arrow
Crítica de Miquel
Palma (Mallorca), España
9
Vania en la calle 42
Vania en la calle 42 (1994)
  • 7,1
    1.957
  • Estados Unidos Louis Malle
  • Julianne Moore, George Gaynes, Brooke Smith, Wallace Shawn, ...

¿Es posible la felicidad?

21 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
Último film de Louis Malle. Escrito por André Gregory ("Mi cena con André", Malle, 1981), se basa en la tragicomedia "Tío Vania" (1899), de Antón P. Chéjov, según la versión inglesa de David Mamet. Se rueda en exteriores y en el interior del New Amsterdam Theater (NYC). Gana el Gran Premio del Jurado de Valladolid. Producido por Fred Berner, se proyecta por primera vez en público el 13-IX-1994 (Toronto Film Festival, Canadá).

La acción principal tiene lugar en el New Amsterdam Theater (NYC). Se añade un breve prólogo con la llegada de los actores y actrices al teatro. Vania (Shawn), hermano de la primera mujer del profesor jubilado Alexander Serebryakov (Gaynes), es el administrador de su finca rústica. En las casas de ésta tiene lugar la acción de la obra teatral. Soltero y solitario, se enamora de Elena (Moore), de 27 años, segunda esposa del profesor. Les visita con frecuencia el médico rural Mijail Astrov (Pine), que departe largamente con Sonia (Smith), hija del primer matrimonio del profesor. Vania es rústico y excéntrico, Sonia es solitaria y poco agraciada, Astrov es escéptico y pesimista, Elena es fría y misteriosa. Encarnan el mundo rural Sonia y Vania. El profesor y Elena representan el mundo urbano. Sonia es el contrapunto de Elena.

El film constituye un homenaje de Malle al teatro, al mundo del teatro y a Chéjov. No ofrece teatro filmado, sino que construye una versión cinamatográfica del ensayo de una representación teatral. El realizador, con la colaboración de actores y técnicos, crea una interesantísima propuesta de teatro dentro del cine. Con él enriquece el análisis de un tema abierto y polémico, como el de las relaciones entre cine y teatro. Desarrolla su reflexión de manera directa, sencilla y sincera, libre de afectaciones y artificios. Malle no quita ni disimula el aspecto teatral de la obra, que es fundamentalmente un trabajo de actores y actrices.

Trata temas diversos como el amor, la soledad, la vejez, el deseo, la búsqueda de la felicidad, la desolación, el sinsentido de la vida, la resignación, el vacío existencial, etc. Desde posiciones pesimistas y nihilistas, el texto de Chéjov explica que el amor lleva inevitablemente a situaciones límite de frustración, dolor y amargura. Dicho en otros términos, los seres humanos no son capaces de conseguir la felicidad.

La música, de Joshua Redman, aporta una partitura breve de cortes jazzísticos, de viento y saxo, intensos y vibrantes. La fotografía, de Declan Quinn, subraya el tono sobrio y austero del relato. Los actores visten prendas de calle del momento (1994), de colores oscuros y tonos neutros (marrones, grises, granates y negros). Son similares los colores del escenario. Las tomas son precisas y suaves. La iluminación es escasa y proyecta toques de luz que evocan la iluminación de velas, candiles y quinqués. Las interpretaciones son soberbias. Gran película.
¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario Miquel
Ver más críticas de la película Vania en la calle 42