arrow
Críticas de Kahneman
Críticas ordenadas por:
El amor tiene dos caras
El amor tiene dos caras (1996)
  • 5,8
    5.719
  • Estados Unidos Barbra Streisand
  • Barbra Streisand, Jeff Bridges, Pierce Brosnan, Lauren Bacall, ...
7
La búsqueda de la felicidad
La vida consiste en la búsqueda de la felicidad. Y como en el día a día de la vida no resulta muy fácil encontrarla, el ser humano la busca recurriendo a lo más fácil y lo más primario: sexo y distracción. Emociones.
En sociedad eso se consigue sobre todo teniendo una pareja. Y buscamos la pareja que más nos atraiga. ¿Qué nos atrae? Por encima de todo la belleza, la alegría, la despreocupación.
No sabemos ver la belleza que no sea física y tampoco nos atrae ni nos conmueve la realidad del día a día de nuestra vida. Sea cual sea. Necesitamos belleza a primera vista y alegría, despreocupación, aquello que nos haga olvidar la realidad.
Por un efecto halo, que dirían los psicólogos, donde vemos belleza física creemos ver también inteligencia y bondad. Y donde vemos alegría y despreocupación creemos ver ausencia de conflicto y de problemas.
Así, una mujer que no aparezca bella, porque no lo sea físicamente o porque no sepa o no quiera hacerse atractiva (cuidarse, arreglarse) no será deseada y se sentirá sola. Un hombre intelectual, racional, que no se comunique bien, que no se deje llevar por fantasías, profesor de matemáticas, tampoco resultará atractivo.
Y esos son los dos protagonistas de la película. Cada uno en su soledad.
Él ha perseguido la belleza y el sexo pero ha comprobado que por sí solos no conducen a la larga más que a la decepción y al fracaso. Y decide buscar pareja prescindiendo de ellos. Y la encuentra. Ambos se comunican bien, se comprenden y parecen muy felices juntos. Pero entonces él comete el error: cree que se puede vivir sin sexo y sin emociones. Y claro, fracasa.
Es como si después de buscar alimentarse eligiendo solo aquello que resulte atractivo a la vista, y de haberse intoxicado muchas veces, uno decidiera no volver a comer. Y hay que comer, pero sabiendo que lo que mejor alimenta y lo que más placer da no es necesariamente lo que primero entra por los ojos.
No parece muy lógico que aquel que ha comprendido que la inteligencia y la bondad no van necesariamente unidos a la belleza y a la despreocupación, ahora se engañe creyendo que puede prescindir del sexo y las emociones. La película presenta un carácter profundamente contradictorio. Bueno, a veces el ser humano lo es.
La película es así. Muy contradictoria. Profundamente inteligente a ratos, manipuladora en otros momentos. Para eso es una comedia. Y de Barbra Streisand, estrella de fuerte personalidad y que solo despierta adhesiones incondicionales o enormes rechazos. La película resulta recomendable en la medida en la que uno acepte comulgar con esta gran diva y se deje llevar por ella.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fiebre salvaje
Fiebre salvaje (1991)
  • 6,6
    7.055
  • Estados Unidos Spike Lee
  • Annabella Sciorra, Wesley Snipes, Spike Lee, Debi Mazar, ...
9
Marginando al diferente
Se piensa que las sociedades democráticas se guían por unos códigos de leyes escritas, aprobadas por el poder legislativo elegido por todos. Que basta con respetar esas leyes para ser a su vez considerado y respetado. Pero no es así, existen además, en todo grupo social, una considerable cantidad de leyes no escritas que condicionan enormemente al individuo.
Mientras que las leyes escritas se parecen en todos países democráticos, las no escritas son enormemente diferentes y con frecuencia contrapuestas en los diferentes grupos que coexisten en una misma sociedad. Normalmente a estas se las denomina costumbres y se piensa que son voluntarias y que no obligan a nadie.
Lo grave de estas “costumbres” es que son consecuencia de ideas y creencias muchas veces absurdas o al menos inexactas, pero que se aceptan dentro de cada grupo social sin que nadie las cuestione, pasan de un individuo a otro por empatía, y simplemente el que no las respeta es marginado o expulsado del grupo.
Lo que hace grande a Spike Lee es que es capaz de ver, plasmar y denunciar en sus películas, sin tomar partido, lo irracional y pernicioso de esas leyes no escritas presentes en los diferentes grupos sociales de su país (en especial blancos y negros) y que acaban enfrentándoles entre ellos. Eso lo lleva a cabo sobre todo en aquellas películas en las que es también guionista como por ejemplo en “haz lo que debas”. Aquí en “fiebre salvaje” nos muestra algo mucho más terrible todavía: lo que les ocurre a aquellos que al querer pensar por sí mismos no se atienen a las leyes no escritas de ningún grupo y por lo tanto son rechazado por todos. Esto lo hace con mucha inteligencia y humor para tratar de hacer reflexionar al espectador.
Si Spike Lee viviera en otro lugar del planeta podría seguir haciendo la misma denuncia pues casi todos los grupos sociales tienen la misma ceguera y cometen en mayor o menor medida las mismas injusticias al comparar los suyos frente a los demás.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
La versión Browning
La versión Browning (1994)
  • 6,5
    689
  • Reino Unido Mike Figgis
  • Albert Finney, Greta Scacchi, Matthew Modine, Julian Sands, ...
9
De mundos diferentes
Se trata del remake de una excelente película del mismo título de 1951. Con un guion muy similar, trata sin embargo de aligerar los diálogos (que proceden de una obra de teatro de Terence Rattigan) con lo que se torna más efectista pero disminuye la profundidad psicológica y la credibilidad de algunos personajes.
Nos muestra los últimos días, en un colegio privado inglés, de un profesor de lenguas clásicas, Mr. Crocker-Harris, obligado a retirarse por su mala salud. Pese a su excelente formación y a su sentido del deber y de la responsabilidad, nunca ha conseguido empatizar ni con los alumnos, ni con el resto de los profesores, por lo que nunca ha sido valorado ni querido. Ahora, en su despedida es cuando más se hace patente este desapego, por lo que está pasando unos días muy difíciles.
Su problema no es exclusivamente laboral, pues en su vida privada tampoco parece tener amigos y la relación con su mujer es deplorable. Se muestra frío, duro, esquivo, incapaz de transmitir sentimientos, pero la película nos muestra bien como en el fondo es tremendamente sensible. Pertenece a una clase de personas que, por aparecer como “diferentes”, “de otro mundo”, despiertan la desconfianza y la incomprensión de los demás. En la película aparece también otro personaje con características similares, el joven estudiante Taplow que es de los pocos que intenta comprenderle, pero que tiene ese carácter serio, responsable, que no conecta bien con el resto de los alumnos y profesores. Se ve que ya despierta pocas simpatías y que probablemente acabe de forma similar a él.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
La versión Browning
La versión Browning (1951)
  • 7,5
    510
  • Reino Unido Anthony Asquith
  • Michael Redgrave, Jean Kent, Nigel Patrick, Ronald Howard, ...
10
“Creo que preferiría este regalo a casi cualquier otra cosa que se me ocurra”
Esta gran película nos muestra a un profesor de lenguas clásicas que, tras dieciocho años enseñando en un colegio privado inglés, se ve obligado a retirarse por enfermedad. Pese a que tuvo una excelente formación, que inició su trabajo con mucha ilusión y que sigue siendo una persona trabajadora, rigurosa y que cumple con su cometido, no se ve en absoluto valorado ni por los alumnos ni por el resto de los profesores que están deseando librarse de él. Incluso se le niega la percepción de una pensión que sí se había concedido a otro profesor en circunstancias similares.
Es una persona terriblemente estricta y observador de las reglas, lo que le hace antipático para sus alumnos, pero el problema no es exclusivamente laboral ya que tampoco tiene amigos y su relación con su mujer es horrorosa. Ha llegado a un grado de incomunicación con los que le rodean similar a la que se hubiera producido si hablase en un idioma diferente, con el cual le fuera imposible hacerse comprender y que a él también le impidiera comprender bien a los demás.
Esa absoluta falta de empatía, su incapacidad para transmitir sentimientos, le ha ido alejando del resto de las personas y le ha ido haciendo aparecer cada vez más duro e insensible, cuando en el fondo es una persona que trata de ser tolerante (véase su comportamiento ante la infidelidad de la esposa o con la actitud poco complaciente del director del colegio) y que desde luego es muy sensible y aprecia enormemente el cariño y el reconocimiento de los demás ( p. ej. el regalo del libro de la versión Browning) aunque aparente dureza e indiferencia.
Un guion magnífico, con excelentes diálogos y unos muy buenos actores, especialmente Michael Redgrave en el papel protagonista, reflejan perfectamente la soledad y el sufrimiento de este tipo de caracteres, que existen en la vida real y que, como en la película, pasan desapercibidos e incomprendidos para la mayoría de la gente.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Moonlight
Moonlight (2016)
  • 6,8
    25.832
  • Estados Unidos Barry Jenkins
  • Trevante Rhodes, Naomie Harris, Mahershala Ali, Ashton Sanders, ...
10
Soledad
Al acabar de ver esta maravillosa película me dirigí, como suelo hacer siempre, al ordenador para ver las críticas en Filmaffinity. No daba crédito a mis ojos. De las quince primeras críticas, ordenadas por utilidad, no había ningún 10, solo un 9 y un 8. Media de las quince: 5,1. No siempre coincido con las críticas más valoradas, pero pocas veces me había visto tan alejado.
Sin embargo en su mayoría estaban de acuerdo en alabar la fotografía, la puesta en escena, la banda sonora, la mayoría de las actuaciones, el manejo de la cámara… La calidad de la película no era lo que se ponía en duda. El problema, decían, parecía estar en que tratando muchos temas ya muy manidos (la pobreza, la marginación, las drogas, el bullying, la homosexualidad) no parecía lograr profundizar en ninguno de ellos. “La historia no sabe por donde tirar… toca tanto y nada… nunca arriesgando, sin rascar, quedándose en la superficie… argumento falto de potencia… frialdad de los diálogos… no conmueve… cúmulo de promesas incumplidas… indefinición interior del personaje… no ves nada que te emocione… adolece de trascendencia, del poder de traspasarte… diálogo nulo… quiere vender complejidad con la frialdad de los silencios y la inexpresividad de Chiron… permanente sensación de que espero que pase algo más… no convence, no duele, no enamora… silencios excesivos…” decían.
Decían ver “un niño callado, introvertido, que le cuesta relacionarse, incapaz de responder, que se siente diferente, que no se siente normal…” pero “inexpresivo, que no transmite emoción”, decían que “no lograban empatizar con la película”. Y efectivamente ese es el problema: no logran conectar. No comprenden que le pasa a Chiron. Es negro, su madre es drogadicta, es pobre, se descubre homosexual y sin embargo piensan con razón que todo ello no es suficiente para el explicar el comportamiento, la actitud de Chiron. Negros, pobres y drogadictos hay muchos en la sociedad en la que él se mueve y sin embargo los compañeros de colegio se ceban cruelmente con él. Muchos espectadores piensan que es por su homosexualidad, pero ni su apariencia ni su conducta lo delatan. De hecho ni el mismo sabe con seguridad hasta bien adentrada la película que lo es. No. Para muchos espectadores la película no sabe explicar que le pasa a Chiron. Y eso curiosamente hace a esos espectadores reaccionar contra la película. Lo que no se comprende no se puede compartir y se rechaza.
Y sin embargo, la película trata de mostrar lo que le pasa a Chiron desde el minuto dos. Chiron NO HABLA. Chiron es sensible, desgraciado, sufre, pero es incapaz de conectar con los demás, de explicarles lo que le pasa. Y esa incapacidad de socializar con los demás es lo que le hace diferente, por encima de todo lo demás, incluso por encima de su homosexualidad todavía incipiente. Y lo vuelve a explicitar en su confesión final: toda su vida ha seguido solo.
Si los espectadores hubieran percibido que el problema de Chiron era la drogodependencia de su madre, o su homosexualidad, o la pobreza… hubieran reaccionado rápidamente y se hubieran conmovido, porque son problemas que todos conocemos y compartimos. Pero todos esos problemas existen en la película como un decorado, de una forma fría, anónima. Lo único que conmueve, porque es lo que hace que Chiron sea como es y le ocurra lo que le ocurre, es su incapacidad para conectar emocionalmente, para relacionarse con los demás. Su soledad. Se encierra en sí mismo. Y no es que él no tenga sentimientos, que no sufra, sufre muchísimo, se siente muy solo, pero es incapaz de compartirlo. Y la sociedad le ve diferente, no le comprende y le rechaza.
Y sin embargo la película es un prodigio mostrándonos esa situación. Lo hace con los silencios de Chiron, sus ojos, sus miradas, la forma que tiene la cámara de mostrárnoslo y la música de subrayarlo. Pero el espectador tiende a confundir silencio con falta de recursos. Solo vemos aquello que sabemos que existe, que pensamos en ello. Y la sociedad, tan atenta ya a la violencia de género, a la homofobia, al racismo, a las desigualdades económicas, todavía tiene que aprender a valorar esa dificultad para la interacción social que no es más que una característica del individuo, tan respetable como las anteriormente señaladas (sexo, raza, orientación sexual...) y que es responsable de la soledad no deseada de muchos seres humanos que permanecen aislados y del acoso de muchos niños. Buena parte del bullying en nuestros colegios se ejerce contra niños con esas características como Chiron.
Inconscientemente, el rechazo que esta película ha despertado en muchos espectadores es consecuencia de esa falta de comprensión, que es la que ha generado el rechazo. Una segunda visión, atendiendo a como pone el director el acento en los silencios y en la soledad de Chiron, pienso que puede hacer a muchos disfrutar y emocionarse con esta enorme película.
[Leer más +]
0 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Entre el amor y la muerte
Entre el amor y la muerte (1981)
  • 6,7
    192
  • Italia Ettore Scola
  • Bernard Giraudeau, Valeria D'Obici, Laura Antonelli, Jean-Louis Trintignant, ...
7
Bella historia desaprovechada
Me gusta Ettore Scola. Recordaba con agrado dos maravillosas películas suyas (la familia y una jornada particular) cuando me dispuse a ver esta que tiene un título tan sugestivo. El comienzo no pudo ser mejor. Con una espléndida fotografía, la cámara deambula con elegancia, sin prisas, mostrándonos unos personajes cargados de sensibilidad y romanticismo a los que opone la vida prosaica y convencional de una guarnición militar (ver spoiler 1). Pero sin que cese ese aire bello y decadente que nos recuerda a las películas de Visconti, la película se va alargando de forma no muy afortunada, para acabar en un final absurdo y decepcionante (ver spoiler 2).
La nota, difícil de poner, si su comienzo merecía un 10, su final no pasaría de un 4, por lo que haciendo la media nos quedamos con un 7.
[Leer más +]
0 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
La bala mágica
La bala mágica (1940)
  • 7,2
    94
  • Estados Unidos William Dieterle
  • Edward G. Robinson, Ruth Gordon, Otto Kruger, Donald Crisp, ...
10
Apasionante
William Dieterle nos cuenta en esta gran película los principales momentos de la vida de Paul Ehrlich, un extraordinario médico e investigador de comienzos del siglo XX. Con un guion muy bueno, emotivo pero muy sobrio, y un trabajo protagonista inmenso de Edward G. Robinson, nos hace compartir las inquietudes y la lucha del investigador, que pasó por varias etapas en las que colaboró con Emil von Behring y Robert Koch, ambos premios Nobel de Medicina en 1901 y 1905 respectivamente, para acabar él mismo recibiendo el premio Nobel en 1908.
Es una película muy dinámica, que expone de forma muy clara las ideas y el trabajo de Ehrlich de forma que todo el mundo puede comprenderlo, y no solo comprenderlo sino participar de forma muy intensa de sus alegrías y de sus problemas.
Pocas películas de ciencia ficción tienen un guion tan fácil de seguir y que te atrape de esta manera. Solo que aquí vives hechos reales y llegas a comprender la determinación, el esfuerzo, y los riesgos que supone el trabajo científico y como para todo en la vida necesitas además una cierta ayuda del azar, pero que, para que esta haga su aparición, no has de cesar de luchar hasta el final.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Charité (Serie de TV)
Charité (Serie de TV) (2017)
  • 7,4
    57
  • Alemania Sönke Wortmann
  • Alicia von Rittberg, Maximilian Meyer-Bretschneider, Justus von Dohnányi, Matthias Koeberlin, ...
10
Premios Nobel
Se trata de una serie muy cuidada y muy bien documentada que, centrándose en “Le Charité”, el hospital más famoso de Berlín de la época, nos muestra un amplio retrato de la sociedad alemana de finales del siglo XIX.
En esos años, con el impulso de la industrialización, se producen en Europa transformaciones socioeconómicas, tecnológicas y culturales como nunca antes habían ocurrido. Sorprenden la sumisión a la autoridad (ya sea el emperador o la jefa de las enfermeras), las terribles condiciones laborales en el hospital, los prejuicios y las dificultades a los que se tenían que enfrentar las mujeres, la exhibición de seres humanos como animales de zoológico, la ausencia absoluta de derechos de los pacientes, la dedicación fanática de los científicos, los sentimientos antisemitas de buena parte de la población….y nos muestra la agitación social que todas ellas ocasionan y las grandes transformaciones que comienzan a producirse.
La trama gira alrededor de Ida, una joven que es operada primero y trabaja después en ese hospital y que no se resigna al papel que se reserva a la mujer en la sociedad de la época. Un muy buen guion muestra buena parte de la vida del hospital y muy especialmente la de cuatro médicos que coinciden en él y que revolucionaron la medicina. Tres de ellos estuvieron entre los diez primeros premios Nobel de Medicina de la historia y el cuarto falleció cuando ya había sido nominado pero antes del fallo (el premio Nobel solo se puede conceder a científicos en vida). Esto hace esta serie aún más imprescindible para todo aquel que sienta curiosidad por el progreso científico y por la forma de pensar y de comportarse de grandes genios que colaboraban entre sí, pero que también competían ferozmente y que, como el resto de los seres humanos, junto a enormes virtudes mostraron también importantes defectos (ver detalles en el spoiler).
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil