arrow
8
Extraterrestres controlan a monstruos gigantes para destruir la Tierra
Sexto film de la saga godzillera y nuevo título dirigido por el creador del personaje, el gran Ishiro Honda. En 1965 Godzilla vivía su momento de mayor éxito, la saga aun no se había convertido en un festival cutre hecho para niños y aun se nos podía ofrecer joyitas de la serie B tan disfrutables y entretenidas como la que nos ocupa. Esta vez se ofrece una nueva variante a la historia y es mezclar un film de monstruo gigante con las clásicas historias de invasiones extraterrestres. El éxito de la propuesta desembocó en que en el futuro de la saga la gran mayoría de films seguirían este mismo patrón por desgracia.

El film es entretenidísimo y muy imaginativo, repleto de momentos fantásticos como ese aterrizaje en el planeta X y posterior descubrimiento de la base de los Xians ambientado de una forma misteriosa y totalmente psicodélica. Es de los pocos films de la saga en el que los personajes están mínimamente trabajados y resultan ser carismáticos e interesantes como el clásico Akira Takarada y su compañero astronauta, el americano Nick Adams (muerto pocos años después de sobredosis) el cual tiene un affaire con la explosiva Kumi Mizuno (relación que traspasó la pantalla por cierto).

Lo interesante es que los monstruos aparecen poco pero no resulta ningún problema ya que la trama está repleta de acción y el ritmo no decae en ningún momento. Los efectos especiales alcanzan momentos brillantes en las escenas de destrucción. Sin duda es uno de los títulos más divertidos y recomendables de la saga clásica de Godzilla, un film que ha influenciado en diversos aspectos a directores como Steven Spielberg o Tim Burton con su Mars Attacks.
Un clásico.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo