arrow
Críticas de Omnipotente
Críticas ordenadas por:
Roma
Roma (2018)
  • 7.1
    19,534
  • México Alfonso Cuarón
  • Yalitza Aparicio, Marina de Tavira, Marco Graf, Diego Cortina Autrey, ...
6
El arte de vender humo
Si no eres una persona capacitada para ver opiniones contrarias a las tuyas, te recomiendo que no continues leyendo. Ahora mismo voy a contracorriente del consenso general, así que no espero una cálida acogida para esta crítica... pero no me importa. Solo te pido que, si te interesa, leas lo que tengo que decir sobre ella antes de dar al botón "No". Voy a ser 100% sincero sobre mi punto de vista y siempre intentaré argumentar el porqué de mis palabras.

Roma es una de las películas más hermosas que he visto. Las imágenes poseen gran sensibilidad, belleza y una cantidad de detalles abrumadora. Cada plano es una delicia que invita al espectador a introducirse en el mundo de blanco y negro retratado. Los movimientos de cámara son precisos y depurados. Me siento agobiado con solo imaginar el inmenso trabajo que se ha puesto en la ejecución de las escenas. La dificultad que algunas de estas conllevan combinada con el exquisito resultado final obtenido, logran que Roma ya sea un producto digno de admiración. Ahora bien, la fotografía no solo tiene una estética impecable. También hallamos momentos angustiosos rodados con la intención de hacer sentir al público que está ahí mismo, observando. En ocasiones utiliza imágenes estables y nos fuerza a quedarnos fijos presenciando los hechos para aumentar la sensación de agobio. El hiperrealismo que ha alcanzado Cuarón merece una mención aparte, pues lo que vemos realmente cobra vida.

Por ahora todo bien, ¿no? Los problemas, para mí, vienen después. Si elimino lo ya mencionado, creo que no tiene mucho más a favor.
Considero que para calificar como "buena" a una película, esta tiene que emocionarte. Ha de ser capaz de atraparte y hacerte sentir las sensaciones que ella quiera. Roma es preciosa, sí, pero no consigue emocionar un poquito por más de dos o tres escenas concretas en dos horas. Primero, la historia está descentrada. Se distrae continuamente perdiendo el tiempo con escenas que poco o nada aportan, dejando así de lado la trama principal. En consecuencia, el interés y la empatía del espectador por los personajes se reduce al mínimo. Es como si el director estuviera más interesado en demostrar sus habilidades puramente visuales en vez de contar su historia de forma satisfactoria. El tío sabrá construir escenas magníficas, pero, ¿de qué le sirve cuando no tienen nada que decir? El argumento de Roma puede pertenecer a una telenovela sin ningún problema, es bastante cliché. Sin embargo, eso no tiene por qué ser algo negativo. Mi queja de esto viene porque su historia es excesivamente plana, tanto, que podría haber sido contada en 25 minutos y no nos habríamos perdido nada. Cuarón tiende a irse por las ramas en escenas irrelevantes y alarga hasta el aburrimiento las otras con algún propósito que desconozco. Yo siento decir que alargar innecesariamente una escena no la hace más profunda. La hace más soporífera. Muy pocos directores han llegado a dominar la táctica de controlar el tiempo para conseguir que una película de ritmo lento no canse en ningún segundo. Cuarón no es uno de ellos, porque su única pretensión es demostrar lo bueno que es moviendo la cámara. No aporta misterio ni atractivo al argumento mediante la imagen, ni engancha al espectador para que le interese lo que ocurre. Roma no arranca hasta que le queda apenas media hora para terminar, momento en el cual ya nos ha perdido. El público es un mero espectador de los hechos, y no un partícipe de ellos. Lo vemos todo desde la fría distancia e indiferencia.

Los personajes son planos y arquetípicos. Tenemos pequeños destellos de profundidad exclusivamente en la protagonista. Tampoco hay un contexto mínimo de la agitación que ocurre en el lugar donde es ambientada la historia. No me he "trasladado" al barrio de Cuarón, no sé nada de él ni de su gente. Así, solo consigue mantenernos más alejados aún de la trama. Encima, el drama humano es inexistente, porque no hay atisbos de evolución ni hay arcos argumentales definidos. ¿Cómo nos puede importar la situación de la familia si no sabemos ni los nombres de quienes la forman? Se ha entretenido tanto en estúpidos personajes superficiales soltando la típica frase filosófica que no viene a cuento de nada, que ha olvidado dar tiempo a lo importante de verdad. Solo hay algunas pinceladas de auténtica complejidad dispersas sin cohesión a lo largo de la película, que acaban por resultar insuficientes a la hora crear una experiencia satisfactoria. Las actrices y actores no hacen trabajos destacables, aunque para ser sincero, tampoco contaban con mucho terreno donde trabajar.
Quizás es mi culpa. Es posible que yo sea el único ciego... No lo sé. Yo, simplemente, me guío por lo que sentí mientras la veía... nada.

Resumiendo: Roma no es "mala", sino del montón. Tiene sus cosas buenas. Sin embargo, ha sido declarada como una obra maestra "íntima" o "reflexiva", y no es así. Yo la veo como una historia vacía y pretenciosa envuelta en una fotografía hermosa para cubrir unas serias carencias de guion. El director la alarga hasta la saciedad sin tener nada que contar para hacerla parecer más "profunda" de lo que realmente es. Se trata de la típica obra en la que ha dado más importancia a la estética que al contenido. Al final, es como comprar un caramelo con un envoltorio bellísimo, pero que al abrirlo no contiene nada en su interior, salvo el humo que me han vendido pretendiendo que yo también me una al carro y diga "pues sí, el caramelo está riquísimo". Pues no. Me ha sabido a poco.


Si te ha gustado la crítica, puedes echarlo un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
1032 de 1364 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bohemian Rhapsody: La historia de Freddie Mercury
Bohemian Rhapsody: La historia de Freddie Mercury (2018)
  • 7.4
    31,697
  • Reino Unido Bryan Singer
  • Rami Malek, Joseph Mazzello, Ben Hardy, Gwilym Lee, ...
9
Podría...
¿Podría decir muchos aspectos negativos acerca de ella? Podría.
Podría decir que su estructura es irregular y en el guión apenas hay cohesión entre cada escena. Se suceden de forma algo artificial.
Podría decir que dejan miles de cosas en el tintero, pues apenas indaga en la historia de Queen o sus integrantes.
Podría decir que el repertorio de canciones no es excesivamente grande.
Podría decir que no todos los personajes obtienen mucha profundidad.
Podría decir que recurre a algunos clichés.
Podría decir...

Pero, ¿sabéis qué? También puedo decir algo diferente. Puedo responder a todas esas exigencias. Puedo, y prefiero hacerlo.
Puedo decir que alcanza el equilibrio perfecto entre música e historia. Algunos aseguran que se debería haber dado más tiempo a la historia. No obstante, nos habrían dejado menos música si hubiera ocurrido así, y eso no sería bueno. De la misma manera, la historia habría quedado demasiado descuidada con un mayor enfoque hacia el apartado musical. Por suerte, ninguna de estas dos opciones han ocurrido.
Puedo decir que, aunque el guión esté lleno de carencias, estas son fácilmente eclipsadas por unos intérpretes inmensos y una direccion ágil, atrevida, creativa y ¿por qué no? excelente. La carencia de profundidad de los personajes en el guión queda perfectamente suplida por el talento de los actores y la sinergia que existe entre ellos. Aportan esa personalidad y carisma necesarios para dar vida propia a las personas que interpretan, engañándonos al público por completo al hacernos creer que son los verdaderos integrantes de Queen sin que lo dudemos por un solo segundo. Son una familia. Funcionan en conjunto y por separado. Son los inadaptados que tocan para otros inadaptados en fondo de la sala... y pertenecen a ellos.

Rami Malek. Jamás pensé que ese nombre pasaría a los anales de la historia. Cuánto me equivoqué. Ha superado todas las expectativas. Cualquier cosa que yo añada es innecesaria. Simplemente, como no le den el Oscar a Mejor Actor este año, me voy a ver obligado a cagarme en alguien. Extravagante. Poderoso. Rompedor. Único. Eso sí, recuerdo que en el reparto nadie se queda atrás: toda actuación en esta cinta es excelente.
Bryan Singer también ha sido una pieza vital en dotar a Bohemian Rhapsody de su energía y vitalidad. La duración no es moco de pavo (2 horas y 15 minutos), pero se pasa en un abrir y cerrar de ojos gracias a un ritmo endiablado e imágenes que se aferran a la retina. A la hora de transmitir la emoción y el sentimiento de la película, nuestro director se junta con el magnífico reparto y ofrecen un resultado inimitable, extraordinario. Todo un espectáculo de sensaciones con una música inmejorable (¿podemos estar de acuerdo en que estamos ante una de las mejores bandas sonoras de la historia del cine?) que consigue hacernos sentir más amor por Queen del que ya teníamos.
Y a pesar de que pareciera imposible en un principio, se crea un drama sumamente competente detrás del escenario. Nos hace sufrir, nos desgarra y nos recuerda la tragedia del protagonista. La evolución de Freddie influenciada por el sutil (y malvado) personaje de Paul es pura brillantez cinematográfica. La conclusión final con Jim Hutton es simplemente bellísima.

Estamos ante una carta de amor al que, posiblemente, ha sido el grupo musical más grande de todos los tiempos. Poco importa que sepas más o menos de él: todos y todas seremos capaces de disfrutar por igual. De la misma manera, tampoco esperes salir de la sala de cine sabiendo todo acerca de la banda. No vayas a ver el filme con intención de presenciar una biografía detallada de Queen, pues no es el objetivo. Estamos ante una "experiencia" más que ante una "película" en sí. Vívela. Siéntela. Preocúpate del resto más tarde.

Bohemian Rhapsody comete numerosos errores. Es una película imperfecta como la que más, pero aun así la perdono, porque desprende una pasión pura y un poderosísimo sentimiento contagioso muy, muy difíciles de encontrar en el cine actual. Hay un cariño infinito puesto en cada maldito fotograma del que es imposible no enamorarse, y que automáticamente hace parecer insignificante cualquier pequeña metedura de pata que haya sucedido por el camino.

Si te ha gustado la crítica, puedes echarlo un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
20 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
La noche nos persigue
La noche nos persigue (2018)
  • 6.4
    2,432
  • Indonesia Timo Tjahjanto
  • Joe Taslim, Iko Uwais, Julie Estelle, Sunny Pang, ...
6
No es la próxima "The Raid"
En contra de la opinión popular, esta película me ha dejado frío y decepcionado. Considero que es otro ejemplo más de un increíble potencial despilfarrado. Por supuesto, pienso argumentar ahora mismo el porqué de mi opinión. Quédate si quieres leerlo.

The Night Comes for Us da lo que promete: escenas salvajes de crueldad desmedida. Si te gusta el gore o la sangre chorreando a borbotones, esta es tu cinta. No se corta un pelo a la hora de mostrar violencia gráfica, aspecto que le otorga puntos extra. Estoy harto de esa violencia tan inofensiva que nos ha asaltado en las pantallas esta década. ¿Dónde han quedado los golpes que duelen de verdad? La violencia no tiene por qué hacer mejor a una película, pero hay casos en los que es necesaria, y este es uno de esos. Sin ella no habría tensión, pues la sensación de auténtico peligro sería inexistente. Hasta que el espectador no ve que cualquiera puede morir, no toma el asunto en serio de verdad. Los jóvenes pueden presenciar este festín grotesco con el único propósito de pasar un buen rato sabiendo que es ficción, y ni se van a traumatizar, ni se van a convertir en asesinos. La explosión de sangre y tripas logra que la experiencia sea increíblemente disfrutable, una bomba de diversión sin límites, perfecta para despejar un rato la mente de nuestra aburrida realidad (más violenta que cualquier película jamás estrenada).

Yo no la odio, pues me entretuvo durante 2 horas y, ocasionalmente, se descolgó con excelentes momentos de gran intensidad sumamente satisfactorios. Aun así, creo que comete una serie de fallos imperdonables. El hecho de que sea una película puramente de acción no la salva de ciertas carencias que comentaré en breve. Incluso limitándonos a lo que se espera dentro de su propio género, deja mucho que desear.

Soy consciente de que la trama toma un plano secundario que sirve para poco más que introducir la próxima pelea. No obstante, el guion debe poseer un mínimo para que nos interese lo que presenciamos. No es necesaria gran complejidad. Lo único obligatorio es la inmersión del espectador: a este debe importarle quién muere y quién vive. A la extensa mayoría de personajes les falta carisma, sobre todo al protagonista (opacado por Uwais). El planteamiento que desencadena la locura es imposible de tomar en serio por culpa de cómo está tratado, y por ende, las motivaciones no llegan a funcionar en ningún momento (a veces son tan descaradamente incoherentes y absurdas que empeoraban el visionado). Nada de lo ocurría consiguió importarme ni un poquito. Me daba igual lo que pasara con la niña, me daba igual la relación vacía entre el protagonista y el antagonista, me daban igual los personajes secundarios que morían por razones difusas (haciendo imposible que yo forjara una conexión con ellos). ¿Quién es la pava que aparece a la mitad de la película? ¿Por qué hace lo que hace? ¿Y por qué, tan misteriosamente como ha venido, se va? Así se desperdicia un personaje femenino que podría haber sido brutal, y acaba resultando indiferente. Además, en una película como esta es esencial un villano de categoría. ¿Este malo maloso qué cojones busca, y por qué solo siento apatía cuando sale en pantalla?

Las escenas de pelea son vitales en una cinta como esta. He de admitir que sí, están bien realizadas y parecen oro puro en comparación con las producidas por Hollywood hoy en día. Muchas de ellas son una gozada visual y estéticamente hermosas. Ahora bien, no están ausentes de fallos. Las encuentro (bastante) por debajo del nivel que el cine asiático suele ofrecer, y es una pena sabiendo lo increíbles que podrían haber sido.
El primer aspecto que destaca (para mal) es la pésima calidad a la hora de dirigir los combates, sobre todo en lo referente a los extras. Vale, los actores saben luchar y hay buenas tomas, pero se siente demasiado obvio el hecho de que las peleas están coreografiadas. No son naturales ni fluídas. Los movimientos son lentos y excesivamente falsos. No se consigue que parezcan lo más real posible, ni se oculta la ficción de forma eficiente. En situaciones de uno contra muchos, los planos nos permiten ver a los extras quietos, esperando su turno para atacar. Así se transmite una sensación de perfecto orden que no pega en absoluto con el caos que la cinta quiere alcanzar. Encima, estos enemigos de poca monta son demasiado ineptos en su trabajo. Ni el guionista ni el director saben cómo manejarlos, de manera que realizan fatal sus funciones. No son amenazas en combate y continuamente toman las típicas decisiones patéticas que permiten a nuestros héroes ganar. Al final, la tensión termina siendo muy pobre. A mi ver, la única batalla que se salva es la final, el esperado uno contra uno de Iko Uwais y Joe Taslim. Es bestial, pero no salva a la película.


Si te ha gustado la crítica, puedes echarlo un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
42 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
Venom
Venom (2018)
  • 5.5
    14,934
  • Estados Unidos Ruben Fleischer
  • Tom Hardy, Riz Ahmed, Michelle Williams, Jenny Slate, ...
5
Duele que sea mala, pero lo es.
El personaje de Venom ha sido una parte esencial en mi vida desde que yo era muy, muy pequeño. Es mi enemigo favorito de Spiderman (primer superhéroe del que jamás leí), y lo considero uno de los villanos más carismáticos, originales e interesantes en general. El primer cómic que yo he dibujado nunca (con no más de 7 u 8 añitos) fue de Spiderman contra Venom y Matanza. Así que no me vale la excusa de "odias por odiar", "no te gusta Marvel", "te dejas llevar por la opinión de los demás" o alguna gilipollez de semejante calibre. Ojalá, y repito, ojalá pudiera ir yo a una sala de cine a ver una película de Venom portagonizada por Tom Hardy y salir encantado al terminar. Pero no es el caso.

Nada más comenzar, uno ya puede hacerse una idea de cómo va a ser el filme. La primera media hora es una introducción sosa y apresurada de personajes planos por los que el espectador no se llega a preocupar, que no paran de tomar decisiones estúpidas y se comportan de formas poco coherentes. La trama se basa en una sucesión constante de clichés enervantes que crean una molesta sensación de déjà vu ("ya hemos visto esta película antes"). Las lagunas argumentales son gigantescas y descaradas, da la impresión de que el guion fue escrito en una noche de botellón. Lo único que salva a Eddie Brock durante este fragmento es Tom Hardy, un excelente actor cuyo talento ha sido desperdiciado en esta ocasión. ¿La relación amorosa de Eddie? Innecesaria, absurda y mal llevada. ¿Su trabajo y posterior despido? Nada, ¿a quién le importa?
Todo mejora cuando el simbionte entra en escena, dejándonos entrever parte de lo que Venom podría haber sido y nunca fue. El aspecto del monstruo es brutal (para mi gusto le falta la araña en el pecho, aunque no lo critico ya que entiendo por qué no la han puesto). Es grande, intimidante y horrible en el buen sentido; todo aquello que Venom debe ser (y debería haber sido en la versión del 2007). ¿Lo mejor? La divertida y entretenidísima relación Eddie-Simbionte. Las interacciones entre ambos, sus diálogos conflictivos e insultos cariñosos son muy disfrutables y consiguen inmediatamente que nos encanten e importen los dos personajes. La película se habría beneficiado enormemente de ella, de haber sido tratada con algo más paciencia y talento. En el tramo final, desafortunadamente, la desarrollan tan apresuradamente como el resto del metraje. Por ello se siente demasiado forzada, cuando podría haber sido magistral.

En cuanto a la acción, esta deja mucho que desear. No hay ni un sola imagen de Venom a la luz del día (para tapar un CGI deficiente), de manera que muchos planos son excesivamente confusos. Las secuencias de pele son escasas y cortas. Dependen demasiado de los efectos especiales y estos son bastante pobres. Son golpes aleatorios e incomprensibles de alienígenas hechos descaradamente por ordenador. Todos sabemos cuál es la razón del desastre que ha terminado siendo este filme: la tijera que, según el propio Tom Hardy, ha quitado las mejores escenas para que Venom pudiese obtener la calificación PG-13 en vez de R (la calificación que estaba prevista al principio). ¿Por qué? Para una mayor recaudación en taquilla. Han aguado y suavizado la película, arrebatándole así la personalidad por completo. En un país de tiroteos, armas y violencia gratuita, ¿por qué no dejan ver a los adolescentes películas con cuatro palabrotas y sangre? ¿Metemos a las personas jóvenes en una burbuja de sobreprotección? La violencia no hace "mejor" a una película. Pero las restricciones sí la hacen peor. Si un cineasta siente que para contar su historia necesita sangre o tacos, no le deberían poner trabas (y no hace daño alguno en una historia simple e inofensiva como es la que nos ocupa, sin apenas violencia argumental real, que podría ser vista por cualquier adolescente normal).

En resumen: lo más destacable ha sido la relación entre los protagonistas (si es que al simbionte se le puede llamar así). Es triste que el resto no haya estado a la altura. Lo realmente malo de Venom es algo típico ya este año: ver cómo todo el potencial que tenía se esfuma para acabar ofreciendo un producto mediocre y olvidable que nadie recordará en 2 o 3 meses. Eddie y Venom se merecían algo mejor. Ambos son la única razón por la que no la suspendo.


Si te ha gustado la crítica, puedes echarlo un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)
Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia) (2014)
  • 7.1
    68,815
  • Estados Unidos Alejandro González Iñárritu
  • Michael Keaton, Emma Stone, Edward Norton, Zach Galifianakis, ...
6
La película más hipócrita
Quiero ofrecer mi granito de arena a un debate cerrado hace años (cómo no) argumentando por qué Birdman es, según mi punto de vista, un producto sobrevalorado como pocos. Hablemos del famoso plano secuencia. Técnicamente es una maravilla, sí, pero, ¿cuál es su función? ¿Qué aporta a la trama? ¿Cómo ayuda a la hora de transmitir el mensaje de la historia o los sentimientos que residen en ella?
...
Hay que admitir que es original; ahora bien, creo que después de un rato acaba jugando más en contra que a favor de la película. Esta técnica se ha utilizado en ocasiones previas para crear tensión y agobio en el espectador, pero solo en escenas muy concretas, ya que si abusas demasiado de ella deja de transmitir cosas, deja de ser especial y se vuelve extremadamente cansina y repetitiva. En toda la película no hay momentos tranquilos, no nos permite descansar (lejos de ser algo bueno, se vuelve un soberano tostón conforme pasa el tiempo), no deja ni al público ni a los personajes tomar un respiro para asimilar lo que ocurre, perdiendo los momentos de reflexión y toda la posible carga emocional. El metraje se hace eterno y deseas que acabe de una puñetera vez. En mi opinión, esta obra no está bien dirigida. Está bien realizada, pero hay una diferencia abismal entre ambas. Un buen director debe utilizar todas las técnicas a su disposición para que el guión alcance su máximo potencial, para darle fuerza y empaque, para convertir meras palabras escritas sobre papel en una realidad, y para transmitir de la mejor forma posible su mensaje y emociones al espectador.
Cada imagen, cada plano, debe tener un propósito, un motivo, una función.

Entonces, pensemos, ¿qué aporta el plano secuencia a todo esto? Te lo digo yo: hacer que la película sea visualmente impresionante. Hacer que la película quede bien. Hacer que el espectador alucine con las imágenes. Lo único que aporta es una estética guay. No ayuda a transmitir las emociones del guión. No aporta nada a la historia. No aporta nada al mensaje de la película. No hay sentimiento. Iñárritu ha filmado así Birdman para que quede muy chula y punto; es decir, estamos ante otro triunfo de la forma sobre la sustancia. Nula emoción. Imágenes asombrosas pero vacías. Es como una mierda envuelta en un papel albal precioso. Por ende, la película acaba siendo un coñazo de dimensiones desproporcionadas.

¿Y sabéis cómo se ha conseguido la sensación del plano sin cortes? Con efectos especiales. Efectivamente: más del el 90% del filme está basado enteramente en CGI (efectos por ordenador).
Espera, espera.
¿No era eso, precisamente, lo que Birdman quería criticar: aquellas cintas "vacías" cuyo único atractivo son los efectos especiales? Pero Birdman, amiga mía, eso es justo lo que tú eres: una película de mensaje pobre y mal expresado, siendo lo más llamativo que tienes a tu favor todos los trucos visuales y efectos especiales para crear la ilusión de que estás rodada en una sola toma. Birdman se queja de lo que ella misma es: espectáculo sin nada interesante detrás. Birdman es hipócrita. Pensad por un momento la razón por la que Birdman será recordada en un futuro: el hecho de parecer una sola toma, ¿verdad? No por su mensaje, ni su (inexistente) filosofía...
Sabes que una obra ha fracasado cuando se ha convertido exactamente en aquello contra lo que quería arremeter, y la única cualidad por la que ha llamado la atención es esa misma que está criticando en otros filmes.

Si no fuera por el maravilloso trabajo que han realizado sus actores y actrices, Birdman sería una de las peores películas que he visto en mucho tiempo. No obstante, estas personas la han alzado, la han convertido en algo que merece la pena ser visto, le han dado esa fuerza y empaque que ni su director ni su guionista han conseguido.
Poner una nota a esta cinta ha sido difícil. Aunque me ha cabreado, su impecable trabajo técnico y sus impecables intérpretes no merecen un suspenso. Para mí, se queda en un 6.

Si te ha gustado la crítica, puedes echarlo un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
1 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
El depredador
El depredador (2018)
  • 4.3
    6,841
  • Estados Unidos Shane Black
  • Boyd Holbrook, Olivia Munn, Trevante Rhodes, Sterling K. Brown, ...
4
'Depredador' protagonizada por Dani Rovira
POSIBLE CRÍTICA NÚMERO 1 (fan satisfecho que probablemente no ha visto la primera entrega):

En contra de todo pronóstico, The Predator es una obra maestra. Los creadores, en lugar de tirar por el camino fácil, han decidido tomar un enfoque más arriesgado con el propósito de ofrecer un producto diferente, de una manera similar a lo que hizo Sam Raimi con su (magnífica) trilogía Evil Dead (Posesión Infernal). Shane Black ha optado por la complicada senda de la autoparodia: ha tomado todos los clichés de su saga (y el cine de acción cutre en general) para exagerarlos hasta el extremo, creando así una sátira perfecta. Es una comedia hilarante que ridiculiza por completo las películas previas de Depredador, una fosa séptica de estupidez autoconsciente que logra la continua carcajada del espectador a lo largo de su completa duración. Personalmente, pasé un rato divertidísimo e incluso salí contento de la sala, con una total sonrisa de satisfacción dibujada en el rostro.

POSIBLE CRÍTICA NÚMERO 2 (mi humilde opinión):
[Leer más +]
11 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Isla de perros
Isla de perros (2018)
  • 7.4
    12,980
  • Estados Unidos Wes Anderson
  • Animation
6
Estética impecable pero vacía
Isla de Perros es una de las películas visualmente más bellas que he visto jamás. Me entran dolores de cabeza solo de pensar en la dedicación que se ha puesto a la hora de realizarla. Cada elemento, cada imagen, están cuidadas con una precisión obsesiva. Esa fluidez en el movimiento, las expresiones de los personajes y sobre todo los demoníacos decorados llenos hasta el extremo de pequeños detalles crean, en conjunto, escenas extraordinarias. Me gustaría destacar los intensos primeros planos de los personajes caninos; aunque siendo sincero, no hay un solo segundo de esta cinta en el cual no me encontrara absolutamente sobrecogido por su colosal factura. El trabajo de animación de Wes Anderson (y de todos aquellos que le hayan ayudado, ya que me niego a creer que él solo haya podido hacer esto) merece ser alabado y estudiado, pues esto es un arte en sí, y como tal, la película alcanza la cota máxima de calidad. El doblaje original es una maravilla. En mi opinión, verla en cualquier otro idioma es pecado. ¿Dices que el mejor crossover el año ha sido Infinity War? Ponte a la cola: Bryan Cranston (una de las mejores voces en la industria), Edward Norton, Bill Murray, Jeff Goldblum, Greta Gerwig, Harvey Keitel y Scarlett Johansson son los actores y actrices que han ofrecido su voz para dotar de vida a estos entrañables perros. Sus capacidades interpretativas ya estaban fuera de toda duda, pero ahora también nos han demostrado que son excelentes dobladores. La trama es sumamente original y hay personajes (Chief, sobre todo) realmente interesantes que acaban gánandose el corazón del espectador. Tienen sus cosas previsibles, pero no dañan la satisfacción que uno siente.

No obstante, me temo que con eso termino de enumerar los aspectos positivos de Isle of Dogs. Y os juro que no me gusta nada escribir esto. ¿Cómo es posible que, con lo increíblemente cuidado que estaba el apartado técnico, se haya descuidado tanto la historia? ¿Cómo es posible que, con ese cast digno de la superproducción más millonaria, no se hayan creado unos personajes a la altura? Me da rabia, y no es porque la película sea "mala" (no lo es), sino porque podría (y debería) haber sido mucho, mucho mejor. La sensación de potencial desaprovechado ante una serie de erratas tan estúpidas me apena, pues el producto final es meramente correcto, y tenía la capacidad de ser algo realmente grande.

Mi mayor problema con Isla de Perros es su gran cantidad de personajes y subtramas abandonados (o directamente nada desarrollados) según el tiempo pasa. Tenemos una relación escueta e innecesaria entre Chief y Nutmeg (Nuez moscada, figura de nula relevancia) que no va a ninguna parte; a la activista Tracy Walker, cuya importancia es casi inexistente a lo largo del filme y el interés que genera jamás evoluciona más allá de la indiferencia al ser un personaje simple y plano (que, además, se enamora de Atari... ¿porque sí, sin haberlo conocido?); el grupo inicial de perros formado por Rex, King, Boss y Duke, tenía gran potencial como personajes (quería verlos más y apreciar mejor cómo evolucionaban), es una lástima lo que ocurre con ellos a la mitad (no quiero hacer spoiler), pues carecen de impacto a partir de ahí. A pesar de durar solo 1 hora y media, la película se puede hacer pesada en ocasiones (quizás hasta aburrida) por el exceso de exposición al que nos somete a los espectadores. Ocasionalmente la exposición es necesaria, sin embargo, aquí se pasan de la raya. Cada 2 minutos un personaje comienza a hablar sobre una historia o un evento, deteniendo por completo el transcurso de la trama. A veces, lo que cuentan es algo que el público ya sabe e incluso ha sido repetido en innumerables ocasiones previas, haciéndolo más plasta aún. El recurso de la televisión diciendo qué pasa podría resultar cansino a muchos. Según yo lo veo, habría sido mucho más satisfactorio si se hubiera utilizado en mayor medida el puro lenguaje cinematográfico (contar más con imágenes que con palabras) aunque significara más duración, puesto que la haría más llevadera y fluida al mismo tiempo. Sé que Wes Anderson es perfectamente capaz, ya que en este mismo filme lo hace de vez en cuando, solo para después ser arruinado con un personaje contándonos lo que ya sabíamos. Es posible que esta decisión de colocar constantemente voces que lo digan todo haya sido tomada por su facilidad (de lo contrario, la película habría sido más larga y hubiera requerido una labor más pesadillesca todavía en cuanto a la animación)

Isle of Dogs trata de transmitir un mensaje anti-odio (relacionado con minorías y demás) muy bonito. Bajo mi punto de vista, está tratado de una manera muy obvia que le aleja de ser tan trascendental como pretende. Quizás hasta sea demasiado pretencioso sin tener, realmente, mucho que ofrecer: está bien, nada más. En resumen: obra de arte soberbia e inigualable en el ámbito estético, pero su historia tiene demasiados huecos que me sacaron continuamente de contexto y los encuentro imposibles de perdonar.

Si te ha gustado la crítica, puedes echarlo un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
El legado del Diablo
El legado del Diablo (2018)
  • 6.6
    14,189
  • Estados Unidos Ari Aster
  • Toni Collette, Gabriel Byrne, Alex Wolff, Milly Shapiro, ...
8
Crítica y explicación
Tras 15 minutos de Hereditary, vistos a las tantas de la madrugada, solo en casa... me sentí como un niño que retornaba a sus miedos más primarios. Tuve que parar, lo juro. ¿Algunos dicen que esta película no da miedo? ¡Me cago en la hostia! Debo ser yo entonces, que seré muy sensible, porque estaba con las pelotas en la mismísima garganta. El día siguiente me armé de valor y la terminé. Ahora, me dispongo a compartir mi opinión sobre Hereditary más una explicación del polémico final para todos aquellos que, como yo, se hallaron algo perdidos tras llegar a él por primera vez.

La factura de Hereditary es impecable. Si hay algo que destaca en la película, es su inmensa dirección (y las actuaciones también, pero de eso hablaremos más tarde). Cada secuencia está filmada con la agobiante intención de crear una atmósfera densa y asfixiante en la claustrofóbica casa. El director utiliza a veces utiliza planos amplios para que el espectador pueda ver la totalidad de una sala, y justo después decide cortar a un plano íntimo donde no podemos ver qué hay detrás. Como el demonio que es, coloca elementos escondidos a plena vista. No te los señala, pero están ahí. Quizás te des cuenta, o quizás no; pero en el caso de que te percates, no podrás dejar de sobreanalizar cada nueva imagen en una desesperada búsqueda de cosas fuera de lugar, aumentando más aún el suspense y la inquietud. Los movimientos de cámara están realizados con una precisión suiza. Saben qué enseñarte y qué no, con el fin de que nunca sepas por dónde va a venir lo siguiente. Ari Aster se ha confirmado como un meastro, un auténtico genio que sabe cómo construir expectación. La película es una bomba que va creciendo y creciendo, pero no explota. La tensión nunca se libera. Apenas hay "sustos" baratos que nos permitan relajarnos; en su lugar, hay imágenes duras como un puñetazo a la retina, colocadas con una tranquilidad que crea aún más desasosiego. No se explica qué ocurre realmente, para que no lo puedas comprender nada hasta el final, evitando así que te sientas aliviado durante la experiencia.
El guión mantiene el misterio y la duda de una manera sumamente elegante. Los miembros de la (supuestamente) ordinaria familia son puestos, poco a poco, ante las situaciones más extremas y horribles, quebrando su cordura gradualmente hasta dejarlos en el límite. El descenso a la locura está escrito con gran destreza. Logra que sintamos apego hacia ellos, porque estas desgracias no son sucesos sobrenaturales ni basuras parecidas, sino cosas que nos pueden pasar a cualquiera, cualquier día, sin avisar... y cuando nos sentimos como uno más en la familia, el terror es más cercano.
La historia no está masticada. El espectador debe poner de su parte y unir las piezas desordenadas que se le han ofrecido. En mi caso, al tener que parar el visionado varias veces, me encontré confuso al final. La historia tenía forma en mi cabeza, pero me faltaban detalles. Un segundo visionado (preferible) o una explicación en internet es requerida si te pasa esto.

Las interpretaciones son de 10. Hay un debate sobre si Toni Collette está magistral o sobrevalorada... para mí, no hay discusión: es, muy probablemente, la mejor interpretación en lo que llevamos de año. Todos los matices son perfectamente creíbles en ella, nos transmite sufrimiento e incomprensión con la potencia de una locomotora. Sin su presencia, Hereditary no estaría coja, directamente se hallaría en silla de ruedas... y lo mismo digo para Milly Shapiro y Alex Wolff. Ambos quitan la respiración con sus personajes, pero he de destacar a este último, pues tiene más relevancia y tiempo en pantalla. Dada la dificultad de su papel, podría haber caído en la sobreactuación o en la falta de expresividad, no obstante, encuentra el punto medio perfecto entre las dos. Me quito el sombrero.
La trama de Hereditary puede ser vista de dos formas radicalmente distintas. Aprovecha para jugar con la mente del espectador mediante imágenes o detalles sutiles y ambiguos, desconcertándolo de forma magistral en todo momento... hasta llegar al final.

Los últimos 20 minutos del filme son terror puro, una sucesión macabra e inexplicable de eventos que no te dejan respirar. Un clímax brillante, no apto para cardíacos... y entonces, en la última escena se nos ofrece la ansiada explicación de los hechos. Todo cobra "sentido" y solo uno de los puntos de vista se vuelve correcto, despojando así la otra posible visión(*), que era (desafortunadamente) la más interesante.
No me malinterpretéis: considero que la historia está bien contada y, definitivamente, me dejó descolocado. Mi problema es que ese terror psicológico y esa incertidumbre creada al principio desaparecen, tomando una forma demasiado creíble y típica... una forma que, personalmente, no hallo a la altura del resto de la película. En mi opinión, no hacía falta sacrificar una de las interpretaciones personales más potentes en favor de la otra. Una pizca de ambigüedad habría sido mucho más satisfactoria. Además, lo peor es que se crea una gran incoherencia en el argumento. El pilar más esencial de la película se deja como un producto de la pura casualidad, así que todos los sucesos que son consecuencia directa de este (es decir, la trama completa) no deberían haber ocurrido. Por culpa de esto, Hereditary se queda a las puertas del sobresaliente.

Si te ha gustado la crítica, puedes echarlo un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
154 de 173 usuarios han encontrado esta crítica útil
Megalodón
Megalodón (2018)
  • 4.6
    8,194
  • Estados Unidos Jon Turteltaub
  • Jason Statham, Bingbing Li, Rainn Wilson, Ruby Rose, ...
5
No tenía ninguna oportunidad...
... el Megalodón, por supuesto.

No es una gran película, pero al césar lo que es del césar: no te engaña. Si no te gusta esta clase de cine bobo, no vayas a verla. Ahora bien, si decides ir a la sala de cine, no puedes tener la intención de ver la próxima "Tiburón". Amigo mío, si así es como has ido, me temo que la culpa es tuya. Según yo lo veo, uno debe ir dispuesto a recibir lo que se le ha prometido (y no más): en este caso, un rato ameno, y ya está.

¿Qué es The Meg? Es el intento final y definitivo ideado por los cineastas para ofrecer un villano capaz de rivalizar con Jason Statham. Joder, es que poner a este tío delante de otros tíos o tías ya no da miedo: es obvio que va a fregar el p*to suelo con ellos. La productora, angustiada, se ha visto obligada a enfrentarle contra un tiburón gigante, prehistórico y asesino, capaz de vivir a miles de metros de profundidad... porque si no, es que no hay otra opción viable. ¿Qué he ido a ver, personalemente? A Jason Statham cargándose un pescado enorme. ¿Me ha decepcionado? Ligeramente... Procedo a explicarme.
Soy un gran fan del actor inglés. A pesar de no contar con numerosas piezas de arte en su filmografía, siempre ha sabido dar buenas películas de acción-artes marciales poseedoras de grandes dosis de entretenimiento y diversión. No es un gran actor, pero tiene un indudable carisma que me ha embaucado y ha sido capaz de mantenerme pendiente de cada nuevo proyecto en el que él esté involucrado. Me alegra ver que han intentado dotar de cierta profundidad a los personajes. Los escritores no han sido muy exitosos en la tarea, sin embargo, puedo quedarme contento con el personaje principal (Statham). En vez de ser un tío que está ahí por la cara (como suele ocurrir en este tipo de producciones), él sí tiene una razón de peso que le llevará a jugarse la vida, una motivación coherente y un pasado oscuro que debe superar. Nada nunca visto antes, nada sobresaliente; pero todo correcto, cuanto menos. Los intérpretes también cumplen.

Mirad, si el espectador quisiera, podría sacar miles de fallos en Megalodón: la ausencia de profundidad en los personajes secundarios (algunos están ahí solo como carnaza), la extrema abundancia de clichés y arquetipos de toda clase (tanto en personajes como en historia), la estupidez que demuestran todas las personas en segundo plano, incoherencias en el guión y escenas con diálogos de parbulario.
No obstante... ¿me lo pasé bien? Sí. ¿Es estúpida? Sí. Pero es divertida y, reitero, no te engaña.

Aun así, creo que (dentro de su propio género) podría haber sido mucho mejor. Bajo mi punto de vista, ha cometido errores que incluso en un filme de este estilo deberían estar más pulidos. Primero, me sorprende la baja calidad de los efectos especiales.Podrían haber sido mucho mejores, sobre todo teniendo en cuenta el pastón que se han gastado en la película. Enlazando directamente con esto, tenemos la violencia (o ausencia de ella). No puedes hacer un filme de tiburones sin sangre, tío. Al igual que los efectos por ordenador, la violencia es plástica, casi inexistente, nada convincente y mucho menos aterradora. El factor suspense es perdido cuando el director muestra demasiado al monstruo. Esto podría solucionarse escogiendo mejor y de forma más selecta sus planos (te quitas dos pájaros de encima: se crea más tensión en el ambiente, al mismo tiempo que dejas de confiar exclusivamente en un CGI pobre). En los planos subacuáticos, el fondo marino se ve demasiado bien. Cuando uno se baña en la playa, debido al polvo y la arena, no se ve una mierda. Esta estratagema habría ayudado, en gran medida, a aumentar ese escueto suspense.
La película se alarga innecesariamente. Para ello, los guionistas se sacan de la manga ciertos trucos forzados... pero qué queréis que os diga, en el fondo hasta los entiendo, porque joder, todos sabíamos desde el principio que el Megalodón no tenía ninguna oportunidad contra Jason Statham, y de no haber metido algo de relleno por aquí y por allá, el enfrentamiento no hubiera durado ni medio p*to asalto. El filme habría acabado en 25 minutos.

Lo que más daña a The Meg es el hecho de que, aunque uno se lo pasa muy bien viendo a Jason Statham machacar al pez parguela, el espectador no acaba aterrorizado, no siente ninguna clase de tensión ni apego por todos los devorados, y al final, no se siente intimidado por bañarse en la playa.
Sabiendo lo que la película es y a lo que iba, puedo asegurar que aquí hay potencial malgastado...
Pero bueno, queridos lectores, en el mundo tiene que haber de todo; y sí, de vez en cuando, un The Meg no está mal: ¿cómo vamos a distinguir qué es el auténtico buen cine, si no existen películas de mierda como esta? El séptimo arte sería un rollo si todo fuera magnífico, os lo aseguro.

Si te interesa, échale un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los Increíbles 2
Los Increíbles 2 (2018)
  • 6.9
    17,359
  • Estados Unidos Brad Bird
  • Animation
6
Menos "increíble"
Primero de todo: me lo he pasado bien. La película, sin lugar a dudas, es entretenida y disfrutable. No da la sensación de que hayan pasado 14 años entre una y otra: la continuidad está asombrosamente conseguida y cuidada. Tanto los personajes como el mundo en el que viven mantienen la exacta misma esencia que tuvieron en la primera entrega, cosa que me parece un mérito increíble, y mejora notablemente la experiencia para los espectadores que amamos la original. Ya de por sí, solo verlos de nuevo en pantalla viviendo nuevas aventuras, es brutal.

Su guión posee buenas bazas: mi trama favorita era la de Bob intentado llevar la familia sin ayuda de Helen. Como de costumbre, los pequeños podrán tener un rato muy ameno mientras la ven, pero el público al que está verdaderamente dirigida (y el que mejor la entenderá y disfrutará) es a los adultos, sobre todo a aquellos que tengan hijos. Tenemos ante nosotros un ensayo sobre lo difícil y poco recompensado que es ser una madre aún hoy en día, quienes suelen llevarlo todo adelante (aunque afortunadamente eso esté cambiando hoy en día) sin despeinarse. El cambio de papeles respecto de la primera película me parece muy interesante; Bob deberá aprender a lidiar con las tareas domésticas echando su increíble ego de lado, mientras que ayuda a sus hijos mayores en el duro (incluso tonto en ocasiones) mundo de la adolescencia y cuida del bebé, quien está presentando nuevos cambios a pasos agigantados, que se traducen en unos poderes devastadores (el símil que hay es evidente).
Bob, Violeta y Dash (de este último hay menos) son tan carismáticos como siempre y continúan las evoluciones que dejaron pendientes la década pasada. Frozono sigue siendo un secundario de lujo cuyas apariciones me encantan. Pero si hay alguien a quien debemos destacar, es Jack Jack. Él roba el escenario cada vez que sale, y sin duda alguna, las mejores escenas del filme le pertenecen. Es tierno, (extremadamente) divertido, adorable y mucho más. Bien jugado.
Me parece absurdo, a estas alturas, ponerme a escribir sobre la calidad de la animación: sin ser ningún experto, puedo asegurar que es tan increíble que quita la respiración. La fluidez, el detalle de cada fondo y acción son algo fuera de este mundo.

Por otro lado, tengo sentimientos encontrados con la trama de Helen/Elastigirl. Creo que el personaje es de lo mejor de la cinta, sin embargo, todo lo que le rodea me parece cuanto menos cuestionable, y en el peor de los casos, increíblemente mediocre. Ella merecía algo mejor; y es aquí donde comienza mi lista de problemas con Los Increíbles II.
El villano y el clímax final son bastante decepcionantes. La acción es irregular y se basa, exclusivamente, en evitar que medios de transporte choquen contra edificios. ¡3 puñeteras veces pasa esto en la película! ¡Solo hay 3 escenas de acción, y las 3 son exactamente lo mismo! El resultado de esto es que apenas haya tensión, e incluso puede resultar algo pesado.
Las pocas peleas cuerpo a cuerpo que hay son cortas, insípidas y se sienten muy, pero que muy desaprovechadas. Para más sobre esto, sigue en el spoiler.
La conclusión del filme es apresurada, y en menos de 2 minutos cierra la totalidad de los cabos sueltos, sin apenas profundidad y de la manera más escueta posible.
Para hablar acerca del villano y el argumento en profundidad, me veo obligado a entrar en la zona spoiler (o destripamiento del argumento). Ahí continúa la crítica.

En conclusión: no es una mala película. Es un producto correcto, muy entretenido, con excelentes protagonistas y mensajes sutiles los cuales, desafortunadamente, se ven lastrados por una trama y un villano que no están a la altura del conjunto. Aunque, por lo general, tiene más aspectos positivos que negativos, las comparaciones con la primera entrega la hacen salir perdiendo.

Si te ha gustado la crítica, puedes echarlo un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
50 de 58 usuarios han encontrado esta crítica útil
Misión: Imposible - Repercusión
Misión: Imposible - Repercusión (2018)
  • 6.7
    12,836
  • Estados Unidos Christopher McQuarrie
  • Tom Cruise, Rebecca Ferguson, Henry Cavill, Simon Pegg, ...
9
Más
Nunca he sido un gran fanático de esta saga. Como mucho, sus entregas me parecían entretenidas y, en ciertas ocasiones, muy bien realizadas. Pero nada más. Es por ello que no solo considero Fallout como la indiscutible mejor parte de la saga Misión Imposible, es más, me parece una de las mejores películas que he visto en el cine en los últimos años. ¿Por qué? Porque esto es entretenimiento de calidad, señores. Esto es una auténtica película adrenalítica como dios manda. Esta es la clase de cine de acción que yo quiero ver, y no la basura plástica con sobreabundancia de efectos especiales en la que el género se está convirtiendo hoy en día.
El filme te atrapa desde el primer minuto y no te suelta hasta el final. El viaje frenético empieza a dar caña nada más comenzar y no baja el nivel en ningún momento del metraje. Yo estuve pegado al asiento disfrutando como un niño chico durante todos y cada uno de sus 147 minutazos, de los cuales (te aseguro) ninguno se te hará aburrido. ¿Cómo logra mantener el ritmo y el asombro del espectador sin resultar cansina o repetitiva (al fin y al cabo, estamos ya ante la sexta película de una saga cuya característica más reconocida no es exactamente innovar)?
Lo logra yendo un paso más allá, sin salirse en ningún momento del terreno al que pertenece. Fallout no intenta ser algo que no es; todo lo contrario, acepta su género y lo lleva más lejos de lo que había hecho antes.
Escenas de acción más impresionantes, mejor rodadas, cada vez más entretenidas y llevadas a una situación límite más extrema. Qué queréis que os diga, solo con eso, a mí ya me ha ganado.

Degustar esta película es una delicia, porque está dirigida e interpretada con una pasión indudable que contagia al espectador. Los realizadores (tod@s ell@s) se han mojado, se han esforzado, han hecho un trabajo impecable en cada plano, y el resultado son una serie de secuencias que nos dejan con la boca abierta, incapaces de asimilar la grandeza de lo que vemos, por lo que no nos queda otra que preguntarnos: ¿cómo COÑO han hecho esto? ¿Cómo se ve tan real? ¿Cómo se ve tan fluido? Tom, tío, tienes 56 años, y estás haciendo estas locuras... ¡ERES UN P*TO GENIO!
Para finalizar, solo aclararé que sus escenas de acción y persecuciones son de las mejores que he visto jamás.

No obstante, incluso la acción mejor dirigida del mundo puede acabar siendo un desastre fallido, un mero envase bonito de vacío contenido, si el espectador no se siente suficientemente atraído como para que le importe lo que ocurre. Ahí intervienen la historia y los personajes.
Sin llegar a alcanzar niveles abismales de profundidad (que no sería necesario en el caso que nos ocupa), cada personaje se siente auténtico y carismático. Cada uno tiene su función que, además, le caracteriza y diferencia del resto. Todos y todas son relevantes para los hechos y jamás se sienten desechables o débiles; podrían haber sido eclipsados por el protagonista (Cruise), sin embargo no es así, y puedo afirmar que sin la participación del equipo completo, nada podría haber salido bien.
Ah, y a diferencia del 99% de películas estrenadas este año, Fallout posee un gran villano.
El reparto hace un trabajo genial. Se mueven de forma correcta en el drama, y simplemente me maravillan en la acción. Destaco de entre todos (no por ser el "mejor" de un conjunto excelente, sino por novedad) a Henry Cavill. El tío tiene mucha clase. Yo siempre me he declarado su admirador, y me apena que su espléndida capacidad interpretativa sea minusvalorada por los patéticos guiones en los que se ha visto involucrado.
La trama es, quizás, el aspecto de menor nivel. Funciona a la perfección, pero como ya he dicho, es poseedora de ese patrón que parece repetirse en cada nueva película de Misión Imposible. Tiene sus típicos momentos liosos, de giros continuos a la vuelta de la esquina y demás. Nada que empeore la experiencia, aunque sí algo que podría estar más pulido. Peca de predecible en numerosas ocasiones (sobre todo en el tramo final), sin embargo, sabe esconder estos defectos de forma sumamente eficiente bajo su capa de espectacularidad.

En resumen: gracias a películas como esta, me siento orgulloso de ser un fan del cine de acción. Me ha encantado a pesar de no ser "perfecta", y espero que, con el paso del tiempo, Fallout se asiente como un indudable sobresaliente en mi cabeza. Si eso ocurre, estaré encantado de actualizar su nota.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tierra de nadie: Sicario
Tierra de nadie: Sicario (2015)
  • 6.9
    28,689
  • Estados Unidos Denis Villeneuve
  • Emily Blunt, Benicio Del Toro, Josh Brolin, Victor Garber, ...
5
Villeneuve sufre un traspiés
Sicario es, antes que nada, una película de suspense y tensión. Siendo así, no ayuda el hecho de que nada de lo que ocurre en pantalla me haya interesado lo suficiente. Falló estrepitosamente a la hora de conectar conmigo. Como es un pensamiento que no concuerda en absoluto con la aceptación general del filme, trataré de argumentar mi opinión lo mejor y más brevemente que pueda.
En mi opinión, el problema se halla en el guión y en el enfoque tomado por Villeneuve a la hora de dirigir.

No puedo sentirme atraído por lo que ocurre si me es totalmente indiferente el destino de los protagonistas. El argumento resulta simple en exceso, tedioso, lleno hasta los topes de clichés, y los personajes son planos hasta el aburrimiento. Se trata de algo que ya hemos visto mil veces en el pasado: policía novata e idealista se une a un cuerpo de veteranos que utilizan métodos moralmente cuestionables. Ese choque de ideales es un tópico clásico en el mundo del cine, y como en Sicario no le aportan un toque mínimamente novedoso, se queda en un nivel meramente superficial. El espectador no se siente repugnado por los actos indecentes de los veteranos, ni se coloca del lado de la novata, ya que no se logra transmitir correctamente ese conflicto que el filme intenta presentar. Además, ¿dónde están esas secuencias de supuesta adrenalina pura? ¿Dónde está esa violencia tan desagradable de la que todos me hablaron? Os juro que, personalmente, no las encontré.

Emily Blunt ofrece la mejor interpretación de la cinta; una lástima que su personaje sea unidimensional. Ella hace de una chica que sigue el manual al pie de la letra. ¿Problema? No sufre ningún dilema interno en el que se cuestione si los métodos ilegales de los otros polis sean quizás la única opción, ni se pregunta si quizás sus propios métodos rectos son ineficaces; todo lo contrario, el personaje no cambia en absoluto, y la única evolución que presenta es que al final está algo jodida por las cosas horribles que ha visto. No obstante, sus principios se mantienen intactos y jamás cede, por muy chunga que sea la situación. En resumen: es como si nada hubiera ocurrido, pues tras la dura experiencia no ha aprendido nada, ni ella, ni el público. ¿Consecuencia? No nos sentimos implicados. Para mí, fue una experiencia plana al 99%.

La historia está muy mal estructurada: la misión consiste en ir a trincar a un capo de la droga. Simple, ¿verdad? ¿Cuál es el problema? Ni sabemos el porqué, ni vemos al tipo en cuestión hasta que llegamos al clímax final, momento en el que los misterios (insustanciales) del inicio son resueltos. Literalmente, el tío no hace nada en toda la peli. ¿Cómo demonios me va a importar el argumento (que se centra exclusivamente en esta misión) si ni conozco al villano, ni siento ninguna clase de odio o apego hacia él? Las motivaciones de todo lo que pasa en la película no deberían salir a la luz solo en la última escena, ya que eso significa que el espectador ha sido testigo de una cinta vacía y sin sentido durante los 110 minutos previos a la revelación final.

Indudablemente, la factura del filme es impecable. La fotografía es magistral. Está rodada con delicadeza y elegancia, pero esas características no son más que una fachada incapaz de ocultar o arreglar un producto de raíces mediocres. La duración se me hizo eterna, y esos planos oscuros y alargados en el tiempo no ayudaron a la hora de mejorar el visionado: lo hicieron más pesado aún. Cerca de la conclusión coge fuerza en ciertas escenas, sobre todo cuando estalla la acción y la crueldad, o cuando los actores y actrices demuestran sus capacidades como intérpretes; estos son, con total seguridad, los únicos detalles que salvan a Sicario de un suspenso rotundo. Eso sí, os aseguro que no la voy a volver a ver. Sigo considerando a Villeneuve uno de los mejores directores del panorama actual. No obstante, hasta los genios cometen errores de vez en cuando, y creo firmemente que Sicario es uno de ellos.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Ant-Man: El hombre hormiga
Ant-Man: El hombre hormiga (2015)
  • 6.2
    32,351
  • Estados Unidos Peyton Reed
  • Paul Rudd, Michael Douglas, Evangeline Lilly, Corey Stoll, ...
7
La virtud de la modestia
No tenía muchas esperanzas, ciertamente. El personaje, en mi opinión, no tenía potencial suficiente como para protagonizar su propia aventura en solitario; y los tráilers no me llamaban demasiado la atención.

Evidentemente, era mi obligación verla, siendo yo un forofo de los cómics. Y me encontré con un producto fresco que superó mis bajas expectativas, por lo que salí alegre del cine. Eso es decisivo.

No es nada sobresaliente ni del otro mundo, es más bien un filme simple. Pero lo sabe. Es simple a propósito, la intención queda marcada desde el principio y no se vuelve pretencioso. No está hecho para ser nada trascendente ni para contarnos una gran historia épica. Está hecho para introducirnos al personaje, ya que tendrá un papel importante en ideas futuras. Siendo eso (una presentación) cumple de sobra.

Como ya he mencionado antes, es una película sencilla. Un argumento ya explorado en ciertas ocasiones pero efectivo, sobre un ladrón que es necesitado por sus habilidades para hacer un trabajo que salvará al mundo y le permitirá redimirse. Cada personaje es bien introducido, con una personalidad propia y gracias a esto, se les tiene apego. Tiene una capacidad excelente de hacer que te encariñes con los personajes, sean humanos o no. Sí, me refiero a las hormigas, que a pesar de que sean usadas por los protagonistas para sus objetivos, las más carismáticas (todo lo que pueda ser un insecto) se guardan un hueco en el corazón de la gente, y hasta un nombre propio. Diablos, hasta me duele cuando se cargan a alguna, cosa que hacemos de vez en cuando nosotros sin darnos cuenta.
El humor está a la orden del día. La mayoría de veces es satisfactorio, aunque hay momentos estropeados en cierto modo. Marvel no cambia en ese aspecto.

Las actuaciones son, de manera general, estupendas: Paul Rudd está muy bien como el "pupilo" de Hank Pym, un también genial Michael Douglas. Evangeline Lilly es buena y el resto del elenco, sobre todo los compañeros de Rudd, son muy graciosos y me gustan.
Lo que no me gustó fue la adición del típico romance entre el alumno del profesor y la hija guapa del mismo, ha sido un cliché un poco forzado e innecesario. Por lo demás, los actores desprenden química y es agradable verlos en acción.

No contiene escenas épicas ni combates brutales a muerte, pero tiene un buen ritmo y un guión entretenido que evitarán en todo momento que te aburras. Por supuesto, hay dosis de acción y tensión en el clímax final, todo muy bien realizado, puesto donde debe de estar.

El villano es lo mismo de siempre, cayendo en los arquetipos del tipo malvado que era demasiado ambicioso por lo que no tuvo la aceptación de su maestro y ahora quiere superarlo. No es nada horrible de ver pero no desprende imaginación.

Realmente no hay mucho más que decir, ya que no es pretenciosa, pero ahí radica uno de sus aciertos. Han sacado todo lo posible del personaje y no han intentado sacar de donde no había.
Una grata sorpresa que me llevé en el cine, una peli simpática y entretenida con sus fallos pero capaz de mantener al espectador contento.

"¿Es Ant? ¿Es Man? ¡No, es Ant-Man!"
Un pequeño dicho que nos inventamos mis colegas y yo cuando la vimos en el cine.


Si te interesa, échale un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ant-Man and The Wasp. El hombre hormiga y La avispa
Ant-Man and The Wasp. El hombre hormiga y La avispa (2018)
  • 6.0
    14,135
  • Estados Unidos Peyton Reed
  • Paul Rudd, Evangeline Lilly, Michael Douglas, Michael Peña, ...
6
Los problemas de la sobreexplotación
Comenzaré por lo obvio: la película es indudablemente entretenida y divertida. Las dos horas se pasan volando entre risas, sonrisas y momentos chulos de acción. Ahora bien, aunque eso es algo de vital importancia a la hora de juzgar un filme, no deja de ser también una característica sumamente básica que ya poseen la gran mayoría de películas Marvel. ¿Qué mas nos ofrece Ant-man y la Avispa?
...
Ahí está el dilema.

No quiero que me malinterpretéis: me ha gustado. Si eres amante de Marvel te recomiendo que vayas al cine y tengas tu rato ameno. En mi opinión, tiene un nivel muy aceptable en la extensa mayoría de apartados elementales que requiere cualquier cinta para aprobar; no obstante, eso no quita que también cometa meteduras de pata. Como secuela falla en numerosos aspectos que la hacen incapaz de destacar en el abrumador cúmulo de producciones superheroicas que hay hoy en día. No me ha resultado "decepcionante" por su calidad implícita (la cual, a pesar de no ser mala, tampoco supera el notable bajo); más bien, resulta una víctima de su propia compañía (Disney) y del monótono plan que esta se encuentra llevando a cabo. Me explico:
Llevamos ya 10 años tragándonos películas Marvel. Recientemente el ritmo de salida se ha duplicado, lo que se traduce en 3 o 4 cintas al año. ¿Qué tiene de malo? Pues según yo lo veo, lo malo ocurre cuando, por culpa de la abundancia de películas, estas comienzan a resultar todas iguales. Cuantos más productos antiguos se tengan detrás, más difícil será que los nuevos mantengan la creatividad y la calidad. Os lo juro: ¡yo estaría encantado si cada nueva producción de Marvel fuera única! Pero no es así. Y es justo ahí donde viene el problema: las películas son cada vez más vagas porque no intentan innovar en lo más mínimo, se limitan a repetir hasta la saciedad una misma fórmula de éxito. Como espectador, yo estoy cansado de tanto filme de superhéroes, pero no porque no me gusten, sino porque (como ya he dicho antes) son todos exactamente iguales.
Si este filme hubiera salido antes, mi recepción habría sido más cálida; sin embargo, no es el caso. Ya hemos tenido 19 películas anteriores, de las cuales más de la mitad son casi idénticas a esta en guión (estructura, diálogos), dirección, efectos especiales e incluso actuaciones.

¿Qué es lo que se consigue con este plan? Ganar mucho dinero y mantener contentos a los más pequeños, eso seguro. ¿Qué es lo que no se consigue? Que cada nueva obra se sienta como una pieza imprescindible del gran puzzle cinematográfico que está siendo creado. Muchas cintas se estrenan, pero solo un cuarto de todas ellas serán recordadas, el resto están destinadas al olvido y (en algunas ocasiones desafortunadas) la mediocridad.
Honestamente, no me apetece demasiado escribir sobre Ant-man and the Wasp, porque tengo la sensación de que ya he hablado acerca de ella muchas veces en el pasado. Es aburrido.

Para mí, Ant-man y la Avispa se siente como una copia de Ant-man menos interesante.
A decir verdad, lo tenía complicado para triunfar: el "éxito" de la primera vino gracias a su sencillez y valiente humildad. Para mantenerse a la altura, la segunda entrega debería haber aportado algo más, porque estas características mencionadas ya han perdido su toque de frescura y novedad.
Desafortunadamente, no ha ofrecido nada nuevo. Es una película simple en exceso, predecible en todo momento, que bebe demasiado del estilo de la primera parte. El argumento posee pequeños momentos de nulo sentido en los que nos fuerza a creernos cosas "porque sí, es así y punto". Apenas hay una progresión ni dilemas que los personajes deban superar, y la villana es simplemente pésima (tanto en habilidades, como en origen), ni intimida ni resulta una amenaza real. El objetivo principal es "rescatar a la madre de Hope". La cinta pide que nos importe, pero no lo consigue, pues se trata de alguien a quien no hemos visto nunca que ni siquiera está relacionada con uno de los protagonistas (Scott). La forma que tiene el guión de arrastrarlo a la aventura (una especie de relación mística con el mundo cuántico) es tremendamente estúpida, y la realidad es que el mismo personaje principal carece de relevancia para la trama, lo cual me parece un grave error. En los pocos apartados donde intenta separarse de su predecesora, acaba siendo peor que esta. El misterioso y atractivo concepto del mundo cuántico es estropeado cuando nos lo enseñan demasiado, arrebatándole toda la intriga.
Aquella mejora que sí merece la pena ser destacada son todas las escenas en las que modifican el tamaño de los objetos y las personas. Se consigue un efecto único y muy divertido que explotan correctamente. Hay algunas escenas realmente hilarantes (Scott en el colegio, la persecución, etc). Como ya he dicho, he disfrutado Ant-man y la Avispa. El problema es que yo quería disfrutarla aún más, y todo lo que he mencionado me lo ha impedido.

Si te interesa, échale un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
En primera plana
En primera plana (2015)
  • 7.3
    42,132
  • Estados Unidos Thomas McCarthy
  • Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams, Liev Schreiber, ...
8
Sólida
Spotlight tiene numerosos apartados que la hacen merecedora de halagos.
Entre ellos se encuentra, en mi opinión, un guión sólido con grandes diálogos en impecables conversaciones, bien estructurado, bien hilado, satisfactorio en su desenlace y su mensaje (necesario hoy en día), de gran ambientación, coherente, realista y complejo por sus implicaciones, pero desarrollado de una forma sumamente simple que lo hace fácil de seguir.
En mi visionado, no me chirrió ni me sacó de contexto ningún detalle.
El director logra un ritmo consistente para que el film no aburra en ningún momento (al menos, a mí no me pasó). Las escenas, en su mayoría, están rodadas de una forma sutil y elegante.
Los actores y actrices se sienten como peces en el agua. Hasta los extras con menor tiempo en la película hacen un trabajo fenomenal (incluso hay ocasiones en las que estos se comen la pantalla). Destacar a alguno de entre todos sería absurdo: todos hacen un trabajo que, si bien no representa la cúspide en la interpretación cinematográfica, sí que se siente natural y creíble.

Entonces... ¿cuál es el problema?
Podría tirarme un buen rato escribiendo sobre los puntos positivos de Spotlight, pero creo que con lo anterior se capta bien la idea que quiero transmitir: es una buena película. No me gustaría centrarme en lo que Spotlight tiene, sino de lo que Spotlight carece. ¿Qué es aquello que la hace incapaz de ser una obra maestra a mis ojos?

Seguro que ya habréis leído algo esto en alguna de mis críticas anteriores, no obstante, veo indispensable repetirlo todas las veces que haga falta: una obra (película, serie de televisión, libro, cómic o lo que sea) puede poseer todos los elementos que he enumerado, y aun así, ser incapaz de transmitir correctamente las emociones que desea en el espectador.
Yo lo veo de la siguiente manera: el apartado puramente técnico no lo es todo, sin embargo, es aquello a lo que más importancia se le está dando en estos días, cosa que no comparto. La dirección bien podrá ser impecable, los actores podrán interpretar a la perfección a su personaje, o el guión podrá tratar un tema polémico de la forma más correcta que haya... pero es posible que a la película le siga faltando lo más importante: el espíritu, el alma.
Tranquilos, soy ateo y no creo en rollos místicos: este "alma" de la que hablo tiene su toque objetivo, y es el que quiero analizar aquí y ahora:

Primero y principal, los periodistas que conforman el grupo Spotlight son demasiado planos como personajes. Apenas conocemos nada de ellos, de sus opiniones ni del por qué de las mismas; de dónde son, o por qué hacen lo que hacen. En vez de sentirlos como personas reales, se sienten más como meros narradores de la historia, carentes de profundidad y totalmente ajenos a los hechos, cuyo único objetivo es hacer avanzar la cinta hasta su final. El espectador es incapaz de conectar con ellos y cuando estos dejan salir sus sentimientos a flote no nos colocamos en su lugar; es más bien una sensación en la cual predomina la indiferencia.
El enfoque del filme se torna distante, de manera que la experiencia es una línea con apenas picos emocionales. Tiene más similitudes con un documental que con una película (porque no ofrece mucho más fuera de contarnos los hechos puramente objetivos), lo que le perjudica al adoptar un tono (casi) exclusivamente informativo y totalmente alejado de la empatía por nuestra parte. Irónicamente, los momentos en los que la película destaca, aquellos que sí logran llegar al espectador y transmitirle sentimientos para que le importe lo que ocurre, son cuando las víctimas de los abusos sexuales cuentan sus historias. Se crea un nudo en el estómago debido a la crudeza, la impotencia, la frustración, la injusticia y obviamente la tristeza, porque hay una conexión entre nosotros y el personaje. Es una lástima, ya que por lo demás, la elegante dirección acaba resultando fría. A pesar del tópico tan prometedor que trata, no es capaz de conmover o impactar (en gran medida) al público. Ver Spotlight es como montar una montaña rusa que tiene pocas subidas, pero da a unos paisajes muy bonitos.
... Sí, sé que es una de las metáforas más extrañas que he hecho últimamente. Aun así, espero que lo hayáis entendido.

Para mí, la palabra que mejor define Spotlight es: sólida. No veo posible negar que está bien hecha, es entretenida y ha cumplido la meta propuesta a las mil maravillas; aun así, su incapacidad de mover algo dentro de mí, de que encuentre algo mínimamente destacable que me permita recordarla después de los años que están por venir... hace que no esté a la altura del sobresaliente.

Si te interesa, échale un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Jurassic World: El reino caído
Jurassic World: El reino caído (2018)
  • 5.7
    22,027
  • Estados Unidos J.A. Bayona
  • Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, James Cromwell, Rafe Spall, ...
6
Jurassic Guión
Fallen Kingdom me parece mejor que su predecesora. Es más entretenida, trepidante, intensa y emociona mucho mejor que Jurassic World; desafortunadamente, sigue siendo igual de boba. Los mejores momentos que tiene, a pesar de su belleza, son estropeados de nuevo por un guión incoherente en exceso.
El primer tercio de la película me ha resultado bastante bueno (pensamiento que, para mi sorpresa, difiere de la opinión popular). Estamos ante cine de aventuras sin pretensiones más allá del puro entretenimiento, y vaya si entretiene. Pocos minutos después de empezar, ya tenemos la frenética escena en Isla Nublar intentando rescatar a los dinosaurios. No creo que haya muchos capaces de tildar esta parte de aburrida. En la dirección es palpable una mejora respecto a la entrega anterior, e incluso el guión es también más respetable. Yo noté esto cuando, por primera vez, me sentí preocupado por el destino de estos personajes, y sobre todo, por el de los propios dinosaurios. Bayona consigue darle el toque necesario para que las emociones fluyan de verdad y la tensión sea más verosímil. En el tramo final ocure un cambio de tono. Bayona deja su huella acercándonos hacia toques de terror y tensión. Se nota que este director intenta superarse con cada nuevo proyecto: aquí lo vemos plasmado en sus imágenes grandiosas, secuencias alucinantes y algún que otro dilema presentado por decisiones difíciles, capaces de llegar a conectar con el público. En algunos de los temas más "trascendentales" que toca (relacionados con la vida y la naturaleza) reside uno de sus mayores aciertos

¿En lo personal, qué he ido a ver? Dinosaurios y nostalgia. Una cinta alucinante que no aburre y se pasa rápido. Es justo lo que me he encontrado... pero eso no hace que sea menos decepcionante
No mentiré, disfruté viéndola. Mi sensación final no resultó negativa: fue de una satisfacción agridulce, pues Fallen Kingdom intenta ser un fresco e interesante reinicio de la saga, y de hecho uno pasa un rato muy ameno viéndolo... Pero al mismo tiempo, uno también ve a la película fallar, caer en la típica mediocridad del cine comercial actual, y ni siquiera la experiencia agradable del visionado es capaz de evitar ese sentimiento de pena ante el potencial malgastado, momento en el cual nos damos cuenta de que, tristemente, esos dinosaurios (que merecen mucho más) jamás volverán a tener un producto cuya magia y calidad sean equiparables con aquellas que tuvo la Jurassic Park original. Hablar de sus virtudes o de sus defectos en términos generales me resulta demasiado parecido a hablar sobres las virtudes y los defectos de la mitad de películas que he visto en los últimos años; es algo que como espectador, me está cansando.

Como ya he dicho, el guión vuelve a ser un lastre. Afortunadamente, nos libramos del increíblemente estúpido argumento sobre el cual se basaba la película previa, dando lugar a una mejor historia que se puede tomar más en serio. El problema viene con las reiteradas lagunas: diálogos pésimos, personajes planos o situaciones forzadas que (al menos a mí) me resultaban imposibles de creer, por lo que me "sacaban de la película", arruinando así la experiencia. ¿Por qué los guionistas ven al Tyrannosaurus como la forma perfecta para escapar de situaciones complicadas (Deux Ex Machina)? Lo que antes era un depredador carnívoro, la amenaza principal, se ha vuelto ahora el salvador de los protagonistas, la esperanza para sobrevivir que (sin ninguna justificación argumental) los rescata conscientemente y nunca se los come. ¿En serio? ¿Qué es esto? Y mira que ya lo he dicho: ver al Rex rugir tras cargarse a un Carnotauro con un volcán de fondo es para mí tan placentero como un orgasmo, hasta que te me doy cuenta de lo patética que es la situación, y la escena queda estropeada por completo. Los dinosaurios NO-SON-HUMANOS. No intentes humanizarlos. Son animales que se basan en su instinto, y entender eso es entender la clave del éxito de Jurassic Park, pues esta no intentaba hacerles parecer como monstruos súper-inteligentes aliados con los humanos.
Los protagonistas han mejorado respecto de Jurassic World, sin embargo, los clichés siguen rodeándolos, mires por donde mires (ese "romance" que hay entre los dos es inútil y frustrante).
La tensión se queda coja ya que es muy fácil anticiparse a todos los malditos sucesos que van a ocurrir. Conforme la película va avanzando se hace más obvio quién muere y cómo (qué dinosaurio se lo va a comer, vaya). Es tan exagerado que ese tramo final pierde muchísimo peso por ello. Yo sentí como si ya hubiera visto esa misma escena antes, y no pocas veces. Aquellos que podrían ser considerados los "villanos" del filme acaban en el mismo cajón desastre de siempre: tipos idiotas con dos líneas de diálogo (que además, siempre son las mismas) y probablemente sean rusos. Luego dirán que no les tienen manía. También está esa absurda relación OwenRaptor. Este reptil va a salvarlo enzarzándose (sin mucha justificación) en un combate a muerte contra un ser superior. El resultado es una lucha bastante patética que no parece estar realizada por simples dinosaurios. Diría que pelean incluso mejor que las personas.
En fin, la coherencia ha sido sacrificada por el "¡mira qué guay! ¡Dinosaurios peleándose! ¡Dinosaurios hablando! ¡Dinosaurios héroes!". Irónicamente, se han cargado la esencia de estos míticos bichos al intentar hacer que sean más amigables para la audiencia de menor edad.


Si te interesa, échale un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Black Mirror (Serie de TV)
Black Mirror (Serie de TV) (2011)
  • 8.3
    22,211
  • Reino Unido Charlie Brooker (Creator), Owen Harris, ...
  • Rory Kinnear, Lindsay Duncan, Lydia Wilson, Tom Goodman-Hill, ...
10
"Mírate en el espejo y dime qué ves", pero entonces, el espejo negro se rompió
En Filmaffinity es más difícil que tu crítica llegue a la gente si se alaba mucho a un producto. A veces (y es de las pocas pegas que tengo con la página) se valora más cuando alguien va a “matar”, lo que encuentro absurdo pues sinceramente creo que el cine está para disfrutarlo, no para cagarse en él.
Sé que mi opinión sobre Black Mirror no llegará a demasiadas personas. Ya he publicado anteriormente la crítica aquí y ha sido tristemente ignorada. Sin embargo, me encanta compartir mis opiniones, sobre todo si son sobre algo que me gusta más de lo normal. Es muy, muy satisfactorio que lo mis desvaríos sean leídos, incluso si no son compartidos (eso es lo de menos). Así que por eso, seguiré intentándolo.
Soy consciente de que no aportaré nada nuevo; mi única intención es que si tú que me estás leyendo, no has visto aún Black Mirror, vayas corriendo a ello nada más terminar esto.

La serie es diferente. No sigue una trama lineal ni continua, se basa en capítulos autoconclusivos sin relación: cuentan con personajes diferentes en versiones del mundo diferentes. Esto le permite centrar cada historia en aspectos concretos, tiene protagonistas de todos los géneros, colores u orientaciones sexuales, y explora una infinidad de conceptos sin estar sometida a límites convencionales.

Sin embargo, a pesar de lo dicho, la serie sí posee una temática común: la psicología humana y cómo esta se ve afectada por los avances tecnológicos de una sociedad que no para de evolucionar para bien... o mal
Realizar una serie así es durísimo. Si quieres que salga bien, continuamente debes crear distintos personajes, situaciones y desenlaces para cada puñetero episodio individual que atrapen al espectador, y además todas esas cosas siempre tendrán que mantener la misma calidad sobresaliente.
Pues bien, Black Mirror siempre es genial en cualquier aspecto, sin importar el tipo de episodio. Los personajes están definidos de forma magistral, los diálogos son inteligentes y el desarrollo impecable. Pero lo mejor es el mundo inventado donde se desarrollan los acontecimientos: originalidad y complejidad irán de la mano para crear sociedades creíbles. La acción tomará lugar en el mundo actual o uno de ciencia-ficción pero realista, que predice con desconocida pero aparente exactitud una sociedad futura donde reinan los excesos y la exageración, creando una sátira perfecta de nuestro mundo y advirtiéndonos de que por muy remoto que parezca ese futuro tan "descabellado", bien podría ser el nuestro. Y aunque hemos hablado de muchas de características increíbles, aún no he llegado a lo mejor de Black Mirror. Te presento aquellos que yo considero sus pilares básicos:
La crítica certera, la empatía, la reflexión, el impacto, y el desgarro.

El guión alcanza la perfección por su crítica de la sociedad humana contemporánea. Podría argumentar sin miedo que es una de las series con más mensajes, valiéndose de metáforas obvias pero muy contundentes para expresarlos. Por encima de todos, su mayor acierto ha sido el momento en el que ha sido lanzada (como ya se ha señalado en más críticas).
Esta visión se hace a través de tópicos no explorados anteriormente, cosas que están pasando ahora y no habían pasado antes: lo virtual cobra más valor que lo real y la tecnología se está haciendo cada vez más con nosotros. Nos controla y saca a la luz algo que siempre ha estado ahí: nuestro lado más oscuro.
Black Mirror explora los recovecos más retorcidos y funestos de la mente humana, tanto individualmente como de forma colectiva, y lo hace con una certeza tan tajante que me asusta y me inquieta más que cualquier otra película de terror. No teme ser polémica ni censurarse en absoluto: va directa a tocar tu moral y hacerte reflexionar. No pretende hacerte pasar un rato inofensivo. Es un ataque hacia todo lo que nos rodea hoy en día, que acierta de pleno y nos deja hundidos. La serie quiere que reconsideremos nuestros principios y la dirección que el mundo está tomando, porque ninguna de las opciones que nos presenta parecen "un sueño hecho realidad": en ellas se nos muestra cómo sería la humanidad si alcanzáramos todas las metas que ansiamos ahora, y os aseguro una cosa: no hay sitio para la esperanza.

Para crear dilemas morales recurre a la empatía básica que nos permite ponernos en el lugar de los demás. Hace pasar a los personajes por las más depravadas pero también (y esto es lo más terrorífico) reales situaciones. Una de las cosas que hace de Black Mirror única es que no nos sitúa en el lado típico de la moral: nos muestra la otra cara de la moneda, logra que nos sintamos mal por el destino de personas despreciables con el fin de cuestionarnos muchos de los hipócritas valores actuales. Al espectador no le queda otra que tratar de imaginar qué haría en la situación de los protagonistas, y suele ser algo tan jodido que le impactará y acompañará en sus más profundos pensamientos en la cama. Intenta ver qué pasaría si llegamos a los extremos a los que ciertas personas nos conducen, extremos cuyo potencial destructivo quizás no hayamos considerado aún.

Charlie Brooker no recurre a la gastada estrategia de hacer que lo pases mal para que al final se solucione todo el lío y te nazca una forzada sensación de esperanza vacía. Los finales (a veces hasta los episodios completos) suelen ser totalmente desgarradores. No dejarán indiferente a nadie.
Bien podremos presenciar plot twists magníficos o los más macabros dilemas cuyas resoluciones desgarrarán nuestras creencias. Ver esta serie duele. Puede ser muy desagradable, pero no por su contenido gráfico, sino por lo que el guión sugiere... Por eso es de mis favoritas.

Si te interesa, échale un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ready Player One: Comienza el juego
Ready Player One: Comienza el juego (2018)
  • 6.8
    26,732
  • Estados Unidos Steven Spielberg
  • Tye Sheridan, Olivia Cooke, Ben Mendelsohn, Mark Rylance, ...
6
Mejorable
En contra de la opinión popular, me gusta cuando Spielberg dirige ciencia-ficción. Minority Report, Inteligencia Artificial, La Guerra de los Mundos o Jurassic Park me parecen sin excepción trabajos sobresalientes e infravalorados, incluso hasta el punto en el que algunos de ellos se cuelan entre mis películas favoritas de toda la vida. Así que yo me hallaba muy emocionado por la salida de este nuevo filme basado, además, en un libro que una queridísima persona me recomendó hace unos años

Aunque está lejos de ser mala, Ready Player One me parece una oportunidad desaprovechada. Es una película poseedora de buena dirección, buenas ideas a nivel superficial, grandes dosis de entretenimiento y que encima ha sido estrenada en un momento bastante idóneo. Sin embargo, pierde toda la fuerza por culpa de un guión realmente flojo en demasiados aspectos, cuya mayor baza son únicamente las referencias a la cultura pop (una baza que, a mi ver, es insuficiente)

Por una parte, no creo que Spielberg haya sido una buena decisión como director de este proyecto ya que este se encuentra por debajo de la media que él suele hacer; pero por otra parte ha sido el salvador de la película al saber cómo exprimir al máximo un guión que no daba para mucho (de hecho, en manos de cualquier otro cineasta, la película habría sido mucho peor)

A pesar de que, en esta ocasión, su dirección diste de perfecta y se sienta como un bajón respecto de sus propios filmes anteriores (por razones que comentaré en los puntos negativos), sigue siendo un genial trabajo sumamente depurado. Él es capaz de presentar y explicar al espectador, en apenas un par de planos, todo un mundo complejo con sus diferentes personas, culturas y tecnologías. Las imágenes son bellas al igual que los movimientos de cámara, el ritmo narrativo te impide aburrirte en un solo segundo del metraje y las escenas de acción son espectaculares de la mejor forma posible. Como ya se ha dicho en varios vídeos de internet, solo Spielberg sabe dirigir una carrera (la mejor parte) de puros efectos especiales para que sea tan fluida y trepidante al mismo tiempo

Detrás de toda la diversión, tanto él como los guionistas (en un esfuerzo conjunto) dejan mensajes de crucial importancia en la sociedad actual. El tono ligero predomina en Ready Player One, no obstante, si eres capaz de ahondar un pelín más, podrás apreciar pequeñas advertencias pesimistas (algo estilo, ¿Black Mirror?) que a mí me dan bastante miedo, si os soy sincero

Esta es una "película fanservice": busca la sorpresa del espectador, así como evocar la nostalgia, y todo es gracias a su ingente cantidad de referencias de la cultura popular (películas y videojuegos, sobre todo). No voy a mentir: esto es un plus, ya que yo disfrutaba enormemente cuando pillaba una de esas referencias. Volver a ver, aunque sea por un segundo, a varios de mis personajes favoritos cobrar vida y pelear de nuevo es un capricho culpable; ahora bien, soy capaz de comprender que eso no lo es todo para que un filme pueda ser considerado "bueno", al menos para mí

Porque, desafortunadamente, hay poco más que comentar sobre los apartados positivos. Como ya he mencionado anteriormente, el guión posee más puntos débiles que una chabola de madera; ni siquiera sus sólidas bases son capaces de evitar que se tambalee. Partimos de un argumento explorado con demasiada rapidez, tanta que no nos da tiempo a adentrarnos lo suficiente en este mundo ficticio. En sí, la estructura de la película es desastrosa. A veces nos lleva de un punto a otro con prisa, abusando de los clichés y, en consecuencia, dejando la coherencia de lado. Tal y como es presentado Wade Watts (el protagonista) me pareció aburrido, incapaz de sostener por sí solo el peso del filme. Su compañera es muchísimo más interesante y badass, pero la relación forjada entre ambos no se la cree nadie. Es una plana y apresurada mezcla de estereotipos y trucos simplones vistos ya vista mil veces en el cine. De la misma manera, la forma en la que la premisa se desarrolla para que nuestro personaje principal comience su aventura es (de nuevo) un cliché tras otro. Me cuesta mucho creer, por ejemplo, que después de tanto tiempo de investigación y tantísimos expertos, nadie (hasta este chico) hubiera sido capaz de pasar siquiera la primera prueba del reto. Wade es alguien que lo hace todo bien simplemente "porque sí", a quien la inspiración siempre le llega mágicamente, sin motivo aparente. Spielberg no logra darle la profundidad necesaria para que todos estos detalles sean lógicos a nuestros ojos, de manera que cuando ocurren, es difícil que uno se los trague.
El resto de personajes tampoco tienen suficiente tiempo para que se ahonde en ellos. Quizás haya algún que otro momento más personal o una escena divertida gracias a la cual se les coge cariño; por lo demás, son bastante unidimensionales.
El villano es, de lejos, el peor. Se trata de (otro) típico señor de negocios que es malo a medias, quiere dominar el mundo encontrando el "tesoro" antes que el bueno y... ya está. Este 2018 nos trae de nuevo un enemigo genérico, sin cualidades ni motivaciones rescatables e incapaz de sembrar temor en la audiencia, por lo que la película carece de tensión alguna

¿Resumen? Producción puramente divertida, con efectos visuales asombrosos y algún que otro mensaje por detrás, eclipsada por escritores que no se han esforzado en absoluto, pero auxiliada por un director competente. Aun así, es de las más flojas de Spielberg
6,5/10.

Si te interesa, échale un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Han Solo: Una historia de Star Wars
Han Solo: Una historia de Star Wars (2018)
  • 6.1
    17,249
  • Estados Unidos Ron Howard
  • Alden Ehrenreich, Emilia Clarke, Woody Harrelson, Donald Glover, ...
6
Tenía peor pinta
Y mira que yo no pretendía verla... pero bueno, al final pasó. Qué sorpresa.
He de decir que la película me ha decepcionado en los mismos puntos en los que esperaba que me decepcionara; pero también ha logrado sorprenderme (ligeramente) en aspectos donde yo no esperaba que me sorprendiera. "Han Solo" es un filme que, aunque está lejos de poseer una calidad notable, puede ser visto y disfrutado perfectamente, sin causar excesivos sangrados de retina en el espectador.
A partir de aquí, procederé a explicar y desarrollar mi opinión

No me matéis: considero que Alden Ehrenreich hace un buen trabajo y supera todas las bajas expectativas que se generaron a su alrededor
Han Solo es un personaje mítico interpretado por un actor mítico, así que siempre habrá un sector aburrido que nunca se sentirá complacido con ninguna clase de resultado nuevo, independientemente de lo bueno o malo que sea. Sin embargo, viéndolo desde un punto de vista objetivo, el chico ha aguantado bastante bien el gran peso de un papel tan exigente. Captaba correctamente sus gestos, su forma de ser, de manera que por lo general te daba la sensación de que realmente estabas viendo al joven Han; y cuando no era así, solía ser más culpa del guión que del propio actor. Glover también hace un buen Lando, Harrelson crea un personaje parecido a lo que él suele hacer pero que sigue gustándome igual; Newton se muestra (brevemente) como toda una badass, Clarke está correcta y Chewie es uno de mis preferidos, se lleva varios de los mejores momentos con Solo, consiguiendo emular sin esfuerzo la magnífica química que tuvo el dúo protagonista en su mejor momento: esta es construida muy satisfactoriamente
Es mucho más entretenida de lo que imaginé. No aburre en ningún momento, aunque no seas un gran fanático de la saga galáctica, como es mi caso. A pesar de las carencias que a mi ver tiene, el resultado final no se ve demasiado lastrado por ellas: la sensación que yo tuve al salir no fue negativa

Ahora bien, tampoco es notable. Para empezar, Q'ira no me ha gustado. No entiendo cuál es el motivo por el que añadieron un nuevo interés amoroso a Solo, cuando él siempre ha sido un tío que pasaba de todo e iba a su bola hasta que conoció a Leia. Esta pareja no tiene apenas un par de minutos juntos y ya los separan, de manera que el espectador no le ha cogido cariño a la tipa y por ende no comparte el afán de Solo por encontrarla. En resumen: ella me daba igual, era solo otro personaje amoroso cliché sin profundidad. Conforme el filme avanza no mejora, pues el reencuentro es soso de cojones. El romance no tiene química y en ningún momento se consigue que nos importe.
Además, el personaje en sí carece de coherencia, pues no hace más que continuamente cambiar de bando arbitrariamente confundiendo al espectador. Tampoco sufres por ella o por las cosas que supuestamente la han obligado a hacer porque nada importa.
Su importancia en la trama es nula hasta el punto en el que podríamos quitarla y absolutamente nada cambiaría. Así que, sigo sin pillar para qué han metido un personaje romántico que no tiene ninguna repercusión en el personaje principal o ninguna evolución propia

La ambición de Solo por ser piloto tampoco se comparte. Él comienza la película siendo un don nadie, pero de repente, ocurre un salto en el tiempo y voilá: Han ya es uno de los mejores pilotos de la galaxia y aunque no lo hemos visto pilotar ni una nave hasta el final del filme, ya sabe recorrerse los caminos galácticos más complicados en apenas 12 parsecs (los que la hayan visto entenderán)
No hay un viaje del héroe o una evolución fluida, no hay tensión ni interés para que Han alcance su objetivo; todo se siente muy forzado y es una pena.

La relación entre Beckett y Van es inexistente. La repentina aparición final de los Cloud-Raiders está, en mi opinión, algo metida con calzador. Y hablando del villano general, Dryden, he de decir que es pésimo. A pesar de contar con un excelente intérprete (Bettany), se le da tan poco tiempo al personaje, que acaba por ser otro típico villano genérico y olvidable que es muy malo porque sí.

Así que, en resumen: película meramente divertida que podría haber sido más si no fuera por razones que expondré en el spoiler por falta de espacio...


Si te interesa, échale un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
2 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Deadpool 2
Deadpool 2 (2018)
  • 6.9
    22,775
  • Estados Unidos David Leitch
  • Ryan Reynolds, Josh Brolin, Zazie Beetz, Morena Baccarin, ...
6
Deadpool se nos pone ñoño
¿Cable como villano principal, interpretado por el estupendo Josh Brolin? ¿El regreso del mercenario bocazas, Negasonic y Coloso? ¿Una explosión de burradas, insultos y groserías preparadas para hacernos estallar a carcajadas? ¡DÁDMELO YA!
Deadpool 2 me ha parecido una película entretenida y divertida, pero a pesar de todo eso, incapaz de alcanzar las expectativas o la totalidad de sus propios objetivos. Aunque correcta, la encuentro algo decepcionante y desaprovechada.

Pero no dejemos que la seriedad del universo DC invada nuestros corazones. Entre los puntos positivos tenemos un filme cargando contra todo lo sagrado en esta época. No me esperaba que se pasara tanto de rosca... cosa que he disfrutado enormemente. Ya desde su inicio metiéndose sin compasión con Logan, el espectador es consciente del tono que va a adoptar el panorama. Hoy en día solo Deadpool se atrevería a hacer lo que hace, cagándose en todas las bases preestablecidas y soltando una cantidad de burradas tan enorme que ridiculizan a sus propios personajes e incluso a un género entero. Quiero ver estupideces, insultos, palabrotas, a Ryan Reynolds desbocado y un sinfín de puyas polémicas a todo tipo de materiales, ¡que no se salve ni uno, ni siquiera la misma película!
Las referencias están a la orden del día siendo en su mayoría magníficas; de manera que como parodia, funciona tan bien como cabía esperar. ¿Eres una persona sensible, un gafapasta al que solo le gustan las obras con complejas moralejas y metáforas, o simplemente no eres capaz de aguantar chistes sobre el "perfecto" (nótese la ironía) Universo Marvel? No la veas.

En serio, no puedo dejar de hacer hincapié en la maravillosa e hilarante entrada de los X-Force (Peter es el mejor, yo lo sé, tú lo sabes), en las numerosas escenas post-créditos (las mejores que he visto hasta ahora, sin exagerar) o en ciertas líneas de diálogo sencillamente perfectas (conversación-pelea del dubstep, magistral). Solo por estos detalles ya merece la pena el visionado de Deadpool 2; las risas que me eché fueron impagables.

Sabiendo pues que estamos ante una mera parodia que no se toma en serio a sí misma, la cual consigue evocar aquello mismo que busca en el espectador (la risa ligera), ¿es imposible criticarla negativamente? En mi opinión, no.
No importa cuánto te escudes en la sátira o en que el producto es un cachondeo: una película debe ser fiel a su propio universo ficticio y congruente con sus propias normas. Las reglas pueden modificarse y yo podré creerme muchas otras cosas de Deadpool 2 que no me creería en cualquier otro filme; pero eso no significa que los guionistas puedan olvidar por completo la coherencia de la obra. Dentro de su mundo autoparódico absurdo Deadpool 2 sigue teniendo gran cantidad de carencias argumentales que hacen el visionado irregular. Deadpool 2 ha intentado, según yo lo veo, ponerse seria en ciertos momentos... y esos momentos son los más flojos del filme.

Comenzamos con un primer cuarto bastante lento en el que no empatizo con nuestro querido antihéroe a pesar de las tragedias que le suceden. Esto ocurre debido a que el guión no hace un buen trabajo mostrándonos al personaje realmente hundido. El cambio que sufre se siente forzado, nada acorde con su personalidad, por lo que las decisiones que toma no tienen sentido alguno y sus motivaciones son frágiles a más no poder.
En serio, ¿por qué Deadpool olvida su (pútrida) moral decidiendo ayudar a un niño gordo que antes le importaba una mierda? ¿Fue porque se lo dijo su mujer en un sueño (es decir, que ella nunca se lo dijo, fue solo su imaginación)? El recurso de hablar con los fantasmas inexistentes de los seres queridos y que ellos te den consejos resulta aburrido; el Deadpool que yo conocía se reiría de ese truco, en vez de recurrir a él. Cable es un personaje desaprovechado, ya que a pesar de su imponente físico y la genial interpretación de Brolin, el guión no le permite ser un villano aterrador (no es complicado hacerle frente en una pelea), ni siquiera un personaje por el que sientas compasión una vez conoces su terrible pasado. Lo peor viene en la decisión que hace al final de la película* (no la comentaré ahora por obvios motivos de spoiler), absurda a más no poder, ya que es como si tirara por la ventana todo aquello por lo que él mismo ha estado peleando y sufriendo durante todo el metraje.
Teniendo en cuenta que estamos en pleno 2018, pedir unos efectos especiales medianamente decentes no es algo que esté fuera de lugar. Me han sorprendido las numerosas partes en las que me parecía estar viendo un videojuego (y de los malos) en vez de una película.

En resumen: si te gustó la primera, esta también te gustará. Considero que Deadpool 2 es algo inferior porque la entrega anterior fue una gran sorpresa que iba a lo que iba, y triunfó. La segunda parte lo ha tenido más chungo ya que todos esperábamos demasiado de ella, y al intentar acaparar más de lo que podía se ha quedado irregular a la hora del disfrute. Aunque esta tenga momentos puntuales (mucho) mejores, en líneas generales disfruté más la primera.
Pero al mismo tiempo, no nos engañemos: ¿me lo pasé bien? Sí. ¿No era ese el objetivo principal? Para qué mentir, sí.

Si te interesa, échale un vistazo a mi blog de cine y cómics:
http://lalistadealex.blogspot.com.es/
¡Gracias!
[Leer más +]
16 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil