arrow
Críticas de Dexter Bernaldez
Críticas ordenadas por:
Peggy Sue se casó
Peggy Sue se casó (1986)
  • 5,9
    6.098
  • Estados Unidos Francis Ford Coppola
  • Kathleen Turner, Nicolas Cage, Barry Miller, Helen Hunt, ...
6
Back to the Past
Interesante, irregular, atípica... exponente perfecto del Coppola ochentero; esa oscura etapa en que uno de los padres fundadores del nuevo Hollywood dirigía con mucho oficio y poca ambición, sin arriesgar más de la cuenta. No obstante, sería injusto calificarla, más allá de la coincidencia en el tiempo, de un simple "Regreso al futuro" para chicas. Coppola no busca tanto la comedia de contrastes entre épocas, como sí una mirada nostálgica sobre el propio pasado, a través del personaje de Peggy Sue (perfecta Kathleen Turner), que no es viajera del tiempo ni tampoco lo pretende. Por capricho de Dios, los alienígenas o una ruptura fortuita en el espacio-tiempo, Sue acaba teniendo la segunda oportunidad que el 99% de los mortales alguna vez haya anhelado: volver al último año de instituto con la madurez mental de una persona de mediana edad.

Algunas situaciones, por motivos obvios, resultan muy graciosas, pero las intenciones últimas de Coppola son bastante más elevadas, más agridulces, de lo que cabría suponer con semejante argumento. La moraleja se encuentra, quizá, en que no importa el orden de los factores, el producto no va a variar en demasía. A diferencia de la cinta de Zemeckis, donde el más mínimo cambio podía alterar el futuro con funestas (y descacharrantes) consecuencias, Coppola propone una línea del tiempo en que, a pesar de las pequeñas variaciones, el cauce tiende siempre a correr en la misma dirección, para que se cometan los mismos errores y los mismos aciertos, inseparables unos de otros.

Que cada cuál decida si se trata de una idea desaprovechada; ¿daba para más? Por lo que a mí respecta, no, pero creo que el último tercio queda algo deslucido, como si el guión tuviera dificultades en cerrar la película. En fin, impersonal para venir de quién viene, pero entretenida pese a todo.
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Soldados de Salamina
Soldados de Salamina (2003)
  • 6,3
    10.233
  • España David Trueba
  • Ariadna Gil, Ramón Fontserè, Joan Dalmau, María Botto, ...
4
¡Perrea, perrea!
Ya demostró miniTrueba en "Obra Maestra" que como inventor de historias es un auténtico patán, y aquí, con material ajeno en mano, vuelve a cagarla estrepitosamente. Ignoro qué calidad literaria tendrá el libro en cuestión, más allá de contar hechos poco conocidos sobre la guerra civil con un matiz de neutralidad; por una vez, que sean fusiladores los republicanos y, fusilados, los falangistas. Supongo que a Trueba le pareció suficiente para que el público potencial no le metiera en el mismo saco que a su señora y demás amiguetes progres del NO A LA PERRA, pero por el camino olvidó algo fundamental: contar una historia mínimamente apasionante.

"Soldados de Salamina", lejos de resultar una obra clásica y narrativamente diáfana, se convierte en un auténtico pastiche (que no en ejercicio de estilo; eso está muy por encima del hermanísimo) en el que todo vale, desde la puesta en escena modernuqui repleta de planos feístas, hasta el uso de técnicas cinematográficas propias de preescolar. A saber: numerosísimas elipsis chabacanas que pasan por teletransportar al espectador de un libro a un periódico a través de la misma foto. Deja de pajearte con "Ciudadano Kane", ¡mamón! Planos repetidos hasta el infinito, como las caras de Sánchez-Mazas y el puto soldadito republicano de los webs. Recursos narrativos de vergüenza ajena para que la historia avance; las protas no coinciden una sino ¡dos! veces en una ciudad del tamaño de Madrid; Aramis Fuster enciende la tele a tiempo de ver un notición sobre el héroe de turno. Homenajes metidos con calzador para disfrute personal (y exclusivo) del nene Trueba, véase la frase "No sé escribir, pero sé leer", o el acojonante planito del puente evocando "Jules et Jim" ¡Y encima también hay tres personas en dicho puente! ¡Y están corriendo! Orgásmico. Sublime.

Naturalmente, queda claro que a Trueba la investigación, por momentos farragosa e ininteligible, se la trae el pairo. Aquí, lo único que importa es reflejar la crisis creativa de la escritora frustrada, rodearla de personajes molonguis y meter violines a full cuando la situación lo requiera. Por no contar, esta película no cuenta ni con la baza de la originalidad. La inmersión de un periodista en guerras pretéritas no es tema novedoso, ni siquiera en el cine. Que se lo digan a Frederick Forsyth (Odessa), que al menos tuvo los cojones de hablar con antiguos SS, no con sus hijos o sus nietos. Por comparación, Lalola Cercas esta merece una crisis creativa ad eternum y un pollazo en la boca debidamente acompañado con música de violines. Eso sí estaría bien.
[Leer más +]
3 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Poltergeist: fenómenos extraños
Poltergeist: fenómenos extraños (1982)
  • 6,8
    29.791
  • Estados Unidos Tobe Hooper
  • JoBeth Williams, Craig T. Nelson, Beatrice Straight, Heather O'Rourke, ...
5
Poltergeist: Una película subversiva (o casi)
El comienzo ya es, en sí mismo, una provocación para toda persona del planeta que no decore su porche con cierta banderita de los webs. Al himno USA le sigue un retrato fiel de la cultura americana en su máxima expresión: habitaciones atestadas de trastos inútiles, televisores encendidos que nadie ve, el típico perro en busca de comida basura abandonada, etc. Síntomas irrefutables de una conducta patológicamente consumista, propiciada por el neocapitalismo salvaje de la era Reagan. No sin razón, el outsider Tobe Hooper intenta dinamitar semejante sistema a través de sus películas, repletas de sana diversión, sadismo y violencia. Aunque no necesariamente en ese orden.

Sin embargo, lo que en La matanza de Texas eran limitaciones presupuestarias, se transforman aquí en restricciones de carácter autoral. Entre bastidores, el todopoderoso Spielberg controlando su juguete con mano férrea, de manera que gran parte del mensaje quede diluido en un mar de moralina barata para toda la familia. En lugar de “Oh, qué madre tan valiente; cómo se juega el tipo por sus cachorros”, debería haberse escuchado “Haga algo emocionante en su puñetera vida para variar, maldito yanqui acomodado. Sacúdase el yugo de las entidades bancarias. Le traemos el jodido DisneyWorld a casa. ¡Y GRATIS!”

Porque la cosa no pintaba como una historia de buenos contra malos, coño, sino como una metáfora sobre la vida y la muerte. Si ni siquiera los pobres fantasmas hacen daño a nadie. Por eso, cuando se dice que el último acto sobra por exagerado, yo opino exactamente lo contrario: el último arrebato de furia espectral confirma el carácter desenfadado del producto y la doble moral de los votantes republicanos, más preocupados por caer en las fauces de una vagina gigante que en convertir a Irán en un montón de ruinas ardientes. ¿Moraleja? Los muertos se divierten; los vivos, no. Los muertos son libres; los vivos son esclavos. Los muertos no tienen miedo, mientras que los vivos, los vivos...
[Leer más +]
21 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
El caso Slevin
El caso Slevin (2006)
  • 7,4
    56.709
  • Estados Unidos Paul McGuigan
  • Josh Hartnett, Bruce Willis, Lucy Liu, Ben Kingsley, ...
3
El caso Julián Muñevin. Cachuli para los amigos
Mala, muy mala película. El guionista, no contento con tomar al público por gilipollas (estorban muchas explicaciones; parece la adaptación del diccionario) también lo tacha de inculto y se queda más ancho que largo. ¿Qué pensaría este mangarrián? ¿Que ninguno hemos visto "Sospechosos Habituales" o cualquiera de sus imitadoras? Vaya tonto del culo. Además, hay un momento en que la suspensión de incredulidad llega a ser tan alta que, a su lado, hasta disparates guionísticos del tamaño de "Payback" resultan comedidos e ingeniosos. Claro, que fácil cuando tu papi es Hannibal el Caníbal y te echa un cable. Así cualquiera.

De todas maneras, lo comido por lo servido. El truño Slevin no sería lo que es, o nunca será lo que pretende, sin la ayuda inestimable de Paul McGuigan, discípulo aventajado de David Lynch... en su chulería y prepotencia con la cámara, que no en la creación de atmósferas. Increíble; una cosa es contratar a ineptos sin vergüenza ni carisma para sus jueguecitos de salón, tipo Josh Hartnett o Matthew Lillard, pero jamás entenderé cómo consiguió reclutar en la misma cinta a Morgan Freeman, Ben Kingsley y Bruce Willis, gente a la que se supone un mínimo de tablas. Supongo que les prometió limpiezas de katana gratuitas por cortesía de Lucy Liu. Me gustó mucho la escena en que aparece con faldita a cuadros.

Sin duda estamos ante un filme superior a "Obsesión" (Wicker Park), dónde vamos a parar, por la sencilla razón de que la anterior peli de McGuigan es una de las mayores atrocidades perpetradas con el señor Cinematógrafo. Pero dicha circunstancia no evita que Lucky Number Slevin resulte otra oda a la superficialidad, a la exaltación de la forma en detrimento masivo del contenido. En estas ocasiones, me pongo del lado de José Luis Rojeras-Cuerda cuando afirma: “Me sobran directores que marcan paquete con la cámara”. Ruido ensordecedor para media nuez.
[Leer más +]
8 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
Horizontes de grandeza
Horizontes de grandeza (1958)
  • 8,0
    10.690
  • Estados Unidos William Wyler
  • Gregory Peck, Jean Simmons, Charlton Heston, Burl Ives, ...
8
Estúpidos hombres blancos
Desconozco las verdaderas intenciones de Wyler a la hora de parir semejante peliculón, porque si realmente tenía en la cabeza el objetivo de desmitificar e, incluso, ridiculizar el western como género, me quito el sombrero. No obstante, lo más probable es que gran parte de los logros que contiene "Horizontes de grandeza" se deban a hallazgos fortuitos, sin que exista una auténtica vocación rupturista por parte del director. La película hace hincapié en las múltiples alternativas al uso de la violencia como medio exclusivo para dirimir disputas. Hasta ahí bien, pero aprehender sólo esta idea sería quedarse en la superficie.

Así, lo que en principio hubiera resultado una pedestre historia sobre el enfrentamiento entre los educados y elegantes Terrill, y los brutales y harapientos Hannassey, se convierte en algo completamente diferente con la inclusión de McKay (Gregory Peck), personaje que al sacar a relucir las vergüenzas de los vaqueros, de TODOS ellos, no deja títere con cabeza: en el gigantesco rancho Terrill faltan damiselas en apuros (Carroll Baker), caballeros de reluciente armadura (Charlton Heston) o patriarcas sabios y venerables (Charles Bickford). A cambio, abundan muy mucho los paletos. Peck, hombre razonable en una tierra salvaje, distorsiona a los héroes habituales de este tipo de espectáculos, los transmuta en grotescas caricaturas de sí mismos. Fijaos en la evolución ante nuestros ojos de Pat, la prometida de McKay, como pasa de jovencita casi idealizada a engreída, consentida e insoportable. Llega un punto en que hasta dan ganas de fregar el suelo con sus tripas. Aunque la mona se vista de seda… Lo mismo que Heston, aquí patán reprimido de cabeza cuadrada y menos miras que Rompetechos. Rol la verdad poco agradecido para su condición de astro de la pantalla. No en vano, uno de sus mejores trabajos.

Conclusión: el Oeste no fue levantado por Gables ni Stewarts, sino por burros montados a caballo, llámense Terrill, Hannassey, Bush o lo que se tercie. No le subo la nota porque el desenlace redunda en conflictos ya expuestos anteriormente, subrayándolos además de manera innecesaria. Si yo estuviera en el lugar de McKay, les mandaba a todos a la mierda y me volvía a Baltimore.
[Leer más +]
28 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
Viernes 13
Viernes 13 (1980)
  • 5,9
    34.719
  • Estados Unidos Sean S. Cunningham
  • Betsy Palmer, Adrienne King, Harry Crosby, Laurie Bartram, ...
1
Vienen por ti, Cunningham. Aquellos a los que has tomado el pelo durante los últimos 30 años
1980. Sean S. Cunningham esperó la muerte de Sir Alfred Hitchcock para plagiar Psicosis. El señor Cunningham debería pudrirse en chirona por tamaña falta de respeto hacia sus semejantes. Betsy Palmer y Adrienne King realizan horrendas interpretaciones; tampoco merecen más que presidio. Harry Manfredini manifiesta graves delirios de grandeza. Piensa que su música debe tener el empaque y la altura de un Herrmann... o de un Morricone. Su único destino es y siempre será la cárcel.

Del guión de un tal Victor Miller (residente en Alcalá-Meco, espero) hablaremos poco, o hablaremos demasiado, según se mire:

Tras el sangriento prólogo, una chica llega al pueblo de Crystal Lake. Acto seguido, la recoge un camionero que empieza a llenarle la cabeza con historias de fantasmas, cuando hace 2 minutos de reloj le recomendó no hacer caso de semejantes cuentos. La misma chavala es posteriormente recogida por un todo-terreno cuyo conductor nunca revela su rostro. Salta del vehículo y se cae de cabeza, pero en realidad se ha hecho daño en la rodilla (¿?). Por cierto, el coche parece calcado al del dueño del campamento. Guau, qué forma de jugar al despiste con el espectador. Este tío es un genio.
[Leer más +]
19 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una terapia peligrosa
Una terapia peligrosa (1999)
  • 6,3
    25.652
  • Estados Unidos Harold Ramis
  • Robert De Niro, Billy Crystal, Lisa Kudrow, Chazz Palminteri, ...
5
Hacerse mayor
Esta es la típica película que pone a prueba la madurez de un cinéfilo, aquella que por una serie de circunstancias, sociales y culturales, te parece cojonuda cuando tienes 15 años. Entonces poseías una vaga idea de quién era De Niro Alias “el mejor actor del mundo” (aunque todavía no habías visto ni uno de sus mejores trabajos) y un gangster derramando lagrimones te resultaba muy cómico, igual que Billy Crystal haciendo de gafotas introvertido y neurótico (¿Woody Allen? ¿Mande?). Sin mencionar a Lisa Kudrow, completa desconocida por estos parajes hasta el inminente bombardeo de cierta teleserie ambientada en NY.

De Harold Ramis poco se puede comentar, salvo que va de lo soso a lo lamentable. Tiempo después intentó endilgarnos "Al diablo con el diablo", y esa ya no coló, ni con 15 ni con 17. Ni con 666 añazos. Al diablo con Harold.

Pero volviendo con "Una terapia peligrosa", este verano la localicé en la tele. El hechizo no sólo se había roto; estaba enterrado. Muerto. Únicamente le faltaba la lápida. Y el epitafio: A Robert, porque aquí y ahora empezó tu imparable decadencia. A Ramis, por parodiar con tan poco ingenio el cine de mafias. A Billy Crystal, porque después nunca has vuelto a hacerme ni puta gracia, ni siquiera en los Oscar. A Lisa Kudrow, porque eres más sosa que un polo de agua. Si no llega a ser por Phoebe, te estarías ganando los garbanzos a base de recoger cartones en la calle. Y a Joe Viterelli, el auténtico cómico, el que de verdad cumple con creces en semejante embolado. Y encima está muerto. Joder.
[Leer más +]
24 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
Escenas de matrimonio (Serie de TV)
Escenas de matrimonio (Serie de TV) (2007)
  • 2,8
    15.036
  • España Alberto Caballero, José Luis Moreno
  • Soledad Mallol, David Venancio Muro, Marisa Porcel, Pepe Ruiz, ...
3
Maravilloso estudio sociológico
Estimados colegas, no nos engañemos; no seamos ingenuos. El ambiente de cínica agudeza y creatividad sin parangón en la escritura de críticas, la enorme cultura audiovisual -y todas las demás- que destilan los miembros de filmaffinity en ningún modo representa la tónica habitual de nuestra sociedad, de nuestro mundo cotidiano. No es más que una delgada, frágil, levísima capa de hielo que oculta en su interior un profundo océano de chabacanería y estupidez al por mayor. "Escenas de matrimonio" se limita a reflejar esta realidad omnipresente ajena a internet, repleta hasta las trancas de vagos redomados, maridos machistas obsesionados por el fichaje de Cristiano Ronaldo, amas de casa verduleras con tarjeta(s) de crédito en números rojos, solteras sin novio, casados con querida, abuelos, tatas, cuñados y sobrinas poniendo verde a todo aquél que se cruce en su camino, etc. Si algo tiene esta serie, eso es autenticidad a prueba de bombas, aunque luego resulte una mierda pinchada en un palo.

Por cierto, no sé si me estaré volviendo loco (quizá por trabajar en el corte inglés), pero la actriz de la pareja de cuarenta y tantos, cuyo nombre ignoro y no tengo ningún interés en averiguar, me provoca cierto morbo sexual. He dicho.

Y ahora, amigos, vuelvo a la que sin duda fue siempre mi verdadera vocación: reportero gráfico del Sports Illustrated. ¡Deseadme suerte!
[Leer más +]
11 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Desayuno con diamantes
Desayuno con diamantes (1961)
  • 7,7
    66.943
  • Estados Unidos Blake Edwards
  • Audrey Hepburn, George Peppard, Patricia Neal, Buddy Ebsen, ...
3
Desayuno con peyote. O cómo Hepburn se convirtió en icono interpretando a Paris Hilton
Iba a intentar algo complicado; escribir una opinión sobre una película que me ha resultado pésima, sin que se note la bilis asomando por las comisuras de mi nick. Pero qué va, imposible.

Tan sólo diré que el personaje de Audrey Hepburn debería morir de manera lenta y dolorosa. Una pena, porque esta actriz me suele caer simpática, y aquí consigue que me entren ganas de patearle la cabeza. Para muestra, véase el episodio con el marido tejano. Calificarlo de gilipollez suprema sería quedarse corto.

Únicamente Blake Edwards, con una dirección dinámica y ágil, y la música de Henry Mancini consiguen salvar algo los muebles. Todo lo demás me parece despreciable.
[Leer más +]
40 de 73 usuarios han encontrado esta crítica útil
Transformers
Transformers (2007)
  • 5,7
    53.099
  • Estados Unidos Michael Bay
  • Shia LaBeouf, Megan Fox, Josh Duhamel, Tyrese Gibson, ...
2
La potencia sin control no sirve de nada
Puntos fuertes:

- El pelucón de Michael Bay. Ya sé que no sale en la peli, pero si lo buscamos en google, no podemos más que admirar esta frondosa mata de pelo y su sorprendente capacidad para no caerse (nótese la ironía). Debajo no hay lo que se diga un cerebro “privilegiado”, pero bueno, cosas de Hollywood.

- Bay confirma, a través de sus héroes, algo que muchos imaginábamos: los yanquis en su totalidad, de la A a la Z, del presidente al último mono, son gilipollas del culo. Barack Obama, I want to believe!

- El trailer. De lo bueno, lo mejor, y de lo mejor, lo superior. Cualquier parecido entre el mismo y la película estrenada en cines resulta mera coincidencia. Tengo ganas de ver más trabajos del tipo al que se lo encargaron; darle tiempo, que se convertirá en el próximo Kubrick.

- Los FX dan para algún fondo de pantalla chulo. La isla paradisíaca en el Pacífico ya está empezando a rayarme.

Puntos débiles:

- Paradójicamente, también los FX, auténtica arma de doble filo. Y es que aquí los efectos especiales parecen una simple excusa para lucimiento de sus artífices y/o para justificar el abultado presupuesto, en lugar de desempeñar una verdadera función narrativa. Por otra parte, en ningún momento hay sensación de realidad, de algo corpóreo que se pueda tocar. Los enormes robots siguen actuando y desplazándose, mal que les pese, como viejos dibujos animados.
[Leer más +]
30 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
En el estanque dorado
En el estanque dorado (1981)
  • 7,3
    6.297
  • Estados Unidos Mark Rydell
  • Henry Fonda, Katharine Hepburn, Jane Fonda, Doug McKeon, ...
4
“Adorables viejunos” Película patrocinada por el INSERSO
Ainsss… pero qué bonita es la jubilación, sobre todo cuando los viejales tienen el físico de Katharine Hepburn y Henry Fonda, haciéndose arrumacos y carantoñas, pronunciando expresiones como “mecachis” o “viejo bobo”, enseñando al adolescente de turno (al que por cierto dan ganas de rebanarle el pescuezo y arrojar a una piscina repleta de escualos) lo que es marchitarse con dignidad, con la cabeza bien alta. Una lástima que todo esté más visto que el TBO.

En esencia, se trata de un drama muy telefilmero, que desprende un tufillo a teatralidad que tira de espaldas. Por no mencionar la parte puramente “reality”, en que los Fonda, junior y senior, dirimen disputas tan reales como ficticias, adelantándose varios lustros al prestigioso "El diario de Patricia". Qué potito. Qué tipo más generoso el Mark Rydell este; alcanzar en un solo filme lo que no consiguieron 30 años de tormentosa relación paternofilial. A buen seguro, el diccionario debe contener una foto suya al lado de la palabra Oportunismo.

No obstante, los meros aspectos cinematográficos están bien cuidados, sobre todo a nivel estético y de ritmo. La película casi nunca aburre, eso es indudable. El problema viene a nivel de conexión; si conectas con su candorosa sencillez, la disfrutarás muy mucho. Si por el contrario, como es mi caso, te parece estar viendo el manual del perfecto abuelete con residencia en Florida, lo mejor es que la pares a los 15 minutos. Ten por seguro que en el metraje restante no va a producirse ningún giro inesperado. No Country For Young Men.
[Leer más +]
11 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tirad sobre el pianista
Tirad sobre el pianista (1960)
  • 7,0
    3.398
  • Francia François Truffaut
  • Charles Aznavour, Marie Dubois, Nicole Berger, Albert Rémy, ...
3
Tirad sobre Truffaut. O tiradle a él al cubo de la basura, lo mismo da
Tome "Al final de la escapada"; despójela del carisma de Jean-Paul Belmondo, de la inimitable belleza y sensualidad de Jean Seberg, de su prodigioso montaje y excelsa fotografía. Añada un argumento más elaborado pero en el fondo tan insustancial como el de la película de Godard. Meta con calzador el flashback más idiota e innecesario jamás filmado. Firme el trabajo con el apellido Truffaut y... ¡voilá! Siéntese a esperar como críticos y cinéfilos de medio mundo acuden sumisos a practicarle sexo oral. ¡Qué mala es la envidia, François!
[Leer más +]
17 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
Casi 300
Casi 300 (2008)
  • 2,1
    23.871
  • Estados Unidos Jason Friedberg, Aaron Seltzer
  • Sean Maguire, Carmen Electra, Ken Davitian, Kevin Sorbo, ...
1
Mi 1 es mejor que el vuestro
Poner el culo en pompa delante de un semental con sobredosis de viagra; untarse el cuerpo de miel al lado de un hormiguero lleno de idems caníbales; estudiar 5 oposiciones a la vez; ser el peluquero de Anton Chigurh; depilarse el vello púbico con una segadora de trigo; escuchar durante horas un discurso político pronunciado por Pepiño Blanco; coserse el pene al abdomen y mirar películas pornográficas; estornudar sin cerrar los ojos; devorar 10 kebabs extra-grandes minutos antes de participar en la San Silvestre Vallecana; hacer una maratón de películas de Baz Luhrmann+comedias de Sandra Bullock; meter en el i-pod a Rodolfo Chikilicuatre; leer con avidez el último libro de Dan Brown; tener en alta estima a Pipi Estrada; etc. Cualquiera de esas cosas es mejor que sufrir la visión de Casi 300!!!¡¡
[Leer más +]
170 de 204 usuarios han encontrado esta crítica útil
Soy leyenda
Soy leyenda (2007)
  • 6,5
    101.570
  • Estados Unidos Francis Lawrence
  • Will Smith, Alice Braga, Salli Richardson-Whitfield, Paradox Pollack, ...
6
Conversación entre infectados
- Oye, tú, zombie número dos.
- Dime, zombie número uno, te escucho.
- ¿Te queda algo de ese hígado de ciervo encebollado?
- No, cuanto lo siento, número 1. Se ha terminado.
- Vaya, hombre. ¿Y vosotros, los del fondo, os queda algo de comer?
- (varios) Por aquí nada, número 1.
- Ummm, vamos a tener que cazar en breve. ¿Neville sigue dando el coñazo ahí fuera?
- Sip. Tan obsesionado como siempre por imponer el canon digital. No me extraña que todo dios quiera matarle.
- Lástima, pero qué se le va ha hacer. Allá él y su ridícula cruzada. No sabe lo que se pierde.
- Ya ves. Ser zombie es un auténtico chollo: sin madrugones, puedes comer hasta reventar y ni siquiera hay que lavarse para entrar a alguna zombie jamona. No veía tías tan fáciles desde nochevieja...
[Leer más +]
38 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dogville
Dogville (2003)
  • 7,5
    67.417
  • Dinamarca Lars von Trier
  • Nicole Kidman, Paul Bettany, Lauren Bacall, Stellan Skarsgård, ...
3
Imbecilidad total
Prólogo: De cómo entré en contacto con Lars Von Trier a través de dos de sus más laureadas películas

Que no son otras que "Rompiendo las olas" y "Bailar en la oscuridad". La primera me pareció sobrevalorada, con algunas secuencias dignas de culebrón venenzolano. La segunda, por el contrario, dosifica bastante bien los pasajes más melodramáticos, intercalando con acierto varios números musicales, que rebajan la tensión y el tormento sufridos por el personaje principal.

Ahora bien; si una u otra son obras maestras, ahí ya no me meto. Depende de cada cuál. Se supone que Von Trier provoca reacciones muy extremistas, muy polarizadas, entre amar su obra u odiarla a morir. En lo que a mí respecta, estas primeras películas me dejaron un tanto indiferente. Pero claro; eso fue antes de ver "Dogville"…

Capítulo 1º: Empezar la casa por el tejado

Me refiero a la idea de pintar los decorados en el suelo y, a continuación, presentar a los personajes uno a uno. Se trata de una ocurrencia muy arriesgada, porque si de entrada al espectador, como es mi caso, la “impactante escenografía” le parece una soberana chorrada, quedan pocos asideros a los que aferrarse. Y la voz en off narrando los hechos no ayuda, sino que hace todo aún más artificial, si cabe.

Capítulo 2º: Vuelta a los orígenes

No deja de resultar paradójico que una película de estudio, donde todo se mide y se planifica al milímetro, acuda por mero capricho de su director a la cutre cámara en mano. Recurso muy manido del ya desfasado movimiento Dogma, que no beneficia en nada a la historia ni, peor todavía, al trabajo actoral.

Capítulo 3º: Aburrimiento

Estado de la técnica aparte, es un hecho real y constatado que la cinta arranca con muy poca fuerza. La aparición de Grace, el personaje de Nicole Kidman, resulta anodina, trivial, irrelevante. Igualmente, ninguno de los vecinos del pueblo consigue involucrar al espectador en nada de lo que se está contando. La trama parece estar cogida adrede por alfileres, una simple excusa para que el narrador pueda dar rienda suelta a sus interminables (y risibles) monólogos.

Capítulo 4º: Un gran reparto desperdiciado

De verdad, yo no entiendo qué incita a Von Trier para dar papeles testimoniales a intérpretes de cierto renombre. ¿Pura estrategia comercial? ¿Tomadura de pelo al actor, que luego ve como el grueso de su trabajo se queda en la sala de montaje? Porque si no es así, no entiendo la presencia de Jeremy Davies, Lauren Bacall, Chloë Sevigny o Phillip Baker Hall en los títulos de crédito. Más que de secundarios, parecen estar desempeñando el papel de mero atrezzo humano. Secundarios serían, por ejemplo, Patricia Clarkson, Stellan Skarsgård (en un papel tan ingrato como plano), Ben Gazzara o James Caan, este último rozando la autoparodia en una intervención final a lo Sonny Corleone.
[Leer más +]
75 de 138 usuarios han encontrado esta crítica útil
The O.C. - The Orange County (Serie de TV)
The O.C. - The Orange County (Serie de TV) (2003)
  • 5,6
    32.386
  • Estados Unidos Josh Schwartz (Creator), Ian Toynton, ...
  • Peter Gallagher, Kelly Rowan, Mischa Barton, Ben McKenzie, ...
7
El melodrama // Rehaciendo mi crítica (la nueva moda de filmaffinity)
1ª Parte: El melodrama

Vistas las 3 primeras temporadas, me atrevo a responder a la pregunta planteada por toda telenovela de sobremesa que se precie: ¿Qué es el melodrama? Una serie de obstáculos, rencillas, conflictos… destinada a provocar quebraderos de cabeza en los atribulados protagonistas. Las más de las veces, no obstante, estos conflictos se resuelven por puro azar, pero también requieren una importante intervención activa por parte del interesado/s. Con ello no digo que The O.C. me parezca un vulgar culebrón; al contrario. Pero sí que es una serie indudablemente deudora de la “estructura melodramática”, compartida por un espectro enorme de obras audiovisuales, desde bodrios como "Pasión de gavilanes" hasta obras maestras como "Imitación a la vida", de Douglas Sirk.

Ejemplo: Los pilares de la tierra (libro multi-recomendado en mi entorno que no he leído ni leeré dada mi naturaleza vaga), también se basa en el mismo principio. A lo largo de casi 1.300 páginas, los personajes se devanan los sesos con problemas varios, saliendo de la sartén para caer en las llamas y viceversa. El truco es viejo, cierto, aunque de eficacia más que probada.

2º Parte: Rehaciendo mi crítica

En primer lugar, un somero vistazo a mi antigua crítica (11-10-2005):

“The O.C. destila aire fresco, energía y buen humor a raudales. No es la mejor serie del mundo (para mí, las mejores son Los Simpson y Expediente X), pero cada capítulo engancha, y tiene algunos momentos divertidísimos. A mí también me gustaría ser Seth Cohen (más que nada por la pasta, el catamarán y las chicas, jajaja).”

Veamos:
- “The O.C. destila aire fresco, energía y buen humor a raudales”. Supongo que esto podía muy bien aplicarse a la 1ª temporada, por la novedad y eso. Es un pecado afín a toda serie que con el paso del tiempo se le acaben viendo las costuras. Aunque la energía y el buen humor siguen ahí como el primer día.
- “No es la mejor serie del mundo (para mí, las mejores son Los Simpson y Expediente X)”. Evidentemente, no es la mejor serie del mundo, está claro. Pero que las movidas de estos veinteañeros que se hacen pasar por quinceañeros me sigan entreteniendo del modo en que lo hacen, tiene un mérito enorme, más cuando desprecio sistemáticamente sus equivalentes cinematográficos con forma de comedia romántica. Por cierto; a esa lista de “mejores”, encabezada por "Expediente X" y "Los Simpson", habría que añadirle la palabra "Lost".
[Leer más +]
38 de 48 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuento de invierno
Cuento de invierno (1992)
  • 7,2
    2.095
  • Francia Éric Rohmer
  • Charlotte Véry, Frédéric van den Driessche, Michel Voletti, Hervé Furic, ...
4
¿Por qué lo llaman Rohmer cuando quieren decir Disney?
Vaya por delante que no me parece una mala película; me parece una película fallida. No sé qué pretende Rohmer recurriendo al feminismo más aberrante, aquél que sirve para justificar lo injustificable, salvo que terminemos odiando a muerte a la protagonista. Tampoco entiendo lo sucedido entre un cuento tan estupendo como el anterior de la primavera, y uno tan tremendamente artificioso como el que nos ocupa. El tema de los amores épicos y/o imposibles, propio de telenovela barata, le va a Rohmer tanto como, por ejemplo, el melodrama decimonónico a Tarantino. Hay sutilidad, diálogos trabajados e interpretaciones convincentes, que duda cabe, pero están puestos al servicio de una historia vulgar (en la acepción más amplia del término), de un refrito con apelaciones continuas a Madame Bovary. Además, para defender su tesis, la cinta tarda sus buenos 40 minutos (casi la mitad del metraje) en arrancar, provocando el subsiguiente aburrimiento del espectador.

Todo esto no sería tan grave, si lo peor no se encontrara en el desenlace, donde queda patente que Rohmer nos la ha metido doblada. Puede que fueran las modas imperantes en ese momento, el éxito de la super-trilogía Disney (aka: "La bella y la bestia", "Aladdín", "El rey león"), o que perdió su derecho al corte final jugando a las chapas, me da igual.
[Leer más +]
9 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
Mi gran amigo Joe
Mi gran amigo Joe (1998)
  • 4,5
    11.824
  • Estados Unidos Ron Underwood
  • Bill Paxton, Charlize Theron, Rade Serbedzija, Naveen Andrews, ...
2
Esta peli es un truño tan grande como el gorila, peeeero...
...cuando la ví en el cine, pasaron el trailer de los trailers, el único, el inimitable... STAR WARS: EPISODIO I, sin amenaza fantasma ni hostias; por esas fechas, marzo de 1999, aún no se había decidido el subtítulo. Sencillamente, el mejor trailer de la historia del cine (“todo viaje tiene un primer paso; toda generación tiene una leyenda; toda saga tiene un comienzo”). Imaginaos montados en una vaina a toda pastilla, con la fanfarria de Williams sonando a todo trapo, con frases como “Anakin Skywalker, te presento a Obi Wan-Kenobi”. Bufff... los 35-40 segundos más placenteros de mi vida cinéfila. Es la única razón por la que no le pongo una estrella a "Mi gran amigo Paquirrín", perdón!! A mi gran amigo Joe.
[Leer más +]
12 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
Supersalidos
Supersalidos (2007)
  • 5,9
    35.521
  • Estados Unidos Greg Mottola
  • Jonah Hill, Michael Cera, Christopher Mintz-Plasse, Seth Rogen, ...
4
El día de la resaca (basado en hechos reales)
- 6:30 horas: Después de una memorable noche de farra, llegas a casa con el tiempo justo para llevar a tu abuelo a la estación de Atocha. Te chupas 80 minutos de metro (el bolo alimenticio sube...)

- 9:14 horas: Entras en tu cama, más calentita y acogedora que de costumbre, pues se la habías prestado al abuelo para que durmiese plácidamente. Seamos sinceros; sobar en el sillón no es lo mismo (el bolo alimenticio baja...)

- 14:22 horas: Te despiertas y te tumbas en el sillón, ignorando el dolor de cabeza. Comes un poco de lasaña precocinada que sabe como mil diablos (el bolo alimenticio sube...)

- 16:46 horas: Haciendo zapping, pillas empezada en la tele la película "Gladiator". Te vuelves a emocionar con sus míticas batallas en el Coliseo. Máximo Décimo Meridio es DIOS. Russell Crowe es DIOS (el bolo alimenticio baja...)

- 18:59 horas: Alonso queda 4º, por detrás de Hamilton, en la clasificación del GP de Interlagos, reduciendo drásticamente sus opciones al título mundial (el bolo alimenticio sube...)

- 19:28 horas: Juegas con tus colegas un partidito de basket. Te hacen falta; te ríes. Cometes faltas; te ríes. Quedas con ellos para ir esa noche al cine (el bolo alimenticio baja...)

- 23:56 horas: Te preguntas por qué coño no te hace gracia la última hora y media de "Supersalidos". ¿Dónde se ha metido el guionista después del chiste de las pollas dibujadas? Tus amigos salen encantados de la vida por haber disfrutado tanto. “Tenemos que venir a ver más pelis como ésta”, dicen...


...el bolo alimenticio subió demasiado.
[Leer más +]
14 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
La búsqueda
La búsqueda (2004)
  • 6,0
    36.547
  • Estados Unidos Jon Turteltaub
  • Nicolas Cage, Sean Bean, Diane Kruger, Justin Bartha, ...
3
Tesoros nacionales (atributos de Nacho Vidal no incluidos)
- España: el palacio de la Moncloa. El hecho de haber sido ocupado por tan insignes mentes durante buena parte de siglo XX (y lo que nos queda de XXI), sin haberse derrumbado todavía de pura vergüenza, lo convierte en una joya arquitectónica única.

- Francia: la torre Eiffel. El monumento cinematográfico por excelencia, capaz de ser observado desde cualquier ángulo de París y/o reflejos en charcos, ventanas particulares, ventanillas de coches y similares.

- Inglaterra: el "(What´s the Story) Morning Glory?" de Oasis. De los pocos discos que oigo de tirón, sin importar el nº de veces que ya lo haya escuchado previamente. En comparación, los monos árticos esos aburren a las ovejas.

- Portugal: Tiago Monteiro, ex-corredor de fórmula 1 y "Rookie" del año 2005. Hacer podio en el GP de EEUU con un lastimero Jordan-Ford tiene muuucho mérito. Pa quitarse el sombrero ante él.

- Italia: el miembro embalsamado de Rocco Siffredi. A Nacho no le incluyo como patrimonio nacional español por prepotente, capullo y feo.

- Alemania: Diane Kruger.

- EEUU: en dura pugna entre el Capitolio y el monte Rushmore, me quedo con Nic Cage (aunque por motivos distintos a los de Diane Kruger). Cójase a este ¿intérprete?, sazónelo con una pizca de sabiduría histórica y un chorro de crecepelo, añádale una chica florero que cobre poco, un secundario cómico (pero no demasiado, no sea que la gente se ría y pierda el hilo argumental), unos cuantos actores de menguante prestigio y una hoja, en singular, manchada de vino que se hace llamar guión. Obtendrá millones de dólares en ganancias, con posibilidad de realizar futuras secuelas para seguir aumentando su fortuna. Ante semejante gallina de los huevos de oro, ¿quién necesita un puñado de piedras?
[Leer más +]
61 de 99 usuarios han encontrado esta crítica útil