arrow
Críticas de Listocomics Puntocom
Críticas ordenadas por:
Casanova 70
Casanova 70 (1965)
  • 5.6
    230
  • Italia Mario Monicelli
  • Marcello Mastroianni, Virna Lisi, Marisa Mell, Michèle Mercier, ...
7
¿Las chicas de hoy en día son demasiado fáciles?
Las chicas de hoy en día son demasiado fáciles. Los machos de la especie no podemos apenas disfrutar del desafío de la seducción porque el ritual de apareamiento se ha vuelto demasiado sencillo. El hecho de que fornicar con tantas jovencitas requiera tan poco esfuerzo por nuestra parte enseguida resulta contraproducente, pues nuestros instintos de caza se sienten contrariados, nuestro subconsciente se despista y se abre la puerta al temible monstruo de la impotencia. Nuestro más íntimo sistema hidráulico se niega a levantar cabeza... al menos se niega a hacerlo para pegar unos empujoncitos a una fémina que se nos ofrece en bandeja y por la que apenas hemos tenido que luchar.

O eso dicen que le pasa al pobre Marcello Mastroianni en esta absurda comedia de Mario Monicelli en la que no para de seducir una moza tras otra y complicarse la vida de las formas más incomprensibles para poder levantar un poquito a) su nivel de adrenalina, y b) su adormecida pilila.

La verdad es que la peli recuerda un poco a los argumentos del cine español de la época del Destape, pero es italiana y tiene escenas muy graciosas. Y además sale el prestigioso cineasta Marco Ferreri haciendo de marido cornudo.

De todas formas, chicas, se rumorea que la premisa de la peli es un chiste.

A los hombres de verdad nos encanta cuando nos lo ponéis fácil, y el que diga lo contrario es que está urdiendo un maquiavélico plan para llevaros al huerto.

Nota: notable.
[Leer más +]
31 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
Teletubbies (Serie de TV)
Teletubbies (Serie de TV) (1997)
  • 2.2
    6,601
  • Reino Unido Andrew Davenport (Creator), Paul Gawith, ...
  • John Simmit, Nikky Smedley, Pui Fan Lee, Mark Heenehan, ...
2
Terapia conductista para los más pequeños de la casa
Los integristas romancatólicos se incomodan con esta serie porque sale un bicho que se llama Tinki Winki que les parece que promueve la homosexualidad. No es que vaya por ahí diciendo «niños, amaros los unos a los otros, pasad de las niñas que son unas cursis», es sólo que a) es de color lila, b) lleva un triángulo en la cabeza (el símbolo que usaban los nazis para identificar a los gays, igual que usaban una estrellita para los judíos), y c) en ocasiones lleva bolso.

El chiste lo hacen solos. Yo sólo puedo añadir que, a pesar de que corretea por los prados en pelotas, Tinki Winki no parece tener pilila, lo que eleva a una dimensión platónica cualesquiera que sean sus impulsos sexuales.

Lo que sí que me preocupa un poco es que esta teleserie parece destinada a fomentar la teleadicción de los humanos a unas edades todavía más tempranas de lo que estábamos acostumbrados, hipnotizando los bebés y preparándoles para una vida de telebasura desde la cuna.

Los dibujos animados de toda la vida ya buscaban atrapar a los niños antes de que estos fuesen capaces de entender las sutilezas y las trampas del lenguaje audiovisual, pero es que estos peluches parecen ir un paso más allá y atacan con sus rayos catódicos a los niños antes de que sean capaces de distinguir entre pipí y popó.

Quizá esto es algo terrible que formará una generación de gilipollas teletubizados, o quizá será algo muy positivo ya que entrena a futuros oficinistas grises que al fin y al cabo repartirán su vida entre las horas que pasen frente el monitor del PC y las horas de ocio pasivo frente al televisor. Supongo que los expertos en desarrollo cognitivo analizarán esto un poquito cuando terminen de estudiar la posibilidad de que los niños se vuelvan maricones al ver un peluche lila con un triángulo en la cabeza y un bolsito en la mano.

De momento, la única certeza es que los Teletubbies parecen proporcionar momentos de gran felicidad y risas tanto a a) niños muy muy pequeños, como a b) adultos muy muy borrachos.
[Leer más +]
120 de 146 usuarios han encontrado esta crítica útil
Inside Deep Throat (Dentro de garganta profunda)
Inside Deep Throat (Dentro de garganta profunda) (2005)
  • 6.6
    1,681
  • Estados Unidos Fenton Bailey, Randy Barbato
  • Documentary, John Waters, Larry Flynt, Erica Jong, ...
10
¿Por quién doblan las campanillas?
Dentro de graganta profunda está muy bien, pero la peli original, Garganta Profunda, es un hito importante de la historia del cine, y se merecería una ficha propia en FA porque es la primera película porno comercializada en las salas. Seguro que había habido pornazo amateur antes de las acrobacias de Linda Lovelace, pero en aquella época no existía internet ni el video ni nada, o sea que la experiencia de reunir por primera vez a montón de pajilleros en una sala oscura y proyectar imágenes gigantescas de gente copulando debía ser algo entre catártico e inquietante, a la par que lucrativo (costó 25.000 dólares y generó un beneficio de más de 600.000.000).

Y ver esta película hoy en día en la tele no tiene ni la mitad del morbo que debía de tener la experiencia original con los piquetes de puritanos pancarteros montando el show a la entrada del cine, pero todavía tiene cierta gracia ir a verla en la filmoteca, que la ponen de vez en cuando con cualquier excusa (por ejemplo este lunes, en homenaje a Gerald Damiano) y resulta muy gracioso, porque en la filmo suele haber un ambiente muy petanquero. Como es un cine barato, y suelen poner pelis antiguas, se llena siempre de abueletes y abuelillas que tienen demasiadas dioptrías para leer la letra pequeña de la programación pero bajan a ver qué les echan; y yo me pensaba que abandonarían la sala pitando al ver las primeras escenas de desnudos y resultó que no, que no, que se dejaron atrapar por el argumento y se tragaron la peli de cabo a rabo.

Y bueno, ya que ha salido el tema del tragar y de los rabos, dejen que les cuente un poco de qué la película: resulta que una señorita con problemas para llegar al orgasmo va al médico y el médico la palpa y la toca y la examina a fondo, y descubre que a esta señorita lo que le pasa es que tiene su principal zona erógena en la faringe en lugar de tenerla en la entrepierna. Si quiere paladear las mieles del orgasmo, no le queda otro remedio que felar pitos hasta el fondo. Pero hasta el fondo fondo, eh, fondo fondo fondo. Y ya se habrán fijado ustedes que el final de la cavidad bucal suele haber un pequeño colgajo llamado úvula o campanilla, que normalmente induce al vómito cuando se toca con un dedo o con un pedazo de comida mal puesto... pues Linda lo debe de tener blindado, porque se pasan toda la peli dándole pollazos y no se le escapa ni una gota de emesis. Otros fluidos corporales sí que se le escapan por varios orificios de su anatomía, pero lo más inquietante es lo de la garganta.

Como decía John Donne, no preguntes por quién doblan las campanillas.

Doblan por ti.
[Leer más +]
87 de 89 usuarios han encontrado esta crítica útil
Todos dicen que te amo
Todos dicen que te amo (1996)
  • 6.9
    16,033
  • Estados Unidos Woody Allen
  • Woody Allen, Goldie Hawn, Natalie Portman, Alan Alda, ...
10
Yo también te ai lof yu con toda mi alma, churri
A diferencia de otros cineastas que tratan a los actores como ganado, Woody Allen tiene fama de tratarlos muy bien y dejarlos hacer lo que les de la gana. No les hace ensayar, no les exige que se aprendan el texto palabra por palabra, no les hace repetir las tomas, prefieres rodar un par de planos largos que tediosas series de plano-contraplano. Paga poco, eso sí, pero sus películas son muy bonitas, sobretodo ésta, que es una alegría de principio a fin, y en la que todas las escenas transmiten buen rollo y felicidad. Los humanos se aparean y a veces luego se desaparean pero qué más da. El mundo es tan bonito que no vale la pena preocuparse, mejor cantar y bailar, sobretodo en Nueva York, París y Venecia, y sobretodo en otoño, en invierno, en primavera y en verano.

Sin embargo, entre tantas buenas vibraciones algo chungo pasó con el traductor de títulos, quizá trabajaba bajo demasiada presión o quizá nadie se tomaba en serio sus esfuerzos. El caso es que algo se le atragantó y abandonó el proyecto dejando su trabajo inconcluso. Se intentó buscarle un substituto, pero está el tema muy difícil, ya no queda casi nadie que pueda encargarse de un proyecto de tanta envergadura. Se rumorea que incluso Drew Barrymore intentó convencerle para que volviese a retomar la traducción que había dejado a medias pero todo intento de negociación fue vano. Así se quedó. Todos dicen... I love you.

Nota: excelente.
[Leer más +]
35 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
Gánster americano
Gánster americano (2007)
  • 7.6
    73,658
  • Estados Unidos Ridley Scott
  • Denzel Washington, Russell Crowe, Carla Gugino, Cuba Gooding Jr., ...
7
El Obama del narcotráfico
Cuando yo mande, legalizaré las drogas. No es que me gusten, y he visto todas las cosas malas que les hacen las drogas a la gente que las toma, desde los fétidos alientos de las fumadoras de cigarrillos mentolados a las caras de los desdentados zombies en chandal que pasean sus monos por los callejones, pero es que ahora que son ilegales se venden igualmente y me da rabia que los narcotraficantes se estén forrando a costa de la salud de un montón de gente.
Si no podemos impedir que se comercie con droga, al menos que los beneficios sean para todos. Me refiero a que unas drogas legales igual de caras podrían estar cargaditas de impuestos y por el mismo precio los drogatas en lugar de estar finanzando criminales estarían arreglando la educación pública, la sanidad o los programas de TVE, y todavía sobraría dinero para hacer campañas contra la drogadicción. Quizá incluso habría menos drogadictos, quién sabe, lo que sí que es seguro es que podríamos sentirnos orgullosos de dejar que cada cual se mate a su manera.

Pero hoy en día, tal y como está montado el sistema, los valientes representantes de las fuerzas del orden se pueden sacar más pasta aceptando sobornos de narcotraficantes que encarcelándolos, y es una pena.

En esta peli sale el Russell Crowe interpretando el papel de un poli que no, que ante un dilema así prefiere ser pobre pero honrado. Ya ves tú. Supongo que la Guardia Civil y los Mossos d'Esquadra deben ser todos como él, pero en la peli se hace raro.

Por otro lado, el jefe de los narcotraficantes es el Denzel Washington, pero desprende tanto carisma que parece Barack Obama. Habla tan bien y viste tan elegante y es tan joven y tan guapo y tan negro que casi dan ganas de inyectarse heroína en todas las venas de los brazos y los pies para que le vaya bien el negocio.

Así en confianza, aunque sea de Ridley Scott a esta peli parece que le cuesta un poco arrancar, y dura dos horas y media, y a ratos decae el ritmo, pero igualmente mola porque es de mafiosos.

Nota: notable.
[Leer más +]
77 de 100 usuarios han encontrado esta crítica útil
Viaje a Darjeeling
Viaje a Darjeeling (2007)
  • 6.5
    19,031
  • Estados Unidos Wes Anderson
  • Owen Wilson, Adrien Brody, Jason Schwartzman, Anjelica Huston, ...
9
Encuentros
Yo es que soy una persona muy superficial y me pensaba que la gracia de viajar era ver cosas bonitas que estaban lejos de casa, pero poco a poco, a lo largo de profundas conversaciones en los andenes más lugubres de los cinco continentes, me di cuenta de que quién más quién menos viaja para encontrarse a sí mismo.

Si eres superficial como yo, igual al hablar con la gente que viaja para encontrarse a sí misma te parece que están un poco locos, pero si te fijas a menudo esta locura es más común que la tuya, con lo que democráticamente ellos son los cuerdos. En serio, parece mentira la cantidad de gente profunda que hay por el mundo. Hablan todos como si fuesen únicos, pero son legión. Los raros somos los que tenemos problemas para apreciar su fascinante cosmogonía interna.
Pero bueno, quizá los que somos superficiales nos estamos perdiendo un montón de fascinantes singularidades que restan escondidas en los abismos mentales de la gente normal profunda, pero tenemos la ventaja de que nos encontrarnos a nosotros mismos en un plis. Yo normalmente me encuentro en el curro, o en casa, o a veces me encuentro en el cine o a veces en primavera me encuentro en un parque leyendo novelitas a la sombra de un alcornoque. Pero creo que no valoro los encuentros conmigo mismo en toda su grandeza porque a penas me saludo ni nada. A veces me acaricio y me toco, pero eso es otro tema que no viene a cuento.

En un albergue del barrio judío de Krakovia estuve hablando con una chica vegetariana que se comía las colillas de los porros y me dijo que no era posible encontrarse a uno mismo esperando el autobús, que para encontrarse a uno mismo era importante sufrir incomodidades y llevar todas tus pertenencias en una mochila. Le dije que la parada de bus en la que yo me sentaba cada mañana era muy incómoda porque el asiento estaba inclinado y en invierno hacía frío y que a veces iba a trabajar llevando mis cosas (carpeta, libros, bocadillo) en una mochila. Me dijo que yo no entendía nada porque no había estado en la Índia. Que se ve que si vas a la Índia no sólo llegas a un estado superior de conciencia que te permite entender las conversaciones con los rastafarians borrachos sino que incluso te comprendes a ti mismo en un plano astral totalmente desconocido para los que no se han limpiado los bajos en las turbulentas aguas del Ganges.

A mí ir a la Índia me dio un poco de pereza. Me sentí como cuando a te recomiendan algún libro que es muy gordo y que tiene muy mala pinta y la curiosidad habita dentro de tu cabeza pero prefieres esperarte a que hagan la película y así te enteras de qué va sin perder tanto tiempo ni sufrir penalidades. (Además, dicen que si vas a la Índia y adoptas un perrito, cuando lo llevas a España es probable que se coma a tu gato y lo lleves al veterinario y te digan que en realidad lo que has traído es una rata devoradora de mascotas.)
[Leer más +]
46 de 65 usuarios han encontrado esta crítica útil
Intriga internacional
Intriga internacional (1959)
  • 8.3
    66,831
  • Estados Unidos Alfred Hitchcock
  • Cary Grant, Eva Marie Saint, James Mason, Martin Landau, ...
8
La sombra de Freud es alargada
Cuando Hitchcock rodaba sus películas, las teorías de Sigmund Freud debían estar muy de moda, porque de vez en cuando ponía flashbacks raros en los que los personajes revivían traumas olvidados en el subconsciente o cosas así.
Sin embargo, hoy en día las teorías de Freud están más obsoletas que una colección de pornografía softcore en cintas de video Beta. Por supuesto que el tío permanecerá en la historia de la humanidad como un gran tipo, un cachondo y una de las figuras más influyentes del siglo XX, y lo de popularizar la idea del subconsciente fue un puntazo y lo de ver símbolos de penes en cualquier objeto alargado que se le pusiese por delante seguro que le ayudaba a no perder la sonrisa en las labores rutinarias del día a día; pero lo de la interpretación de los sueños y lo del complejo de Edipo y lo de justificar cualquier trastorno con algún trauma infantil enterrado, eso ya no cuela. Al menos ya no cuela entre los psicólogos serios y las personas instruidas, aunque siga siendo material de primera para estafadores psicoanalistas, opinadores de suplemento dominical y guionistas de telefilmes.

Pero hubo un tiempo en que Freud era la repolla, y el Maestro del Suspense se dejó seducir por su carisma, y si sus pelis no quedan ridículas del todo es sólo porque era un crack y, filmase lo que filmase, lo hacía con maestría. Precisamente por eso le llamaban Maestro del Suspense... bueno, por eso y supongo que también porque tenía un apellido difícil de deletrear.

Quizá si una de sus pelis que mejor aguantan el paso de los años es North by Northwest (también conocida como Intriga internacional o Con la muerte en los talones) es porque en ella los personajes son agradablemente planos y sus neuras son bastante terrenales y el argumento no se contamina con delirios oníricos. Por supuesto que los efectos especiales siguen notándose un poco antiguos y por supuesto que también hay muchas cosas obsoletas, empezando por esas interpretaciones tan acartronadas y terminando por la suprema idiotez de los malos de la película, que cuando quieren matar a Cary Grant, en lugar de pegarle un tiro lo ponen a conducir por acantilados o lo fumigan con una avioneta, pero algunas de las escenas siguen teniendo mucha mucha fuerza (la de la avioneta, aunque no tenga ni pies ni cabeza; o la de los cabezones del Monte Rushmore; o la coña de la subasta...)

En cierto modo, el suspense del Maestro del Suspense también ha quedado un poco obsoleto y ya no asusta como supongo que asustaba en su día, pero tiene un nosequé que sigue molando y sus chistes siguen estando ahí, y pillar un chiste obsoleto resulta más divertido que pillar un chiste fácil. Si en lugar de reirse toda la sala, os reís sólo dos o tres, se establece una complicidad y un sentimiento de pertenecer a una élite cultivada que resulta muy gratificante.
[Leer más +]
57 de 82 usuarios han encontrado esta crítica útil
M.A.S.H.
M.A.S.H. (1970)
  • 7.1
    11,949
  • Estados Unidos Robert Altman
  • Donald Sutherland, Elliott Gould, Tom Skerritt, Sally Kellerman, ...
9
Mobile Army Surgical Hospital
Aunque todavía no habíamos enunciado el Teorema de los Callos (que dice que todas las pelis interpretadas exclusivamente por actores feos son buenas), parece que Robert Altman ya lo intuía y quería que todos los actores de M*A*S*H fuesen poco agraciados físicamente y a los peces gordos les costó un huevo convencerle de que el papel de Enfermera Jefe fuese para Sally Kellerman. Era demasiado guapa para estar en el frente, estropearía la atmósfera.

Al final, tal y como suele pasar con las guapas, Altman cedió y Kellerman se quedó, y, ya que tenían una sexy bomb, rodaron una memorable escena en la que, tras apostar si su rubio es natural o teñido, los cirujanos le tienden una emboscada que consiste en sentar a todo el personal del campamento frente a las duchas de las chicas como si estuviesen al cine y de repente levantar la lona que las cubre para que no quedase ninguna duda sobre cual es el color natural del felpudo de la Enfermera Jefe y poder cobrar las apuestas.
Cuando la lona se levantaba, ella tenía que sorpenderse, constatar la imposibilidad de cubrirse con nada y lanzarse de barriga al suelo para dificultar la exploración ocular de su voluptuosa anatomía.
El problema es que Kellerman se ponía nerviosa y se tiraba al suelo antes de hora, cuando la lona todavía estaba en su sitio.
Pero Altman era joven y era un crack, todavía no había hecho películas tan aburridas como algunas de las que haría luego, y supuraba recursos creativos por todos los poros. Lo que hizo fue entrar por sorpresa en las duchas con Gary Burhoff mientras se rodaba la escena y bajarse los pantalones, de manera que cuando se levantó la lona Kellerman estaba distraída por la inesperada visión de los pitos del director y de uno de los actores, y tardó unos instantes a lanzarse al suelo y la escena quedó realista.
Según quién cuenta la anécdota, se rumorea que había todavía más señores con la polla al aire, pero seguramente esos ya lo hacían por vicio y no en busca del virtuosismo interpretativo de tan bella dama.

Y bueno, toda la peli es un cúmulo de trastadas así, desde luego que los cirujanos del Mobile Army Surgical Hospital no son el modelo de conducta que yo quiero para mis hijos, pero tras ver la peli me quedó muy claro que yo de mayor quería ser como ellos.
Porque quizá son feos, pero son muy simpáticos. Y sobreviven en el frente americano de la Guerra de Korea (Altman intentó evitar referencias geográficas explícitas para que pareciese que estaban en el Vietnam, pero también en esto le cortaron las alas) y hacen lo posible para disfrutar de la vida en tan desafortunado contexto, beben más, ríen más y mojan más el churro que la mayoría de civiles en tiempos de paz. Son unos frívolos y unos gamberros y, sin embargo son también unos buenos profesionales que saben hacer su trabajo. Poca gente así me he encontrado yo en a lo largo de mi carrera profesional.
[Leer más +]
33 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
Héroes
Héroes (2009)
  • 5.2
    10,130
  • Estados Unidos Paul McGuigan
  • Dakota Fanning, Camilla Belle, Chris Evans, Djimon Hounsou, ...
3
La mejor película de acción del 2009
Se acaba de estrenar Push y es un poco birriosa pero en los carteles que han puesto en el metro pone que es La mejor película de acción del 2009.
Si esto lo lees rápido impresiona durante un instante, porque te quedas con la idea de que la mejor película de acción del 2009 no puede ser mala, pero enseguida caes en dos detalles que deslucen un poco este logro: a) que el género de acción es género bastante desgraciado en general, y b) que, joder, estamos a febrero.

Nota: un cate y una colleja.
[Leer más +]
82 de 127 usuarios han encontrado esta crítica útil
[•REC]
[•REC] (2007)
  • 6.6
    83,056
  • España Jaume Balagueró, Paco Plaza
  • Manuela Velasco, Ferrán Terraza, Jorge Serrano, Pablo Rosso, ...
9
Zombie Love
Uno de los problemas del cine contemporáneo es que todas las películas tienen títulos parecidos y es fácil liarse. Ayer, por ejemplo, me fui al cine con toda la ilusión y con toda la familia pensando que ponían esa del ogro verde y el gato con botas, y nos encontramos cara a cara con el deformado rostro del nuevo cine de terror catalán.

Y confieso tener ciertos prejuicios contra el cine de mi tierra y ciertos prejuicios contra el cine de terror, pero no me quedó más remedio que ponerlos todos juntos y tragármelos y alucinar ante esta película. Menudo yuyu.

Mi churri, para sentirse más segura, se me agarró del brazo y me lo fue apretujando y dislocando a medida que avanzaba la trama. Si los zombies no se pasasen toda la peli pegando gritos se hubiese podido oír el crujir de mis articulaciones.
Cuando los protas se encierran en el ático, yo ya tenía el antebrazo azul.

Por otro lado, entre a) los sustos, b) los gritos, c) el terror infernal y d) la visión de una rubita pechugona correteando y subiendo y bajando escaleras y respirando entrecortadamente mientras otra atractiva señorita apretujaba su anatomía contra mi desconyuntado brazo derecho, el corazón se me puso en modo taquicardia y parece ser que se me acercaron a la piel unas venas palpitantes que no sabía yo que poseía. Cuando encendieron las luces ya tenía tan mal aspecto que me vio una adolescente palomitera y empezó a correr pensando que yo también había sido mordido por un no-muerto.

Y habría que destacar las escenas de sátira del paisanaje español y de los programas de cutre-realidad a lo Callejeros, que casi recordaban al mejor Berlanga, pero hostias, la risa que me salía a mí con esas escenas ya no era una risa alegre, sino era una risa histérica, de loco, la misma que se le escapa a cualquier espectador sensato cuando ha visto a una niña pegarle un mordisco en el ojo a su propia madre.

Vamos, que está muy bien, y tiene mucho mérito rodar toda la peli con una sola cámara, sin hacer ni un solo plano-contraplano y prescindiendo de la mayoría de martingalas que dan ambiente en otras películas. Y todavía tiene más mérito que el resultado de tal prodigio técnico no aburra y que resulte creíble (dentro de lo que serían los cánones de credibilidad de las películas de temática zombie, se entiende), pero por otro lado dudo mucho que mi brazo recupere nunca la forma que tenía antes de la película. No se trata sólo de la tradicional gangrena, se ve que la articulación está fuera de órbita y los huesos resquebrajados.

Desde que vi Rec me alimento con una pajita y me masturbo con la izquierda.

Nota: notable alto.
[Leer más +]
56 de 75 usuarios han encontrado esta crítica útil
Matrix
Matrix (1999)
  • 7.9
    193,711
  • Estados Unidos Lilly Wachowski, Lana Wachowski, ...
  • Keanu Reeves, Laurence Fishburne, Carrie-Anne Moss, Joe Pantoliano, ...
8
La paradoja de la matriz
Tontería 1:
A mucha gente le parecerá razonable que los robots esclavicen a los humanos para robarles la energía eléctrica generada por sus impulsos nerviosos.
Pero dicen los empollones que la energía ni se crea ni se destruye, se transforma. Por ejemplo, en el Sol se producen reacciones de fusión que transforman la energía de los núcleos de los átomos (energía nuclear) en energía radiante que llega a la tierra y es absorbida, entre otras cosas, por las lechugas que, mediante el proceso de la fotosíntesi, la usan, entre otras cosas, para construir moléculas (energía química). Luego viene por ejemplo un conejo y se zampa la lechuga y usa la energía química de ésta para correr y saltar (energía mecánica) y se pasea por ahí hasta que lo pillo yo y me lo zampo con allioli. Y obtengo así mi dosis de energía para realizar diversas funciones corporales. Pero esa energía es sólo la pequeña parte de la energía nuclear del Sol que se transformó en energía radiante y luego en energía química lechuguil y luego en energía química conejil. Y entre transformación y transformación, la mayor parte de la energia originaria se ha disipado por el universo en forma de calor.
Vamos, que si eres un robot te sale más a cuenta zamparte el conejo al allioli que zamparte el impulso nervioso de un humano, pero mejor aun si te zampas una lechuga o, en un alarde tecnológico, te montas una placa solar en la cabeza y de dejas de complicaciones.

Tontería 2:
En la antiguedad la gente desconocía los intríngulis de los fenómenos atmosféricos básicos y las tormentas y las sequías se atribuían a dioses y otros seres mágicos y poderosos... Pero los empollones descubrieron que casi todos los fenómenos de la naturaleza podían también explicarse de forma científica. Aunque han pasado los años y mucha gente prefiere aferrarse a la mística y las supersticiones, que tienen la ventaja de que no hace falta saber mates para entenderlas y además te prometen vidas eternas y otras maravillas. Incluso hay quien considera la ciencia como una religión más, pero la ciencia tiene la ventaja de que permite hacer predicciones comprobables sobre qué pasará en el futuro.
Bueno, es que no hay color: la Bíblia nos da las Profecías de Fátima, la Ciencia nos permite predecir los eclipses y el tiempo que hará mañana y además viene con inventos chulos de regalo como la electrónica, el cine o los desagües sifónicos.
[Leer más +]
86 de 117 usuarios han encontrado esta crítica útil
Batman: El caballero de la noche
Batman: El caballero de la noche (2008)
  • 8.1
    152,310
  • Estados Unidos Christopher Nolan
  • Christian Bale, Heath Ledger, Aaron Eckhart, Michael Caine, ...
2
El Joker es una vieja folklórica borracha que se ha pasado toda la noche bebiendo anís del mono y llorando y secándose las lágrimas con la manga.
Tengo amigos a los que les mola el rollo de los superhéroes. Son gente normal, a su manera. Cuando hablo con ellos, el raro soy yo, que dicen que lo que me pasa es que tengo amagos de homosexualidad reprimida y por eso me incomodo cuando veo jovencitos en mallas pegando saltos. Y ellos fueron los que me dijeron que El caballero oscuro (la última peli del hombre-murciélago) era la mejor de todas, que era muy profunda y analizaba la psicología del héroe y seguro que me gustaría y me ayudaría a superar mis prejuicios.
Pero sospecho que me tomaron el pelo. El caballero del culo dura dos horas y media y es aburridísima. Los análisis psicológicos son del nivel de los de por ejemplo Saw, los diálogos parecen sacados del CSI y las escenas de acción son escasas y sin gracia.

Por otro lado, confieso que yo me pensaba que este tipo de pelis eran muy maniqueas y que los buenos eran muy buenos y vestían de colores y los malos eran muy malos y vestían de negro... y me encontré de bruces con sorprendentes matices:

1. El personaje más desaborío, rico y antipático de toda la película es el prota (sí, lo sé porque mis amigos a los que les va el rollo de los superhéroes me lo habían explicado) y sin embargo viste de negro, conduce un cochazo y dispone de un armamento mucho más sofisticado y mortífero que el de sus adversarios. Verlo repartir estopa con tantos medios produce más bochorno que diversión, es casi como ver a Israel machacando la Franja de Gaza.

Y 2. el que representa que es el malo hace algunas cosas de malo, pero el pobrecico también se esfuerza a hacer chistes e intenta sonreir a pesar de que nadie le quiere. En demasiadas escenas lo pintan como un friki descastado y marginado por los mafiosos con más glamour. Da la impresión de que está desesperado por llamar la atención, ni siquiera aspira ya a hacer amigos. Resulta tan patético que despierta más compasión él que la gente a la que mata. No sé, quizá es la pinta que me lleva, que este sí que viste de colorines y se maquilla alegremente, con la mano izquierda y con todos los colores del arco iris.
Casi dan ganas de ponerse a llorar cuando lo detienen y revisan sus bolsillos y lo único que lleva en ellos es una colección de navajas barriobajera. Ya no sabes si la acción transcurre en Gotham City o en San Roque.
Los expertos dicen que este Joker es un villano postmoderno, pero parece una vieja folklórica borracha que no termina de asimilar el fracaso comercial de su último disco y se ha pasado toda la noche bebiendo anís del mono y llorando y secándose las lágrimas con la manga.

Nota: un cate.
[Leer más +]
135 de 248 usuarios han encontrado esta crítica útil
Gomorra
Gomorra (2008)
  • 6.2
    23,410
  • Italia Matteo Garrone
  • Salvatore Cantalupo, Gianfelice Imparato, Maria Nazionale, Toni Servillo, ...
8
Granujas de medio pelo
Más o menos, la evolución de la imagen de los mafiosos en el cine es tal que así:
1. Primero fueron muy malos y muy planos.
2. Luego fueron pillando matices y glamour. Seguían siendo malos si te parabas a pensar en ello, pero tenían tanto carisma que daban ganas de irse de turismo a Sicilia y jurarle vasallaje al primer cacique que se pusiese por delante.
3. Luego pillaron todavía más matices y más personalidad pero su glamour se fue relativizando. El Scarface de De Palma parecía una caricatura al lado del Padrino de Coppola, pero eso era sólo el principio de un descenso hacia unos abismos de cutrerío que parecían inimaginables en la época de Once upon a time in America... Cuando vimos por la tele a Toni Soprano con su camiseta de tirantes bebiendo zumo de naraja directamente del tetrabrick nos pensamos que ya tócabamos fondo y que eso ya era el no va más. ¡El capo parecía un ser humano! ¡Podía ser nuestro vecino! La serie molaba tanto que nuestro paradigma de mafioso se convirtió en algo mucho más terrenal de lo que había sido antaño...

Pero ahora va Roberto Saviano y se pone a cavar todavía más hondo en las miserias del crimen organizado. Sus mafiosos no sólo son todavía más cutres que los de cualquier peli o teleserie sino que encima intentan darse humos imitando a los personajes más horteras de Hollywood.
[Leer más +]
35 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dexter (Serie de TV)
Dexter (Serie de TV) (2006)
  • 7.9
    60,697
  • Estados Unidos James Manos Jr. (Creator), John Dahl, ...
  • Michael C. Hall, Jennifer Carpenter, James Remar, David Zayas, ...
6
Oh, qué rollo, ojalá pudiese quitarme la máscara
Ya me repelía un poco la ciudad de Miami por el rollo de las palmeras, los eliancitos y el Julio Iglesias, sólo me ha faltado ver cómo funcionan ahí las comisarías... ¡Menuda pandilla! ¡Al lado del cuerpo policial de Miami, el cuerpo de la Guardia Civil Española parece un cuerpazo! Quién más quién menos se deja sobornar por unos donuts; hay tres o cuatro que están todo el rato comadrejeando para trepar en el organigrama; uno que es un chino cachondo que gusta de soltar chistes bestias en la escena del crimen; otro que está separado y acosa a su ex-esposa; una que se cepilla a un psicópata y otro que precisamente es un psicópata en su tiempo libre y encima tiene el cansino hobbie de autocompadecerse todo el rato con su voz en off:
"Oh, no tengo sentimientos, oh, qué mal me hacer sentir eso... Me gustaría poder hablar con alguien de cómo me siento... Ojalá pudiese quitarme la máscara..."
La verdad es que ahondar en la psicología de los psicópatas resulta interesante pero también muy confuso, uno se pregunta si los guionistas se han documentado charlando con zumbados de verdad o se lo han inventado todo sin reparo alguno, pensando que al fin y al cabo para retratar la mente de un zumbao tampoco va a pedir nadie rigor alguno, que si hubiese en ella rigor y coherencia ya no sería la mente de un zumbao.
Y hay algo de gore para amas de casa, pero resulta menos desagradable y más divertido que el de CSI, y el argumento no es nada del otro mundo pero se desarrolla capítulo a capítulo y engancha bastante.
Michael C. Hall (el hermano gay de A dos metros bajo tierra) es un actorazo, y se aguanta la risa en todas las escenas, y nos mete de cabeza en un mundo de suspense raro, diferente del suspense al que estamos acosumbrados, y a pesar de que todo es muy artificioso y que los personajes parecen haberse escapado de un circo, confieso que algunos capítulos realmente me han puesto de los nervios.
Y bueno, en la línea de las teleséries yankis de hoy en día, el puritanismo más ñoño convive con una trama de lo más depravado: no tienen problemaspor mostrarte a una señorita salpicando a su hijo de sangre al ser despedazada con una sierra eléctrica pero harán todo lo posible para que no veas nunca un pezón o una nalga, y los psicópatas desnudan y atan a sus víctimas para torturarlas y matarlas pero se sienten obligados a hacerlo con papel de plástico transparente dando las vueltas necesarias para que queden al descubierto la cara y el ombligo y las extremidades pero queden pudorosamente cubiertas las partes correspondientes a lo que sería el bikini.

Nota: notable bajo.
[Leer más +]
36 de 65 usuarios han encontrado esta crítica útil
El observador oculto
El observador oculto (2005)
  • 6.6
    18,996
  • Francia Michael Haneke
  • Daniel Auteuil, Juliette Binoche, Maurice Bénichou, Annie Girardot, ...
7
No os preocupéis, que yo os la explico:
Parece un thriller pero no es un thriller, oiga, que el Haneke es un postmoderno que coge las estructuras de los géneros viejos y las retuerce para lanzar mensajes nuevos... mensajes pedantorros, eso sí, pero que no dejan de tener su gracia.
Y con la excusa de que no es un thriller voy a contar alegremente unos cuantos spoilers, ya aviso para que no se enfade la gente como cuando conté el final de Lost.
Y es que me apetece explicarles quién es "el malo" porque tras ver la peli ni yo ni mis amigotes teníamos la más remota idea (y mis amigotes son gente sagaz, uno de ellos entendió Mulhogand Drive a la primera), pero he realizado una agotadora labor de investigación por internet y ahora ya entiendo la peli y estoy muy orgulloso y me apetece contarlo para que el próximo espectador desconcertado que busque respuestas pueda encontrarlas aquí.
[Leer más +]
222 de 271 usuarios han encontrado esta crítica útil
Casino Royale
Casino Royale (2006)
  • 6.9
    74,825
  • Reino Unido Martin Campbell
  • Daniel Craig, Eva Green, Mads Mikkelsen, Jeffrey Wright, ...
7
Morirás rascándome las pelotas
No soy la persona más adecuada para juzgar la decadencia del agente James Bond porque esta es la primera peli del simpático espía que he visto entera, pero confieso que le tengo cariño al personaje porque me grabé un DVD recopilatorio con canciones de sus bandas sonoras y me va de muerte en las fiestas, cuando lo pongo el nivel de glamour se dispara y la canción de We have all the time in the world es perfecta para arrimar cebolleta.
Y siempre me han hecho gracia los diálogos vacilones de tipos duros absolutamente indespeinables que se mueven en la frontera de la autoparodia. Los mejores son los del cine negro antiguo, a poder ser con Bogart, pero el agente 007 también parecía tener algunas líneas chulas de macho alfa auténtico.
Pero bueno, las veces que había visto un ratito de alguna peli Bond por la tele, había sonreido, me había deleitado un ratito con los paisajes y las churris y las frases macarriles, pero el argumento nunca me había atrapado lo suficiente como para aguantar las pausas publicitarias.
Me daba la impresión de que después de los créditos inciales hipermolones, la cosa ya empezaba a perder ritmo...

Pero vi la peli esta del Flan Royal y me quedé flipando. Ver cosas así en una pantalla grande es como subir a una montaña rusa. Sobretodo durante la persecución en las obras, la platea pilla una taquicardia colectiva equivalente a la ingesta de 3 litros de café solo. Y con la escena de la tortura te ríes un montón porque sale un tíobueno desnudo y el malo le golpea los testículos con una cuerda, aunque los expertos afirmen que la saga está perdiendo el sentido del humor.

Pero lo que sí que es cierto es que la saga Bond se está volviendo políticamente correcta, es decir que se está volviendo puritana, es decir que cada vez las películas son menos sexys pero más violentas.

Algo chungo le está pasando al sistema de valores de la indústria del espectáculo. Y ojalá se trate sólo de una moda temporal, porque si sigue la tendencia esta de ennoblecer los mamporros y demonizar el putiferio, el mundo se hunde.

Nota: notable.
[Leer más +]
35 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
Camino
Camino (2008)
  • 7.2
    41,561
  • España Javier Fesser
  • Nerea Camacho, Carme Elías, Mariano Venancio, Manuela Vellés, ...
8
O pus o sangre
La postura ofcial del Opus Dei ante esta película parece ser la de intentar aprovechar que el río está revuelto para pescar algún merluzo. Cito a un tal Manuel Garrido de la web oficial de la secta:

"Desearía que esta película fuese ocasión para que muchas personas conozcan con sus propios ojos la realidad del Opus Dei. Las puertas están abiertas para los que deseen conocer de forma directa esta institución de la Iglesia Católica."

Pero en general parece que a los numerarios y simpatizantes que les han dejado verla no les ha gustado, y algunos de ellos ven en esta peli otro paso en una conspiración cinematográfica que empezó hace unos años con El código Da Vinci.
Aunque tampoco te vas a fiar de los gustos de unos zumbaos que se ponen piedras en sus propios zapatos adrede y que cuando tienen sed se esperan un rato antes de beber agua para homenajear con esa sed y ese pequeño sufrimiento a su Dios... y es que al Dios judeocristiano normal de toda la vida ya le va un poco el rollo del sadomaso, pero el Dios del Opus es peor, menudo hijoputa, si eso es un Dios misericordioso no quiero ni saber cómo será el Demonio.

En todo caso, se rumorea que los ateos disfrutarán de la peli más que los devotos, pero los que deberían verla son los indecisos, los atontados, las víctimas potenciales, la gente que cualquier día puede buscar consuelo en las garras de la religión.
[Leer más +]
25 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
A prueba de muerte
A prueba de muerte (2007)
  • 6.6
    56,414
  • Estados Unidos Quentin Tarantino
  • Kurt Russell, Rosario Dawson, Vanessa Ferlito, Zoe Bell, ...
7
¿Cine o DVD?
Primero salen cuatro niñatas parloteando generosamente pero sin revelar al espectador ni un solo bit de información que sea interesante o haga avanzar la trama. Se hace un poco largo, pero tenemos fe en tarantino y sabemos que tarde o temprano pasará algo.
Y entonces va y pasa algo, así de sorpresa, y mola mucho, pero es muy corto. Para que no sepa a poco, lo vuelven a pasar a cámara lenta y filmado desde otro ángulo. Creo que repiten el truco cuatro veces, una por cada moza.
Y ahora viene lo jodido: de repente salen otras cuatro niñatas parloteando generosamente pero sin revelar al espectador ni un solo bit de información que sea interesante o haga avanzar la trama durante mucho mucho rato. No son las mismas chicas, pero resultan igual de plomizas. Son físicamente atractivas, eso sí.
Pero tenemos que esperar hasta el último cuarto de hora de la película para que vuelva a pasar algo. Quién más quién menos ya está de parte del psicópata. Que las maten ya, rediós, o que las amordazen, o que les metan alguna cosa en la boca. Pero el último cuarto de hora es muy molón, para qué engañarnos. Lo flipas de tal modo que incluso te despiertas un poco, el subidón es tal que después de aburrirte tanto rato se encienden las luces de la sala y te quedas con ganas de más. Vale la pena verla en la pantalla grande de un cine porque es como montarse en una adrenalítica montaña rusa, pero también debe molar poderla ver en el DVD de casa para poder pasar rápido las escenas de relleno. Quizá lo ideal sería una sala de cine con un proyector controlado con un mando a distancia.

Otra cosa interesante es que me suena que en las pelis de terror de los 70, los psicópatas tenían tendencia a atacar jovencitas que pendoneaban y enseñaban las braguitas y se cepillaban a sus novios en los cines al aire libre... mientras que el psicópata de Death Proof parece empeñado en liquidarse a seductoras calientapollas que ni enseñan carne ni profundizan sus relaciones.
A ver si va a resultar que está cambiando el paradigma moral de los tiempos.

Nota: notable bajo.
[Leer más +]
30 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
WALL·E
WALL·E (2008)
  • 7.9
    126,263
  • Estados Unidos Andrew Stanton
  • Animation, Fred Willard
7
Los humanos somos así
Aunque lo firme la Disney, esto no es una película para niños. Lo sé porque a mí me gustó, y yo soy un señor con el corazón ennegrecido al que no le gustan los niños ni las películas para niños. Además, plagihomenajea 2001 no sólo en el diseño del ordenador rebelde sino también en el abuso de los opresivos silencios. Durante la mayor parte de la peli no dicen ni pío y el robotillo mono tiene que limitarse a hacer monerías en mímica y a poner carita de pena sin más recursos expresivos que unos ojos que se inclinan.

Y el mensaje es bonito: progre, anticonsumista, ecologista. A simple vista podría parecer hipócrita que este mensaje llegue a través de una corporación estadounidense que no es más que una eficaz y poderosa máquina de hacer dinero y vender moñacos y macmenús... pero oigan, el anticonsumismo mola, ergo el anticonsumismo vende. Yo hacía tiempo que me resistí a los cantos de sirena Disney-Pixar y esta vez ahí estuve, gastándome mis 7 leuracos para pasar horitas rodeado de mocosos que lloriqueaban y comentaban las escenas en voz alta.

Las imágenes y la ambientación son geniales, eso sí. Sobretodo durante la primera hora es difícil cerrar la boca. Uno se queda embobado ante la belleza de una tierra desolada, desértica, cubierta de mierda, y un prota tenaz que va recogiendo y clasificando y amontonando la basura con la dedicación obsesivo-compulsiva de los buenos robots.

Pero luego resulta que el robot ve una película ñoña por la tele y se pone cachondo y se enamora de la primera robotita que pasa y todo se complica. He leído ambiciosas reseñas sobre esta película que afirman que el robot protagonista simboliza la humanidad perdida. Menuda visión del género humano, simbolizarlo por un robot idiota que lo único que hace es trabajar y ver la tele y volverse loco por imitar las cosas que salen en las películas. Porque lo que ve es un músical en cuyo clímax el chico y la chica se agarran las manos y luego lo único que aspira es pues a agarrarse las manos con una robotita sexy, pero si hubiese visto El silencio de los corderos seguramente aspiraría a comérsela viva, y si hubiese visto El último tango en París aspiraría a untarle de mantequilla los conectores traseros y si hubiese visto Salò aspiraría a torturarla y violarla durante horas y comerse una caca.
[Leer más +]
53 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
Éxito a cualquier precio
Éxito a cualquier precio (1992)
  • 7.1
    6,733
  • Estados Unidos James Foley
  • Al Pacino, Ed Harris, Jack Lemmon, Jonathan Pryce, ...
8
Depredator
Hay algo de suspense y misterio, pero nos la suda bastante. Lo que importa es ese retrato de los comerciales como monstruos sin piedad ni moralidad ni escrúpulos ni esperanzas ni nada bueno. llevan corbata y a simple vista parecen buena gente, pero son el Mal. Todos ellos, incluso el Jack Lemmon. Son depredadores. Malos bichos que mienten, estafan, traicionan y ninguno de estos atajos les ayudan a progresar. Porque no es que sean supervillanos, ni siquiera los que más triunfan en el arte del engaño, son sólo perdedores atrapados en un rol putrefacto. Igual que los depredadores del reino animal que no pueden dejar de zamparse gacelas porque es lo único que saben hacer para sobrevivir, los depredadores del reino comercial no saben hacer otra cosa que dar por culo a clientes y potenciales clientes. Son dignos de cierta compasión, pero también son dignos de justificable repulsa y miedo. Son cocodrilos atrapados en el barro.

Pero también es verdad que estos depredadores no son nada comparado con los comerciales de las compañías de telefonía de hoy en día. Despojos del sistema educativo al acecho de abuelitas distraídas a las que venderles un contrato ADSL que no saben usar, cazadores de ilusos a puerta fría, telemarketers cojoneros que no respetan ni la hora de la siesta... Ya quisieran ellos tener el carisma que David Mamet y James Foley regalan a sus decadentes depredadorcillos. Ya quisieran ellos tener la gracia de Jack Lemmon, Alec Baldwin, Ed Harris, Kevin Spacey, Alan Arkin y Al Pacino. Porque lo de las compañías de telefonía del siglo XXI ya no son cocodrilos decadentes, son alimañas o moscas verdes o algún otro bicho que hace tiempo que ya no sufre ninguna decadencia porque hace tiempo que tocó fondo. Cada uno de ellos mueve poco dinero, sus estafas son más pequeñas que las de los yuppies de los ochenta, pero son una plaga que ataca de forma repetitiva e indiscriminada y que, en suma, resulta mucho más molesta y afecta a mucha más gente. Al menos, los depredadores de la peli sólo atacaban a idiotas que tiempo ha habían llenado un formulario mostrando interés por el negocio. Con las alimañas de hoy en día nadie está a salvo. Tú puedes ser su próxima víctima. Quizá lo hayas sido ya. En mi casa concretamente nos han dado pro culo los de Telefónica, pero a mi hermana le dieron por culo los de Vodafone, y yo trabajé un tiempo para el servicoo técnico de Auna y puedo confirmar que eso también era una casa de putas.

Nota: notable.
[Leer más +]
58 de 75 usuarios han encontrado esta crítica útil