arrow
9
De viajes polvorientos
En esencia, una de las misiones del cine es transportarnos a otro lugar y a otro tiempo, hacernos transitar por senderos que nunca hemos recorrido, y hacernos olvidar por unos minutos que, en realidad, nunca nos hemos levantado de la butaca. Al finalizar Bone Tomahawk, este sorprendente western crepuscular, constato para mi regocijo que no he perdido la sonrisa ni uno de los muchos minutos que dura la película, que he viajado junto a estos personajes, dejando atrás mis problemas y haciéndome partícipe de los suyos.

El director y escritor S. Craig Zahler nos trae aquí su ópera prima en forma de cine de género en clave de western. Pero definir Bone Tomahawk es más complejo que eso. El bajo presupuesto no ha impedido a Zahler rodar una cinta libérrima y fresca. Libre en la forma y en el contenido, libre en las temáticas y en el tono. Las piezas del puzle encajan prácticamente en todo momento.

Una de ellas es el ritmo interno al que somete al espectador. El tiempo pasa lentamente, se dilata, el espectador entra en resonancia con esa cadencia temporal y perdemos la noción del tiempo. El resultado es una hipnosis que impide despegar los ojos de la pantalla aunque en apariencia no esté sucediendo nada.

El punto de partida argumental no es demasiado nuevo (un secuestro y el posterior intento de rescate), pero la forma de desarrollarlo sí es original, mezclando de maneras a priori inverosímiles los géneros del western con el del terror. Estructuralmente es bastante arriesgada, pues, como si de una road movie en toda regla se tratara, tres cuartas partes de la película están dedicadas a mostrar a los cuatro protagonistas andando. Lo que importa pues es el viaje en sí. El preámbulo al mismo es más formulario, no por ello menos interesante. Al contrario, resulta totalmente elegante y define perfectamente a los personajes. El tramo final, cuando la temática da un giro más inesperado, aporta gran personalidad al conjunto.

La elección del casting resulta acertadísima. Russell se enfunda el papel de sheriff y le viene como anillo al dedo. El actor está totalmente a gusto y nos lo creemos en todo momento. A él y al resto del elenco. Y no es solo cuestión de verosimilitud, sino también de simpatía con el espectador.

Y aquí entra en juego la siguiente pieza de este bien engrasado engranaje. La escritura es magnífica. Las influencias pueden ser muchas: nos presenta unos personajes muy fordianos (como el de Matthew Fox), otros que podrían perfectamente estar sacados de Río bravo (el sheriff y su ayudante, remedos acertados de Wayne y Brennan en el clásico de Hawks), situaciones y diálogos que nos remiten a Tarantino (es inevitable en algunos momentos la comparación con su Django), y una tribu de indios que tiene más que ver con la de Holocausto Caníbal que con los comanches de siempre.

La música es casi anecdótica, y solo presenta unas pequeñas pinceladas en algunas transiciones entre escenas.
[Leer más +]
134 de 158 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Cuando Kurt cogió su fusil...
Esa sensación enorme de acabar de descubrir una joya. Una obra que para mí ya se ha convertido en Película de Culto.
Un bajo presupuesto, un director que se estrena... Pero que gusto por el cine. BONE TOMAHAWK es deliciosa. Es amor puro y duro por el Western en todo su ámbito. Porque no solo vemos a Ford o a Hawks... si no también a ese Eastwood, e incluso pinceladas de ese Django.
Pero ojo, no es ningún refrito de nada. La película tiene personalidad propia. Es un viaje con un ritmo lento, pero que te atrapa... entras en la hipnosis acompañando a los personajes de esta Road Movie especial.
Y esos toques de Terror... pero del bueno, del que esperas. Aquí no hay sustos sino macabras situaciones inevitables.
Y por si fuera poco... el reparto. Mi admirado Kurt Russell está IM PRE SIO NAN TE ... y como John Wayne tenía a su Walter Brenan en Rio Bravo, Russell tiene a un fabuloso Richard Jenkins para recordar esa pareja. Tenemos a un solvente Patrick Wilson haciendo un papel hecho a medida... y nuestro cuarto hombre, y para mí la sorpresa por lo inesperado, un grandísimo Mathew Fox, bordando un papel totalmente diferente a todo lo que ha hecho anteriormente.
Guion, fotografía, reparto, vestuario, puesta en escena... Para mí la sorpresa del año. Otra compra obligada.

P.S.: No hay NADIE mas duro que Kurt Russell... Ni Chuck Norris, ni Putin, ni Goku.... NADIE.
[Leer más +]
63 de 86 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Esto es oeste, es lento, es extraño y además es salvaje
Lo primero decir que me he llevado una gran (y agradable) sorpresa con este cruce de géneros que es "Bone Tomahawk", no solo porque el cruce funcione sino porque además es una mas que correcta, con un reparto impresionante y unos diálogos inteligentes. Puede que la película sea de bajo presupuesto pero aprovecha al máximo lo que tiene con un buen uso de los escenarios (tanto interiores como exteriores) y la luz (la fotografía de Benji Bakshi es naturalista y espléndida, dotando las escenas de una paleta de colores ocres y áridos). En cuanto a la dirección de S. Craig Zahler, el director (y guionista) se toma su tiempo para todo (no en vano dura más de dos horas) la presentación de los personajes se alarga en el tiempo pero todo está función de lo mismo, lo primero es presentar ese oeste lento y aburrido y lo segundo es para que el espectador entre en una especie de sintonía donde las emociones (no todas buenas) se apoderen de él. Cuando uno espera humor encuentra drama, cuando uno espera terror encuentra humor y cuando uno espera drama encuentra terror. El cruce de géneros es magnifico y los personajes parecen recién salidos de una película de John Ford (no en vano es una especie de remake no confeso de "Centauros del desierto"). Sería imposible hablar de esta película sin los cientos de referencias que contiene (desde Ford a Tarantino pasando por el cine independiente o incluso aires de reescritura de western). Pero no, S. Craig Zahler no quiere reescribir nada, mas bien utiliza los clásicos para hacer algo divertido, salvaje e inteligente. ¿Da miedo? Bastante aunque no sea una película de terror al uso y quizás eso la aleje del espectador medio aunque me da que cualquier elemento de "Bone Tomahawk" lo aleja del espectador medio tan acostumbrado a los encorsetamientos narrativos y de género. Eso si, cuidado porque tiene escenas auténticamente gore no aptas para estómagos ligeros (sobre todo en su tramo final). Una película recomendable aunque solo si sabes que esto que vas a ver es oeste, es lento, es extraño y es salvaje.
[Leer más +]
32 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Dos casados, un viudo y un soltero -el inteligente-.
Estos son los cuatro centauros del desierto que se adentran en una zona inexplorada del profundo Oeste Americano.
Extrañísimo western macabro que produce un apreciable entretenimiento. Contiene tanta épica como humor negro casi caricaturesco. Su reparto es muy acertado. Kurk Russell vuelve a crear un papel de duro característico que roba todas las escena a un esforzado Patrick Wilson. Aunque a nivel actoral el que se lleva la palma es Richard Jenkins como el viejo ayudante del sheriff.
No acta para estómagos sensibles, es tan difícil de catalogar que dudo que se pueda promocionar sin advertir de su contenido. En algunos pasajes excesivamente dura.

Especialmente acertado me han parecido las descripciones de las relaciones personales que en pocos trazos se definen estupendamente. En los casados; una discusión, sexo, una carta leída en voz alta y una separación forzada. En el otro; un desayuno interrumpido una mirada expresando el deseo de que la misión no signifique su pérdida y un abrazo. El viudo su visita a la tumba de su mujer y el soltero sus ademanes de gentleman, que me recuerdan al John Carradine de "La diligencia".
Recomendable para adeptos a las emociones fuertes.
[Leer más +]
23 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Un western macabro
Pues esta peli es cojonuda, la verdad.

La cinta empieza siendo un western clásico y elegante, con unos planteamientos muy buenos que incitan al interés. A medida que avanza, se resaltan los toques gore pero lo cierto es que la historia continúa siendo igual de atractiva. Faltan detalles que pulir, tanto en el guión como en el aspecto visual, pero podemos perdonarlos ya que a fin de cuentas es la primera película de su director.

Entre esos detalles, por ejemplo, limaría algunos puntos de la historia y quizá, también, un poco el trayecto hasta el poblado indio de los personajes, que acaba siendo demasiado largo. Y por supuesto, lo que para mí es el gran fallo de la película: el escenario del final es muy cutre, demasiado, entiendo que la peli no iba sobrada de presupuesto, pero tendrían que haber tirado más de imaginación y ponerlo a la altura del resto. La verdad es que choca; no afecta a la historia, pero queda feo.

Sin embargo, siendo buenos, se puede decir que el argumento está bien y que, al final, te queda la sensación de que esa mezcla bizarra entre western clásico y gore tiene algo... decididamente original y llamativo.
[Leer más +]
23 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Mucho abarca
A ver cómo empiezo. Es difícil calificar esta película, la verdad. Al acabar no estaba seguro si me había gustado mucho o no me había gustado nada. Al final, pues, he decidido ponerle un 5, ni para ti ni para mi.
Y es que esta película tiene elementos para encantar. Pero también tiene elementos para huir sin mirar atrás. La historia es bastante típica en los westerns: un pequeño pueblo, al que llega un forastero. El sheriff se pone tonto. Alguien desaparece y varios hombres del pueblo tienen que ir al rescate. El viaje dura varios días, así que también es una especie de road-movie, pero sin coches ni carretera, claro. Pero el espíritu está ahí. Además, los malos no son unos indios cualquiera, sino unos engendros mezcla entre indios chungos y trogloditas caníbales, con lo que añaden un poco de género de terror. Resumiendo; un western road-movie de terror. Genial, ¿qué puede salir mal? Precisamente, ¿conocéis el refrán quién mucho abarca poco aprieta? Pues eso.
Y por eso la duda inicial, porque los elementos molan. Pero todo se queda cojo. El viaje que hacen se hace aburrido. No hay suficiente acción western. Y lo de los malos, acaba resultando asqueroso, aunque para algunos será a bien.
Eso sí, el reparto es genial: Kurt Russel, Richard Jenkins, Patrick Wilson y Matthew Fox son el cuarteto protagonista. Pero pienso que sin estas caras conocidas, esta película acabaría relegada a la madrugada de laSexta un fin de semana.
[Leer más +]
41 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Cavernícolas en el Oeste.
39/02(03/03/16) Fallido debut en la dirección de Steven Craig Zahler (novelista y músico), una desequilibrada mezcolanza entre el género western y el terror de índole góre, el realizador no sabe sintetizar, se le va el ritmo de las manos, cayendo en la languidez parsimoniosa, con unos personajes que resultan forzados en sus motivaciones, siendo un film de bajo presupuesto, lo peor es que esta falta de plata brilla estrepitosamente en una puesta en escena pobre, solo sobresale la fotografía y la sensación de aridez que nos transmite. Una propuesta que se alarga en demasía en el viaje del cuarteto, como queriendo enriquecer la camaradería machil que tanto supo explotar el genial John Ford, del que este film se nota claramente influenciado, empezando por su nudo central que recuerda a “Centauros del desierto” (1956) esto en un desabrido coctel con la cinta de terror de Wes Craven “Las colinas tienen ojos” (1977), pariendo una letárgica propuesta con acentuados rasgos de serie b. Solo en su tramo final llama algo el interés con la aparición de la tribu cavernícola-caníbal, pero reflejados de un modo muy torpón, donde la originalidad ni está ni se la espera, donde las sorpresas son nulas, y donde al acabar te sientes vacío por lo visto. Lo mejor es la presencia carismática de un Kurt Russell que en la madurez ha encontrado un poso de actor brillante. Lo peor de todo es que se toma en serio a sí misma, pretende mucho más de lo que puede.

Estamos en el pueblo del oeste Bright Hope, allí llega un misterioso forastero, Purvis (David Arquette), al que el sheriff Hunt (Kurt Russell) detiene tras un trifulca en el saloon, siendo herido en la pierna el prisionero, la doctora del pueblo, Samantha (Lili Simmons), lo atiende por la noche, a la mañana siguiente la médica y el recluso han desaparecido, quedando una flecha india como única pista de lo acontecido, una tribu caníbal se los ha llevado, entonces se organiza un grupo para ir al rescate, el sheriff Hunt, su viejo ayudante Chicory (Richard Jenkins), el esposo de la doctora, Arthur (Patrick Wilson), todavía cojo por un accidente doméstico, y un hierático pistolero, Brooder (Matthew Fox), comenzando una odisea contrarreloj para el rescate.

El bloque del viaje por el desierto ocupa la gran parte central del relato, esto el director lo quiere afrontar como una radiografía de diferentes caracteres que enfrentados a un peligro se compenetran en sus desigualdades, haciendo germinar una hermandad varonil, pues bien, estas interrelaciones entre los cuatro se sienten metidas con calzador, con diálogos que llegan a ser estridentes, cuando no ridículos, como el que he leído alaban en el que divagan sobre un circo de pulgas, anhela ser una road-movie con trazos existencialistas , quiere tomarse su tiempo en hacer una introspección de personajes, pero esto queda metido con calzador, no hay mimbres en el armazón de ententes orales para dar fuerza y alma de empatía a los personajes. Personajes protagonistas que forman un cuarteto bastante surrealista en su composición, el sheriff íntegro y duro, bien, el pistolero lacónico y despiadado, bien, pero un cojo que apenas puede andar y un anciano, no se tiene en pie puedan estos disminuidos físicos ser de la partida en una misión peligrosa de rescate, para colmo es su final (spoiler).

El realizador cimenta el desarrollo de la tensión en el hábil recurso del fuera de campo, en no mostrar más de lo que los protagonistas ven, con lo que sus ojos serán los nuestros, sus oídos serán los nuestros, y es que el sonido tiene importancia por el modo de comunicarse que tienen los malos malísimos, con un sonido de silbato ahogado que provoca pavor, se juega con lo desconocido, con las sugerencias de lo que nos han contado, con el misterio de la tribu, y de este modo cuando aparecen ya en el rush final se ha creado sobre los indígenas un halo cuasi-místico de monstruos, lástima que esto no sea aprovechado y se nos muestren impactantes imágenes gores provocadas por estos, pero en medio de una caótica evolución del clímax final, quedando en un esbozo de lo que pudo haber mostrado esta tribu. La vertiente terrorífica la llevan por supuesto esta tribu de aspecto temible, pintados enteros de gris, con un hueso de animal cosido a sus gargantas para poder emitir el silbido turbador con que se comunican, pero como digo estos moradores de cuevas son expuestos de modo salvaje, pero sin matiz alguno, meras caricaturas de comportamiento errático. Trata temas de modo naif como el sentido del deber, el amor, el sacrificio, o por supuesto la sempiterna lucha del bien contra el mal, pero abordado de modo banal, sin capacidad alguna de hondura dramática.

Kurt Russell es lo mejor de la función, demuestra un poso de carisma y fuerte personalidad arrolladora. Patrick Wilson es un buen actor que aquí resulta bastante liviano, sin mucho carácter, plúmbeo. Richard Jenkins hace una copia del clásico secundario de Howard Hawks, Walter Brennan, con sus andares, ademanes, encorvamiento, e incluso facialmente, un rol que emite humanidad, pero al que no te crees en un grupo de rescate. Matthew Fox tras un bigote elegante realiza una actuación meritoria como el enigmático pistolero que al final destapa su verdadera motivación para enrolarse en la partida. Lily Simmons muy guapa, pera falta de frescura.

La puesta en escena proyecta la pobreza de medios de que dispone la cinta, se rodó en el Paramount Ranch en Malibú (California), la mayor parte en un áridos parejas desprovistos de vida, sin atisbo de épica en los lares, parece siempre se mueven en círculos, todo muy similar, sin tomas generales que encuadren en su pequeñez a los protagonistas, desembocando en su clímax final en la guarida de los “malos” de una escasez de medios alarmante, un pusilánime decorado sin el menor dinamismo, lastimera exhibición falta de recursos económicos o de imaginación para adornar a estos “villanos” caníbales. (sigue en spoiler)
[Leer más +]
22 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Prometedora pero decepcionante
No tenía idea de la existencia de esta película hasta hace un par de semanas. La buena crítica general, unido a que soy un amante del Western y también del viejo Kurt Russel, sembraron en mí unas ganas enormes de poder degustarla.

Es cierto que el film tiene una primera mitad interesante, unas interpretaciones que prometen y una buena fotografía, a pesar del bajo presupuesto con el que ha contado el primerizo director. Es cierto que el planteamiento inicial es intrigante y que incluso parte del largo camino que los personajes emprenden se hace ameno con las anécdotas que van ocurriendo.
Pero no es suficiente. A medida que avanza, va flojeando. La parte intrigante que tenía al principio acaba desvaneciéndose por completo, los personajes se quedan a medio camino, y creo que los frecuentes planos fijos están mal planteados teniendo en cuenta lo insulso de los diálogos, ocasionando al espectador una sensación de cansancio y de desear que acabe (y mira que a mí me gustan los ritmos pausados y los planos largos, hechos con cabeza, claro).

Por desgracia, al final la película se queda en cutre y previsible. La recomendaría para echarse en el sofá una tarde de Domingo, y con suerte, pegarse una siesta.

Creo que Bone Tomahawk podía haber sido mucho más.
[Leer más +]
18 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
LEJANO, POLVORIENTO Y CANÍBAL OESTE
Bone Tomahawk es un film fabuloso, una mezcla de géneros: western, road movie en su tramo medio y el horror más descarnado, que están entrelazarlos de forma soberbia. Nada desentona en este cóctel polvoriento y de violencia explosiva.

El sheriff de una localidad del lejano y salvaje Oeste, Franklin Hunt, se ve obligado junto a otros miembros del pueblo, a partir en busca de la enfermera Samantha O'Dwyer que ha sido secuestrada, junto a un malhechor forastero, al que estaba curando en la cárcel, por unos indios salvajes de una tribu que practica el canibalismo. A pesar de la diferencia de caracteres del grupo de rescate, estos deberán olvidar sus rencillas y desavenencias para lograr conseguir con éxito su misión.

S. Craig Zahler, guionista y director, nos entrega un western atípico que va desarrollándose de forma pausada, pero no aburrida, que nos dirige de forma inexorable hacia territorios agrestes, crueles e inexplorados. El tramo final de la película (los últimos 25 minutos) está repleto de desasosiego y brutalidad convirtiéndose una guinda perfecta para una película que te atrapa en tu butaca y te deja sin aliento al concluir su metraje.

Si bien, algunos ven referencias explícitas e implícitas de obras de los maestros John Ford y Howard Hawks en Bone Tomahawk, creo personalmente que estamos ante un cruce más próximo al cine del Eastwood de Sin Perdón o El Jinete Pálido con el Tarantino de Django Desencadenado, salpimentado del cine de caníbales de los 80, que a obras como Centauros del Desierto a la que ligeramente recuerda el argumento o a Rio Bravo donde habría encajado de maravilla el personaje de Chicory.

Bone Tomahawk está realizada con sobriedad, tranquilidad y elegancia, y hace un uso magistral de los medios con los que cuenta (no podemos olvidar que estamos ante una producción independiente). Muchas cosas se pueden destacar en ella: un guión sólido, unos diálogos fabulosos, una fotografía increíble, etc., pero me quedo por encima de todo con unas interpretaciones sensacionales por parte de todo el reparto, donde brillan con luz propia unos inmensos Kurt Russell, en el papel del sheriff, y Richard Jenkins, como el sustituto del ayudante del sheriff.

En definitiva, película imprescindible (en mi opinión de lo mejor que ha deparado el 2015) que estoy convencido se convertirá en ineludible referencia de culto en muy poco tiempo.
[Leer más +]
17 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Por los idiotas
¿Sabéis por qué es tan difícil la vida aquí? Por los idiotas.

No lo digo yo, lo dice el mismo director por boca de uno de sus personajes al ver, supongo, la cantidad de despropósitos y de estupideces que menudean un guión muy ligero y que se le ha ido de las manos.
[Leer más +]
43 de 78 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Esto ya lo vimos en The Burrowers
No puedo evitar la necesidad de dejar constancia que este filme tiene un más que claro precedente en 2008 con, la para mí más interesante, "The Burrowers" de JT Petty. El argumento es el mismo (una patrulla al rescate de las víctimas de un "raid" indio), el tempo pausado que permite describir la psicología de los personajes y de la época, unas interpretaciones sólidas y un parecido sentido del humor. También coincide en retrarar un Oeste americano de forma hiperrealista o naturalista combinándolo con una trama o historia de género fantástico. Una combinación de géneros (Western y Terror-Fantástico) ya vista antes también en "Ravenous".

Las diferencias son poco más que sutiles. En su predecesora, digamos que los malévolos causantes del secuestro estaban, por razones presupuestarias, no muy bien diseñados. En cambio, en ésta resultan mucho más aterradores. El tono de las dos películas es bastante seco aunque en "Bone Tomahaw" existen ciertos aspectos emotivos, especialmente en la relación entre el asistente y el sheriff, que no se vislumbran tanto en "The Burrowers". Esta última mucho más áspera, con más "mala leche" y cruda en su resolución final. Obviamente, los giros en el guión y en su desarrollo no son iguales, pero sí más presentes en la de Petty atreviéndome a decir que tiene mejor ritmo.

En definitiva, "Bone Tomahaw" no está mal, nada mal. Pero, después de su paso por Sitges, parece que se va a llevar la fama de filme de culto que por más méritos y por antigüedad le correspondería a "The Burrowers".
[Leer más +]
13 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Y gracias a Zahler...contigo empezó todo!
Brillante fusión del western clásico con el horror mas salvaje en la opera prima de Steven Craig Zahler. Una de las imprescindibles de 2015 ganadora del premio a mejor director en la última edición del festival de cine fantástico y de terror de Sitges. Durante la noche, al pequeño pueblo de Bright Hope llega Purvis (David Arquette), un peculiar forastero al que el sheriff Hunt (Kurt Russell) pone cerco de inmediato. Samantha (Lili Simmons), la doctora del pueblo, debe cuidar y curar al preso de un disparo en la pierna. A la mañana siguiente, doctora y recluso han desaparecido siendo una flecha la única pista disponible a seguir. Decidido a ir tras los captores, el sheriff Hunt y su anciano ayudante Chicory (Richard Jenkins) se embarcaran junto al convaleciente marido de la doctora, Arthur (Patrick Wilson), y un snob pistolero llamado Brooder (Matthew Fox), en un viaje a contrarreloj a través del desierto para salvar las vidas de los dos secuestrados. Como se explican tan buenos resultados y una tan buena critica del publico y profesionales del medio en una opera prima de 132 minutos? Y teniendo como género base el western! Que no es que sea un tipo de género menos valorado que otros sino que llevaba mucho olvidado en el ostracismo sin nadie que supiera sacarle provecho de nuevo o reinventarlo de alguna manera, a excepción de Tarantino claro, como lo ha hecho su director, Steven Craig Zahler.

Todo tiene una explicación. La experiencia de su director. Nacido en 1973, Zahler firma con 'Bone Tomahawk' su opera prima pero, durante los últimos cinco años se ha ganado a pulso una buena fama como novelista, guionista, director de fotografía y músico que avalan todo lo bueno de esta su primera película. Entre 1995 y 1997 participó como director de fotografía en 'August Roads', 'Warsaw Story' y 'Lucia's Dream', mas tarde, en 2011 y tras publicar la aclamada novela noir western 'A Congregation of Jackals' escribió junto a Jerôme Fansten el guión de la cinta francesa de terror, 'Asylum Blackout (The Incident)', dirigida por Alexandre Courtés. Esto explica la riqueza narrativa y detallista que uno puede encontrar en el guión de 'Bone Tomahawk' y sobre todo en unos personajes ingeniosamente perfilados de los cuales apenas se nos dice nada pero podemos conocer todos sobre ellos y sus motivaciones al termino de la película. Su director tiene paciencia en mostrarnos todo, la banda sonora casi minimalista juega un papel revelador aumentando el volumen cuando la acción se aleja de los diálogos, los cuales, siempre son sin música de fondo. Es mas, algunas de las motivaciones de cierto personaje no son reveladas hasta practicamente el final y pese a que se pueden intuir y ser rechazadas por principios al final del filme y siempre dentro de la época en que se sitúa la acción son perfectamente entendibles y lo mejor, estas motivaciones resultan tangibles y muy reales en aquellos tiempos. La banda sonora es obra de Jeff Herriott, amigo de la infancia del director y con el que trabaja como músico habitualmente con su grupo. Amigos desde los 13 años como he leído en una entrevista, ahí es nada, algo que se puede apreciar en el filme, pues al igual que la fotografía, aunque este firmada por Benji Bakshi ('Big Ass Spider', 'Some kind of Hate'), se puede apreciar claramente la influencia de Zahler o su participación en ambos aspectos técnicos de 'Bone Tomahawk', tanto en la música como en la fotografía. Sin restarles méritos de ninguna manera ni a Herriot ni a Bakshi, por supuesto. 'Bone Tomahawk' va de menos a mas en cuanto a intensidad o tensión si son emociones fuertes lo que se busca pero su guión es tan bueno que sus mas de dos horas pasan volando, todas las escenas tienen algo a destacar, una frase o acción que perfila cada vez mas la personalidad de sus personajes. Unos personajes que a priori pueden parecer estereotipados pero que se rebelan muy pronto con la fuerza suficiente que le aportan sus diálogos, como ejemplo mas claro, el del ayudante Chicory, que con esa conversación con Mathhew 'We have to go back' Fox cuando acampan la primera noche, lo aleja definitívamente del típico burdo ayudante de sheriff. El manejo y nivel en la dirección tanto del filme como de los actores que demuestra Zahler se escapa de toda convencionalidad, la marcada fe de Arthur enfatizada en la parte final pero tambien al inicio, la determinación del sheriff en todas y cada una de las elecciones que toma y que cualquier ser humano dudaría, el misterio oculto de Brooder, la lealtad y rectitud de Chicory o hasta la posición de fuerza que tiene Samantha en el matrimonio con Arthur e incluso hasta el tipo que toca el piano en el bar del pueblo. En este sentido 'Bone Tomahawk' tambien aprueba con nota alta, en el de los actores elegidos. A Patrick Wilson se le pudo ver hace poco en la 2a temporada de 'Fargo' a un gran nivel y realmente es un actor que cada vez me gusta mas como trabaja, Russell casi tiene un personaje casi idéntico al que hace en 'The Hateful Eight' y demuestra el porque de la confianza de sus directores en el, Richard Jenkins hace un gran trabajo y tiene una gran escena sobre un circo de pulgas capaz de hacer olvidar en que situación se encuentran cuando esta sale por su boca y Matthew Fox, el único 'perdido' que parece haber encontrado un hueco en las grandes pantallas tras su historia televisiva sorprende para bien con un papel misterioso y lleno de odio. Sobre el comentado final de la película o tramo final, la última media hora es tremendamente impactante visualmente, toda la contención sangrienta y salvaje acumulada se desata en esos últimos 30 minutos donde Zahler disfruta como un enano sorprendiendo a propios y extraños ante tan original cambio de rumbo.

CONTINUA EN SPOILER SIN SER SPOILER

Crítica completa en BLOODSTAB: http://bloodstab.blogspot.com/2016/02/bone-tomahawk.html
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Culto sacrílego
Vivimos tiempos impetuosos en los que pueriles propuestas, como la presente, son capaces de ascender rápidamente de liturgia.

La película que nos ocupa ha sido masiva y precipitadamente proclamada "de culto". Realmente uno a veces se absorta por lo fácilmente que drenan unos arrumbamientos y otros en esto de la crítica cinematográfica.

Eso sí: no conviene olvidar que muchos han aplaudido esta lamentable obra fílmica, a veces con argumentaciones contundentes. La mistificación del enemigo, la introducción de elementos de terror, el minimalismo visual (debido a su exiguo presupuesto), la casi total ausencia de música, la sobriedad estética, los personajes arquetípicos (algunos a esto lo llaman bien construidos), el ritmo parsimonioso... Pero, para quien esto suscribe, el filme no es sino una demasiado simple historia de búsqueda y rescate, sin mayor profundidad ni tampoco hondura cinematográfica. ¿O sí? Posiblemente sí, dada la pretenciosidad de su desarrollo. Pero muy fallida.

¿Por qué?
[Leer más +]
29 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Buen Debút de Zahler
S. Craig Zahler debuta inteligentemente con un western terrorífico muy bien escrito y dirigido por el mismo, Una película en el que los actores se adaptan magníficamente a los personajes, resaltando a Kurt Russell como "El Sheriff". La banda sonora no es extensa. La fotografía es muy buena junto a la dirección artística. Una película muy recomendable si te gustan los westerns clásicos y los asesinatos en serie.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Buen maridaje, western - terror
Western con alma de clásico, que parte de una situación mil veces vista por estos lares, pero con una atención y un mimo a los personajes, con un reparto entre los que destacan, un Kurt Russell solvente, como el típico sheriff duro y honrado,Matthew Fox convincente como un petulante pistolero, Richard Jenkins como el charlatan y entrañable ayudante del sheriff y Patrick Wilson como un irritable vaquero lesionado.Al principio al rescate de la chica todo transcurre con un tiempo lento y contemplativo típico del western.En la recta final con un giro de 180 grados la película se transforma en una angustiosa y sangrienta odisea con unos atípicos indios, que parecen los caníbales de la película las colinas tienen ojos, por lo demás , realismo en la ambientación y en el comportamiento de los personajes , lo que gana en verosimilitud.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Verla ¡merece la pena!
Un film más que interesante y una excéntrica renovación del genero western que se merece más de un visionado por parte de aquellos a los que la publicidad de las grandes producciones y la llamada de los enormes fajos de dinero sudado envueltos por un gigantesco y descomunal lazo de fuegos artificiales, han permitido que ésta más que decente película pase por nuestro lado de puntillas y casi sin hacer ruido, consiguiendo así que otras de menor calidad hayan llegado a recaudar cantidades incontables de dinero e incluso conseguido alguna que otra nominación a los premios de la academia.

Nuestro novel director nos sorprende con esta visión actualizada del western clásico en el que se nota el amor que pone en cada plano y no se limita a copiar lo que ya está hecho, sino que más bien parece que ha desechado todos los viejos guiones, de este género por momentos en decadencia, para reinventarlo de nuevo y como ya se hizo en su momento con la fantástica y estimulante “Sin perdón”.

Donde otros pondrían tabernas iluminadas por enormes lámparas que se balancean de una lado a otro, llenas de gente bebiendo como si no hubiera un mañana, bailando, peleándose y jugando a las cartas mientras abren y cierran su boca dándole así uso a su tabaco de mascar, a la vez que solo levantan la vista de su partida para soltar alguna necedad a alguna mujer perteneciente al grupo de cabaret del lugar. Nuestro director llena la taberna de amargura y de una oscuridad casi tétrica, donde la única música que se escucha es la del ensordecedor sonido del silencio de la soledad de un pueblo que parece haber vivido tiempos mejores.

Donde otros pondrían a despiadados forajidos que montan a caballo riéndose y blandiendo sus armas después de haber atracado un banco o haber asaltado alguna diligencia. Aquí caminan cuatro hombres al pesado paso extenuado y fatigoso, emprendiendo así un viaje, por momentos cómico, de no retorno. Acompañados siempre de un silencio devastador, cada uno movido por distintas emociones, por distintos sentimientos: el amor, la venganza, la lealtad o el deber. Para culminar la obra con un festival gore descabelladamente sutil.

Una buena película en la que todo y todos están geniales y con una factura más que envidiable.

Tal vez no sea nada, pero tal vez el tiempo la deje madurar lo suficiente y consiga así hacer lo que un buen vino en una buena barrica de madera. Un gran reserva. Un clásico de culto.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Peli de culto al instante
Algunas veces me pregunto qué quiere decir "de culto" y siempre me entra la duda, ya que hay muchas pelis de culto y no se parecen en nada entre ellas.
Finalmente, tras alguna que otra divagación, opino que ese término se refiere a "lo que se sale del guion habitual", algo que te haga pensar: coño, esto no lo había visto nunca o quizás, esto no lo había pensado nunca.
Bone Tomahawk es, sin duda, una de esas pelis que tiene algo que nunca se ha visto, o por lo menos mis ojos y eso que llevo mucho cine a cuestas.
Bone Tomahawk nos regala muchas cosas, lo primero a Michael Paré (sale un minutito), quien los nostálgicos lo recuerdan con cariño por sus "Calles de fuego" (otra de culto), después sigue una fotografía (término que no me gusta porque lo usan mucho los gafapastas para justificar pelis de mierda con sus directores onírico/intelectuales) que te hace estar en tensión durante muchas partes, enfocando desde atrás o en primeros planos, luego parece que el papel del ayudante del sheriff (Richard Jenkins) se lleva todos los elogios, cuando yo lo veo quizás el personaje más innecesario y además, creo que el que marca la calidad es Kurt Russell, ya veterano y alejado de su papel de chulo o de guaperas de los 80 y 90, ofrece una interpretación, y más al final, ACOJONANTE, de hecho, creo que si esta peli recibe finalmente la denominación "cultosa" es en un porcentaje muy alto por él y por ese desenlace final que se te va a quedar grabado en la mente muchos días. Muy buena.
[Leer más +]
8 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Slow West (publicada en el periódico El Día de Tenerife el 4 de marzo del 2016)
Algunas de las mejores películas de la historia del cine pertenecen al género western. Ahí están los ejemplos de “La diligencia” (1939), “Solo ante el peligro” (1951), “Grupo salvaje” (1969) o “Sin perdón” (1992). En los últimos años han existido varios intentos por reflotar el género como son los casos de “Open Rage” (2003), “Appaloosa” (2009) o la reciente “Los odiosos ocho” (2016), aunque son solo algunas andanadas alejadas de la edad dorada del género.
El 16º Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria, que se inaugura hoy, incluye en su extensa programación el ciclo Neo Western, integrado por seis western recientes que exploran nuevos territorios como es el caso de “Bone Tomahawk”, que ofrece una miscelánea de géneros, entre el western y el terror, que hará las delicias de los espectadores que busquen emociones fuertes.
El ritmo de “Bone Tomahawk” es parsimonioso y solo se rompe en determinados momentos, que se constituyen el fogonazos visuales que impactan por oposición a la tranquilidad del resto del metraje. Paradigmática es la escena de la persecución a pie, que ocupa gran parte de la película, en la que uno de los perseguidores tiene la pierna entablillada y camina con muletas. Esta persecución arrítmica nos permite un acercamiento psicológico a los personajes.
Aviso para navegantes. A los que suelen etiquetar injustamente a este tipo de cine de “lento”, ponerles sobre aviso de que a los 90 minutos la trama da un giro hacia el terror (con tintes gores que recuerdan a “Holocausto caníbal”, 1980) y la acción hace acto de presencia porque la historia lo requiere. Concita la atención que “Bone Tomahawk” sea la ópera prima de S. Craig Zahler, por su madurez y saber emplear los planos adecuados en los instantes precisos. No en balde fue premiado con el premio al Mejor Director en el último Festival de Sitges. Para la ocasión ha contado con un reparto de postín: el ya icónico Kurt Russell (con una caracterización similar a la de “Los odiosos ocho”), el veterano Richard Jenkins, el popular Mathew Fox (de la serie “Perdidos”) o Patrick Wilson (el policía de la segunda temporada de “Fargo”).
El resto del ciclo Neo Western se completa con la proyección de los estimulantes filmes “Slow West”, “The Salvation”, “Aferim!”, “The Dark Valley” y “El ardor”. Ninguno “made in USA”.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Un western con tintes de terror y gore
Para los que somos aficionados al género, estamos de enhorabuena. Todos los años nos llegan al menos un par de western interesantes.Los de este año son "The hateful Eight" y "Bone Tomahawk" ambos compartiendo al protagonista, Kurt Russel. Bien acompañado por Patrick Wilson, al que este 2015 hemos visto de sheriff en la segunda temporada de "Fargo". Como curiosidad añadir que la protagonista femenina, Lili Simmons, es la sobrina del mafioso de "Banshee"
Estamos ante una interesante película que empieza como un western y termina jugando al gore y al terror, sin que falten algunos momentos cómicos que rebajen la tensión.
En esta ocasión los indios no son los comanches o apaches de otras veces, sino cavernícolas caníbales que raptan a la esposa de un granjero. Éste, un antiguo pretendiente, el sheriff y su ayudante irán a su rescate.
Lo mejor, son las interpretaciones y los paisajes, lo peor el exceso de metraje que hace pesada la película en su tramo medio.
Aún así, si la coges con gusto te lo pasarás bien, sino, pues te acabará cansando.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Memorable Western Caníbal
El debut en la dirección de S. Craig Zahler no podía haber resultado más satisfactorio, partiendo de un guión original propio, y con la clara intención de crear un vehículo de marcado carácter Pulp, que recoja tanto la esencia argumental como el acabado estético de la escuela tarantiniana, la misión de rescate en territorio hostil que aquí se plantea, bien podría ocupar en un futuro su lugar cinéfilo, como destacada y exquisita pieza de culto.

Buscando consumar un ejercicio de pleno virtuosismo, el saber evocar los mejores aromas del western, que fusiona todos los elementos que han hecho grande al género, permite a Zahler reverenciar la modernidad de Quentin Tarantino, pero también aludir al clasicismo de Howard Hawks, del que toma prestado elementos tan reconocibles como el personaje del ayudante veterano, interpretado aquí por un siempre soberbio Richard Jenkins, perfecta replica al protagonismo de un Kurt Russell, cuya veteranía sirve para encajarle como un guante en la piel de un sheriff curtido y honrado, del que se sabe ha llegado al cargo gracias a la experiencia y el buen hacer.

El uso de un ritmo pausado, es quizá el elemento más significativo, dentro de una exposición narrativa que se toma su tiempo para desarrollar las piezas de un universo en constante peligro, que ya desde la primera escena, nunca termina de abandonar esa alargada y deseada sombra de animal carroñero, que planea sobre el espectador adornando los mejores momentos del film.

Un desarrollo masticado a fuego lento, diseñado para trazar un buen dibujo de personajes, que en ningún caso se muestran amables o cómplices, intensificando el carácter del drama al que se enfrentan en común, lo que a su vez sirve para dotar de credibilidad a todos los perfiles, en un choque moral y motivacional tan ambiguo como convincente.

Como apunte final, destacar precisamente esa última media hora, en la que el film desata su particular holocausto caníbal, generando una serie de imágenes, que seguro conseguirán activar la rabia nerviosa de los mejores aficionados al cine extremo, revestidas de pura épica, y destinadas a formar parte de ese imaginario entusiasta, que la generación nacida entre la década de los 80 y los 90 del siglo pasado, ha sabido encumbrar a un merecido pedestal de privilegio, bien cincelado para perdurar en tiempos venideros.


<Lee esta crítica, y muchas más, en Fusion-Freak.com>
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo