arrow
8
No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy
Este documental muestra las posibilidades de cambios sociales que se pueden poner en práctica, que, de hecho, ya están poniendo en práctica en algunos lugares. Para cambiar las cosas, hay que modificar el pensamiento y el modo de actuar en cinco áreas básicas: agricultura, energía, economía, democracia y educación. Cada una de estas cinco áreas componen cada uno de los capítulos de este documental altamente interesante, que nos muestra cómo podrían ser las cosas mañana, si hiciéramos lo que debemos.

“Mañana” me ha convencido. Los mensajes apocalípticos se terminan a los diez minutos de película, una vez revelado el estudio de Barnosky y Hadly. A partir de ahí, todo es constructivo, todo es positivo, todo es optimista. No hay cazas de brujas, ni buenos y malos. El documental se centra en las soluciones, no en los culpables. Nos muestran posibles soluciones, desde la lógica de empezar por lo más cercano, por las pequeñas cosas, las pequeñas comunidades, para a partir de ahí mejorar las cosas a nivel global.

La película no nos alecciona con instrucciones sobre cómo hacer las cosas en el futuro. Hace algo mucho mejor: nos muestra cómo se están haciendo las cosas hoy, en algunos lugares, en determinados ámbitos. En los cinco ámbitos en que se basa la película.

Agricultura. Resulta que el 80% de lo que se produce en agricultura no va destinado al consumo humano, sino a alimentar al ganado a nivel industrial. Y resulta que la agricultura a pequeña escala es más productiva que la agricultura de las grandes empresas. Pues bien, resulta que en Detroit, una gran ciudad, existen multitud de huertos urbanos, gestionados por los propios ciudadanos, que abastecen y alimentan a una gran parte de la población de la ciudad. Resulta que una enorme ciudad como San Francisco recicla prácticamente el 100% de sus desechos, y que los desechos orgánicos son transformados en compost para los viticultores de California.

Energía. Se nos muestra Copenhague como ciudad modelo. Es impresionante. La ciudad está totalmente enfocada a potenciar el uso de la bicicleta como medio de transporte. Es el medio de transporte más utilizado en la ciudad. A continuación va el transporte público, y lo menos usado es el coche privado. La ciudad está completamente dotada de carriles bici, por todas partes. El porcentaje de gente que va en bicicleta sigue subiendo, y el número de coches sigue bajando. Con todo, el Ayuntamiento de Copenhague sigue trabajando en el tema y cada vez hay más coches eléctricos.

Economía. Un par de expertos en economía hablan de los sistemas económicos actuales y de la insostenibilidad de los mismos, pues provocan la especulación y el enriquecimiento de unos pocos. Frente a esto, ya hay lugares que están adoptando un modelo de economía local, con su propia moneda. Si tienes una moneda que solo vale para tu pueblo, no hay posibilidad de especulación. Te tienes que gastar el dinero en tu pueblo, por lo que todo revierte para la sociedad, el dinero circula obligatoriamente, no se puede llevar a paraísos fiscales, ni generar intereses. Concretamente, vemos este modelo en un pueblo de Inglaterra llamado Totnes, en el que tienen su propia moneda. Se permiten el lujo de tener billetes de 21 libras. ¿Por qué no? Ellos crean su dinero, ellos deciden la cuantía de sus billetes.

Democracia. La democracia, tal como está planteada actualmente, no significa que el pueblo tenga el poder. El pueblo es utilizado para que voten cada cuatro años, pero son los políticos, como conjunto, quienes tienen el poder y lo usan para su beneficio. La prueba es que la mayoría de las decisiones políticas benefician más a las empresas, bancos y demás poderes fácticos que a los ciudadanos. Pero hay lugares en el mundo en los que la democracia es más real. En los que la gente sí toma decisiones. En Islandia los ciudadanos deciden de verdad, participan en la toma de decisiones, obligan a sacar del gobierno a los corruptos, a los mentirosos y a los malos gestores. En el documental incluso se habla de que los parlamentos deberían estar formados por ciudadanos elegidos por sorteo, como los jurados populares. Y francamente, no creo que el resultado fuera peor que lo que hay ahora.

Educación. Es la base de todo. El modelo está en Finlandia, donde obtienen los mejores resultados educativos del mundo. Vemos como funciona un colegio público de un barrio humilde. Se demuestra que los niños desarrollan mejor sus habilidades y su talento si se centran en el placer de aprender, en lugar de en los resultados. Las evaluaciones no son importantes. Los profesores no imponen su autoridad, sino que ayudan a los niños. Comen todos juntos. Los niños no son reprimidos, pueden hablar durante las clases. Los resultados son sorprendentes.

La película es ágil, entretenida e ilustrativa. Lógicamente, no es imparcial, arrima el ascua a la sardina de la ecología, pero lo hace de un modo digno, aportando datos y situaciones reales, sin tomar al espectador por idiota, inyectando ilusión y haciendo reflexionar incluso a los descreídos como yo.

“Mañana” es un documental muy interesante. Me ha gustado porque no se queda en la denuncia, sino que aporta alternativas, plantea cosas para ser analizadas y discutidas. Evidentemente, las cosas no son tan sencillas como se muestran, se eluden problemas económicos y culturales que hacen muy difícil llevar a cabo todas las iniciativas que se plantean, pero películas como ésta son muy necesarias, y sería obligatorio que todos la viéramos con frecuencia, sobre todo antes de unas elecciones.

https://keizzine.wordpress.com/
[Leer más +]
19 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Sí se puede
Un hallazgo. "Mañana" es un documental ecologista que le da la vuelta a todo el discurso al que estábamos acostumbrados. Los directores huyen del habitual mensaje catastrofista y nos presentan mensajes en positivo, en un tono optimista y hasta jovial. Ser ecologista no equivale a estar siempre enfadado con el mundo. "Mañana" desmonta tópicos, apenas se detiene en la búsqueda de culpables, y plantea múltiples debates, unos ya conocidos y otros no tanto . Algunas de las cosas que se dicen en la película pueden ser discutibles, pero ya es de agradecer que alguien plantee la necesidad de proponer medidas en positivo, de pequeño y de gran alcance, para aplicarlas desde ya mismo, en una apuesta que defiende la sostenibilidad de un planeta con una población que crece exponencialmente. La película se estructura en capítulos estancos, pero los directores dan continuidad a la historia mediante la narración de un viaje en busca de propuestas que puedan ponerse sobre la mesa para revertir el proceso de degradación en que está inmerso el planeta. "Mañana" es un documental para disfrutar, para pensar, para discutir y para aprender. Que cunda.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Maravilloso
Maravilloso; uno de los mejores documentales que he visto. Te mantiene enganchado, explican muy bien todo y las ideas se entrelazan formando finalmente un puzzle completo. No es un documental decadente ni apocalíptico, sino que está lleno de fuerza y energía positiva, de soluciones e ideas compartidas, eso sí, dejando bien claro que tenemos que reaccionar. Está cargado de humanidad, transmite una delicadeza especial e intencionada con la música, los planos, el guión, las entrevistas, los silencios... Es artístico, pedagógico y lúcido. Está hecho con conciencia y consciencia. Desmiente mitos, mentiras y sistemas que nos hemos creído siempre para mostrar el nuevo mundo que esta creciendo y que podemos construir. Despierta ese sentimiento de unión humana, con los demás, los animales y la naturaleza. En fin, que hay que verlo mejor que explicarlo.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Épico
De los mejores documentales que he visto en mi vida. Joder. Qué falta hacen cosas así.
No se si decir el mejor pero si no es el 1º, es el 2º.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Recomendada incluso a los que defienden el capitalismo.
Esta película me ha recordado mucho un libro (creo que desgraciadamente está descatalogado) que se llama CAMBIAR EL MUNDO: La vuelta al mundo en 80 hombres (de Sylvain Darnil y Mathieu Le Roux). La premisa es igual: buscar ideas, por todo el mundo, de economía colaborativa que ya están funcionando y que son rentables económicamente.

Yo creo que hay mucha gente como yo que no simpatiza con la izquierda pero que a la vez quiere un mundo mejor. Que aunque parezca una utopía no lo es porque estos ejemplos lo DEMUESTRAN.

A lo largo de la película no se habla de política, de hecho no debería politizarse este tema. Esto es pura lógica y sentido común: hay que cambiar modelos y mentalidades. No debería haber nadie que no simpatice con estas ideas porque todos estamos en el mismo barco y todos sufrimos las consecuencias. Solo por aportar un dato: cada año muere en el mundo 7 millones de personas por la contaminación según la OMS.

En los extras hay un señor "doctor bici" que me ha dejado loco, lo explica con una sencillez y una clarividencia (la que me falta a mi para explicarme aquí) alucinante. Este señor sencillamente un día decide ser parte de la solución y no parte del problema. He ahí la verdadera revolución ... la que empieza en uno mismo.

Pues hoy, 24 horas después de visionar la película, cuando pasaba por delante de un colegio y ver a un señor que parecía profesor, me he quedado con ganas de llamarle y decirle que le presto la película cuando quiera para que se la ponga a los chavales ... a ver si mañana (nunca mejor dicho) me lanzo.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
SEMILLAS DE ESPERANZA
Uno, que a tenor de la historia de la relación de la especie humana con el planeta que habita, se considera más que pesimista, en su afán de autodestrucción, acoge con alegría y buenas dosis de escepticismo este educativo y necesario documental donde, sin filigranas formales se plantan unas cuantas semillas de esperanza y reflexión.
Se agradece que se ocupe mayormente de aquellas minorías que aportan o tratan de aportar soluciones en diferentes aspectos, al desaguisado que hemos montado para beneficio de unos pocos que a la postre acabaran sucumbiendo a su propia avaricia. El tono positivo no oculta sin embargo, por contraste, aquello que se quiere remediar: lo mal que lo estamos haciendo con el planeta y nuestra propia existencia.
Dice el estudio que da lugar al film que en el 2100 buena parte de la humanidad puede desaparecer. Lo raro es que no hayamos desaparecido ya. Nos lo hemos ganado a pulso.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Demain, una hostia en tu fucking rostro
La premisa es simple pero clarificadora. La tierra no soportará la abrumadora demanda de recursos naturales y de alimentos que necesitará la población mundial dentro de medio siglo -o menos-. Hablamos de una población que ha cuadruplicado su número en estos últimos dos siglos hasta llegar a los más de siete mil millones de seres humanos y cuya consecuencia más directa es la intoxicación y ahogamiento de nuestro planeta.

El documental se estructura en varios bloques, todos ellos bien explicados y mejor documentados. Pero la realidad jode cualquier atisbo de esperanza. Veamos -lección para niños menores de siete años, no doy para más-:

Las industrias agrícolas y energéticas son producto de los lobbies.
La economía mundial gira alrededor de éstas y otras grandes multinacionales.
Como consencuencia, se moldean unas democracias, marionetas de este engendro, para preservar un sistema económicamente controlado.
Y estas democracias generan un sistema educativo más interesado en aborregar y adoctrinar que en enseñar.

Por supuesto, hay excepciones que prueban que las cosas se pueden hacer mejor.

El documental demuestra que ciertos modelos, como por ejemplo, la creación de una moneda local alternativa, la proliferación de huertos urbanos, la producción y uso de una energía limpia o la implantación de un sistema educativo al margen de ideologías políticas, todas ellas son posibles e incluso generan beneficios y empleo, al margen de su innegable aportación al medioambiente.

Pero es, paradójicamente, una oligarquía sutilmente disfrazada de democracia la que impide que estos sistemas tan beneficiosos para la salud del planeta y el ciudadano sean implantados en los mal llamados paises desarrollados.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
A 8.000 millones se llega contando de uno en uno
Mañana puede ser tarde para empezar. Hoy es el momento de actuar; porque cada día que pasa se incorporan al empeño autodestructivo millones de ignorantes, a quienes los certeros métodos del "enriquecimiento inmediato" y el mal llamado confort, ambos pura ficción, han estirpado la conciencia.

El documental acaba apelando al sentido común, que antes venía de serie hasta en los individuos más simples y que hoy, como diría el filósofo, es el menos común de los sentidos. Y hace este llamado esperanzador tras exponer las atrocidades y las consecuencias para el planeta y la existencia de cualquier ser vivo, que han perpetrado las ambiciones y las perversas intenciones de quienes pretenden todo el poder y todo el esplendor: estados, multinacionales, locos insensibles con delirios de grandeza... y, también, mindundis egoístas (fontaneros, taxistas, parados, amas de casa...); todos sumados a la insensatez del eufemístico crecimiento del que despertaremos algún día, inmersos ya en la más atroz de las pesadillas.

Solo el colectivo social puede parar el apocalipsis, pero hasta el más inmenso grupo influyente comienza con la suma de uno+uno.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
5
Hoy no, ya si eso mañana
Por fin he visto el documental francés, recomendado a pachas, por amigos y filmaffinitty (un documental con un 7,6 siempre es algo digno de ver).

No tengo nada que reprocharle a la imagen, al ritmo, duración, pues todas son adecuadas y están al servicio de la historia. Ahora bien, en cuanto al mensaje de fondo soy mucho más crítico. Vayamos por partes:

En primer lugar, nos amenazan con el fin del mundo, no es la primera vez que lo escuchamos, lo único que es de agradecer de esta parte es que no se centran solo en esto, sino en sus “soluciones”)

Después a lo largo del metraje vamos viendo una serie de proyectos de como en algunos sitios están luchando a su manera contra este cambio climático, hay varias ideas que se pueden extraer de estas formas (muchas de ellas son incompatibles entre ellas)

1. Decrecimiento, aquí aparecen los huertos urbanos, los incredible edible.

Abogando por una vuelta al campo como una solución real, para la alimentación del mundo, es decir volviendo a más atrás de la revolución agrícola del s. XVII. Esta idea puede estar bien para montarte una huerta en la casa del pueblo, no como una idea viable para alimentar a los casi 8000M personas en el mundo, entre otras cosas porque encarecería muchísimo en precio, lo que ocasionaría más hambre entre los más pobres, además de perder recursos humanos haciendo cosas que podría hacer una máquina.

Se comenta de pasada, que el petróleo se va a acabar, y que hay que encontrar soluciones como cultivar a mano. Es posible que se acabe aunque parece que cada vez se alarga más ese supuesto fin, entre otras cosas por nuevos yacimientos y el fraking. Pero en vez de planear otros tipos de locomoción que no utilicen petróleo (vehiculo eléctrico) usando más progreso, ellos pretenden ir hacia atrás.


2. Autosuficiencia, desde que todo se haga a nivel del pueblo, el consumo, la moneda, las decisiones.

Esta idea me parece especialmente perturbadora en un mundo globalizado, en que de nuevo vuelvan los fueros, cada uno con su moneda que no servirá en otro sitio. Yo lo que quiero es que mi trabajo, pueda ser intercambiado por recursos de cualquier otro sitio del mundo, pues como entonces vamos a hacer intercambios de bienes de alto valor añadido, a sean, teléfonos, coches o paneles solares.
De esta forma nunca tendremos la tecnología para mejorar realmente en energías renovables, para ser eficientes a nivel eólico, solar o nuclear fusión necesitamos muchos más intercambios y mayor intercambio de información, no menos.

3. Energías renovables: Los casos de los molinos en Dinamarca.

Buscando información, ya que no me cuadraba mucho lo que decían en el documental, podemos ver que en Dinamarca el carbón representa un 48% de la genreación de la energía , por cierto similar a las cifras de Alemania.

En particular me molesto mucho cuando hablan de que los molinos encima te dan una rentabilidad de un 6%, más que los bancos (por cierto, en contra del decrecimiento que abogan antes). Sobre todo cuando esta tecnología ha estado durante más de 40 años subvencionada, y este tipo de situaciones hace que mucha gente se meta solo por un interés ficticio y uno para que mejore la tecnología, en España hemos tenido mucho de esto.

4. Conspiración: empresas grandes malas, pequeños campesinos buenos, gobierno malo, poder popular bueno.

Este es un clásico, en vez de responsabilizar a la gente que compra un determinado producto, que es lo que hace que las empresas sean grandes, criticamos a la gran empresa, por su poder.
Pero ya el colmo es cuando aparece la “experta india” y nos dice que hay dos tipos de leyes: 1. Las de Gaia y 2. Las de los hombres. Y que hay que obedecer a la ley superior que es la de la Tierra. Entiendo yo que ella sería la médium que determina el alcance de las leyes, y a través de su infabilidad papal, nos comunique la gracia y la opinión sobre las leyes del noble espíritu de Gaia.

El gobierno de Islandia es malo, pero los seres de luz elegidos aleatoriamente son buenos y no tienen ningún tipo de interese particular en ellos. La constitución por cierto, que todavía no han cambiado, tiene 67% de aceptación, cuando la última del 44 tenía un 95%.


No todo lo del documental me parece tan negativo, me parece que hay algunas ideas que merecen ser rescatadas como el tratamiento de residuos en S. Francisco, pues se aprovecha todo, y lo hacen de manera industrializada, es decir optimizando recursos, gracias a gran maquinaria y procesos de separación complejos. Sacar recursos de lo que otros ven como basura. (Además comentan que les dan un incentivo a quien recicla según la cantidad) Lo único negativo, es la obligatoriedad a base de multas para participar en el sistema.

Otras ideas interesantes aunque se quedan muy cortas por su complejidad (ya existen documentales al respecto) son la educación en Finlandia o el funcionamiento del sistema financiero.

Conclusión, analizad los datos que os dan, dudad de ellos, pensad en todas sus repercusiones, pues en muchos casos hay más puntos negativos que positivos.
[Leer más +]
0 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo