arrow
9
Memorable reflexión sobre el azar
Primera película de Allen rodada integramente fuera de NY. Escrita y dirigida por el autor, la filmación se inició en julio de 2004 y se prolongó 7 semanas, en Londres y alrededores, una casa de campo en Buckingham y los estudios Ealing. Nominada a un Oscar (guión original), ganó el Goya y el David de Donatello (película extranjera). Se estrenó el 18-XI-2005.

La acción tiene lugar en Londres durante algo más de un año (2003/04). Narra la historia de un joven tenista, retirado de la competición internacional, establecido en Londres como profesor de tenis de un club de clases altas. Movido por la ambición, contrae matrimonio con Chloe (Emily Mortimer), hija de un rico empresario, pese a la pasión obsesiva que siente por Nola Rice (Scarlett Johansson), norteamericana, de 20 años, excéntrica, neurótica, fascinante, frustrada por el fracaso de sus deseos de triunfar como actriz, con pasión compulsiva por el sexo.

La película muestra cómo un joven irlandés, Christopher "Chris" Wilton (Jonathan Rhys Meyers) aprovecha todos los medios a su alcance para prosperar, ayudado por la suerte. Miente, engaña y simula, en un intento desesperado de combinar el estatus social que le da el matrimonio y la pasión obsesiva que siente por Nola. La obra glosa la importancia de la suerte en la vida, convertida en diosa pagana que rige el destino de las personas. El imperativo del azar plantea dudas inquietantes al protagonista, que se siente desolado porque no sabe si en el mundo existe la Justicia, la que debería castigarle para poder recobrar la fe perdida en el trabajo, el sacrificio, el esfuerzo y el talento. Si la suerte reparte, de modo caprichoso e inapelable, prosperidad e impunidad, ¿qué sentido tiene para la Humanidad la honradez, la amistad, el amor, la solidaridad? A destacar la acertada referencia a "Crimen y castigo", de Dostoievski, y al film argentino "Diarios de motocicleta" (2003), de Walter Salles.

La música sustituye el jazz por fragmentos de arias de óperas italianas ("Rigoletto", "La Traviata", "Il Trovatore"), francesas y portuguesas, que marcan el desbordamiento de la pasión, la tragedia y la fatalidad. No hay arias de Wagner. La fotografía se apoya en un dibujo sólido, de gran belleza, y en una paleta de colores crema y pastel que realzan la belleza rubia y clásica de Nola. El guión, muy trabajado y cuidado, desarrolla un crescendo dramático de gran fuerza, que culmina en una escena terrible. El humor, caústico e irónico, está presente a lo largo del metraje, aunque en menor medida que en otros films del autor (los policías, los proyectos de viajes, la tropeza manual de Chris, la reiteración de llamadas telefónicas, la errónea referencia a Cerdeña, el enfretamiento de Nola con Chris en la calle, etc.). Johansson encarna brillantemente seducción y pasión, celos y desesperación. La dirección trabaja con convicción y apasionamiento.

Película que conmueve y emociona. Obra mayor de Allen.
[Leer más +]
288 de 343 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
woody Allen convertido en Patricia Highsmith
No sé que poción mágica se ha tomado Woody Allen que ahora que tiene casi ochenta años, de repente y sin previo aviso, se ha convertido en Patricia Highsmith (mutación a la altura de esa que le sucedió en 1978, cuando se levantó con mal pie y creyó ser Ingmar Bergman)...

Algo raro le debe pasar al viejo judío para que, tras más de 30 películas de noventa minutitos con música jazz super chachi nos haga ahora un peliculón de dos horas con sólo música ópera de lo más enervante!
Pero es que encima al hombre se le ve menos recatado de lo normal, y, sin ser tampoco un Tarantino, creo que casi por primera vez en su filmografía nos muestra alguna escena de sexo y alguna escena de violencia y también una escena con Scarlett Johanson corriendo entre el maiz con una blusa blanca empapada por la lluvia!

Pero lo más flipante es que... ¡NINGUNO DE LOS PERSONAJES TARTAMUDEA!

El primer peliculón de Woody Allen protagonizado por machos alfa en lugar de mequetrefes difícilmente puede calificarse de "más de lo mismo"; e incluso podría pensarse que lo ha escrito o dirigido otra persona, si no fuese por la belleza y talento que transmiten todos sus fotogramas.
Y los personajes son todavía más pijos y asquerosamente ricos de lo normal, pero como la moraleja viene a decir que los ricos son unos cabrones que no se merecen lo que tienen, pues se perdona.

Y no cuento más para no chafarles la peli, que ya tardan a ir a verla.

Nota: matrícula de honor.
[Leer más +]
157 de 208 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El puntillo Freud
¿Woody Allen? Los historiadores del futuro lo negarán. Pero lo ha hecho él.

No tiene apenas chistes. No sale ningún patoso con gafas. Todos son jóvenes y guapos, con las ideas claras. Nadie balbucea. No está ambientada en Nueva York. Canta Caruso. Woody Allen corrije a Dostoievsky: Dios no existe, sólo el sexo y la ambición, el sexo y la supervivencia. Este es nuestro mundo.

Allen ha leído mucho, sin duda, sobre todo a Freud. Éste (y no Dostoievsky o Strindberg) explican esta historia.

A mí me ha conmovido mucho.
[Leer más +]
122 de 155 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Red.
Para mí, una de las mejores de Woody Allen, entre las 3 mejores. Mientras otras suyas acusan el paso del tiempo, sobre todo las primeras de su filmografía, ésta se mantendrá en el ranking de las mejores.
Es elegante, como en el tenis, va por juegos y por sets y está relatada con un dirección a los actores maestra. Las interpretaciones son geniales, de escándalo, auténticas; los modales son los exactos que se usan en la jet set. Luego el argumento: Bien trazado, creíble. ¿Cómo va a dejar un joven una vida de lujos por una aventura aunque sea con la número uno de las Master Series?
Primero el juego: las presentaciones de las estrellas, los pases en paralelo y las voleas (aparición de cuernos); luego el set (la tía buena se ha convertido en tía pesada: maquinación de la solución) y la muerte súbita (proceso policial, casi lo mejor del partido).
Fantástica. Mantiene el suspense muy bien dosificado, sin prisas. Si no la he puesto un 10 ha sido por un fallo tremendo que yo valoro mucho, porque los detalles son importantísimos para el espectador avezado y entusiasta de películas policiales.
Ver el spoiler.
[Leer más +]
82 de 92 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Fuego en el cuerpo
Ella, sensual, apasionada, tremendamente sexy. Él, serio, sereno, sobrio.
Y a partir de ahí, una arrebatadora relación capaz de sacudir, hipnotizar y despertar complicidad.
Una relación de esas que no se palpan, que avanza en miradas y gestos, pero nunca en caricias y palabras, una relación en la que se respira una tensión sexual brutal, plano a plano, momento tras momento... hasta que llega el día, el primer encontronazo, y a partir de ahí, el arrebato y el impulso se apoderan de la pantalla con vehemencia y una fuerza que nos harían arrancarnos de nuestro cómodo escondite, de la plácida posición desde la que les observamos, con un sencillo revolcón o con una simple conversación.

Y Allen traza la línea sobre el terreno, desembocando el conjunto en un relato sobrio, contenido, pero de aquellos que sabe hacer saltar la chispa en el instante necesario e inesperado. Así es como avanza una historia que nos habla sobre los miedos, las frustraciones y las dudas de dos personas que encajan, hacen saltar la complicidad por los aires, pero nunca se atreven a dar un paso más, un paso preciso y arriesgado que les llevaría a desatar por completo su pasión.

En "Match point" sorprende no sólo la capacidad de sosiego que imprime el neoyorkino sobre cada una de sus secuencias, ni la elegancia con que se mueve la cámara, sino un trabajo actoral que, encabezado por un brillante Rhys-Meyers que te hace palpitar de inseguridad con cada paso y cada gesto, y culminado por Penelope Wilton que otorga un contrapunto perverso al film, destape a una Johansson antológica, una Johansson que no sólo desataría furor en cuanto se cruzase con cualquiera, sino haría arder también ese pequeño órgano latiente situado en el pecho... y lograr que estallase, si es necesario. Irrepetible.
[Leer más +]
79 de 92 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La volea de Dostoievsky
Desde luego que éste no es el Allen al que todos conocemos. Es obvio que tras su paso por Europa (estatua en Oviedo incluida), el tipo ha visto que no nos cargamos judíos y tal, y que por supuesto, gozamos de una libertad mucho más amplia que en los USA y claro, pues ha decidido quedarse un tiempo; ah, en el único país europeo cuya lengua es el inglés. Tampoco se le puede pedir todo.

La película es intachable en todo lo referente a la técnica. Los actores me los creo desde el primero hasta el último. Su caracterización e interpretación es más que notable. ¿Quién no se ha sentido alguna vez como su protagonista? jeje.

Lo que me deja atónito es la parábola de los huevos. Demasiada casualidad. Insultante casualidad. Imposible casualidad. Lo siento, pero todos sabemos que es cierto. Nuestro héroe a estas horas estaría siendo sodomizado por un batallón de recios presidiarios en el talego más cutre de la pérfida albión. Aunque el final me agrade no se puede obviar lo tramposo de su resolución. Éso no es suerte, es que te toque el gordo de Navidad, aciertes en solitario una quiniela de quince, y tu ex, aquella de la que todavía estás enamorado y se marchó a Londrés, se presente en el rellano de tu casa pidiéndote sexo y que vuelvas con ella. Y todo el mismo día. Y que quieren que les diga... que me parece excesivo.

Dejando atrás ese pequeño lunar, Match Point me parece una de las obras más maduras, sombrías y personales del maestro neoyorquino. Aunque no haya inventado nada nuevo con este film, me ha invadido al verla un desasosiego como pocas veces he sentido con una película. Su "adaptación" de Crimen y Castigo es desde luego, peculiar. Esperemos que su estancia en el continente se alargue para futuros trabajos. Se nota que Europa le sienta bien.
[Leer más +]
109 de 155 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Compendio de las Mezquindades Humanas.
Magnífica película de Woody Allen, con un soberbio guión propio, y donde no esconde su gran admiración por los escritores clásicos rusos más notables. La historia que nos presenta es todo un compendio de las más bajas mezquindades humanas, desde el arribismo más declarado, pasando por la ambición, el egoísmo, el engaño, la pasión, la mentira, la traición, el asesinato más flagrante, así como esa “fortuna del destino” para el protagonista quede inmune de castigo salvo en su conciencia, que la mayoría de las veces es el mas duro castigo. Todo esto le ocurre al protagonista Chis Wilton (una perfecta actuación de Jonathan Rhys Meyer), que reúne todas las características para ello, humilde joven profesor de tenis, apuesto, guapo, pero sin futuro. El futuro lo encontrará a base de practicar todo lo antes mencionado, al codearse con una familia de la clase media alta inglesa: ese círculo londinense, que retoma la regia y dudosa moral victoriana teñida de modernidad.

Woody esta vez se ha alejado de su Nueva York querido, de su jazz y se nos planta en Londres, a ese cambio de emplazamiento le acompaña un cambio radical de ambientación musical. El hilo conductor es la música clásica, ópera para más exactitud. Siendo los hilos conductores, de forma muy marcada, según se vayan desarrollando los hechos: la exquisita “Una furtiva lágrima” de “L’elisir d’amore” de Donizetti, “Desdémona” del “Otelo” de Verdi, así como fragmentos de “La Traviata” y “Macbeth”, así como una final de “I pescatori di perl” de Bizet. Como se puede ver Woody Allen no ha desperdiciado ningún detalle musical para ir acompañando todas las acciones del protagonista, todo ello unido a una gran ambientación y sobre todo al trabajo de unos excelentes actores: una siempre espléndida Scarlett Johansson, una dulce y delicada Emily Mortimer, Matthew Goode, Brian Cox, etc.

Así, “Match point” se convierte en una verdadera catarsis clásica que trata pasiones, sentimientos y situaciones tan ancestrales como la misma existencia del ser humano, todo un análisis detallado de mezquindades y bajezas humanas. Estoy convencido que una película tan redonda, tan bien ejecutada, no es nada fácil que al admirado Woody Allen, pueda volver a realizarla, quizá me equivoque pero dudo mucho que le pueda salir una jugada tan perfecta.
[Leer más +]
50 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Match Point ..... en el sexto set
Es comprensible que gran parte de la crítica catalogue de forma casi unánime a "Match Point" de obra maestra y se convierta en una de sus películas favoritas del 2005. Y es que "Match Point" es una muestra de lucidez, madurez e inteligencia de un genio incombustible, que es capaz de realizar una nueva película por año que resulta siempre interesante como mínimo.

El cambio a Londres ha significado también un cambio de forma y registro en su reciente filmografía. Woody Allen aporta claridad, seriedad y calidad a una historia romántica de estructura clásica apelando a la tragedia e ironía.

La peculiar ópera "culebrona" que nos presenta Allen no es para nada original. Su arranque y desarrollo recuerda a cualquier telenovela de sobremesa, pero la dirección seria e inteligente de Allen no es simplemente un maquillaje. "Match Point" es una crítica ácida y fascinante de la clase alta, sus conveniencias y manipulaciones.

El único punto criticable es que el desarrollo es demasiado lento y aunque aporta credibilidad y profundidad a los personajes, aburre en ciertos momentos.

En su magnífico e imborrable desenlace consigue el ansiado match point. No falla. Se lleva el partido y gana al espectador con una inmejorable volea. Con un montaje final de 90 - 100 minutos Allen hubiese conseguido una victoria cómoda y holgada por 6-0, 6-0 y 6-0 y un aplauso unánime del público.

Aunque no llega ni de lejos a la última cumbre de su reciente filmografía, me refiero a la genial e irrepetible “Desmontando a Harry”, ni entre en mi particular top 10 de Allen, se queda cerca, muy cerca. El tiempo dictaminará si es sólo una estupenda obra de tránsito o una de sus mejores películas.
[Leer más +]
57 de 74 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Todo depende de cómo estés cuando Match Point está
De vez en cuando hago un alto en el camino echando a un lado las películas que tengo aún por ver, para hacer un repaso y disfrutar de las que ya conozco, realizando un segundo, tercer, o cuarto visionado. He aquí la magia de una gran dvdteca personal; Sin miedo a posibles decepciones con cada misteriosa nueva entrega, yendo directamente al deleite con lo que sí se de antemano que me va a satisfacer.
Hay quien no le gusta tragarse una película repetida. A mi me fascina hacerlo; repasar de entre los cientos de títulos que adornan mis estanterías y seleccionar cual videoclub casero las joyas a saborear: y creo que gano con ello, pues tengo la capacidad de emocionarme, sufrir, reír o vibrar nuevamente con aquello que estimula mis neuronas cinéfilas, aunque el factor sorpresa ya no esté presente.

Sin embargo, son en estos ciclos de gloriosas repeticiones cuando me doy cuenta que no hay película en el mundo que te pueda transmitir exactamente lo mismo con cada nuevo visionado. No hablo de aquel -factor sorpresa- al que aludía lineas atrás. Me refiero a tu posicionamiento con respecto a un personaje. Tu manera de juzgar una situación, tu sensibilidad con el mundo que se narra dentro de la película.
Podría una mujer, por ejemplo, ver por segunda vez "Los niños de San Judas" siendo madre y parecerle terriblemente más dramática que cuando la vio años atrás sin tener hijos en este mundo.
Nosotros vamos cambiando. Aquellas mismas cintas lo hacen para nosotros. Esa es la magia del cine.

En Match Point, encuentro una película perfecta para exponer todo este pensamiento que me va fluyendo mientras voy escribiendo. La obra de Allen es un fantástico drama amoroso en los que toma protagonismo todos los ingredientes posibles dentro de una relación tormentosa. Seguro estoy que cada cual encuentra en ella a su propio yo en un tiempo quizás pasado: El infiel, el engañado y el tercero en discordia en espera de esa oportunidad que nunca termina de llegar.

Match Point pone toda la carne en el asador narrando ese peligroso triángulo sentimental, parando y analizando sin prisas cada una de esas tres posiciones.
+ No muestra tan sólo lo miserable que es un infiel; también te dice que no es más que una pobre víctima de los acontecimientos.
+ No sólo presenta el victimismo del engañado; también te señala que hay quien no sabe cuidar lo que se tiene.
+ No sólo expone que el tercero en discordia mete las narices donde no debe; además te revela que no es más que un mártir desdichado que sufre el castigo de una promesa incumplida.

Y todo ello te lo ofrece de una única manera. Aunque tú lo percibirás de distintas formas según va pasando el tiempo pues las experiencias que vas agarrando te hacen ser un poco más cómplice de Chris, Chloe o Nola. Así, como digo, la nueva percepción del film depende de cuanto tiempo pasó desde la última vez que la disfrutaste. Y por supuesto, también influirá qué hiciste con tu vida durante todo ese mismo tiempo que fue pasando.
[Leer más +]
44 de 48 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El Raskólnikov postmoderno
"-Le he preguntado si cree o no que los fantasmas existen. ¡No, no creo en absoluto!-gritó Raskólnikov hasta con rabia."

(Crimen y castigo).

Deliciosa y dostoievskiana película del maestro Woody Allen, a la altura de Hannah y sus hermanas o Delitos y faltas.

Crimen...
...¿y castigo?
[Leer más +]
26 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Bola de partido para Woody Allen
En los tiempos en que parecen quedar pocas cosas por ver el maestro Woody aún es capaz de darle a todo una vuelta de tuerca sorprendiendo al mayor de los escépticos. Match Point es, en palabras de su propio autor, “una película sobre la suerte” y en efecto el azar es más importante de lo que a veces pensamos.

Jonathan Rhys Meyers encarna en su papel al paradigma de hombre con suerte: Ha sido un brillante jugador de tenis y cuando decide dejar el deporte profesional es contratado como profesor en un elitista club londinense, desde cuando su suerte se potencia aun más. Scarlett Johansson es en la película la mala suerte personificada: Quiere ser actriz pero no le ofrecen la oportunidad de demostrar su supuesta competencia; además no suele caer bien a la gente que le rodea salvo a los hombres, en los que provoca una desmedida atracción. Esta atracción la hace caer en manos de nuestro protagonista y cuando parece que le va a contagiar una pizca de su buena suerte tomo se desmorona.

La película rebosa genialidad. El guión es brutal y dirigido con una personal maestría, acompañado por un reparto excepcional que además trabaja como pocas veces lo había hecho. La cámara es inteligente (unas veces se para, otras se entretiene con el entorno de los personajes y no faltan los momentos en los que una escena se carga se emoción por la estética con que se filma). La música es sublime, acompaña a cada escena y le da consistencia y viveza redondeando las acciones que se van sucediendo. Y lo mejor… la culminación de la historia al retomar el concepto inicial de la suerte representada por una red y una pelota de tenis es perfecta.

Al final con poco más dos horas Woody Allen se hace con la victoria con una memorable bola de partido. Yo diría que ésta es una película muy recomendable aunque habrá que esperar para ver si el tiempo tiene la “suerte” de recordar a esta cinta como creo que se merece, para mí, entre las mejores de este genial director.
[Leer más +]
24 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Grandísima película.
Match Point ha hecho que salga de la sala de cine con el vello de punta y una gran satisfacción reflejada en mi rostro.

El guión es endiabladamente bueno, y mejora (si se puede) con una gran actuación de Scarlett J. (tremendamente sensual y atractiva, merece la pena verla en V.O.) y Jonathan R., el cual transmite un desasosiego que traspasa la pantalla.
Está cuidado hasta el último detalle, con muy buenos diálogos y con una trama que te sorprende una vez tras otra.

Mención aparte merece la banda sonora, donde la ópera transmite la trama como si de notas musicales se tratara. Un gran acierto.

Es una película imprescindible. Gracias Woody!
[Leer más +]
31 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Vale más tener suerte que talento
Comienza la película: Música de ópera acompañando el paso monótono de una pelota de tenis sobre la red. La pelota choca contra ésta y se detiene la imagen. Si cae a un lado ganará uno de los tenistas, si cae al otro lado ganará el adversario. El golpe ha sido mal dado -si se hubiera dado bien la pelota no hubiera chocado contra la cinta-, pero, pese a todo, puede decidir el partido a favor del que erró.
Una metáfora de la vida. "Alguien dijo más vale tener suerte que talento" nos comenta el narrador mientras una pequeña brizna de viento puede decidir a qué campo caerá la pelota y quién perderá el punto y tal vez el partido.
A partir de ahí, Woody Allen desarrolla una de los mejores filmes que ha realizado en los últimos años.
Abandona la comedia -a veces muy agridulce- que suele cultivar para meterse de lleno en el terreno del drama, y el resultado es excelente.
Geniales interpretaciones de los protagonistas, especialmente de Jonathan Rhys Meyers y de Scarlett Johansson, sensacional banda sonora -abandona su habitual y amada música de Jazz y la sustituye por la ópera clásica-, guión bien acabado y lleno de sorpresas y una dirección que a estas alturas nadie cuestiona.
Resultado: Una nueva obra maestra de ese genio tan cercano y comprensible llamado Woody Allen.
[Leer más +]
23 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Comparaciones y equivalencias
Esta es una crítica escrita en dos partes. En ellas hablo de las comparaciones efectuadas fuera de FA entre Match Point y dos referentes artísticos: Hitchcock y "Crimen y castigo". Esta última incluye spoilers sobre la novela de Dostoyevski.
[Leer más +]
55 de 92 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Una tragedia londinense
Pues aunque Woody Allen era un director que me había dejado de interesar ya hace bastante, me metí a ver Match Point precisamente porque decían que era un giro en su carrera. Yo estoy bastante de acuerdo con esto, pero creo que también es continuidad. En mi opinión, Allen simplemente ha adaptado su estilo a Londres y quizás también a Europa, pero los paseos por Londres, o esa escena mirando al Támesis con el puente de Londres al fondo creo que es un guiño a Manhattan y a buena parte de sus películas neoyorquinas. También creo que la duración de los planos es mayor, recurriendo menos al típico plano/contraplano en las conversaciones. Me ha parecido muy curioso, por otra parte, que su objetivo se encuentra a mayor distancia de los personajes que en otros films suyos, quizás porque ahora Allen juega fuera de casa, o quizás que esos personajes que filma ya no son suyos, pertenecen a otro mundo y ahora el ya no puede intervenir directamente. Esta regla se rompe, sin embargo, cuando entra en escena Scarlett Johansson interpretando a Nola, entonces Allen recurre casi siempre a planos más cortos, quizás para demostrar precisamente que es el único personaje que entiende, por ser americana como él.

O quizás, desde un punto de vista dramático y argumental, quiere dejar claro que Nola, el personaje de Scarlett, es un elemento ajeno en ese mundo londinense, que no tiene su sitio en ese mundo endogámico, sin pasión, en el que se vive para trabajar. Este Londres de Woody Allen (porque creo que la película trata sobre la capital inglesa) podría ser casi cualquier gran ciudad del mundo occidental.

Sobre esto último, he de decir que el film me ha recordado mucho a La dama de honor, de Claude Chabrol. Primero porque vi ambas en la misma sala y nada más entrar me acordé de la inmensa película del director francés. En ambas películas tenemos como protagonista a un actor de físico parecido (Magimel y Rhys Meyers, aunque supongo que este último es más atractivo) y ambos se encuentran en ese momento de la vida en el que tienen que aceptar la vida como adulto, dando fin a los sueños adolescentes. Los dos tienen enfrente una mujer exhuberante, vitalista, que poco sabe de pasado y futuro, sino que vive en un presente constante, vive enamorada. Los personajes de Johansson y Smet se diferencian, por supuesto, en su destino final. Mientras la primera es una victima, la segunda seguirá encerrada en su mundo imaginario. Y de fondo, en ambos casos aparece la problemática del cambio generacional, de las dificultades que existen para que la juventud herede un sistema social y económico que no es el suyo y que solo comprende en parte. También en ambos directores ha supuesto un giro en su carrera. En mi opinión, ambos se habían deshumanizado en exceso en sus últimas películas filmando lo que se suele llamar "hábiles y cínicas críticas sociales", acabando encerrados en los mecanismos de los género. Con estas películas, ambos han conseguido liberarse
[Leer más +]
22 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
CON ESTE MATCH POINT WOODY ALLEN LANZA UN GENIAL GOLPE QUE DA EN LA RED Y CAE SOBRADA Y ESPLÉNDIDAMENTE DEL LADO DE SUS MEJORES LOGROS
La introducción de la película es una peliaguada reflexión filosófica: "Aquel que dijo: «Más vale tener suerte que talento" conocía la esencia de la vida. La gente tiene miedo a reconocer que gran parte de la vida depende de la suerte. Asusta pensar cuantas cosas escapan a nuestro control.»

A partir de ahí, todo el argumento del film gira en torno a la citada introducción, dando a entender que si en la vida de cada ser humano la mayor parte de los sucesos, acontecimientos y hechos son debidos mucho más al azar indefinido, al azar que decanta las cosas por una simple y menudísima cuestión de un milímetro a la izquierda o un milímetro a la derecha, mucho más que al propio talento personal, también se puede deducir de tal caos: que resulta absurdo albergar conciencia de culpa por las cosas que hacemos o dejamos de hacer. Toda una referencia de Woody Allen a Fedor Dostoievski, el novelista ruso del siglo diecinueve (1821-1881), famoso por obras de alcance mundial como "Crimen y castigo" —precisamente al principio del film, el protagonista pricipal, jugador de tenis fracasado que se dedica a dar clases de tenis, cuando aún es un donnadie que vive en un pequeño apartamento de alquiler, aparece entreteniéndose tumbado y leyendo dos libros de bolsillo: uno el nombrado "Crimen y castigo" y otro una biografía de la Cambridge Companion sobre Dostoievski; o sea, un claro nexo-indicativo que nos hace Woody Allen entre el autor ruso y su famosa novela (donde se trata sobre los problemas de conciencia de un hombre que ha obrado mal, cuando en ésta se aloja la culpa) y el quid de la cuestión que se plantea a lo largo y ancho de "Match Point"—.

Una estupenda película, de las más serias, con más tensión, incertidumbre y magistral acabado de las muchas que lleva filmadas el filosófico director Woody Allen.

Fej Delvahe
[Leer más +]
21 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Yo también huía de Woody Allen.
Hablando de cine, he coincidido con mucha gente que era incapaz de disfrutar con una película de Woody Allen. A mí me pasaba igual, pero no le criticaba, y poca gente lo hacía. Es como si en el fondo, todos supiésemos que el tío era bueno, solo que no todos le lográbamos comprender.
Yo había intentado ver alguna de sus mejores películas, pero no acababan de convencerme o no las acababa de entender. En todo caso no es un director que entusiasme a todo el mundo.

Todo eso no ocurre con Match Point. Es una de las mejores películas que he visto. Además de ser interesante en su argumento, cosa fundamental en una película, todo en ella es de nota alta. Quizá el desarrollo es a veces un pelín lento, pero a cambio tiene algo que distingue a los mejores cineastas de la historia, y es la inteligencia. La película siempre va un paso por delante del espectador, y eso si que es difícil de conseguir. No deja de sorprenderte. Un ejemplo es el detalle de la red y el anillo.

A mí al menos me ha encantado. Por ello la recomiendo incluso a los que como yo, pertenecemos al grupo de “A mí las de Woody Allen es que no me gustan”. Ojala todas las que le queden por hacer sean como esta.
[Leer más +]
19 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Un gustazo
Da gusto encontrarse con buenas peliculas. W. Allen es un gran director ¡¡de los que realmente dirige!!, y tiene el arte suficiente como para de una historia muy común (ambición y pasión) y muy antigua, haga una gran película que nos mantenga enganchados al asiento. No me podía creer que una historia como esta me tuviera atrapada.

Una pelicula redonda a la que no obstante le falta la guinda para ser cuasiperfecta, quizás porque el mundo que refleja Allen está muy lejano de mi mundo cotidiano y eso me distancia de los personajes.

Visualmente es una pelicula impecable. La música, una delicia. Y Allen, un genio, aún hoy.
[Leer más +]
19 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Final point
'Match point' es, a mi modo de ver, una depuración de 'Delitos y faltas'; una síntesis que reduce ésta a los elementos indispensables, sobre un elaborado fondo de romance tortuoso ('Perdición').
[Leer más +]
14 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
EL TALENTO DE WOODY ALLEN NO ES CUESTIÓN DE SUERTE.
Hablar de Match Point son palabras mayores, es la prueba fehaciente de que Woody Allen es un genio que ha sabido renovarse y mantener su mente tan fresca como en los años setenta, quizás se beneficia de que en esta cinta el no actúe, centrándose en la labor de escritor (brillante) y director.

Match Point es como presenciar una clase magistral y resumida de filosofía (la vida es cuestión de suerte) sumergiéndonos en todo lo que lleva consigo la palabra deseo (representado aquí por su nueva musa), desear a una mujer, al poder, a la estabilidad, al dinero... Y lo hace en un marco totalmente burgués y en cierto modo se puede ver un poco la influencia de Buñuel, ya que el protagonista es un chico irlandés que salió de los bajos fondos a golpe de raquetazos y que en un momento determinado se encuentra en una posición tan acomodada que ni siquiera un alma gemela como Scarlett Johansson puede arrancarle de él.
No nos equivoquemos la visión de Woody Allen sobre el protagonista puede parecer sorprendente (sobre todo al final) pero por otra parte asusta pensar que la sociedad en general es puramente hedonista tal y como lo retrata el director y sin lugar a dudas una vez que se cierran las cortinas del cine el espectador se puede sentir decaído por darse cuenta de que efectivamente todo es cuestión del azar y que la capacidad de elección de cualquiera de nosotros siendo seres libres continua siendo mínima, por lo que la película es todo un ejercicio de introspección y sinceridad.

Después de tantos años que un genio que ya tenía en su haber tres o cuatro obras maestras
(y otras tantas notables) nos regale una película como Match Point no hace más que confirmar que se trata de uno de los genios del séptimo arte y que seguramente muchos de sus fans cuando vemos sus películas (incluyendo su vertiente más dramática como es este caso) nos sentimos como cuando el veía a Groucho Marx... Nos sentimos totalmente felices, felices de que siga haciendo películas.
[Leer más +]
15 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo