arrow
8
No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy
Este documental muestra las posibilidades de cambios sociales que se pueden poner en práctica, que, de hecho, ya están poniendo en práctica en algunos lugares. Para cambiar las cosas, hay que modificar el pensamiento y el modo de actuar en cinco áreas básicas: agricultura, energía, economía, democracia y educación. Cada una de estas cinco áreas componen cada uno de los capítulos de este documental altamente interesante, que nos muestra cómo podrían ser las cosas mañana, si hiciéramos lo que debemos.

“Mañana” me ha convencido. Los mensajes apocalípticos se terminan a los diez minutos de película, una vez revelado el estudio de Barnosky y Hadly. A partir de ahí, todo es constructivo, todo es positivo, todo es optimista. No hay cazas de brujas, ni buenos y malos. El documental se centra en las soluciones, no en los culpables. Nos muestran posibles soluciones, desde la lógica de empezar por lo más cercano, por las pequeñas cosas, las pequeñas comunidades, para a partir de ahí mejorar las cosas a nivel global.

La película no nos alecciona con instrucciones sobre cómo hacer las cosas en el futuro. Hace algo mucho mejor: nos muestra cómo se están haciendo las cosas hoy, en algunos lugares, en determinados ámbitos. En los cinco ámbitos en que se basa la película.

Agricultura. Resulta que el 80% de lo que se produce en agricultura no va destinado al consumo humano, sino a alimentar al ganado a nivel industrial. Y resulta que la agricultura a pequeña escala es más productiva que la agricultura de las grandes empresas. Pues bien, resulta que en Detroit, una gran ciudad, existen multitud de huertos urbanos, gestionados por los propios ciudadanos, que abastecen y alimentan a una gran parte de la población de la ciudad. Resulta que una enorme ciudad como San Francisco recicla prácticamente el 100% de sus desechos, y que los desechos orgánicos son transformados en compost para los viticultores de California.

Energía. Se nos muestra Copenhague como ciudad modelo. Es impresionante. La ciudad está totalmente enfocada a potenciar el uso de la bicicleta como medio de transporte. Es el medio de transporte más utilizado en la ciudad. A continuación va el transporte público, y lo menos usado es el coche privado. La ciudad está completamente dotada de carriles bici, por todas partes. El porcentaje de gente que va en bicicleta sigue subiendo, y el número de coches sigue bajando. Con todo, el Ayuntamiento de Copenhague sigue trabajando en el tema y cada vez hay más coches eléctricos.

Economía. Un par de expertos en economía hablan de los sistemas económicos actuales y de la insostenibilidad de los mismos, pues provocan la especulación y el enriquecimiento de unos pocos. Frente a esto, ya hay lugares que están adoptando un modelo de economía local, con su propia moneda. Si tienes una moneda que solo vale para tu pueblo, no hay posibilidad de especulación. Te tienes que gastar el dinero en tu pueblo, por lo que todo revierte para la sociedad, el dinero circula obligatoriamente, no se puede llevar a paraísos fiscales, ni generar intereses. Concretamente, vemos este modelo en un pueblo de Inglaterra llamado Totnes, en el que tienen su propia moneda. Se permiten el lujo de tener billetes de 21 libras. ¿Por qué no? Ellos crean su dinero, ellos deciden la cuantía de sus billetes.

Democracia. La democracia, tal como está planteada actualmente, no significa que el pueblo tenga el poder. El pueblo es utilizado para que voten cada cuatro años, pero son los políticos, como conjunto, quienes tienen el poder y lo usan para su beneficio. La prueba es que la mayoría de las decisiones políticas benefician más a las empresas, bancos y demás poderes fácticos que a los ciudadanos. Pero hay lugares en el mundo en los que la democracia es más real. En los que la gente sí toma decisiones. En Islandia los ciudadanos deciden de verdad, participan en la toma de decisiones, obligan a sacar del gobierno a los corruptos, a los mentirosos y a los malos gestores. En el documental incluso se habla de que los parlamentos deberían estar formados por ciudadanos elegidos por sorteo, como los jurados populares. Y francamente, no creo que el resultado fuera peor que lo que hay ahora.

Educación. Es la base de todo. El modelo está en Finlandia, donde obtienen los mejores resultados educativos del mundo. Vemos como funciona un colegio público de un barrio humilde. Se demuestra que los niños desarrollan mejor sus habilidades y su talento si se centran en el placer de aprender, en lugar de en los resultados. Las evaluaciones no son importantes. Los profesores no imponen su autoridad, sino que ayudan a los niños. Comen todos juntos. Los niños no son reprimidos, pueden hablar durante las clases. Los resultados son sorprendentes.

La película es ágil, entretenida e ilustrativa. Lógicamente, no es imparcial, arrima el ascua a la sardina de la ecología, pero lo hace de un modo digno, aportando datos y situaciones reales, sin tomar al espectador por idiota, inyectando ilusión y haciendo reflexionar incluso a los descreídos como yo.

“Mañana” es un documental muy interesante. Me ha gustado porque no se queda en la denuncia, sino que aporta alternativas, plantea cosas para ser analizadas y discutidas. Evidentemente, las cosas no son tan sencillas como se muestran, se eluden problemas económicos y culturales que hacen muy difícil llevar a cabo todas las iniciativas que se plantean, pero películas como ésta son muy necesarias, y sería obligatorio que todos la viéramos con frecuencia, sobre todo antes de unas elecciones.

https://keizzine.wordpress.com/
19 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Sí se puede
Un hallazgo. "Mañana" es un documental ecologista que le da la vuelta a todo el discurso al que estábamos acostumbrados. Los directores huyen del habitual mensaje catastrofista y nos presentan mensajes en positivo, en un tono optimista y hasta jovial. Ser ecologista no equivale a estar siempre enfadado con el mundo. "Mañana" desmonta tópicos, apenas se detiene en la búsqueda de culpables, y plantea múltiples debates, unos ya conocidos y otros no tanto . Algunas de las cosas que se dicen en la película pueden ser discutibles, pero ya es de agradecer que alguien plantee la necesidad de proponer medidas en positivo, de pequeño y de gran alcance, para aplicarlas desde ya mismo, en una apuesta que defiende la sostenibilidad de un planeta con una población que crece exponencialmente. La película se estructura en capítulos estancos, pero los directores dan continuidad a la historia mediante la narración de un viaje en busca de propuestas que puedan ponerse sobre la mesa para revertir el proceso de degradación en que está inmerso el planeta. "Mañana" es un documental para disfrutar, para pensar, para discutir y para aprender. Que cunda.
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Maravilloso
Maravilloso; uno de los mejores documentales que he visto. Te mantiene enganchado, explican muy bien todo y las ideas se entrelazan formando finalmente un puzzle completo. No es un documental decadente ni apocalíptico, sino que está lleno de fuerza y energía positiva, de soluciones e ideas compartidas, eso sí, dejando bien claro que tenemos que reaccionar. Está cargado de humanidad, transmite una delicadeza especial e intencionada con la música, los planos, el guión, las entrevistas, los silencios... Es artístico, pedagógico y lúcido. Está hecho con conciencia y consciencia. Desmiente mitos, mentiras y sistemas que nos hemos creído siempre para mostrar el nuevo mundo que esta creciendo y que podemos construir. Despierta ese sentimiento de unión humana, con los demás, los animales y la naturaleza. En fin, que hay que verlo mejor que explicarlo.
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Épico
De los mejores documentales que he visto en mi vida. Joder. Qué falta hacen cosas así.
No se si decir el mejor pero si no es el 1º, es el 2º.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama.
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Recomendada incluso a los que defienden el capitalismo.
Esta película me ha recordado mucho un libro (creo que desgraciadamente está descatalogado) que se llama CAMBIAR EL MUNDO: La vuelta al mundo en 80 hombres (de Sylvain Darnil y Mathieu Le Roux). La premisa es igual: buscar ideas, por todo el mundo, de economía colaborativa que ya están funcionando y que son rentables económicamente.

Yo creo que hay mucha gente como yo que no simpatiza con la izquierda pero que a la vez quiere un mundo mejor. Que aunque parezca una utopía no lo es porque estos ejemplos lo DEMUESTRAN.

A lo largo de la película no se habla de política, de hecho no debería politizarse este tema. Esto es pura lógica y sentido común: hay que cambiar modelos y mentalidades. No debería haber nadie que no simpatice con estas ideas porque todos estamos en el mismo barco y todos sufrimos las consecuencias. Solo por aportar un dato: cada año muere en el mundo 7 millones de personas por la contaminación según la OMS.

En los extras hay un señor "doctor bici" que me ha dejado loco, lo explica con una sencillez y una clarividencia (la que me falta a mi para explicarme aquí) alucinante. Este señor sencillamente un día decide ser parte de la solución y no parte del problema. He ahí la verdadera revolución ... la que empieza en uno mismo.

Pues hoy, 24 horas después de visionar la película, cuando pasaba por delante de un colegio y ver a un señor que parecía profesor, me he quedado con ganas de llamarle y decirle que le presto la película cuando quiera para que se la ponga a los chavales ... a ver si mañana (nunca mejor dicho) me lanzo.
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil