arrow

Colombo: Más vale pajaro en mano... (TV) (1992)

6.3
167
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Colombo investiga el caso de un millonario que muere atropellado, aunque parece que se trata de un simple accidente. Sin embargo, a la mañana siguiente, la inexplicable explosión del coche del fallecido demuestra que algo fuera de lo normal esta ocurriendo. Episodio Nº60 de Colombo.

Aunque Colombo tiende a ser definida o considerada como una serie de TV, nunca fue una serie propiamente dicha. Exceptuando la presencia recurrente del personaje principal, no presenta ninguna de las características de una serie tradicional (episodios semanales, de duración regular, con cast, dirección y equipo de producción fijo). Pensados como telefilms (de hora y media como promedio de duración), cada episodio cuenta con una historia independiente y con un director y un equipo de producción distinto. Los films tuvieron una transmisión irregular, pero con un mínimo de tres o cuatro producciones por año hasta 1978. Más de diez años después, Falk retomó su personaje por dos años (1989-1990). A partir de 1990, Columbo dejó de emitirse con regularidad, y los siguientes films fueron estrenados como especiales. Por estas razones, los 68 episodios de Colombo se dispersan irregularmente a lo largo de 35 años (1968-2003). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Columbo: A Bird in the Hand... (TV)
Duración
90 min.
Guion
Jackson Gillis
Música
Dick DeBenedictis
Fotografía
George Koblasa
Productora
Universal TV / NBC Network
Género
Comedia Intriga Crimen Serie [Colombo]
6
Las iniciales sospechas de Colombo
Columbo: A bird in the hand… (Colombo: Más vale pájaro en mano…) es un telefilm dirigido por Vincent McEveety en 1992, es el tercer y último telefilm de la undécima temporada y sesenta y uno de la serie, pilotos incluidos; anteriormente había dirigido Descanse en paz señora Colombo en 1990 y Colombo: La muerte gana la lotería en 1991. McEveety nos presenta el perfil de Harold McCain (Greg Evigan) en su ambiente favorito mediante planos generales que evolucionan hacia medios y primeros planos sobre el compulsivo ludópata insaciable y fullero personaje sin remordimiento con tal de preservar su ruinoso y fracasado modo de vida respaldado a regañadientes por su tío Big Fred (Steve Forrest) y su cariñosa tía Dolores (Tyne Daly).

Cargado de deudas debido a sus pérdidas en el Casino, Harold, el sobrino fullero, evita como puede a sus prestamistas entre escenas de aceleradas acciones, buscando refugio una vez más en tío Fred para que le libere de sus deudas abordándolo en cualquier situación, incluso en exteriores. La debilidad que tía Dolores siente por Harold, le hace ceder ante las peticiones de ayuda del empedernido jugador…, un conjunto de diferentes encuadres destacando primerísimos planos nos desvela el grado de intimidad entre ambos parientes. Con los personajes principales presentados, Vincent McEveety nos muestra las acciones que desatarán las consecuencias por las que nuestro detective teniente Colombo (Peter Falk) entra en acción.

Mediante un plano general McEveety nos presenta en una escena cuasi coral elementos del accidente que se llevó a Big Fred; la sorpresa para todos es mayúscula, la desconsolada mujer desencajada no entiende la situación, le sobrepasa: pequeños planos enlazados nos muestra el grado de desolación entre la viuda y el sobrino ante el desastre sobrevenido. Las iniciales sospechas de Colombo desde el primer momento, son guiadas por dos de sus aliados más fieles y previsibles en sus primeros pasos: el olfato y la intuición que, unidos a la experimentada psicología de la observación de las reacciones humanas, le facilita el camino para fijar su inescrutable mirada con muy poco margen de error en Harold el ludópata y Dolores la sensual viuda entre numerosos contra planos.

Los cabos sueltos de nuestro investigador comienzan a unirse, la pregunta de más, florece ante el visible enfado de los sospechosos, la persistencia de nuestro investigador y su intencionada curiosidad por los pequeños detalles sin importancia esconden dobles intenciones que le llevan a relacionar informaciones y hechos, facilitándole así nuevas reacciones entre el sobrino y la viuda quienes, tras ser conscientes de la herencia en juego, la tensión entre ambos alcanza insospechados limites resolviéndose de forma repentina para uno de ellos. Algunos pocos datos de atrezzo, le aplanan el camino a Colombo para descubrir finalmente la macabra personalidad de tía Dolores, un personaje creíble en la excelente interpretación de Tyne Daly.

Después de haber asistido a las inestables y oscuras relaciones en el entorno familiar de tío Fred, la temporada se completa con la asistencia a la cruel escenificación y falta de escrúpulos por apropiación indebida de un premio de lotería, y la interminable angustia vivida por una pareja de reciencasados provocada por la más inesperada situación jamás imaginada.

Complemento genealógico. Colombo cita a su mujer en dos ocasiones.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil