arrow
5
¡Que decepción!
Para todos aquellos que os gustó "Distrito 9" y esperáis algo especial de lo nuevo de Neill Blomkamp, siento deciros que el hombre, y más concretamente su película resultan decepcionantes (más o menos como un huevo Kinder cuya sorpresa es un puzzle de cuatro piezas).

La historia esta bastante mal contada, pues las dos horas de metraje no son para nada aprovechadas en profundizar en aquellos aspectos que se suponen son los pilares del argumento (los protagonistas, las diferencias sociales, la situación de la tierra, el conflicto con Elysium...). De esta manera, uno se acaba encontrando con una película de ciencia ficción con toques de acción que apenas resulta entretenida.
[Leer más +]
144 de 179 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Cable USB de cabeza a ordenador, please.
El hecho de que Elysium venga anunciada que está hecha por el autor de District 9 no es que sea un hándicap de entrada, pero después de asistir a la película dicho anuncio más que una garantía es una advertencia.

No hay orden en el argumento y el desarrollo narrativo está lleno de incoherencias, lamentablemente todo es aleatorio. Esta afirmación no es gratuita desde luego y en el spoiler están las razones de lo que estimo que es una decepcionante película, a pesar de su apariencia.

El trasfondo social, también anunciado y evidente, se antoja angustioso e incluso un recurso facilón que incita a la protesta interior por ese extremismo social, a pensar con extrañeza que esté tan consentido; para la ciencia ficción es fundamental sutileza y estilo y lo que sobra es que la acción se dispare sin intrigas ni giros ni actuaciones realmente malévolas de los personajes. Sólo crueldad no es suficiente.

El autor recurre a un mundo desolado, abandonado, al apartheid que parece que le espera sin remisión a este pobre mundo, utiliza un ritmo disparado sin control, los deslumbrantes efectos de la presentación van perdiendo fuerza hasta el extremo que pronto empiezan a echarse de menos la auténtica originalidad y sobre todo la coherencia de la que carece.

Matt Damon está simplemente correcto. Su actuación se va presuponiendo sobre la marcha, el conjunto tubular sobre el niqui y los vaqueros no ayuda nada de pobre que es y, lo siento, pero su personaje no da el perfil de héroe, demasiado parco. Es el mercenario sin gloria el que se lleva algún interés y el resto de personajes resultan estereotipados y estridentes, muy propio del autor de la película.

Lo del suricato y el hipopótamo es un bonito cuento; la película se queda en cuento solamente. Un cuento bastante decepcionante.
[Leer más +]
151 de 211 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Solvente alegoría futurista de denuncia social.
Se estrena en cines el próximo miércoles 16 de agosto “Elysium”, la última producción de Sony Pictures, teniendo como director y guionista a Neill Blomkamp, el mismo que asombró al mundo con aquella pequeña joya que mezclaba el documental y la ciencia ficción con la denuncia social llamado “Distrito 9” (2009).

En esta ocasión, abandona Sudáfrica para ambientarlo en Los Angeles del año 2159, contando con Matt Damon de protagonista (El Bourne que merece la pena, no su legado) y recuperando a su actor fetiche, Sharlto Copley de su anterior película, al que también hemos visto ayudando a destrozar la serie del “Equipo A” (2010) en la gran pantalla.

Blomkamp nos introduce en un futuro donde las diferencias entre ricos y pobres son abismales, necesitando tener los ricos y poderosos su propia plataforma espacial que orbita alrededor de la Tierra para alejarse de la inmundicia y pobreza que abundan sobre la superficie. El planeta es un auténtico caos, lleno de pobreza y enfermedades, donde el único sueño que tienen los niños es ahorrar dinero para comprar un pasaje a Elysium, donde no hay pobreza, ni hambre ni enfermedades, un auténtico Edén construido por el hombre.

Ése es el sueño del protagonista, Max (un musculoso y tatuado Matt Damon), que subsiste con un trabajo que odia en una fábrica de montaje mientras sobrevive cometiendo pequeños robos. Pero un accidente provocará que tenga que entrar como polizón en Elysium en una misión a vida o muerte.

Así arranca esta película de ciencia ficción que, aunque no totalmente postapocalíptica, acumula todos los factores de ella con una ambientación fantástica y plausible. Resulta curioso (cuando no mosqueante) que los pobres hablen español, mientras que los ricos en “Elysium” hablan francés. De esta forma contemplamos a Damon chapurreando español mientras interactúa con Diego Luna e intenta reconquistar a su amor de la juventud, interpretada por Alice Braga (en un papel demasiado parecido al que ejerció en “Soy leyenda” en 2007).

De esta forma, Neill Blomkamp lanza un gancho directo a la situación social que vivimos hoy en día, mostrándonos un futuro en el que las diferencias entre la clase alta y baja serán no sólo insalvables, sino inabarcables en el propio planeta. Con dicha denuncia social afincada en esta ocasión en la inmigración ilegal y el sistema sanitario inalcanzable para los pobres, el director confirma lo ya mostrado en “Distrito 9” (en esa ocasión, comparando el Apartheid con la situación de aislamiento en un campo de concentración de los aliens que llegaron a Sudáfrica), ofreciendo su autocandidatura a dirigir todas las cintas de ciencia ficción arraigadas en conflictos sociales actuales.

Debido a este fantástico comienzo y ambientación, resulta una lástima que “Elysium” vaya de más a menos, convirtiéndose en su tramo final en otra corriente cinta fantástica de aventuras donde todo es previsible y manido, en la que los villanos son pérfidos y los buenos luchan sin importarles su propio destino.

En cuanto a las actuaciones, Matt Damon lo hace bien, pero sin embargo son otras actuaciones las que destacan, pero de desigual forma. Así, Jodie Foster borda su papel de Secretaria de Defensa decidida y con mano firme; mientras que Sharlto Copley ofrece una desdibujada imagen de villano de acento y aspecto absurdos que en ningún momento resulta creíble o respetable.

En resumen, nos encontramos ante una elaborada cinta de ciencia ficción que ha sabido trasladar a la perfección los conflictos sociales actuales, magnificándolos en el futuro; pero que acaba traicionándose a sí misma y vendiéndose como una cinta más de ciencia ficción donde todo se produce tal y como hemos visto miles de veces en otras películas.

Lo mejor: La fantástica ambientación y la alegoría que envuelve toda la cinta. Así como unos efectos especiales muy cuidados.

Lo peor: Que se engaña a sí misma, empezando de forma fantástica y novedosa lo que sólo consigue finalizar vendiéndonos la misma historia de siempre, sin sorpresas en el guión.

Nota: 6,5

Síguenos en Twitter: @cineralia y @EduQuintana16
[Leer más +]
93 de 118 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Boñigum tremens
No es habitual que Jodie Foster se embarque en proyectos que en apariencia estén predestinados al fracaso artístico (me refiero a todo aquello que aglutina el séptimo arte exceptuando la parte comercial). No creo que nadie pueda engañarla para hacer "Transformers" o "Los cuatro magníficos", que a priori huelen a blockbuster-basura (y acaban oliendo a huevos podridos al salir del cine). Me imagino que en las primeras reuniones con el equipo de producción o cuando le pasaron el guión la tía pensó "Ah mira, ¡qué interesante!. Un tema de clasismo extremo en un futuro no muy lejano, con fuertes paralelismos con lo que sucede hoy en día con la inmigración, la pobreza, la cada vez más amplia brecha entre los ricos y los pobres, la desaparición de la clase media, los derechos humanos, etc...todo ello en un contexto futurista, con naves-patera espaciales, robots ultra-sofisticados y demás. Mmmm…el director de la movida es el de la aclamada District 9, el protagonista es Matt Damon...qué diablos, ¡rodémosla!". Todo pintaba la mar de bien. Jodie tenía buenas sensaciones y yo, como espectador ansioso por su estreno, también.

Por otro lado me imagino que durante el rodaje los actores tienen una visión muy limitada de cómo está quedando la película. Ellos ruedan sus escenas (puede que en repetidas ocasiones y si eres Cindy Crawford hasta mil doscientas veces) y luego se van a casa. Y creo que Jodie se iba a cenar cada noche con el convencimiento de que las escenas que rodaba formaban parte de un todo excepcional cinematográficamente hablando y yo, todavía más ansioso por su estreno, hubiese apostado todas mis extremidades a que el resultado final constituiría una de las mejores películas de ciencia-ficción de los últimos años.

Me equivoqué de lleno.

Jodie Foster estará dándose cabezazos contra la pared hasta que su famoso coeficiente intelectual se le reduzca lo suficiente como para acabar sumida en la autocomplacencia (y con un buen fajo de billetes en la mano, obviamente).

Elysium de entrada, empieza mal. No es necesaria esa introducción para ciegos, de manual, donde se nos explica, de forma absolutamente mediocre, de qué va el tinglado. Por dios, ¡que ya se ve! A partir de ahí, la trama se desenvuelve en un clímax constante, sin pausa y con muchas prisas. Los personajes resultan planos, intrascendentes… importa dos leches lo que le pase a Max o a la jefaza de Elysium. No hace falta pensar nada ya que viene todo masticado, digerido y defecado. El espectador es idiota, ergo tratémosle como tal. El trasfondo social, cuya importancia era mucho más evidente en District 9, aquí no es más que un elemento decorativo, un fondo de escritorio para que la acción desmedida fluya sin control por la pantalla hasta llegar a un ridículo final de vergüenza ajena.
[Leer más +]
73 de 89 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Blomkamp, no vuelvas a dejarte hacer esto
Tengo la mala costumbre de ir al cine eligiendo por director, recomendaciones de amigos, y algunas veces esta pagina.
Así que empecemos por las buenas noticias:
La ciencia ficción se ha convertido en un filón. O, al menos en una época en que las inversiones en películas van en crescendo en efectos y decreciendo en guiones, una buena idea.
Blomkamp, que sorprendió por Distrito 9 (el simple planteamiento de que en lugar de una invasión bien planificada, una nave cualquiera tiene que aterrizar en el lugar mas cercano y resulta ser Sudáfrica) no pretendía sorprender con Elysium. Sí contar una buena historia. Y, por lo menos, se evita el plantearnos un Matt Damon héroe. No lo es. Solo se decide, las dos veces que lo hace, tras percibir el completo desapego hacia su vida de la clase dirigente. Son las mejores, por no decir únicas, escenas con emoción de Elysium. Y la emoción es la rabia.
Pura y simple. Y la mas lógica en el mundo que plantea.

Un mundo que, aunque recurra al planteamiento fácil, no deja de ser interesante. La reflexión no da para mas de dos minutos, pero no deja de serlo.

Los efectos son espectaculares.
Y no te aburres.
Y el tío mas peligroso para Elysium es un cojo con un portátil. Lo cual puede parecer una coña, pero es una coña con la que estoy de acuerdo.

Ahora voy con lo malo, en el spoiler.
Si lees hasta aquí, te puedes permitir la entrada, tienes amigos con los que ir a verla o adoras la cifi, te la recomiendo. Pero para pasar un buen rato. Nada de Gattaca ni HIjos de los hombres.
[Leer más +]
62 de 73 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Bodrium
Menudo bodrio de película. No hay nada como una temática que ya no da más de sí como para argumentarla de la peor manera posible.
Tras la primera media de hora, con algunos toques de humor y una fascinante puesta en escena, la historia se precipita al vacío más y más rápido. El guión se vuelve cada vez más absurdo y las escenas de acción acaban por marear al espectador. La supuesta crítica social resulta intrascendente, el desarrollo de los personajes, nulo, y el desenlace, patético.

Su hermana District 9 no tiene nada que ver con este vergonzoso film.
Tres estrellas por efectos visuales, Jodie y Sharlto Copley y fotografía a ratos buena.
[Leer más +]
46 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Bienvenidos al universo Blomkamp
ELYSIUM es la reafirmación de Neill Blomkpam (District 9) como director que combina a la perfección la ciencia ficción más pura con los dramas y problemas de la sociedad actual. En ELYSIUM, Blomkpam trata el drama de la inmigración de nuestros días situándola en el espacio, en el año 2159, donde la fractura social entre ricos y pobres sobrepasa las fronteras de la Tierra, de manera que los que tienen suficiente dinero se marchan a una estación espacial llamada ELYSIUM para vivir envueltos de lujo, mientras en la Tierra la gente malvive en este planeta devastado.

La idea original del guión de esta película es fantástica y esta muy bien trabajada, aunque también es verdad que el guión en sí, a mi gusto, en algunos momentos es demasiado típico y previsible cosa que hace que esta película no pueda ser todo lo grandiosa que podría haber sido.

Aún así, la película y la historia que cuenta sigue siendo muy buena, y cuenta con muchos otros puntos fuertes como el ritmo ascendente de la película que poco a poco te permite adentrar y comprender la situación que viven los protagonistas para terminar con ellos a un ritmo trepidante. Los efectos especiales, están muy bien integrados y realmente te parecen normales cosas que no son más que pura invención del director.

Creo que esta es una de esas películas que vale mucho la pena ver en el cine, ya que el espectáculo visual vale mucho la pena, aunque claro, viendo lo caras que van últimamente las entradas de cine, quizás saldría más a cuenta comprar un billete que nos llevase directamente a ELYSIUM...
[Leer más +]
62 de 96 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Chorrada futurista
Neill Blomkamp demuestra con esta película su incapacidad para sacarle partido a una buena historia, porque al principio prometía y de haber seguido con un ritmo más pausado que desarrollara bien la trama podría realmente denominarse una película de reivindicación social, con un contenido y un propósito serio. Pero al director se le acabaron las ideas, no sabía como continuar y decidió hacer de Matt Damon un Robocop del futuro y reventar la película a base de explosiones, sesos, hostias como panes y muchos disparos, dejando poco hueco para el realismo y la coherencia de la que tanto alardea esta película. No hay mucho más que decir, salvo que la historia acaba siendo muy floja, insulsa y dejándote una sensación de ¿esto es todo?
[Leer más +]
32 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
La insalvable frontera entre la medianía y el elitismo.
Neill Blomkamp, director sudafricano de todavía incipiente carrera cinematográfica, logró en 2009 lo que para muchos de sus compañeros difícilmente pasaría de ensoñación imposible: hacerse un nombre en el género de la ciencia ficción con tan sólo su primer largometraje. "Distrito 9" se consagró como un claro ejemplo de buen gusto filmográfico, respeto por las bases de la temática, aprovechamiento de una estupenda ambientación, notable uso de las dobles significaciones y ágil e innovadoramente documentador ritmo narrativo, con un nada acusado avance in crescendo de la trama que en ningún momento degeneraba en la acción fortuita. Tras tan sonada entrada en el exigente mundo del cine, aclamado por fans y críticos que en condiciones normales habrían requerido un mayor número de obras propias para prestar atención a sus méritos, las expectativas para con su segundo trabajo estaban a la altura de la idílica estación espacial que da nombre a su nueva película: "Elysium".

Con Matt Damon en el papel protagonista y el futuro (concretamente el año 2159) como marco temporal, las virtudes y deficiencias del film pasan de latentes a manifiestas apenas superados los primeros diez minutos de gracia, sin trampa ni cartón. Obviando la evidente ambientación futurista, casi apocalíptica en su trasfondo (y dejando también a un lado no pocas semejanzas con la saga de videojuegos "Deponia" para ordenador), Neill Blomkamp vuelve a imprimir su sello personal de crítica social encubierta por conveniencia en un guión que, salvando ciertos detalles, es alarmantemente plano e insulso, con poco más que contar fuera de la exacerbada discriminación de clases que ha llevado a que los más pudientes se permitan un alojamiento en la avanzada estación espacial Elysium mientras el resto de la humanidad malvive en el desgastado planeta Tierra. Todas las cartas están sobre la mesa desde el comienzo, sin sorpresas posteriores que puedan animar un poco el visionado; y aunque las actuaciones, efectos especiales y banda sonora cumplan por lo general, en todo momento se echa en falta algo más. Esa carencia sin forma que tanto se añora durante la película no es otra cosa que el talento innovador que el director exprimió en su anterior trabajo y que, parece ser, ha olvidado o desechado emplear en éste, con el correspondiente desperdicio que no puede pasarse por alto.

Todos los aciertos que concedieron un amplio reconocimiento mundial a "Distrito 9" brillan en "Elysium" por su completa ausencia. El protagonista carece de carisma dada su simpleza y nula profundidad, la ambientación y el trasfondo de la misma no están respaldados por una historia a la altura del conjunto y desgastan su interés a lo largo del metraje hasta convertirse en poco más que un bonito escenario de fondo, el guión asombra más por la falta de efectividad que por las escasas buenas ideas que ofrece, la crítica social pierde fuerza enseguida por lo poco que se profundiza en la raíz del conflicto y, en definitiva, la película en sí se hace más satisfactoria para el consumidor de acción fácil que para el aficionado a la depurada ciencia ficción que tanto debió disfrutar del anterior trabajo de Neill Blomkamp y que tan decepcionado debería sentirse con el presente resultado. Ni siquiera de pretencioso podría tacharse al film del director sudafricano, pues la inexistencia palpable de cualquier tipo de esfuerzo adicional en sus puntos considerablemente más débiles la exime del menor aire de grandeza.

Defectos a un lado, estamos ante una entretenida aventura futurista cargada de sus correspondientes dosis de acción y tópicos, incluso capaz de derivar para los menos exigentes en un decente drama de valores enfrentados, esperanzas imposibles de frenar y amistades que perduran más allá del tiempo y la adversidad, cuyo mayor defecto reside en la gran oportunidad tristemente desperdiciada que suponía este intento para su director y para el público más ilusionado. Por otra parte resulta cuanto menos curioso que la abismal separación entre la elitista estación espacial y nuestro cochambroso planeta, base argumental de la película, represente a su vez la amplia distancia que aleja a "Elysium" de su superior antecesora, "Distrito 9", más hermosamente fulgurante en la comparación actual que cuando surcaba los cielos de la ciencia ficción en solitario.
[Leer más +]
25 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Blockbuster con buenas ideas y mal guión
Después de Distrito 9, Blomkamp firma una película que no tiene ni una décima parte del ingenio que muestra en la anterior. Aún así creo que roza el aprobado, gracias a Matt Damon y a Sharlto Copley y sus encuentros.

La premisa es interesante: la tierra está superpoblada de gente pobre y los ricos se construyen una choza espacial a lo BeverlyHills. Pero algunos terrícolas quieren cambiar esa situación (los malotes, los enviados de dios como Damon...) y entran en conflicto con el ministerio de defensa de los ricos y bien peinados de Elysium. A partir de aquí el argumento cojea por muchos sitios y se vuelve un film completamente previsible.

Los personajes son completamente planos. Si al menos se hubieran ahorrado las escenas ñoñas... Me he mareado en los combates cuerpo a cuerpo y he echado en falta una mayor presencia de la banda sonora en ciertos momentos.

Para mí no ha valido la entrada del cine, pero he agradecido que no tenga un mal ritmo y no se hiciera larga.

Lo mejor: Los trajes estilo Iron man y las intervenciones de Copley, porque te ríes.
Lo peor: El concepto y el funcionamiento del "paraíso" en el espacio, demasiado exagerados.
[Leer más +]
17 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Me he aburrido
Esta visto que cada día mi teoría coge más cuerpo:
Si una pelicula es mala o no llega a lo esperado te bombardean o con la musica o con anuncios... si la banda sonora parte como un punto a favor, con muchos artistas conocidos, la ponen en la radio antes del estreno...si están todo el día poniendo anuncios... chungo, chungo... y en este caso no me he confundido ni una pizca.

Todo lo impresionante ya lo has visto a priori sin querer en la TV, la idea es buena pero el guión es A B C... y para terminar, por lo general, si te anuncian una pelicula haciendo referencia a otra ¿esperas que sea peor? Pues no se como se las apañan, pero lo consiguen con creces.

Aburrida, aburrida, aburrida.
[Leer más +]
26 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Desastre
La primera hora se puede ver; es una correcta historia de acción futurista; una distopía eficaz y entretenida. Pero, poco a poco, va perdiendo los papeles( el sentido y el rigor); se va hundiendo, y acaba en la miseria más absoluta.
A la película le sobran muchas cosas: de entrada, le sobra casi una hora de metraje; le sobran los flashbacks cargantes y ridículos, le sobran la amada y la niña( con ese vergonzoso recurso sensiblero de inventarle una enfermedad) y le sobran ambiciones y pretensiones; meten demasiadas historias: el protagonista tiene que salvarse a sí mismo, tiene que salvar el mundo( y de paso, resolver las injusticias sociales), tiene que salvar a la madre y su hija y, para colmo, tiene que pelearse con un majadero, un insufrible descerebrado, que en la parte final( en una lamentable decisión del guion) casi se hace el dueño de la historia.
Tendrían que haber aligerado la trama; haberla dejado en la historia de Damon; en que quiere salvarse y punto. Valía con una peli de aventuras un poco canalla y cutre, con estética "Mad Max" puesta al día; hubiera sido suficiente.
Se pasan y acaban agotando: a la mitad de la aventura, uno ya está harto, ya te da todo igual, se acaba tu paciencia y ves el resto con el piloto automático. Lo malo es que la parte final es atroz( un engendro); la última media hora es espantosa; está horriblemente rodada( unos movimientos de cámara que marean y saturan) e intenta resolver todas las tramas de forma chapucera y acelerada.
Historia de buenas ideas que se pierde en un caos confuso y cansino, con un guion lleno de agujeros y una mala dirección.
[Leer más +]
18 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Más presupuesto, menos ideas.
Este segundo trabajo del sudafricano Neill Blomkamp, repite casi la misma receta que en Distrito 9, pero con bastantes menos ideas, lo que lleva a que no tenga el mismo acabado tan original que tenía su ópera prima Distrito 9.

Los ricos viven en Elysium, una estación espacial en forma de Halo (anillo), sin enfermedades, sin preocupaciones y todo perfecto. Abajo, en la Tierra, viven los pobres, donde el planeta "azul" está superpoblado, devastado, en un futuro postapocalíptico que ya nos tienen acostumbrados en estos últimos años.

El protagonista, Max (Matt Damon) sufre un accidente de trabajo, y tendrá que ir a Elysium para curarse en sus máquinas donde el cáncer y demás se quitan en un abrir y cerrar de ojos.
Jodie Foster, la más mala del lugar, pone una fuerte ley de inmigración, para proteger todos los lujos de la estación espacial.
Sharlto Copley, famoso por su papel protagonista en Distrito 9, lo hace bien algunas veces, aunque en esta película parece más un Terminator que un humano, lo que al final acaba siendo absurdo.
El resto del reparto es prescindible.

La dirección de Blomkamp no es destacable, es normal, hay escenas de acción donde están bien ejecutadas, y otras con la cámara al hombro donde no se distingue nada.

El guión, también del propio Neill, es muy bueno, aunque NO ESTÁ BIEN PLANTEADO. Necesita muchísima más profundidad y de todo lo que ocurre alrededor. El tema social de que en un futuro nos veremos así (y ya es así), los ricos cada vez más ricos, y los pobres cada vez más pobres, está bien retratado. Pero hay muchos peros en la película. ¿Por qué crearon Elysium? ¿Por qué se fueron de la Tierra? ¿O por qué es más importante una niña con cáncer que el propio protagonista salvarse y salvar la humanidad? O esa historia de amor que no hay por donde cogerla y que no pega ni con cola.

La película va bajando de interés drásticamente desde el inicio, aunque la primera media hora es bastante destacable comparado con lo siguiente. Jodie Foster quiere ser la más mala, el héroe tiene que salvar a una niña con cáncer, en vez de así mismo, y en medio una "historia" de amor que no cuaja. Flashbacks que se repiten constatemente y repetitivamente.

Todo esto lleno de buenos efectos especiales, buenos modelos de naves y de trajes...

Guión desaprovechado que solo intenta tener un héroe americano, sin sorpresas y lo mismo de siempre. Que se podía aprovechar más la desigualdad que se intenta demostrar como en distrito 9, la denuncia social y la xenofobia. Y Neill demostrar que puede hacer más cine de autor y personal como en su primera película y no tan hollywoodense..

6'5/10
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Potente imaginación visual al servicio de un fallido mensaje de ‘libertad’
Los buenos son muy buenos (y pobres, claro) y los malos son muy malos (y ricos, claro). La vida es muy perra en la tierra y muy excelsa en el cielo y si bien los ricos (y malos) tienen políticos y elecciones, los buenos (y pobres) no tienen estructuras representativas… ¿porque no las necesitan al ser tan tremendamente buenos y estar, claro está, oprimidos por los burdos ricos y escapistas?

No sabemos nada de la psicología de los protagonistas (bueno, del protagonista, encarnado con más entusiasmo que logro por un adiposo Matt Damon), salvo breves retazos de la infancia que tratan de EXPLICAR el descarriado día a día que le ha llevado al callejón sin salida en el que se encuentra, desahuciado, enfermo, abocado a revelarse o morir. Su antagonista es una perversa y pérfida némesis, política sin escrúpulos (y muy rica, claro), dictadora en ciernes, amante de la violencia y la eliminación personal como sustento de un esclavismo cutre, mugriento e insalubre. Es una pena que el inmenso talento y la magnética presencia de Jodie Foster no tengan mayor protagonismo, ni se le saque más partido, porque ella es lo único interesante de esta presuntuosa y enfática cinta.

Es de elogiar que una película de ciencia ficción intente reflexionar sobre temas sociales y políticos (sería deseable que todas las películas lo hicieran de una u otra forma), pero es una pena que la brocha gruesa que utiliza para pintar a los caracteres, la nula sutileza de la trama, le risible e inverosímil ñoñería de su desenlace, le reste toda credibilidad y trascendencia, que la narración sea tan risible como plana, que tanto ruido encubra tan pocas nueces y tan nulos frutos.

Para hablar de los GRANDES VALORES sobre la VIDA hace falta algo más que un catálogo aberrante de tópicos, un presupuesto holgado que permita reflejar un pavoroso mundo imaginario o una ideología de parvulario que traslade sin los prejuicios y tópicos de rigor (los ricos son malos y tiranos por el mero hecho de tener dinero, los pobres son todos buenos por ser pobres y estar, necesariamente, explotados). Tópico anticapitalista tan burdo se desmonta con dos clases de economía (y alguna reflexión), pero no creo que el director y guionista lo necesiten para nada: tiene dinero de sobra para meterse con la mano que le da de comer y eso le basta. Un proyecto fallido por aburrido, falaz e inane.
[Leer más +]
21 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Una enorme decepción después de 'Distrito 9'
Última película del director Neill Blomkamp. "Distrito 9" fue diferente, inteligente y emocionante. "Elysium" es basura populista que no es ni diferente, ni inteligente, ni emocionante.

El pueblo Mejicano, quiero decir la Tierra, está tratando de llegar a California, perdón, quiero decir Elysium, con el fin de aprovecharse de su excelente sistema de salud.
Por supuesto, los californianos ricos no quieren que los terrícolas sucios lleguen a su nave espacial, donde está todo requetelimpio, y se aprovechen de sus máquinas curativas. Porque ellos son así..., como ricos que son. Ni un latino en Elysium, ni siquiera Carlos Slim.

Vacía hasta decir basta, bastante aburrida y con unos movimientos de cámara en las peleas que te hacen salir del cine con estrabismo.

Un 4..., y no sé si es mucho....
[Leer más +]
14 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
No esta mal
Me gusto lo suficiente, aunque he de decir que salí un poquitín decepcionado del cine, sin mal sabor de boca, desde luego, pero debido a lo interesante y seductor de la propuesta, en mi caso concreto, me esperaba más, más intensidad, más dinamismo, más empaque en general, aunque insisto en que aún con todas estas pequeñas apreciaciones, me divertí lo suficiente como para considerar bien invertido el dinero. :)

Se me hizo lenta en algunos momentos y creo que la historia, el ambiente y la propuesta en general no las han sabido aprovechar ni remotamente, pero aún así les ha quedado una película aceptable.

Podrían haber hecho una cosa muuuucho mejor únicamente esforzándose un poco más, porque la idea, los personajes y la recreación general del ambiente son fantásticas.

Eché de menos bastante más profundidad en la historia (se quedan en muchos clichés y estereotipos) y en el suceso de los acontecimientos en líneas generales (cosas que pasan rápido deberían de contarse mejor y a la inversa), pero esto son apreciaciones personales que comparto.

Saludos.
[Leer más +]
14 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
MANTENIENDO EL TIPO
Al grano: el film es un tanto decepcionante. Blomkamp, como muchos otros, sin un gran guionista, baja enteros. En este caso, Simon "ESTO ES LA GUERRA, X-MEN 3" Kinberg, que no aparece acreditado, levanta el tenderete guionil (empiecen a temblar -- este tío está escribiendo la nueva saga lucasiana)...

...y claro, trae rémoras consigo abundantes. Por lo cual, la crítica, los personajes y el tema quedan meramente esbozados, para pasar a un terreno más tópico, actioner (deadlines sanitarias, mesianismos varios, atajos de guión, conflictos entre villanos ahorrables, lazos emotivos entre personajes cogidos por los pelos, facilones flashbacks) que empañan la cosa velozmente .

La fórmula manida se impone a una historia orgánica. Las prisas y las metas que afectan a casi el mundo entero aplastan el potencian del film. Esto termina convertido en otro corre-corre-que-te-pillo para meterse en un protegido lugar que ya hemos visto demasiadas veces antes.

Por otro lado, el tema de la cámara en mano, pese a estar bien usada, peca de abuso más de una vez. Aunque los diseños (está Syd Mead implicado, ojo) y el juicioso uso de la tecnología digital dejan claro que el cineasta sudafricano tiene un ojo para la CI-FI comercial y la plasmación de mundos considerable, el cual supera al de muchos cineasta actuales (y no miro a nadie, JJ y Guillermo).

Pero bueno. El resultado peca de nada más que aseado, decente... y YA.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
¡Qué mala es ...la radioactividad!
Película espantosa que prostituye el género de la ciencia ficción. Eso si...como diría un colega...que buenos los gráficos de Elysium.
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Sanidad pública VERSUS Sanidad privada
Elysium se refiere a los Campos Elíseos que, en la mitología griega, era una sección del Hades (la morada de los muertos), un lugar sagrado donde las sombras de los hombres virtuosos y los guerreros heroicos llevaban una existencia placida y feliz en medio de hermosos paisajes. Sus habitantes tenían la oportunidad de regresar al mundo de los vivos pero rara vez volvían, ¿por qué habrían de hacerlo?

Es indudable la analogía existente entre Elysium y el paraíso terrenal cristiano. De hecho Mat Damon es presentado como un nuevo Mesías que deberá sacrificarse para salvar a la humanidad.

Dejando a un lado las reminiscencias religiosas, más o menos encubiertas, me interesa la mezcla que Neill Blomkamp ya supo utilizar, magistralmente, en “Distrito 9”, en la que una invasión alienígena sirve para denunciar el racismo, la xenofobia y como el miedo a los otros condiciona nuestro comportamiento y alimenta tópicos que nos hacen juzgar a los demás antes de verlos: ciencia ficción y conciencia social.

En esta ocasión su crítica se centra en algo esencial para el ser humano: la salud y el acceso en igualdad de oportunidades a la misma. Si no vives en Elysium, en palabras de una ya célebre paisana de Honrubia: “como te dé una miaja de apechusque, la roscas”. Esta película solo puede analizarse en clave sanitaria: la Tierra versus Elisysium; la sanidad pública versus la privada.

Año 2159. Estamos en la Tierra y hemos tenido un pequeño incidente con la policía que, actualmente, ya no son empleados públicos sino llamativos robots rojos a los que no les importa que les bajen el sueldo o les quiten días de vacaciones. Además han sido programados para incumplir las tres leyes de la robótica de Asimov pues, en estos días, no es la condición humana lo que respetan sino el concepto de ciudadanía, algo muy difícil de adquirir puesto que el visado o pasaporte que la acredita lleva al extremo la noción de personal e intransferible: va impreso en la piel y mezclado con tu ADN.

Acudimos a un hospital para que nos den un par de puntos y, cuando abrimos las puertas, podríamos decir que nos encontramos en las urgencias del Hospital de Toledo, o cualquiera de los de Madrid, en el mes de agosto: cientos de pacientes pidiendo ayuda, pocas enfermeras, menos médicos, ausencia de camas, medicamentos escasos, gritos, llantos, desesperación. Las habitaciones, si las hay, ya no son dobles o triples sino grupales. Y eso por no hablar del quirófano antes de la operación, cuando el cirujano-matarife, mientras afila su machete para destazar al pobre Matt, no puede evitar una carcajada a lo bestia cuando éste, minutos antes de perder el conocimiento, le pregunta, ingenuo, si le va a doler… ¡Pues claro que sí, joder!

En Elysium, en cambio, cada casa cuenta con una especie de cápsula o plataforma quirófano (algo que ya vimos en “Prometheus”) en la que sus habitantes, cuando sienten el más leve síntoma de que algo va mal, se echan una pequeña siestecita y salen como nuevos; no precisan anestesia ni postoperatorio, no existen listas de espera (ni Gerentes que se las salten).

La búsqueda de una oportunidad para sanar favorece la proliferación de mafias dedicadas, a cambio de precios desorbitados, de fletar naves-patera, atestadas, que rara vez consiguen aterrizar en el paraíso y si lo hacen todos sus ocupantes son detenidos y devueltos a la tierra, sintiendose aún más miserables de lo que eran cuando partieron. Pero los pobres, los desheredados, no se conforman, es lo que tienen (algo que olvidan frecuentemente los gobernantes de todo tipo).

Jodie Foster encarna a un Minis-Trillo de Defensa cualquiera: antipática, inflexible, ambiciosa. Cegada por el ansia de poder. Férrea defensora de las fronteras y del control, algo que, como a muchos antes que a ella, acaba pasándole factura.

Llama la atención el hecho de que pese a los avances en tecnología, en robótica, cuando la cosa se pone fea volvemos a recurrir a lo de siempre: una especie de marine tuneado, mitad Chuck Norris, mitad ninja, que utiliza, como arma más mortífera, una catana (probablemente made in “Marto”, Toledo, Spain).

La estación espacial Elysium, con su forma de rueda de carro, recuerda, como no, a la nave de “2001: una odisea del espacio”.

Que la sanidad sea universal se consigue aplicando al ordenador central la solución que siempre te recomiendan los informáticos sea cual sea tu problema: reseteándolo.

Ahora ya nadie muere ni enferma pero hay algo que me preocupa bastante, y que el director parece desconocer: la “catástrofe malthusiana”.

En fin, el resumen de esta película, por si no le ha quedado claro a la actual Ministra de Sanidad, se puede resumir con la siguiente frase: “Yo por mi salud, Mato”.

¿Lo pillan?
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
De Suráfrica a los USA
El director surafricano Neill Blomkamp que nos sorprendió con Distrito 9, contándonos los problemas de su propio país, mediante el uso de una parábola metamórfica, en la que unos extraterrestres sin recursos, hambrientos de comida de gato y sin aparente tecnología, debían estar “apartados” de los humanos; ha usado la misma fórmula con Elysium su último largometraje, en este caso ha narrado los problemas propios de los Estados Unidos de America, que son aparte de las armas, la inmigración ilegal y el tema de la sanidad pública.

En Elysium podemos encontrar un planeta tierra del año 2154 donde la superpoblación, la contaminación y la falta de alimentos, ha generado que la flor y nata de la sociedad mundial, fabricara una construcción espacial donde encontrar paz y armonía donde no existe pobreza, ni hambre, ni mal alguno en este caso gracias a la tecnología.

Elysium bebe de la de la mitología griega donde los Campos Elisios, situados en el inframundo, donde iban a parar las almas de los hombres virtuosos y los guerreros heroicos, podríamos decir que era el cielo griego y que algunas almas podían visitar el mundo de los vivos, cosa que también se repite en la película.
También existe en la mitología griega Tártaro el inframundo, más profundo incluso que el Hades el lugar donde el castigo se adecuaba al crimen, lo más parecido a nuestro infierno cristiano, o a Los Angeles del año 2154, población enteramente Latina, pobre, realizando los peores trabajos, y su esperanza es la de poder llegar a Elysium, para poder mejorar su salud, a base de poder atravesar el espacio existente entre la tierra y el satélite artificial llamado Elysium, o contemporalizando el Rio grande que separa Mexico de los USA.

Blomkamp hace un retrato exagerado de la sociedad actual americana, y su máximo exponente es la oscarizada Jodie Foster, que desarrolla un papel propio de cualquier alcalde de la frontera con México, o como el también malogrado y ganador de un oscar Charlton Heston, también es cierto que podría haberle sacado más partido.


En general la cinta no flaquea, algo en el final, donde deja escapar un final acorde al resto de la desbordante mala leche, que gasta en todos los enfrentamientos que en ella se desarrollan. La violencia en ciertos momentos tan gratuita como realista, se lleva la palma en el actor fetiche del director Sharlto Copley, el ex protagonista de Distrito 9, que da rienda suelta a un psico, con todas las letras mayúsculas la P la S la I la C y la O.

Me encantó poder verla en el cine y salí de el con la satisfacción de haber invertido bien mi dinero, cosa que últimamente sucede muy raramente, gracias a la falta de ideas y guiones serios y comprometidos dentro del cine norteamericano, que ayudados por encajar en todos los grupos cada vez se parecen más a producciones Disney.

Atentamente.


Berserkos
[Leer más +]
14 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo