arrow
Crítica de keizz
Madrid, España
8
El Gordo y el Flaco (Stan & Ollie)
El Gordo y el Flaco (Stan & Ollie) (2018)
  • 6,6
    1.745
  • Reino Unido Jon S. Baird
  • John C. Reilly, Steve Coogan, Shirley Henderson, Bentley Kalu, ...

La extraña pareja

2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dirigida por Jon S. Baird, del que no recuerdo haber visto ninguna otra película, “El gordo y el flaco” es un biopic un tanto peculiar ya que no nos cuenta la historia de sus protagonistas sino que se centra exclusivamente en esa última gira, aunque a partir de ahí se ahonda en la personalidad de ambos actores, la química que tenían y las circunstancias que les llevaron primero al triunfo y posteriormente a su declive profesional.

Con una espectacular puesta en escena, Baird rinde un entrañable homenaje a la figura de una de las parejas de cómicos más importantes de la historia del cine. Y lo hace del modo menos complaciente, apoyándose en los años más difíciles del grupo, cuando los días de vino y rosas ya habían terminado, en la etapa más dura, cuando se encontraban en el crepúsculo de la fama.

Baird nos muestra a Stan y Ollie en sus horas bajas, cuando no tienen más remedio que malvivir gracias al recuerdo que aún queda en alguna gente de lo que fueron. Y lo hace alejándose de la autocompasión, dotando al film de una gran carga dramática a pesar de las inevitables dosis de comedia que necesariamente jalonan la película, y que terminan por conformar una obra excelente, llena de ternura y buen gusto.

Y no puedo esperar un minuto más para decir que la película es lo que es gracias a los actores principales. Los dos están inmensos. No voy a buscar un adjetivo que los defina porque me quedaría corto, así que ni lo intento. John C. Reilly y Steve Coogan se convierten en Laurel y Hardy, literalmente. Y no sólo por la caracterización, el maquillaje, etc. sino por todo. Son ellos. Por ejemplo, Rami Malek está muy bien haciendo de Freddie Mercury, pero a pesar de su buen trabajo siempre eres consciente de que está interpretando. Pero Reilly y Coogan se convierten en Stan y Ollie hasta el punto de que te olvidas de que no son ellos en realidad. Se mueven y hablan exactamente igual que El gordo y el flaco, exactamente igual. Las miradas, los movimientos de las manos, los gestos faciales, todo es convincente y cala en el espectador.

En el caso de Reilly, no me sorprende demasiado. Es un actor maravilloso, que lleva toda la vida interpretando tan fantásticamente que ha conseguido que sus personajes sean más conocidos que él. En el caso de Coogan me impresiona más porque no me esperaba este nivel interpretativo. Pero en definitiva, ambos están soberbios.

La película indaga bastante en la relación personal que mantenían Stan y Ollie. Parece ser que eran más compañeros de trabajo que amigos, y que ambos estaban bastante influenciados por sus respectivas mujeres, aunque esto en el film se caricaturiza un tanto. Aunque siempre se llevaron bien, no fue hasta que empezaron a hacer este tipo de giras, que les obligaban a vivir juntos cotidianamente, cuando se hicieron tan amigos como lo eran dentro de la pantalla.

Pero la película sobre todo plasma las personalidades del dúo, tanto por separado como juntos. Es capaz de mostrarnos de un modo magistral los sentimientos de cada uno de ellos, sus inseguridades, sus miserias, la forma en que se relacionan con sus mujeres, y el modo en que dependen profesionalmente el uno del otro. Podemos ver claramente como estos dos genios se convertían en un único ente, mucho más brillante aún cuando actuaban juntos.

Baird nos hace entender la nostalgia de los protagonistas llevándonos a los años treinta, mostrándonos una secuencia de la grabación de una película de la pareja, haciéndonos ver cómo eran las cosas en los tiempos de gloria. También nos hace ver el modo en que tuvieron que separarse profesionalmente, cuando estaban en la cima, por un tema contractual que hizo que Hardy hiciera una película con otro compañero. Esto dejó una cicatriz que no terminó de curarse hasta los sucesos que vemos en la película.

Me gusta el tono atrevido del biopic, mostrando la vida de dos genios de la comedia desde el prisma del drama. A pesar de lo cual, la película está repleta de momentos graciosos (especialmente la recreación de sus gags, incluso alguna vez fuera de los escenarios como en el caso del timbre del hotel), pero siempre con un punto de tristeza. Es bonito presenciar que la pareja de actores envejece, conoce el fracaso, sufre enfrentamientos, pero nunca termina de desaparecer la magia entre ellos. El hilo invisible que los une, es irrompible.

Película conmovedora, que se encarga de poner en valor a dos genios posiblemente poco valorados en comparación con otros de su generación. Film mucho más que digno, con dos sobresalientes e inolvidables trabajos de actores interpretando a otros actores. Una obra que hace que salgas del cine inevitablemente nostálgico pues es una película de recuerdos, un canto a la complicidad, a la amistad y a la ternura.

https://keizzine.wordpress.com/
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario keizz
Ver más críticas de la película El Gordo y el Flaco (Stan & Ollie)