arrow
Crítica de The Big Dipper
Santiago de Compostela, España
8
Samurái 3: Duelo en la isla Ganryu
Samurái 3: Duelo en la isla Ganryu (1956)
  • 7,3
    637
  • Japón Hiroshi Inagaki
  • Toshirô Mifune, Koji Tsuruta, Kaoru Yachigusa, Mariko Okada, ...

Serial sobre Samuráis

Sé el primero en valorar esta crítica
Voy a condensar aquí mi crítica de la trilogía Samurái, porque aunque cada una de las tres películas cuenta una parte de la historia por separado, para los elementos fundamentales que quiero resaltar, veo los tres filmes como un todo.

Los puntos fundamentales en mi opinión son los siguientes.

En primer lugar, lo primero y que más llama la atención es la fotografía, que es una maravilla. Quizá se podría haber aprovechado más si la película hubiera sido rodada en formato panorámico, y no en 4:3 pero, aún así, ese colorido, esos paisajes naturales, esos decorados (poblados, interiores de casas, edificios), y un famoso castillo o templo japonés real, donde Kurosawa también rodó escenas para algunas de sus películas (como Ran). Además, el hecho de que la película sea de 1954, le da a la fotografía un toque de época inimitable e inconfundible que resulta cautivador.

Con respecto a la calidad cinemátografía, o a la valoración crítica de este serie, apuntaré los siguientes elementos.

A pesar de su calidad estética y artística, me ha parecido que tienen algunos rasgos de miniserie, si me apuran, incluso de películas de serie b (ojo, solo hasta cierto punto, porque son filmes bastante cuidados y de calidad) y, particularmente, he detectado un cierto tono de telenovela, concretamente en el apartado amoroso de la saga.

Todas las secuencias de amor entre el samurái Mishima (Toshiro Mifune) y las dos mujeres que lo aman, me han resultado un tanto empalagosas, quizá excesivamente platónicas, y también submisivas por parte de ambas féminas (aunque también es verdad que el samurái no es el tipo de hombre que hoy en día se consideraría machista, más bien parece un poco mojigato, por no decir misógino).

Las tres películas, en definitiva, me han parecido sobre todo bonitas. También son entretenidas, se ven fácil y de corrido, a pesar de que el idioma japonés, si uno no está acostumbrado a ver películas en este idioma, pueda resultar un poco cansino con el plus de tener que leer tanto subtítulo.

Y he dejado lo mejor para el final, al igual que esta trilogía. Es muy simple. El duelo final, el de la tercera película, es sencillamente maravilloso. Es de los mejores duelos de espada que he visto en el cine. Es una escena magistralmente rodada, con un último espadazo magnífico. Y justo para acabar la película, una corta escena en el mar, con frasecita incluida. Te deja muy buen sabor de boca. Me atrevo a decir, que aunque solo fuera por esa escena final, merecería la pena ver las tres películas enteras. Además, rodada esa última escena en la playa, a la orilla del mar y con la típica puesta de sol al atardecer que le confieren una ambientación perfecta.

Como conclusión entonces, considero que son películas bonitas, de las que ganan al verlas más veces, y que uno las guarda con cariño, como pequeñas joyas de época dignas de revisionar de vez en cuando.

Ahora bien, no son obras maestras como los peliculones de Kurosawa, que están varios peldaños por encima de estas tres cintas. Trono de sangre (por decir una) son palabras mayores al lado de Samurái... eso debe quedar bien claro antes de proceder al visionado de cualquiera de ellas.
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario The Big Dipper
Ver más críticas de la película Samurái 3: Duelo en la isla Ganryu