arrow

Flores rotas (2005)

Flores rotas
Trailer
6.7
18,761
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Original y extravagante revisión del mito de Don Juan. Después de ser abandonado por su última conquista (Delpy), Don Johnston (Bill Murray) recibe una carta anónima en la que se le informa de que tiene un hijo. Tan inesperada noticia lo impulsa a emprender un viaje en busca de sus antiguas amantes para resolver el misterio. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Broken Flowers
Duración
105 min.
Estreno
28 de octubre de 2005
Guion
Jim Jarmusch
Música
Mulatu Astatke
Fotografía
Frederick Elmes
Productora
Focus Features
Género
Comedia Drama Comedia dramática Cine independiente USA
8
Cuando la madurez llega, con la adversidad, demasiado tarde.
Jim Jarmusch consigue con "Broken Flowers" la perfecta disección de un personaje cuya vida está en completa decadencia. Un Don Juan de capa caída, un ídolo venido a menos. Don Johnston emprende un viaje a través de su pasado, recogiendo la pobre cosecha que ha ido sembrando a lo largo de su juventud: el reencuentro con relaciones frustradas, con idilios que no significaron mucho para él, con mujeres que sólo fueron una pieza más en el puzzle de su agitada vida. Mediante una galería de personajes opuestos y complementarios que formaron parte del historial de Don - y otros tan memorables como Lolita, en un guiño a la adolescente que interpretó Sue Lyon en la película del maestro Kubrick, incluso con los mismos pendientes en forma de corazón - vamos conociendo poco a poco a este crepuscular individuo, quizás mejor que a través de sus propios actos.
[Leer más +]
114 de 120 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Viaje a muchas partes
Nueva película de Jim Jarmush, tras seis años de pausa. Rodada en estudio, salvo fragmentos, contó con un resupuesto modesto. Obtuvo el Gran Premio del Jurado de Cannes.

La acción tiene lugar en 2003/4, en localizaciones no definidas de EEUU. Narra la historia de un hombre soltero, Don Jonston (Bill Murray), acomodado, de 55 años, sin compromisos y sin amistades, tras una agitada vida de conquistador y donjuán. Después de una fría despedida de su último amor fugaz, Sherry (Julie Delpy), mientras ve en la tele un film sobre las aventuras galantes de don Juan, recibe una carta cerrada en sobre rosa y escrita con una vieja máquina con cinta roja, de una antigua amante anónima, que le anuncia la posible visita del hijo de ambos, de 19 años. Al hilo de la narración, el autor presenta varios cuadros. El personaje de Don, abandonado, marginado con dinero, sin vida afectiva, profundamente fatigado, se enfrenta a un porvenir vacío y sin alicientes. De ahí su postración y abatimiento, que dibujan un primer cuadro irónico y patético, cómico y dramático. El viaje que emprende en busca del hijo, por consejo de Winston (Jeffrey Wright), le lleva a recuperar la memoria de su pasado y a reencontrarse con él mismo y con sus antiguas novias. Laura (Sharon Stone), Dora (Frances Conroy), Carmen (Jessica Lange) y Penny (Tilda Swinton) conforman un políptico de 4 cuadros, en los que se funden frivolidad, inseguridades, ocupaciones anodinas, trabajos marginales y la vida en la nada, en una crítica ácida de la generación de los 60 (rebelde y hippy), que simboliza por extensión la sociedad norteamericana. El hijo que busca Don es el recurso que necesita para superar la desolación y recuperar la ilusión por la vida. Por ello lo busca con desesperación, sin saber del todo si se trata de un hecho cierto o de una broma inoportuna.

La música incluye una bonita selección de temas rítmicos y variados, con un fragmento del Requiem de Fauré en la visita de Don al camposanto donde reposa su quinta novia de hace 20 años. La fotografía, con predominio de luces dispersas y tenues, resalta la frialdad, sordidez o profunda tristeza de diversos ambientes. La expresión corporal de Murray absorbe la atención de la cámara. La interpretación corre a cargo de un amplio elenco de grandes actrices, que se recuerdan con placer, y de un Bill Murray en un papel escrito a su medida. Lolita, la hija de Laura, reencarna a su madre, en una recreación reconfortante y cómica del personaje de Kubrick. El guión pone el acento en los matices de las palabras, las inflexiones de voz y multitud de detalles, de los que extrae una gran expresividad. La dirección mueve con pausa la acción, que aporta sugerencias de extraordinaria fuerza dramática.

Película sobre la marginación de un personaje adinerado, el fracaso de la generación hippy (la del autor) y la pobreza espiritual que se oculta en urbanizaciones residenciales. La marginación y la soledad también son un problema de ricos.
[Leer más +]
103 de 128 usuarios han encontrado esta crítica útil