arrow

Todo comienza en sabado (1960)

Todo comienza en sabado
Trailer
7.2
1,209
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Arthur Seaton es un joven inglés de carácter agrio y rebelde que trabaja en una fábrica. Trata de huir de su rutinaria y aburrida vida bebiendo y divirtiéndose cuanto puede los fines de semana. Ésa es la única meta de su vida: pasarlo lo mejor posible. Al mismo tiempo, mantiene una relación con la mujer de un compañero, y todo se complica cuando se queda embarazada. Mientras tanto, se enamora de una joven de estrictos principios morales que le exige un compromiso serio. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Saturday Night and Sunday Morning
Duración
89 min.
Guion
Alan Sillitoe (Novela: Alan Sillitoe)
Música
Johnny Dankworth
Fotografía
Freddie Francis (B&W)
Productora
Woodfall Film Productions
Género
Drama Free Cinema
7
Cultura weekend
Tal vez ésta sea la primera película de algo muy característico de la vida moderna: trabajar como burros entre semana y reservarse el fin de semana para divertirse, beber y follar.

Un Albert Finney joven e inspiradísimo en cuanto suena el viernes la hora de pirarse de la fábrica se va a su casa, saluda a su padre embobado con la televisión, su madre le prepara su comida favorita para cenar, se pone sus mejores trajes y hala, de bar en bar. A rajar de los jefes, a chulear con las chicas y a beber más que ninguno. A él no hay nadie que le diga lo que tiene que hacer. Hasta está liado con la mujer de un compañero de trabajo, que no tiene muy atendida sexualmente a su santa esposa. A él le va bien este tipo de vida, es su manera de desfogarse y liberar su rabia. Hasta que aparece eso que suele joderlo todo: el amor.

Película muy interesante, con un buen ritmo y sobre todo como he recalcado antes, un Albert Finney estupendo que creo que sale en todas las escenas del film.
[Leer más +]
20 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Bandera del " Free Cinema"
Mítica película del movimiento llamado " Free Cinema". No estamos en presencia de ese ambiente inglés refinado y alegre, sino ante la baja clase social y los problemas económicos, laborales y hasta raciales que los aturden. No es ese Londres elegante, es la ciudad inglesa industrial o los suburbios.
Y la galería de personajes prototípicos:El rebelde, Albert Finney, fantástico protagonista de la película, que compensa las interminables horas desperdiciadas en la lóbrega fábrica a base de borracheras y mujeres; el sumiso, el compañero de trabajo que cumple escrupulosamente su horario y a cuyo destino no parece pedirle nada más; la víctima, la mujer de ese compañero de trabajo cuya opresiva vida casi le incita a convertirse en amante del protagonista y sufrir por ello; el producto típico, la buena chica que sólo acepta ser novia de alguien si este acata las pertinentes convenciones sociales; y los secundarios, todos ellos viviendo de modo vulgar y tedioso.
La película va de la comedia al drama, y las situaciones son perfectamente alegres o dramáticas. Y ese realismo tan característico del movimiento hace que todo nos resulte cercano, casi táctil. Son contemplados con ternura y comprensión, y esa inmediatez e implicación del espectador es lo mejor de la película, que lleva al espectador de la mano.
En medio de todo ello se alza el medio social, verdadero protagonista. En aquel momento esto resultaba necesario como respuesta al cine inglés imperante, pero hoy- al menos a mí- puede resultar algo elemental la fuerza dramática de la película, que brota exclusivamente del ambiente social en que se ubica.
En todo caso, una ´muy importante y buena película de la historia del cine británico.
[Leer más +]
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil