arrow
Críticas de Mario
Críticas ordenadas por:
El primer día del resto de tu vida
El primer día del resto de tu vida (2008)
  • 7,2
    10.600
  • Francia Rémi Bezançon
  • Jacques Gamblin, Zabou Breitman, Déborah François, Marc-André Grondin, ...
7
EL ÁLBUM DE LA VIDA
La película es una especie de álbum familiar que durante doce años repasa la vida de un matrimonio, sus tres hijos y el abuelo. La mejor crítica de esta película, muy interesante, es hacer una lista de las escenas que más me han llamado la atención:

El perro muere de viejo, tiene 12 años, equivalentes a 84 de los humanos. “Lo llevaré al veterinario - dice el hijo mayor, estudiante de medicina- que le pondrá una inyección para que no sufra, y lo enterraremos en el jardín”.
El día de la boda del hermano mayor, el pequeño llega tarde y le pide al alcalde, que oficia la ceremonia, que repita el momento en que los novios se dan el sí.

La boda se celebra en el jardín. El abuelo muere ese mismo día. Su hijo intenta convencer al nieto de que deben suspender la fiesta. Ambos reaccionan violentamente y aquél dice con ironía: “Lo lloraremos mañana”.

El hijo médico de urgencias, le cuenta a su hermano y a un amigo: El otro día se presentó en la consulta un tío que decía que sin querer se había metido en el culo un objeto. Mi colega lo reconoce y me dice: “Veo el monte Saint Michel sobre la nieve”. El tipo se había metido en el culo una de esas bolas de souvenirs.

El primer ligue de la hermana le dice que Jim Morrison murió el 3 de junio de 1971. “Yo nací nueve meses justos después. ¿Seré la reencarnación? Los colegas vamos algunas veces a su tumba, nos fumamos unos petas y bebemos unas birras. Luego nos meamos en las tumbas que hay alrededor”.

El abuelo le cuenta a su nieto preferido, el aspirante a músico, que durante la invasión alemana él militó en la Resistencia. "Me detuvo la Gestapo, me escapé y una familia de Burdeos me escondió durante un año en su bodega. Allí me acostumbré al Château Claudine, y me casé con tu abuela, la heredera del lagar".

Este nieto participa en un concurso de guitarras invisibles. Su padre que ha asistido le dice: “Parecía que tenías una guitarra entre las manos, te lo juro, yo sentía las vibraciones de las cuerdas.”

La madre va a cumplir 50 años y siente complejo de que se está poniendo vieja. Acude a la consulta de su hijo y se quita la blusa y el sujetador. “Mamá, tápate, por favor.” Ella le replica: “Venga, dímelo ¿qué mujer puede excitar a su marido con un pecho así. Opérame, te lo suplico”. El hijo le contesta: “Anda mamá, tápate.”

El padre va a la consulta de un especialista, sospecha que tiene un tumor. El médico está de buen humor. “Hombre Robert Duvall, se llama usted como el actor. Era el teniente coronel en Apocalipsis Now. ¿Qué hay soldado, prefiere combatir o hacer surfing? Me gusta el olor a napalm por la mañana. Y también el consiglieri de don Vito Corleone en El padrino.” El paciente le dice que su apellido solo tiene una ele, Duval
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
La tendresse
La tendresse (2013)
  • 5,2
    125
  • Bélgica Marion Hänsel
  • Olivier Gourmet, Marilyne Canto, Adrien Jolivet, Margaux Chatellier, ...
7
TERNURA EN LOS ALPES
La directora belga Marion Hänsel parece que se ha retratado a sí misma en la película “La tendresse” que se puede traducir como “El cariño” o La ternura”. Un matrimonio, como el de ella, separado desde hace quince años, hace un viaje en coche desde Bruselas a los Alpes suizos, donde su hijo ha sufrido un accidente esquiando. Me enganchó La tendresse” desde la escena inicial en la que dos esquiadores hacen arabescos sobre las pistas de esquí de los Alpes suizos, y una cámara cenital sigue sus evoluciones. Son el hijo del matrimonio separado y su novia. El film tiene mucho de road movie, de película de carretera. A lo largo de él, en el albergue y en la clínica donde han operado al hijo, vamos descubriendo diversas facetas de la personalidad de los protagonistas. Son como pinceladas impresionistas, solo dan pistas, no aclaran los motivos de la separación.
Él es orgulloso, suficiente y poco amigo de los inmigrantes. Se diría que debe ser arquitecto o quizás médico. Observa los edificios y las radiografías de la fractura que el hijo ha sufrido en un pie. Pero nunca más datos de su vida ni de su profesión. Ella es desordenada, despistada, ingenua. Ha sido actriz y tiene tendencia a la bebida. Le pide a un guarda nocturno que le dé un paseo en una moto adaptada a la nieve para ver como es el paisaje de noche. No sabe usar la tarjeta de crédito, se queda encerrada en los servicios, ignora como se pone la radio del coche… Y no duda en subir a un autoestopista para que conduzca cuando vuelven a Bruselas y el padre y el hijo van delante en la furgoneta de éste. Se duerme y el marido se lo recrimina después. Sergio López, el español, interpreta a este pescador de bacalao que va para Noruega haciendo autoestop y que le deja en el cristal del coche una cariñosa nota de despedida. Creo que en España no se ha conocido apenas la película. Es una pena porque merecía otro tratamiento.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un corazón en invierno
Un corazón en invierno (1992)
  • 7,4
    3.045
  • Francia Claude Sautet
  • Daniel Auteuil, Emmanuelle Béart, André Dussollier, Elizabeth Bourgine, ...
7
EL LUTHIER DE CORAZÓN HELADO
Claude Sautet (1924-2000) es un director de cine francés poco conocido en España, y de corta filmografía, por la razón de que cuida meticulosamente todas sus películas. Ésta, Un corazón en invierno, por ejemplo, le costó cuatro años de preparación. Sautet encontró un día un libro de Mijail Lérmontov (1814-1841) -escritor y poeta romántico ruso, coetáneo de Alexander Pushkin-, “Un héroe de nuestro tiempo”, escrito en 1839 a raíz de un duelo que había mantenido el autor con otro joven, y se prendó de él. Lo leyó muchas veces, se interesó por la vida del escritor y con todos esos mimbres empezó a escribir el guión de “Un corazón en invierno”. El protagonista del libro es Pechorin, un joven dolido y despechado por el amor no correspondido hacia varias mujeres.Fue un hombre de carácter huraño, que retó y fue retado a varios duelos y que murió en uno de ellos cuando tenía 27 años. Para este duelo eligió, expresamente, el borde de un precipicio a fin de que, "si uno de los combatientes cae herido mortalmente, su destino quede sellado".
El relato que entusiasmó a Sautet, que figura en el diario de Pechorin, cuenta la historia de un oficial de la aristocracia zarista que se finge enamorado para conquistar a la novia de un compañero de cuerpo. Cuando ella se le entrega apasionadamente, él la rechaza con bestial indiferencia: "Yo a ti no te amo". En esta narración está basada la película. Stéphane es socio de Maxime, él fabrica violines mientras Maxime se preocupa más de la venta y el fomento del negocio. Stéphane es un luthier apasionado, ama su trabajo y conoce hasta el mínimo fallo en las vibraciones de las cuerdas. Un día aparece por la tienda Camille una bella y joven violinista obsesionada con la música de Ravel. Y surge un triángulo amoroso amenizado por los violines de la Sonata y el Trío del compositor francés. Película íntima, desgarrada, llena de emociones sutiles y de momentos melancólicos. Muy recomendable.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
La cocinera del presidente
La cocinera del presidente (2012)
  • 5,5
    1.703
  • Francia Christian Vincent
  • Catherine Frot, Jean d'Ormesson, Hippolyte Girardot, Arthur Dupont, ...
6
PRESIDENTE, SON LAS PRIMERAS TRUFAS DE LA TEMPORADA
Mitterrand sabía montárselo bien. Más que un presidente de la República se asemeja en la película a un monarca de la edad media. Para él, para sus invitados, y familiares, contrata a una desconocida cocinera del Perigord especialista en cocina casera elaborada con productos de primera calidad. Su carácter y su maestría en los fogones conquistan el paladar y parece ser, porque solo está insinuado, los deseos carnales del Presidente. Hay una escena en la que él baja de noche y de forma clandestina a la cocina. Le pregunta si han llegado las primeras trufas. Ella le enseña las que recibió por la mañana. Los médicos, le han prescrito un plan de comidas especial, ya está muy enfermo. Pero él se sienta en la mesa de la cocina y ve como ella le prepara una tostada con foie, de un pan que se mete por los ojos, y le coloca encima una capa de rodajas de trufa. Si alguien ve la película con el estómago vacío puede sufrir una intensa bulimia con el aspecto que ofrece la tostada. La boca se llena de saliva y los jugos gástricos se ponen en acción. Y más, cuando ella abre una botella de tinto Chatêau Rothschild 1969 y le ofrece una copa. Ella se sienta frente a él y se pone otra. Se miran intensamente... Luego él se marcha subiendo los escalones de la cocina con gran dificultad. Es la mejor escena de la película. No se quedan atrás las de los platos exquisitos que llegan a la mesa presidencial.
Catherine Frot representa a una convincente cocinera y Jean D'Ormesson - un filósofo y escritor que nunca se puso delante de una cámara- encarna con brillantez a un siempre atildado Mitterrand. Advierto a los glotones de que la película puede herir profundamente su sensibilidad. Esos platos no están al alcance de nuestros bolsillos.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Amor
Amor (2012)
  • 7,6
    30.165
  • Austria Michael Haneke
  • Jean-Louis Trintignant, Emmanuelle Riva, Isabelle Huppert, William Shimell, ...
9
¿PODRÍA INTERPRETAR PARA MÍ LA BAGATELLE EN SOL MENOR?
Un piso burgués con muebles elegantes, ya ajados, cuadros impresionistas y otros del pintor danés Hammershoi- heredados por Haneke de sus padres -, techos altos, puertas y ventanas algo desvencijadas, libros, un piano... Lo habita un matrimonio de músicos octogenarios. Son felices. Vuelven del concierto que ha dado un brillante alumno de ella en un prestigioso teatro parisino. La historia que cuenta el film es bien conocida: la decadencia que produce la edad en las personas. No voy a comentar nada de ella, con sólo una escena creo que bastará. En concreto la que tiene lugar cuando el alumno predilecto de Anne, Alexander, que ha triunfado como pianista, va a visitarla. La encuentra en una silla de ruedas y la mira sorprendido. Anne le dice: “Estoy verdaderamente orgullosa de usted, estuvimos en el concierto y estamos deseando comprar el CD del mismo. No me lo regale, queremos contribuir al menos con 20 euros al éxito que está teniendo”. Él le contesta: “Usted ya ha contribuido mucho a mi carrera señora, le debo tanto...Recuerdo que a los 12 años, la primera vez que me dio clases, me pidió que tocara las Bagatelles de Beethoveen, y yo con mi insolencia juvenil le pregunté: ¿Por qué las Bagatelles? Nunca he podido olvidar aquél día”. Les cuenta sus éxitos en Londres, en Copenhague, en París y les dice que su ilusión es grabar todas las sonatas de Schuber. Entonces Anne le pregunta: “¿Quisiera hacerme un favor?” "Sí" - le contesta él. “¿Podría interpretar para mí la Bagatelle en sol menor?” Él dice que hace mucho tiempo que no la toca, que no la recuerda bien, pero que puede intentarlo. Ella le dice: “Inténtelo”. Alexander se levanta del sillón y se dirige al piano, que está en un rincón de la habitación. Se sienta en la banqueta y con gran soltura inicia la obra de Beethoven. Aquí Haneke podría haber mostrado los rostros emocionados de Goerge y Anne, tal vez las lágrimas de ella, alargar de alguna manera la maravillosa escena. La cámara sólo enfoca al piano que solo se oye unos segundos, los suficientes para reconocer la pieza y la maestría de Alexander. Enseguida aparece un fundido en negro. Creo que esta escena sirve, ella sola, para dar una idea de la obra maestra del director austríaco: Michael Haneke.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
El perfecto anfitrión
El perfecto anfitrión (2010)
  • 6,2
    7.485
  • Estados Unidos Nick Tomnay
  • David Hyde Pierce, Clayne Crawford, Nathaniel Parker, Helen Reddy, ...
6
UN ANFITRIÓN POLIÉDRICO
¿Qué harías si un día se presentara en tu casa un joven y asomado al vídeo teléfono te dijera que es amigo de una conocida tuya que vive en Sidney? Ha visto una postal que le envía ella en la taquilla del correo. La acción trancurre en un barrio acomodado de Los Ángeles en una casa de ensueño. ¿Le abrirías la puerta? Nuestro anfitrión sí, se la abrió, y además lo invitó a una cena con unos amigos a los que estaba esperando. Pero el anfitrión descubre que el chico va herido en un pie y se entera por las noticias de que es el autor del atraco a un banco. Buscado por la policía la mejor idea es esconderse durante algún tiempo en una casa de este barrio. Y qué mejor escondite que una lujosa casa habitada por un anfitrión tan amable. Tras ese original comienzo el guión hace una pirueta tras otra, nos da una sorpresa, hace otro guiño, nos despista y así hasta el inesperado final. Nada es lo que parece, no se crean nada, ahí está lo original del guión. No puedo comentar nada más. La película entretiene pero, a pesar de todos los giros que nos ofrece su trama, no llega a entusiasmar. Me recordó en algunos momentos el "Hannibal" de Ridley Scott, en otros "El coleccionista" de "Willian Wyler" y en otras ocasiones "La huella" de Mankiewicz. Siempre a un nivel de calidad más bajo que las anteriores.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Grupo salvaje
Grupo salvaje (1969)
  • 8,0
    23.896
  • Estados Unidos Sam Peckinpah
  • William Holden, Ernest Borgnine, Robert Ryan, Edmond O'Brien, ...
9
A DÓNDE IRÁ, VELOZ Y FATIGADA, LA GOLONDRINA
Por estos descuidos o recelos que experimentamos a veces los aficionados al cine, no había visto Grupo salvaje, el western de Sam Peckinpah. Era como si le tuviera manía. Pero hace unos días me decidí a verla, confieso que sin demasiado interés. Me atrapó desde la primera escena en la que los niños juegan cruelmente a que las hormigas destrocen a dos escorpiones. Mientras, en la plaza del pueblo, se desarrolla un mitin de una puritana liga antialcohólica y se prepara el atraco al banco. Resultado: la he tenido que ver tres veces seguidas para salir de mi asombro. Violenta y tierna, cruel y noble, amarga y dulce, en la película se alternan las escenas más duras con las más líricas. Los sangrientos tiroteos se mezclan con las sencillas fiestas de la aldea. Hay una escena que sobrecoge: la despedida que los habitantes del pueblo de Ángel realizan al grupo. Van marchando muy despacio a caballo, entre los habitantes, mientras se oye una de las más bellas canciones populares mejicanas: “La golondrina”:

A dónde irá veloz y fatigada
la golondrina que de aquí se va
¡Oh, si en el viento, se hallará extraviada!
buscando abrigo y no lo encontrará.
Junto a mi pecho hallará su nido
en donde pueda la estación pasar
también yo estoy en la región perdida
¡oh, cielo santo! y sin poder volar.


Todos saben que no volverán a verse. Una mujer se acerca al caballo que monta Ernest Borgnine y le ofrece una rosa. Willian Holden, que marcha a su lado, le agradece el gesto con una tierna mirada. Otra mujer le regala un sombrero a otro componente del grupo y una tercera le da un beso en la frente a Miguel, el paisano. Es el adiós definitivo. Confieso que he visto la escena más de diez veces y me he emocionado en cada una de ellas. Les invito a que ustedes, si no la han visto, lo hagan pronto. Seguro que también se conmoverán. Sin duda se les encogerá el alma en algunos momentos y le brotarán las lágrimas en otros. Y seguroque la verán más de una vez.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Soul Kitchen
Soul Kitchen (2009)
  • 6,6
    7.987
  • Alemania Fatih Akin
  • Adam Bousdoukos, Moritz Bleibtreu, Birol Ünel, Anna Bederke, ...
6
LA COCINA DEL ALMA
La cocina y la música son para Fatih Akin esenciales para el hombre. Eso es lo que viene a significar Soul kitchen, su última película estrenada en España. Dos hermanos griegos Zinos e Illias, inmigrantes en Hamburgo, protagonizan el film, todo él centrado en el modesto restaurante que regenta el primero. Aunque el auténtico protagonista de la película es el local y su letrero fluorescente. El complicado cambio de la cocina tradicional a la de diseño, no aceptado al principio por los clientes, las presiones de los especuladores para comprar el local y derribarlo, los problemas de Illias con la ley… Dinos, que recuerda al futbolista Pujol, cojea durante toda la película a causa de una hernia de disco que se produce al intentar mover un congelador y que soluciona por métodos expeditivos un brutal curandero. Su novia está en Shangai y él le promete ir. Pero su destino no está en oriente sino en ese suburbio de Hamburgo donde está enclavado su restaurante. Y continuará con él pese a todos los problemas y dificultades. Al fin y al cabo, a la novia la puede ver y hablar con ella a través del portátil. Y además le queda la música griega, bailar un sirtaki con su hermano puede servir de consuelo en cualquier circunstancia difícil. En resumen un Fatih Akin que salva con dignidad su incursión en la comedia después de sus éxitos en el drama.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dublineses (Los muertos)
Dublineses (Los muertos) (1987)
  • 7,4
    7.197
  • Reino Unido John Huston
  • Anjelica Huston, Donal McCann, Helena Carroll, Cathleen Delany, ...
9
COMENZÓ A NEVAR OTRA VEZ
He visto que un amigo de Filmaffinity incluye en la crítica de esta película el párrafo final del cuento de James Joyce The dead en el que está basada. Yo voy a hacer lo mismo porque creo que en ése párrafo se encierra lo más emocionante y crucial del film. La traducción es diferente, la suya es de Cabrera Infante, la mía de García Tortosa, el español que más sabe de Joyce. Se admiten comparaciones y apuestas entre las dos.
La película llega al alma, está llena de nostalgia, de tristeza, de añoranzas... No sólo Huston se moría mientras la rodaba, todos los personajes están ya muy cerca del cementerio solitario donde yacía Michel Fury. Todos se consumen lentamente, tan silenciosamente como la nieve que cae. ¡Vaya testamento que nos dejó el maestro Huston! ¡Qué maravilla! Casi tan impresionante como el cuento de Joyce. Por favor, leed ese final:

Comenzó a nevar otra vez. Miró soñoliento los copos, plateados y obscuros, caer de lado contra la farola. Le había llegado el tiempo de emprender el viaje hacia el oeste. Sí, tenían razón los periódicos: habría nieve en todo Irlanda. Caía por toda la obscura llanura central, por las colinas sin árboles, caía suave sobre el pantanal de Allen y, más hacia el oeste, caía suave en las obscuras, rompientes y turbulentas aguas del Shannon. Caía también en el camposanto solitario de la colina donde yacía Michael Furey. La nieve yacía espesa amontonada en las cruces retorcidas y en las lápidas, en las lanzas de la pequeña cancela, en los yermos espinos. Su alma se consumía lentamente mientras oía caer la nieve plácida a través del universo y plácida caía, como el descenso de su último fin, sobre todos los vivos y los muertos.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
La carta final
La carta final (1987)
  • 7,0
    1.518
  • Reino Unido David Hugh Jones
  • Anne Bancroft, Anthony Hopkins, Judi Dench, Jean De Baer, ...
7
CARTAS IBAN Y VENÍAN DE LONDRES A NUEVA YORK
Helene Hanff fue una escritora neoyorquina free lance nacida en 1916 que vivió, con muchas estrecheces en sus comienzos, de escribir resúmenes de obras teatrales y novelas para la Paramount Pictures. En 1949 encontró el anuncio de una librería dedicada a la venta de libros antiguos en el New York Times. Se trataba de Marks&CO, en el 84 Charing Cross Road de Londres. Escribió una carta solicitando una serie de libros descatalogados y recibió la contestación de un empleado de la misma, “FPD”, Frank P. Doel, que le informó que le enviaría varios libros de su pedido, que tenían entre sus existencias, y que buscaría los restantes. A partir de ahí se estableció una relación epistolar entre ambos que duró dos décadas. Las cartas estaban llenas de ternura, de humor, de alegrías, de protestas... Sabiendo la escasez de alimentos que sufría Londres por esos años de la postguerra, ella envíaba paquetes de comida para todos los empleados de la librería. Helen escribio un librito contando los detalles y anécdotas de esta correspondencia, que se vendió muy bien. En los años setenta este texto, con el título de “84 Charing Cross Road”, se convirtió en un gran éxito teatral en Londres y, luego, en una película protagonizada por Anne Bancroft como Helen y Anthony Hopkins como Frank Doel. Muy recomendable para los espíritus soñadores, románticos y sentimentales. La película la produjo Mel Brooks, el marido de Bancroff, como regalo a la actriz en su vigésimo aniversario de boda.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
El coleccionista
El coleccionista (1965)
  • 7,7
    4.911
  • Reino Unido William Wyler
  • Terence Stamp, Samantha Eggar, Mona Washbourne, Maurice Dallimore, ...
8
LA CHICA QUE SE METAMORFOSEÓ EN MARIPOSA
Willian Wyler, nació en 1902 en el seno de una familia judía en la Alsacia francesa, por entonces perteneciente al imperio alemán. A los 21 años se nacionalizó en EEUU, donde realizó la mayor parte de su carrera. Autor de un montón de obras maestras entre las que destacan Desengaño, Brigada 21, Vacaciones en Roma, La gran prueba, Horizontes de grandeza y Ben-Hur por la que recibió en 1959 todos los Oscar (11), hecho insólito que, años más tarde, lograrían también Titanic (1997) y El señor de los Anillos (2003).
El coleccionista es una película muy distinta al resto de las de Wyler. Lleva el sello inglés. La huella de la ciudad. Como le pasa a las películas que ha rodado recientemente en Londres Woody Allen. Se trata de un drama psicológico, el rapto de una joven por un desequilibrado, tímido e introvertido empleado de banca. (Hechos reales similares se han producido en varias ocasiones en fechas muy recientes.)
Terence Stamp da muy bien la imagen del protagonista, entomólogo y coleccionista de mariposas, cuyos gestos, miradas y movimientos recuerdan a un autista. Un premio grande en las quinielas le permite comprar un caserón en las afueras de Londres, reformarlo y convertirlo en un lugar idóneo para coleccionar también chicas de las que se enamora a distancia. La película cuenta la historia del primer secuestro, su desarrollo y su final. Muy bien también Samantha Eggar, la estudiante de arte secuestrada.
Aunque apenas hay escenas de exteriores, salvo al comienzo cuando la chica es seguida por la furgoneta que conduce él, la película resuelve muy bien el ambiente teatral creado alrededor de los dos protagonistas encerrados en la casa. Es raro que no se haya hecho, al menos lo desconozco, una versión para el teatro. Vista cuarenta y cuatro años después de su estreno el film no ha perdido interés ni frescura. Hay que volver a verla, o hacerlo por primera vez. No se arrepentirán. El maestro Wyler sigue en forma. Y eso que nos dejó en 1981.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
El viento y el león
El viento y el león (1975)
  • 6,6
    2.409
  • Estados Unidos John Milius
  • Sean Connery, Candice Bergen, Brian Keith, John Huston, ...
6
EL PRESIDENTE ROOSEVELT SE ENFADA
Es una película de aventuras, divertida y un tanto infantil. A veces parece un cómic. Muley Al Raisuli, un jefe rebelde de una tribu bereber, rapta en Tánger a una viuda norteamericana y a sus dos hijos para pedir un rescate por ellos al sultán. En EEUU hay un presidente intervencionista, Theodoro Roosevelt , que hace del incidente una cuestión de honor y ordena el desembarco de una flota para resolver el problema. Dos actores geniales Sean Connery y Brian Keith dan vida al rebelde y al presidente Roosevelt, y un viejo director John Huston, al secretario de estado norteamericano. La viuda Pedecaris y sus dos hijos sufren el síndrome de Estocolmo y acaban admirando y ayudando a su secuestrador Al Raisuli. El comienzo fulgurante del film, con las duras escenas del asalto de los bereberes a la casa palacio de la viuda, se diluye poco a poco, y hay momentos en los que surge el aburrimiento. Lo que intriga es saber si lo que cuenta el film es un hecho real o una pura invención de los guionistas. Y curiosamente, de los españoles –que en esos años sostenían ya una difícil estancia colonial - no hay la más mínima alusión a lo largo de toda la película.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Muerte en el Nilo
Muerte en el Nilo (1978)
  • 6,8
    5.299
  • Reino Unido John Guillermin
  • Peter Ustinov, Bette Davis, Mia Farrow, David Niven, ...
6
NO SOY FRANCÉS SEÑORA, SOY BELGA
Para tiempos de crisis como estos, en los que los bolsillos andan exhaustos para realizar viajes exóticos, es una buena idea sentarse una tarde veraniega en casa y poner en el vídeo la película de John Guillermin “Muerte en el Nilo”. Las imágenes nos transportan a un lujoso crucero en un barco fluvial por el río Nilo. Paradas estudiadas para ver pirámides y templos y regresar al barco antes de que el calor apriete; cómodos y amplios camarotes, comedores suntuosos, gente elegante y bien vestida, trajes de diseño para ellas y smoking para los caballeros. Por ello ganó el Oscar al mejor vestuario del año 1978. Nada que ver con los actuales cruceros en barcos gigantes y viajeros en zapatillas y pantalones cortos. Al recorrido por el Nilo se añade un par de asesinatos que el inspector Poirot –genial Peter Ustinov – logra descubrir con la colaboración de un sagaz abogado que interpreta David Niven. Por cierto que Poirot reivindica en varias ocasiones su nacionalidad belga. "No soy francés señora, soy belga" . Buen viaje a los que animen a ver la película. El Nilo está esperando. Eso sí, hay que ir correctamente vestido.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Atlantic City
Atlantic City (1980)
  • 7,3
    3.897
  • Canadá Louis Malle
  • Burt Lancaster, Susan Sarandon, Hollis McLaren, Kate Reid, ...
8
EL SUEÑO DE SALLY
Louis Malle (1932- 1995), director de cine francés, nunca perteneció a la nouvelle vague pese a ser coetáneo de sus componentes, siempre siguió un camino independiente. En 1971 rodó El soplo en el corazón, una película que provocó una gran polémica al tratar de la relación incestuosa entre una madre y un hijo. Tres años después con Lacombe Lucien volvió a crear una gran controversia, esta vez al tratar el tema del colaboracionismo. La prensa y la crítica lo acusaron de traidor y de desleal con la resistencia. Malle acosado, decidió emigrar a EEUU. Este viaje y su relación sentimental con la actriz Susan Sarandon dieron como resultado una de sus mejores películas: Atlantic City. Desde la escena inicial, en la que Sally, observada por su vecino Lou, parte limones redondos y los va restregando por sus brazos, cuello y pechos con una sensualidad incitante, la película se adueña del espectador. Lo lleva por el parqué del paseo marítimo de Atlantic city, por los anticuados casinos de juego, por las viviendas de bloques humildes y deteriorados, por los derribos y las obras… Y en esos escenarios se desarrolla una historia de anhelos, de codicia, de amores imposibles y de taimada violencia. Sally sueña con ser croupier en el casino de Mónaco, estudia francés y recibe clases de un maestro de mesas de juego. Lou, de repente, se encuentra con un regalo involuntario y envenenado. Por fin se va a convertir en un gánster famoso. Cine que marca al espectador, que le deja huella, que siempre querrá volver a ver. Bravo por Malle. Norma de Bellini y varias canciones de Paul Anka constituyen la banda sonora.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
La boutique (Las pirañas)
La boutique (Las pirañas) (1967)
  • 5,5
    472
  • Argentina Luis García Berlanga
  • Sonia Bruno, Rodolfo Bebán, Osvaldo Miranda, Lautaro Murúa, ...
4
EL IMPERIO AUSTRO-HÚNGARO
Ricardo, hombre de negocios, está casado con Carmen. Mientras ella se aburre, Ricardo se divierte con sus devaneos y las carreras de mini-coches. La suegra, ginecóloga, para defender a la hija, le cuenta al yerno que Carmen padece una enfermedad incurable y progresiva. Para hacerle la vida agradable a su mujer, descuida su negocio y le pone una boutique. Este es el eje del guión que Azcona y Berlanga escribieron para La víctima, nombre original de la película, cambiado luego por Las Pirañas, y al final, por imposición del productor Cesáreo González, por el definitivo La boutique. La película se rodó en Argentina con unas condiciones pésimas de producción. Berlanga la consideró siempre su película maldita. Él había seleccionado como intérpretes a José Luis López Vázquez y Laly Soldevilla sustituidos también, por capricho del productor, por el argentino Rodolfo Beban y Sonia Bruno, la actriz que se casaría con el futbolista Pirri un par de años después de este rodaje. A pesar de ser un buen guión la película resulta fallida y aburre bastante.
Como en todas las películas de Berlanga aparece en uno de sus diálogos la palabra "austro-húngaro", fetiche para él. En sus memorias Berlanga cuenta que se dio cuenta un día que en sus dos primeras películas había metido la palabrita. "En Bienvenido mister Marsall se dice: Es un mapa tan antiguo que todavía existe el imperio austro-húngaro; en Novio a la vista, al alumno que se examina antes que el príncipe le preguntan el imperio austro-húngaro. También recuerdo que cuando estaba terminando el rodaje de La muerte y el leñador alguien me dijo que no había metido la palabra; quedaba solo un plano de un tío arreando a un mulo que tiraba de un carro. Y metí la palabra de un modo imposible. El hombre sacudió el látigo y dijo: ¡Arre Austro-húngarooo!" Por eso La boutique interesa hasta que aparece la palabra. Es cuando los dos socios van a comprar un viejo barco y uno le dice al dice: ¡Éste cacharro está hecho un trasto, debió pertenecer al imperio austro-húngaro!
[Leer más +]
20 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
El criminal
El criminal (1960)
  • 6,6
    451
  • Reino Unido Joseph Losey
  • Stanley Baker, Sam Wanamaker, Margit Saad, Patrick Magee, ...
8
EL CIELO ES UN TOLDO NEGRO
Joseph Losey realiza El criminal en Inglaterra en 1960. Había nacido en Wiscosin (EEUU) en 1909. Abandonó los estudios de medicina por los de Letras, doctorándose en la universidad de Harward. Hace critica literaria, ejerce de periodista y trabaja en el mundo teatral. Siguiendo los pasos de su paisano Orson Welles da el salto al cine, siendo su ópera prima El muchacho de los cabellos verdes. Realiza luego El merodeador -un remake de M, el vampiro de Düsseldorf - y El tigre dormido, ambas en colaboración de guionistas y actores militantes de la izquierda norteamericana como Dalton Trumbo y Howard Da Siva. Acusado de comunista, lo era en verdad, tuvo que exiliarse a Inglaterra perseguido por el Comité de Actividades Antiamericanas. Era el año 1951 y Losey se encontraba en Italia rodando Intimidad con un extraño.
En una primera etapa inglesa realiza films dramáticos como Eva, de serie negra, La clave del enigma, o antibelicistas como Rey y patria... Posteriormente Harold Pinter colaboraría con él en la realización de tres de sus mejores películas: El sirviente, Accidente y El mensajero.
El criminal pertenece a su primera etapa. Se trata de un relato duro y sórdido que tiene lugar en el interior de una prisión londinense y en los arrabales semidesiertos de la ciudad.. No es un relato policíaco - el robo en el hipódromo aparece de forma casi elíptica - sino más bien de caracteres,de las relaciones de dominio dentro de la prisión, de las mafias que la dominan y de las componendas entre presos y guardianes. Algunas escenas son memorables: la de la celda y los dos matones que van a dar una lección frustrada a Bannion (Stanley Baker), la búsqueda del dinero enterrado en el campo nevado, la fiesta en la que aparece la novia del protagonista... Impresiona la dureza y la violencia contenida del protagonista Stanley Baker, cuya interpretación es sobresaliente, así como la calidad de todos los intérpretes secundarios. Sobrecoge la mole exterior de la prisión y la sordidez de sus dependencias. La genial banda musical, que suena de forma obsesiva a lo largo de la película, pertenece al compositor John Dankworth. El tema central se titula Balada de la prisión y la interpreta Cleo Laine, una famosa cantante londinense de jazz, casada con el autor de la música .
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Locuras de verano
Locuras de verano (1955)
  • 6,8
    1.216
  • Reino Unido David Lean
  • Katharine Hepburn, Rossano Brazzi, Darren McGavin, Jane Rose, ...
7
LAS PALOMAS, EL TREN Y ...VENECIA
David Lean nació en el seno de una familia cuáquera inglesa en 1908. Su tío le regaló a los 12 años una cámara y su ama de llaves, muy aficionada al cine, le contaba las películas que veía. Ambas circunstancias marcaron su destino. Su estricta educación no le permitió asistir a una sala cinematográfica hasta los 17 años. A partir de entonces se dedicó por entero al cine al encontrar empleo como montador en unos estudios. Durante su época inglesa dirige películas muy interesantes como Breve encuentro, Cadenas rotas y El déspota. A partir de ahí trabaja fuera de su país. Locura de verano, rodada en Venecia, es su primera película en esta nueva etapa. Le seguirían superproducciones que han quedado como hitos en la historia del cine: El puente sobre el río Kwai, Lawrence de Arabia, El doctor Zhivago, La hija de Ryan y Pasaje a la India. Para rodar estas películas David Lean estaba expuesto a todos los avatares. “Sólo trabaja en la incomodidad. Le gusta vivir en una tienda de campaña, sin agua ni luz, en condiciones muy exigentes. Yo, en cambio, sólo puedo rodar con agua corriente y el International Herald Tribune; si no, me siento sucio y mal informado», afirmaba con ironía el maestro Billy Wilder refiriéndose al director británico.
Locuras de verano es un canto a los viajes, otra de sus aficiones. Los viajes en tren, así comienza y acaba esta película. Él lo decía en una entrevista: “No sé por qué pero hay trenes en la mayoría de mis películas. Supongo que es por el niño que hay en mí, he tenido trenes de juguete desde pequeño. Igual se trata de algo particularmente inglés, pero no lo creo.
Katharine Hepburn llega a Venecia en tren, asomada a la ventanilla cámara en mano, filmando todo lo que ven sus asombrados ojos. Radiante de felicidad. La luz del mediterráneo, los canales, las palomas revoloteando, las terrazas, la ciudad entera le conquistan el espíritu.
Se aloja en la pensión Fiorini al pie mismo de un canal. En la terraza de la pensión, oyendo las canciones napolitanas que cantan los ocupantes de las góndolas que pasan, Jane, siente la llama del amor. Está en Venecia pero se siente sola. Su corazón viene de EEUU endurecido por alguna dura experiencia pero Venecia se lo ablanda. A ello va a contribuir la ciudad con sus encantos y un anticuario, también con amores contrariados. El regalo de una gardenia desencadena una hermosa historia de amor. Y el tren y esa flor serán al final de la película dos elementos esenciales. El que vea esta película y no sienta deseos irrefrenables de ir a Venecia carece de sensibilidad. Es una tentación, aunque no encuentre sentada en una de sus terrazas a la elegante y serena señorita Jane tomando un café. Seguro que éste fue unos de los viajes más inolvidables de David Lean.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Retorno al pasado
Retorno al pasado (1947)
  • 8,1
    11.967
  • Estados Unidos Jacques Tourneur
  • Robert Mitchum, Jane Greer, Kirk Douglas, Rhonda Fleming, ...
7
EL BESO DE LA MUJER ARAÑA
Conocí el cine de Tourneur, en concreto La mujer pantera y Yo anduve con un Zombie de una forma curiosa y sugestiva. Fue leyendo la novela del argentino Manuel Puig El beso de la mujer araña. En ella se cuenta la historia de dos presos recluidos en una cárcel bonaerense. Uno es Molina un homosexual acusado de corrupción de menores, y el otro Valentín activista político revolucionario. Ambos comparten celda y Molina, buscando un medio para distraer las horas que discurren lentamente, le cuenta a Valentín, con una gran imaginación y con todo clase de detalles, las películas que él ha visto. Lo hace con tal brillantez, que el lector de la novela cree al término de la misma que ha estado en el cine en lugar de oyendo el relato de Molina. Retorno al pasado es otra película de Jacques Tourner que Molina hubiera contado de maravilla. Se presta a ello porque tiene un brillante guión, unos diálogos redondos y un ambiente de cine negro muy cuidado. Hay buenos que no son buenos, malos recuperables y malos perversos, como la protagonista. Y mucha atención al chico mudo que abre y cierra la película. Son las escenas claves de la misma. El sí que formula al final asintiendo con la cabeza, es un sí griego, significa no. Porque los griegos, al contrario que nosotros, mueven verticalmente la cabeza para negar algo.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
El carnicero
El carnicero (1970)
  • 7,2
    3.161
  • Francia Claude Chabrol
  • Jean Yanne, Stéphane Audran, Antonio Passalia, William Guérault, ...
7
LA SEÑORITA HELÉNE USA BOLSO DE CHANEL
En el pueblecito de Trémolat, junto al río Dordogne, Chabrol sitúa la acción de esta película rodada hace cuarenta años. La escuela, el sonido de las horas en el reloj de la torre, la boda inicial, la carnicería.... La señorita Heléne y el carnicero Popaul, ya maduros y con las alforjas cargadas de recuerdos aciagos que intentan borrar. Los disciplinados niños de la escuela que escriben dictados de Balzac y descubren con terror la sangre de un crimen. "Todas las sangres-dice Popaul - huelen lo mismo, aunque unas son más rojas que otras". Heléne -la esposa de Chabrol que tenía 38 años cuando se rodó la película - lleva falda corta, bolso de Chanel, fuma mucho, conduce un 2 CV y tiene reproducciones de Modigliani en su habitación...Demasiada elegancia para una maestra rural. Vista hoy, la película pierde algo de aquél deslumbramiento que nos produjo a todos allá por los comienzos de la década de los setenta. Pero sigue siendo un producto Chabrol, siempre con garantía de origen.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Casual Day
Casual Day (2007)
  • 5,6
    4.477
  • España Max Lemcke
  • Juan Diego, Luis Tosar, Javier Ríos, Estíbaliz Gabilondo, ...
5
El arte de fumar un cigarrillo
Intento fallido de un film que comienza con brillantez y se va hundiendo poco a poco en el aburrimiento y la pesadez. La escena inicial entre Marta Etura y Malena Alterio es lo mejor, esa manera de fumar de la primera,mientras le cuenta las andanzas de su novio a la segunda,te atrapa totalmente. Luego sigue interesando la presentación de los personajes, su contacto con el psicólogo y las escenas en el comedor del hotel. A partir de ahí poco queda. Un Juan Diego que va también de más a menos igual que el resto de los actores. Una aburrida y larga escena en la discoteca, lúgubre y oscura, igual que la bronca nocturna entre suegro y yerno, acaban por destrozar la narración. Buena música y fotografía de exteriores. Resumiendo: lo mejor ver fumar a Marta Etura luciendo unos dientes de perlas en los primeros planos del prólogo de la película
[Leer más +]
0 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil