lindon
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
Drama Deporte Coches / Automovilismo
8
Un mundo de color y leyenda, de emoción y riesgo, de gloria y tragedia
Hace muchos años alguien describió acertadamente el mundo de la competición automovilística con esta frase, que refleja de forma concisa y fidedigna un tiempo donde el romanticismo y la aventura primaban sobre el dinero. Tiempos en los que a lo largo de cada temporada varios pilotos se encontraban a la salida de cualquier curva, de cualquier circuito, de cualquier Grand Prix cara a cara con su amiga la muerte.

Siempre se ha considerado “Grand Prix” más como un documental que como un film de ficción, porque por encima de cualquier valoración cinematográfica ha perdurado su condición de impagable documento fílmico de como eran las competiciones de Fórmula 1 en la trágica década de los 60. Rodada a lo largo de la temporada 1966 visto hoy queda en evidencia lo injusta que era esa valoración. Porque si “Grand Prix” es un tan excepcional documento vivo de tan intenso periodo es porque, a pesar de sus defectos, es un film dignamente realizado, por un John Frankenheimer en plena forma, que supo captar el genuino espíritu de la competición, y que nos transporta al pasado en un viaje inolvidable al corazón mismo de un momento único y fascinante que ya es historia viva.

Film interesante, “Grand Prix” nos introduce en las apasionantes vidas de cuatro pilotos con distintas motivaciones y un solo objetivo: Ganar el Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Sin dejar de caer en ciertos tópicos que rodean el mundo de las carreras lo cierto es que, por una vez, la mención de estos tópicos está más que justificada y están insertados de forma notablemente fluida en el desarrollo dramático de la historia.

Con un más que aceptable guión, combinando ficción con episodios basados en hechos reales, quizá el mayor mérito del guión de “Grand Prix” sea el haber sabido dibujar con trazo preciso cuatro personajes arquetípicos que responden de forma inusualmente real y convincente a cuatro distintas tipologías de pilotos de competición, fácilmente identificables con personajes reales con nombre y apellidos. Bien interpretados por un grupo de actores bien escogidos, es justo destacar a un sobrio Yves Montand, que borda su maravilloso papel, y la estupenda réplica que le dan actores de la talla de Eva Marie Saint, James Garner y sobre todo a un espléndido Brian Bedford que defiende con brillantez el personaje más agradecido y mejor dibujado junto con el de Yves Montand.

A destacar la inolvidable y extraordinariamente bien filmada secuencia-reportaje del Grand Prix de Mónaco, el soberbio montaje, el espectacular sonido y la imaginativa fotografía, de audaces y rompedoras propuestas estéticas, -impactantes aún vistas hoy-, sin olvidar la inspirada partitura de Maurice Jarre, con un brillante tema marcial que marcó época y otro de hondo lirismo teñido de un profundo dramatismo.

Film a revisar para conocer otros tiempos, ni mejores ni peores, simplemente distintos.


Francesc Chico Jaimejuan
Barcelona, 22 de junio de 2008
[Leer más +]
22 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Sube a un fórmula-1!
Si quieres saber lo que se siente subido a un fórmula-1 de los 60, esta es tu película.
La película me gusta porque da detalles precisos de cómo se conducía en aquella época, para ello coloca cámaras en distintos lugares del coche. Además, hace un recorrido por los circuitos más famosos: Nurbürgring, Clermont-Ferran, Monza y, por supuesto, Mónaco. Sorprenden las medidas de seguridad de los coches: NULAS.

El argumento no es demasiado bueno, pero las carreras son reales y enseña los detalles de la conducción, ya que participaron pilotos profesionales en la realización (Fangio, Hill,...).

Es curioso como desde entonces no se ha hecho ninguna película de carreras que sea digna de consideración, estaría bien hacer una de la fórmula-1 o del mundial de rallies sin caer en heroísmos y mostrando el pilotaje desde dentro.
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil