arrow
Crítica de Maldito Bastardo
Raccoon City, Estados Unidos
4
Monday Mornings (Serie de TV)
Monday Mornings (Serie de TV) (2013)
  • 6.1
    134
  • Estados Unidos David E. Kelley (Creator), Bill D'Elia, ...
  • Jamie Bamber, Jennifer Finnigan, Bill Irwin, Alfred Molina, ...

Nada nuevo bajo el bisturí

4 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿¡Más dramas médicos para mandar a la audiencia directamente al hospital para someterse a cirugía en su maltratado (y dañado) cerebro!? ¿¡Más!? “Do No Harm” quería ofrecer algo nuevo y provocó vergüenza ajena. ¿Resultado? ¡CANCELADA! “Animal Practice” se pasó a la sitcom animal. ¿Resultado? ¡CANCELADA! “The Mob Doctor” al thriller criminal. ¿Resultado? ¡CANCELADA! “Emily Owens, M.D.” a la vertiente teenager de The CW. ¿Resultado? ¡CANCELADA! “The Mindy Project” invocó al “El diario de Bridget Jones”. ¿Resultado? ¡RENOVADA! Parece que toda regla tiene su excepción y los dramas médicos, dramas médicos simplemente son… desprendemos de la moraleja que expone la historia anterior. O tal vez las marujas sean aquellas que decidan sobre el futuro de los dramas médicos actuales… No encuentro ningún tipo de originalidad ni en la presentación, ni el fondo ni mucho menos en la forma de “Monday Mornings” y puede precisamente que sea su trampolín de salvación dentro de la TNT. Entiendo, por lo tanto, que tendremos que esperar a un relevo de “Anatomía de Grey”… ¿Generacional? ¿¡Chonis abriéndonos en canal y salvándonos la vida mientras hablan de sus novios drogadictos y el último botellón del finde!? ¿Sociopolítico? ¿¡Un hospital de transexuales que sólo practican cambios de sexo!? ¿De verdad merece la pena cambiar si realmente no se cambia el fondo del asunto? Puede que la lectura que podamos tener de series como “Chicago Fire”, una de las pocas nuevas ficciones de la NBC que han funcionado de cara a la audiencia, sea que ciertos gremios deban ser fieles a los paradigmas de su propio género. La serie que ha creado David E. Kelley es fiel a su premisa sin demasiados aditivos adicionales. Es su secreto y mayor virtud.

“Monday Mornings” no cuenta con ninguna novedad dentro del drama médico salvo ese confesionario/tribunal/inquisición que celebran los cirujanos para sacarse los colores y empequeñecer sus ombligos y delirios de grandeza. Las salas de operaciones se convierten en platós de televisión en el doble sentido de la palabra: las luces son focos que apuntan más al doctor que al paciente y no faltan aplausos, guantes, sangre, medio kilo de relleno comprado en la casquería más cercana y, sobre todo, muchas lágrimas. Arrogancia, errores médicos y drama… ¡Mucho drama! En definitiva, tenemos un drama médico fiel al drama médico.

Todo queda reducido a un diálogo entre el Jefe de Cirugía del hospital y una niña con el pelo rasurado, que toca el piano divinamente y que tiene que ser operada de un tumor cerebral a vida o muerte:

— Si me muero... ¿vas a llorar?

— Todos los días mueren personas en este hospital. Si tuviera que pararme y echar una lágrima por cada vida que perdemos, no podríamos hacer ningún trabajo. Pero si te perdemos, Trisha... lloraré. Porque creo que sospechas lo mucho que has llegado a tocar mi corazón... Que es por lo que tanto quiero hacer el procedimiento... Y por qué quiero tanto que el bisturí esté en las manos de ese doctor. Y no presionarlo mucho... él salvará tu vida.

Y, entonces, las lágrimas que sin duda echaré... serán de pura alegría.

— ¿Crees en Dios?

[…]

— He hablado yo mismo con él.

— ¿Y él te escucha?

— Sí, soy el jefe de personal…

El cóctel de Dioses, hombres, hombres que se creen Dioses y niñas pelonas es capaz de sacar a borbotones lágrimas de la audiencia e incluso sonrisas… Entre que al Dr. Sung le ha dado clases de inglés Sergio Ramos, que Dr. Jorge Villanueva (Ving Rhames) tiene un don para el diagnóstico que ya quisiera “House”, que Jamie Bamber puede salir corriendo en cualquier momento y montarse en su nave para defender a la humanidad de un ataque cylon y los personajes femeninos son caricaturas sobre clichés entre buitres carroñeros, gente arrogante y asocial… “Monday Mornings” puede ser una auténtica mina de oro sin competencia real a la vista. Precisamente entiendo que la TNT quiere enganchar a los fans de los dramas médicos de la manera más directa y eficaz posible… Fans que se quedarán atentos a aquello que brilla debajo del bisturí… Sí, es lo mismo de siempre pero precisamente su destello produce el mismos efecto y no engaña a nadie. ¿Una serie honesta o hiper-calculada? Una serie, al fin y al cabo.
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario Maldito Bastardo
Ver más críticas de la película Monday Mornings (Serie de TV)