arrow
7
El poder de las palabras.
"Unwanted".
Indeseado.

Así se percibía a sí mismo Churchill antes de ser nombrado primer ministro; así era percibido por el rey de Inglaterra, por su propio partido y por buena parte de la población. El desastre de Gallipolli y ciertas acciones que llevaron a la muerte por fuego de varios anarquistas lo pusieron en solfa, así como sus actitudes hacia las huelgas mineras debido a la ojeriza que tenía a los sindicatos anarquistas, socialistas y comunistas.
Pero era el único que, a parte de Hallifax, podía tolerar la oposición cuando se descabeza a Chamberlain.

La película parte en este punto y termina con el salvamento de Dunquerke. Entre tanto, podemos disfrutar de una fotografía maravillosa que remarca los claroscuros al más puro estilo de Rembrandt o Velázquez; de una banda sonora correcta y de una cinemática que tiene sus momentos más logrados en los discursos en el Parlamento.

Sin embargo, lo más destacable son las palabras y quien las pronuncia, pues fueron sus discursos (según la película, no según la Historia), las que hiceron del 'Never Give Up' ("No rendirse jamás") casi un lema nacional.
Y es Gary Oldman el que se mimetiza con el personaje, tanto en dicción (asomboroso cómo lo hace. Por favor, vedla en versión original), en lenguaje corporal y en expresión facial aún bajo las extensas capas del oscarizable maquillaje. Magnífico. Lo borda en la que, creo, es la mejor actuación de los últimos quince años.
Y con Oldman es mucho decir.

Volvendo a las palabras, donde más deslumbran es en ese momento populista en el tren, muy bien filmado y guionizado, y en las dos arengas finales, que llegan a emocionar por más palpable que sea la manipulación emocional en la que se basa la susodicha escena del tren, pues es bien sabido que el propio Churchill era firme defensor de una coalición anticomunista y para eso estaba disspuesto a pactar con la Alemania nazi bastante antes de que pasara todo esto. Concretamente, en una reunión mantenida en 1938, Von Ribbentrop (embajador de Alemania en el Reino Unido), ya le confía a Churchill que Alemania iba a invadir la URSS. Y no dice nada. Es más, se alegra.
Cosa que se le olvida mencionar a los pasajeros del tren. Curiosamente.

Pero como la vida te da sorpresas, el que estuviera dispuestísimo a pactar con Hitler contra las soviéticos, como el novio desengañado, como el fumador desengachado por fin, se revuelve como un loco y pasa a ser el mayor enemigo de lo que antes deseaba: HItler. Y los periódicos de esa época, tras poner verde a los rusos y sus atrocidades en Finlandia y otros países, de repente pasan a ser no tan malos y el demonio pasa a ser Alemania. La prensa y su objetividad, ya saben. Cosa que dura hasta hoy.
Y debido a ello (y otras razones, pues es política, donde la integridad brilla por su ausencia y dado que, como dicen en la película, Churchill solo miraba por él mismo), se opone con uñas y dientes a cualquier tratado de paz (que ocupa buena parte del film). Y tuvo razón, por demás. Y supo ganarse a los políticos y al pueblo, al menos durante la contienda, pues al acabar esta fue vencido y desalojado del 10 de Downing Street.

Nada de esto aparece en la película, por supuesto. Como el Lincoln de Spielberg, es una especie de hagiografía donde hasta sus exabruptos nos parecen encantadores y donde se le engalana con unos valores que están en el imaginario nacional y colectivo, pero no en la realidad.

En definitiva, una película dignísima de ver, cuyos 120 minutos pasan en un suspiro y donde a veces te olvidas de que Churchill está muerto gracias a la intensidad discursiva y a la interpretación de Oldman, quien opaca al resto de excelentes secundarios hasta convertirlos en meras comparsas, por más entidad que quieran darles, como en el caso de su mujer (Kristin Scott Thomas) y su secretaria (Lily James).

Creo que no os defraudará. Incluso os puede gustar.
Eso sí, olvidaos de la historia detrás de la Historia que han dibujado.
[Leer más +]
56 de 69 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Winston, el cerdito valiente
(Esta crítica me va a costar la vida hacerla. La lucha entre las risas y las lágrimas, al recordar lo visto, va a suponer un enorme obstáculo para que fluya con soltura mi prosa y su desmesura. Coraje. Lo intentaremos)
El soberano sueco fue saludado por los soldados con siete salvas.
Hay muchas formas de aproximarse a los acontecimientos históricos más señeros. Por ejemplo:
- Con sarcasmo feroz y compasivo humanismo. "Senderos de gloria". Viva.
- Con humor salvaje y libertario. Esperpéntico y voraz. "M.A.S.H". Bravo.
- Con mirada documental, muchos testimonios y largas horas de observancia pasmada. "Shoah". Bien.
- A través de series que recreen esos hechos con atenta exhaustividad. Ya sean documentales o ficcionales.
Pero sobre todo hay un modo que triunfa como la cerveza y agrada a toda la platea. La solemnidad sentimental propagandística patriotera patotera. O digámoslo de otra forma: el espectáculo circense que traduce la Historia a una gran farsa, gran guiñol o monstruos de feria que maquillados casi parecen superhéroes (de la Marvel). O casi mejor: como el concierto de un solista genial, elegido, iluminado y bendecido por la gracia de Dios que nos salva a todos del mal, la oscuridad y el miedo.
No sé por qué pero empiezo a tener la extraña sensación, dos y dos suelen ser más que tres, de que el Imperio Británico que parecía muerto y enterrado está renaciendo de entre sus cenizas como el ave Fénix. El caso es que han puesto la maquinaria de propaganda a todo trapo. ¿Quieren lavar su imagen por los últimos acontecimientos y sus dudosas actitudes como serviles del amo americano y tahúres en el espacio europeo? ¿Nada que ver?
Juntemos varios hechos (artístico-peliculeros).
- Dunkerque. Nolan. Los ingleses somos héroes y salimos de todos los atolladeros con el apoyo de nuestro hermoso pueblo.
- The Crown. Serie sobre la corona británica de alta calidad pero de evidente regodeo patrio y ensalzador de su máxima mandataria regia que casi ya a los cien nos llega. La condenada.
- Casi que la última de Branagh, aunque de producción americana, en su sorprendente desenterramiento in extremis de su diosa literata popular Christie y de sus, por añadidura indirecta, patentados métodos filosófico deductivos inductivos. Por no hablar de la un poco más fuera de fecha aunque en la misma línea cachondo histórica de cuchufleta, la recordada "El discurso del Rey".
Hagiografía o loa o genuflexión o felación serían términos ralos, chabacanos, cortos.
Nos muestran a Winston como un superhéroe de tebeo (grotesco). Por muchos momentos, aquello parecía una película de Spiderman o Superman más que el retrato de un alcohólico y rechoncho gobernante/gerifalte.
"Sobre ti recae el peso del mundo". Le comenta su santa esposa. Y claro, no pude evitar pensar en frases como "un gran poder conlleva una gran responsabilidad". Es decir, reducen un asunto de una envergadura monstruosa, la Segunda Guerra Mundial en sus inicios, a las bravatas, ocurrencias y barrabasadas del bueno de Winston. La reduccion infinita de un problema gigantesco supone un proceso (anti)intelectual de simplificación, puerilidad y mala intención que casi no se puede creer (¿por quién nos toman, a nosotros, a todos, nada menos?).
Vayamos al spoiler que hay mucho más.
Nos sacan a Winston con todas las cualidades tópicas (hasta el vómito) de los grandes hombres que en el mundo han sido, mala leche, brillantez, espontaneidad, valor, generosidad, improvisación, gruñón, cachondo, enfadado, salvaje, libe y muy hermoso (en espíritu, como un mesías que nos redime).
Hasta sus, al parecer, abundantes y celebradas cagadas nos (casi) enseñan. Del cerdito (así se tratan en la tierna intimidad los sempiternos enamorados, entre mimos y delicados gruñidos -los dioses cuando se visten de humanos también son vulgares, como todos, aunque no lo parezca) todo tiene provecho y gozo.
Y hay que arroparle, darle un coro, una claque que le inspire, apoye, aliente y aplauda. Algún mediador que insista en su humanidad y cercanía, que resalte el aspecto más sentimental del brutal titán.
Para esa digna, encomiable función tenemos a la secretaria. No se puede ser más guapa, pundonorosa y buena. Le mataron al hermano y por su país ella daría su misma mano. Quiere a Winston como al Papa o a su papa. Enamorada de su fulgor y verdad, de su talento y grandeza hasta las trancas de su bella alma. Si ella le adora tanto, que es tan pura y plena, cómo tú no, truhan.
Y la santa parienta. Que no, que aquí no es un simple florero, que le da los mejores consejos y le recuerda, en los raros momentos de flaqueza del gran hombre, lo mucho que vale y lo importante que es para el futuro del mundo libre. Por si se le ha olvidado ya que anda tan ocupado que no tiene descanso ni un segundo.
Y también tiene sus enemigos (de pega, pura fachada, todos en el fondo del fondo de sus corazones le quieren mucho, así es, algunos tardaron más en darse cuenta, eso es todo), intrigas y dudas.
Y unas naciones y compays presidentes de otros países que le dejan tirado para que él tenga que luchar solo contra los malos (hay que ver... ).
A la heroica Gran Bretaña la abandonaron a su suerte Francia y los USA (y Holanda y Bélgica y... ). Así que ella/ellos tuvieron que ganar la guerra solos contra los nazis demoníacos.
¿Y los rusos algo hicieron? ¿O no? Parece que no, aquí ni se les nombra. ¿Para qué, si fueron pura comparsa, chirigota gaditana, solo pusieron los muertos, más de veinte millones, dicen? Eso fue después, casi al final, cuando Winston ya se había hecho cargo y tomado las riendas del caballo. Él solo y sus súbditos fieles. Ya, por entonces, estaba todo ganado.
¿Y los rumores que dicen que hubo al principio ciertas dudas respecto a una posible alianza con los nazis diabólicos? Nada, imposible, Winston dijo que no y no, y a callar, que a los malos ni agua. Ya los conocía. No se equivocaba. Los vio venir con su habitual perspicacia y lucidez.
[Leer más +]
57 de 82 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Yo me bajo en Wentminster, ¿y usted?
Corren nuevos tiempos para el biopic, y eso lo sabe ya hasta el más pintado. Ahora ya no se lleva eso de contar de punta a cabo la vida y milagros de la celebridad de turno, y más bien de lo que se trata es de centrarse en un momento concreto de su existencia y desarrollarlo con profundidad, independientemente incluso de si éste supone un antes y un después dentro de la trayectoria del homenajeado. El cine nos ha dado ejemplos recientes al respecto en películas dedicadas a Lincoln, luchando para que el Congreso apruebe su famosa enmienda contra la esclavitud, a la reina Isabel, en los días posteriores al fallecimiento de Lady Dy, o a Hitchcock, intentando ligarse a Janet Leigh durante el rodaje de “Psicosis”. Dentro de esta misma variante, “The darkest hour” vendría ahora a relatarnos lo que fueron las primeras semanas de mandato del presidente británico Winston Churchill, en unos tiempos especialmente delicados para el mundo tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Son momentos cruciales también para el propio Reino Unido, que no deberá demorarse demasiado en determinar cuál va a ser su verdadera posición en el conflicto. Churchill accede además al cargo después de un vacío de liderazgo en su propio partido. No es el candidato deseado por la mayoría, y sus primeras decisiones tampoco van a ser del agrado de muchos. En esos primeros días, el nuevo presidente tendrá que lidiar entre otras cosas con la operación Dynamo que supondrá la célebre evacuación de las tropas aliadas en la playa francesa de Dunkerke, muy de moda últimamente por cierto en las pantallas de cine (¿será cosa del Brexit?)

A priori, podría presuponerse que “The darkest hour” no es sino una gigantesca excusa para hacer que su protagonista principal, Gary Oldman, arrample con todos los premios habidos y por haber, y consiga- por fin- el primer Oscar de su carrera. Lo que el tópico llama un vehículo de lucimiento, vaya. Y es cierto que Oldman está soberbio, con su dicción – ver esta película doblada es pecado mortal-, con sus gestos, con su sola presencia, con una caracterización perfecta además. Pero no es menos cierto que, afortunadamente, el film es algo más que Gary Oldman. Tampoco, en principio, el proyecto parecía encajar con la personalidad de un director como Joe Wright, y eso que su fijación por el episodio de Dunkerke le viene de lejos, como quedó sobradamente demostrado en aquel recordado plano secuencia circular que aparecía en “Expiación”. Wright hace gala de su habitual virtuosismo, que en esta ocasión resulta menos irritante que otras veces, con una esmeradísima puesta en escena y los aderezos imprescindibles de la dirección de fotografía de Delbonell y la banda sonora de Marinelli. Por si fuera poco, el guión esta vez también acompaña, y “The darkest hour” termina siendo la lección de historia amena y eficaz que todos esperábamos que fuese desde el principio.

No spoilearé la que sin duda es la escena más memorable y emotiva del film, pero nos habla de lo bien que le vendría a los políticos mezclarse de vez en cuando con el vulgo y con el pueblo llano. Tiene algo de ese espíritu humanista del cine de Clint Eastwood cuando, por ejemplo, se detiene a reflejar la dimensión moral de Mandela codeándose con su selección de ruby o con los empleados de su residencia oficial. En este sentido, yo me acuerdo también del biopic dedicado a Jorge VI- en la línea también de los dedicados a Lincoln, a Hitchcock o a la reina Isabel- aunque sólo sea por mera asociación de ideas y porque el personaje protagonista de allí aparece aquí como secundario en la trama. Qué importantes son también los discursos en esta película, no sólo vemos como se declaman, también como se ensayan o se redactan. A Churchill, un mago de la elocuencia y la oratoria (no olvidemos que ganó el Nobel de Literatura) le precedían su bombín y su puro, pero también su perseverancia, su famoso “Never, never give up”. De ella se sirvió para fraguar su leyenda; “The darkest hour” da cuenta de cómo ésta empezó a forjarse.
[Leer más +]
27 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
“Lo que poco cuesta aún se estima menos”
“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.” Al terminar de ver esta cinta británica que nada a contracorriente del pensar mayoritario y cándido que anega las mentes de tantos crédulos bienintencionados – atiborrados de consignas idealistas e ilusas arengas contra la guerra y en favor de la paz – tuve que pensar en varias citas del Quijote de Miguel de Cervantes que nos devuelven a la realidad, sin engaños ni fingimientos, y nos enfrentan a la dureza y crueldad de la vida, llamando a las cosas por su nombre, tanto si nos gusta como si no.

La figura del político Winston Churchill (1874-1965), de tan conocida y publicitada, se ha convertido casi en una marca comercial tras la que no sabemos lo que se oculta ni lo que pueda significar. Intuimos que fue alguien importante, algunos dicen que escribía bien y hay casi unanimidad al afirmar que fue un gran orador parlamentario… pero para otros fue un noble latifundista, un mimado ególatra, un obcecado enemigo del nazismo y un defensor de sus privilegios sociales. Quizás todos tengan algo de razón, pero su importancia histórica viene marcada porque fue uno de los primeros y más vehementes opositores a Hilter, quien vio desde el inicio lo que estaba en juego durante los años treinta del siglo XX: la supervivencia de la libertad y de las democracias liberales europeas bajo la amenaza totalitaria, expansionista y batalladora del resentido racista austriaco que se había hecho con el poder en Alemania.

Esta película se centra en las primeras semanas de su mandato como primer ministro del Reino Unido – mayo de 1940 – cuando los éxitos militares y anexionistas del demente Adolf Hitler parecían no tener fin ni contención posible, cuando parecía más sencillo negociar una rendición incondicional (para salvar la vida) en vez de enfrentarse a la bestia y poner freno al desatino enloquecido de un maniático inculto y populista (lo cual podría significar la muerte casi segura). Pero supo poner en pie lo imposible: una defensa quijotesca contra la barbarie y el odio, primero con palabras, luego con hechos, finalmente con la victoria.

Quizás la dirección de Joe Wright pueda pecar de alambicada y preciosista, pero es innegable que dota de agilidad y fluidez a un relato que por previsible corría el riesgo de perderse en una maraña de discursos y sermones rancios. Además cuenta con la complicidad inestimable de un Gary Oldman inconmensurable, de una fotografía angustiosa y de una música perfecta. El resultado es mucho mejor de lo que uno se pudiera imaginar. Apasionante y necesaria.
[Leer más +]
20 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Un camaleón suelto
Sin duda a estas alturas no sorprenderá a nadie el hecho de que Gary Oldman es un gran actor, si es cierto que el personaje de primer ministro Winston Churchill parece hecho a su medida,perfecto sencillamente soberbio es como está este gran actor, pero “el instante más oscuro” es más que eso. Wright nos cuenta la eleccion del primer ministro y sus días posteriores, humanizando al personaje con sus decisiones y dudas por igual. Bien rodada, con talante y buen pulso. Una de las mejores películas del año para un servidor.
[Leer más +]
13 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El hundimiento, pero inglés
Biopic de Churchill, de cómo fue elegido y alzado como gran líder de la nación y estandarte de los aliados, para luchar en uno de los acontecimientos más importantes de la historia y más adaptado al cine. Pero vayamos a lo gordo, el período concreto, a Dunkerque.

Es imposible, primero, mostrar mis sospechas a la auto-publicidad que se hacen dos películas entre ellas, estrenadas casi a la par. Una, la de Nolan, que habla de la parte de campo, los hombres de a pie que de forma valiente hicieron su parte, y la otra, la de Wright, que nos cuenta el mismo hecho, pero desde el punto de vista político y de salón, donde no te manchas las manos sino la honra, que tratan a miles de soldados como trato yo a mis personajes del Sims.

La película es como una clase de historia magistral, si estas interesado en el período histórico aguantas 50-60 minutos atendiendo y disfrutando del aprendizaje, si tienes clases de dos horas necesitas un descanso o al menos poder interrumpir y hacer preguntas. En biopics tan correctos suelen incluirse amoríos o heroicidades, más lejanos de la realidad, pero haciéndola más accesible, aquí poco se sale de lo marcado, exceptuando alguna escena de su mujer o de su secretaria, pero cortas y directas. Por un lado, me hubiera gustado algo más que el simple hecho de intentar no dormirme, pero sin llegar a incluir escenas familiares sin sentido en la trama. A falta de una crítica constructiva mejor yo hubiera acortado el metraje.

Los hechos que acontecen y las personalidades de los personajes históricos son datos que se pueden comprobar, y que probablemente amantes de la historia lo harán y criticarán. No conozco muy bien al director, pero espero que haya sido lo más fiel posible y que todas las escenas donde el público reía con los comentarios de Churchill no hayan salido solo de la pluma de un guionista, para intentar mantener al espectador atento, sino que en la intimidad este personaje hablaba catalán y todo. Yo no tenía a Churchill como un personaje gracioso.

La película mantiene una apariencia claustrofóbica. Churchill la mayor parte del tiempo está encerrado en un búnker, camina por pasillos estrechos y mal iluminados, al más estilo “El hundimiento”, incluso el palacio y sus conversaciones con el rey son tristes y oscuras. El problema es cuando insiste en meter algunas escenas que chirrían, intentando hacernos ver lo que había en la calle, pero sin venir muy a cuento ni quedarnos muy claro cuál era la verdadera sensación que se vivía en las calles, más parece que el director quiera lucirse con el travelling ese feo o las escenas abriendo y cerrando zoom que un sentido lógico. Y qué decir de la escena del metro, en muchas ocasiones lo más absurdo de una biografía es lo más verídico, mientras que lo trivial y recurrente se embellece y modifica para la gran pantalla, por lo que no me cabe duda de que ocurriera, pero poner el metro de CGI y darle un diálogo a todos los pasajeros tipo Espartaco... Que el rey Jorge le diera ánimos y que él lo celebrara yéndose de putas para volver todo borracho al parlamento y declarar la república hubiera sido un clímax menos vergonzoso. Otro recurso, poner las fechas de esos días. Esto aporta una sensación de contrarreloj, de que todo se va a ir al carajo, pero ponerlo en pequeño en una esquina, visible pero discreto, me parece una decisión más acertada que en Arial Black 100 ocupando toda la pantalla. Y, para terminar, el final, por no terminar por el principio. Churchill dedica todo el tiempo a dar grandes discursos y la mayoría son de los que te llenan el espíritu, pero el parlamento levantándose haciendo la ola tampoco creo que fuera la respuesta que esperaba cuando escribía su discurso.

Terminar hablando de Oldman, un actor tan bueno que olvidas quien es durante esta película, solo al alcance de grandes como el que sale en el nombre del padre, ese tío que era el último mohicano, pero que en realidad no, porque el último mohicano era el otro, ese tío. También le tendrá que agradecer (si le premian) a los/as maquilladores/as con un trabajo de OSCAR. Imposible no comparar con dos casos recientes de maquillaje hiperrealista como son “J. Edgar” de Eastwood, que solo merece nuestras risas, y Hitchcock, que tampoco es un gran maquillaje, pero Hopkins tampoco se esforzó mucho.

En general, un biopic correcto, es decir que te aburre en gran parte, pero sales con una sensación de haber aprendido algo, no sé muy bien el qué, pero se agradece. En cuanto a pronósticos, mejor actor y maquillaje, además es el estilo que le va a la academia. En todo lo demás espero que haya alguien que lo haya hecho mejor porque si no lo llevamos claro.
[Leer más +]
13 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
AQUELLOS QUE NUNCA CAMBIAN DE OPINION, NUNCA CAMBIARAN NADA
EL INSTANTE MAS OSCURO es un biopic que aborda el primer mes en el poder de WINSTON CHURCHILL , en un momento tan difícil como fue el MAYO de 1940 y todo lo que conllevaba el inminente ataque nazi a GRAN BRETAÑA.
Película histórica que nos muestra los entresijos de los lord ingleses y cómo dichos políticos, son capaces de cualquier cosa por salirse con la suya, todo con malas artes y en especial cómo cuando se tiene poder en política, a veces hay que tomar duras decisiones sacrificando a unos para salvar a otros.

JOE WRIGHT es un especialista en el cine histórico ingles y como casi siempre realiza un interesante trabajo para acercarnos los duros momentos que debió vivir CHURCHILL para contener a sus compañeros y para tomar una de las decisiones más importantes en la segunda guerra mundial que cambiaría la historia. El director opta por contar la historia a través del primer ministro, de su forma de ser, de su poder de oratoria y de su fuerza como político. Una narrativa que trata con virtuosismo, con una gran riqueza de diálogos, con planos oscuros que se mezclan a la perfección con la situación y destacando una excelente ambientación inglesa de dicho tiempo, desde las ropas, la fotografía y como no, pasando por la excelente caracterización de CHURCHILL.

El plato fuerte del film es dicha caracterización y el trabajo que realiza el veterano GARY OLDMAN detrás del estupendo maquillaje. Son muchas las grandísimas actuaciones de este actor pero en esta ocasión roza la perfección acercándonos a un CHURCHILL balbuceante, con su fuerte y especial carácter que sorprenderá a los que no conocen su historia (curioso ver como fumaba y bebía en abundancia desde el punto de la mañana). Gracias a este trabajo ha recibido su segunda nominación al OSCAR (después de EL TOPO)
Junto a OLDMAN , cantidad de actores que le acompañan de manera adecuada pero eclipsados por el poder de el primero. En particular, destaca su joven y bella taquígrafa ELISABETH LAYTON, encarnada por la estupenda LILY JAMES.

En definitiva, EL INSTANTE MÁS OSCURO es una película histórica que nos empuja a adentrarnos en aquellos momentos de la historia, con una muy buena ambientación y un magnífico trabajo de GARY OLDMAN que se pierde dentro del rudo y gran cuerpo de uno de los mejores oradores que ha dado la historia como fue WINSTON CHURCHILL.

Para finalizar, destacar la que para mí es la mejor secuencia de la película, que para no realizar spolier, solo indicaré que en mi humilde opinión, es la que acontece en el metro.Apuntar que el film puede interactuar a la perfección con otro de los estrenos importantes del año como es DURKERQUE. Además, también puede buscarse relación con la excelente EL DISCURSO DEL REY, en la que vemos las vicisitudes del rey JORGE VI y sus relaciones con el propio CHURCHILL.

Ojito para los despistados, que ya he conocido a alguno que confunde EL INSTANTE MAS OSCURO con otro estreno ingles en estas mismas fechas titulado CHURCHILL (a secas) y que narra mas historias del primer ministro pero en una época temporal posterior.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Nunca, Nunca, Nunca Rendirse
Terminando de ver “Darkest Hour” (2017) de Joe Wright con Gary Oldman, Ben Mendelsohn, Kristin Scott Thomas, Lily James, Stephen Dillane,Richard Lumsden, entre otros. Drama histórico que muestra a Winston Churchill en un punto clave en plena Segunda Guerra Mundial, cuando Hitler se decide a invadir Gran Bretaña, al tiempo que el movimiento civil impulsado por El Primer Ministro británico logra salvar miles de vidas en Dunkirk. A propósito, llama la atención que esta es la 3ª película que tiene a La Operación Dynamo como parte de su trama, los otros filmes son el filme “Dunkirk” de Christopher Nolan y “Churchill”, aunque el primero no tenga al “Bulldog” como protagonista. Aquí, toda la historia se centra en el estadista británico, GRANDE desde cualquier punto de vista, un ser tan complejo como interesante, y toma el título “Darkest Hour” de uno de sus discursos más elocuentes. La narración es clásica, predecible porque es historia real, con algunos momentos muy inspirados, como la escena de Churchill en el tren, con un gran poder que lo lleva al discurso final. Técnicamente hace uso de la iluminación y fotografía bastante bueno, así como el apartado de maquillaje y peluquería es muy logrado; por lo que la película es Gary Oldman, y sobre él bien recaería el premio Oscar al Mejor Actor, que se lo deben, pues es un actor de una calidad insuperable, que se mimetiza y honra todos sus personajes con registros únicos y eso llega al espectador de manera muy satisfactoria porque ha visto de Churchill, no a Oldman. La película es importante ante los tiempos aciagos que vivimos, y nos deja un mensaje importante: “Nunca, Nunca, Nunca Rendirse”
RECOMENDADA
PRONTO una nota en el blog de Lecturas Cinematográficas.
http://lecturascinematograficas.blogspot.com/
[Leer más +]
11 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Nolan vs Oldman.
Nolan vs Oldman.

Decepción, es lo que me queda. Oportunidad perdida. Una fotografía preciosista, teatral, oscura, un actor en plenitud, rozando el virtuosismo, todo a favor para llegar a puerto, y sin embargo, naufraga estrepitosamente.

"Dunkirk" y "The Darkest Hour", desafortunadamente cuentan la misma historia, de manera distinta, pero de forma similar. Llegan ambas al mismo lugar, con recorrido diferente, subidas al mismo carro facilón.

Se cae la cinta de Wright. Se cae donde la de Nolan sobrevive. La manipulación histórica, el maniqueísmo facilón chocan constantemente contra la escrupulosidad que destila la cinta en todo momento, contra la recreación, contra la interpretación de Oldman. Las ínsuflas historicistas se atragantan según va discurriendo la cinta y uno descubre los lugares comunes, las ausencias y los escamoteos, en definitiva la absoluta falta de rigor histórico.

Cuando esta más perdida que nunca, entre lo que cuenta y lo que no, fuerza una escena vergonzosa para lograr artificiosamente llevar al espectador hacia el climax. Donde Nolan te conduce como verbalización de lo que acabas de ver, con naturalidad, reafirmando, Wright imposta vulgarmente.

Pero como estas cosas pasan, Oldman que es un grande, salva en una escena final de bello erizado, todo lo anterior, y justifica en diez minutos la existencia de una película que es una contradicción en si misma. Una pena.
[Leer más +]
9 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Muy buena recreación de un momento muy específico de la historia, Inglaterra en Mayo de 1940 y su dirigente: Winston Churchill.
Desde el punto de vista histórico, creo que está sobresalientemente recreada, eso sí, no esperen ver la vida completa de Churchill, ni siquiera 3 años de su vida... La peli describe lo que fue la investidura de Churchill tras Chamberlain y los conflictos con sus asesores sobre si debían hacer o no hacer frente a la bestia nazi. Los decorados, los personajes y la trama histórica es excelente. No sabía que el rebelde y enfant terrible Gary Oldman acabaría sus días haciendo de Churchill... Bueno, también se expone con creces su adicción al alcohol, a los puros y a la comida grasienta... pero ante estos vicios y a pesar de su avanzada edad, se proclama como un gran orador y un excelente diplomático al servicio de sus ideales, a muerte a por los nazis, cueste lo que cueste, y vista la situación que había en mayo de 1940, y su situación de falta de apoyos internacionales en ese momento, no cabe duda de que le echó un par de cojones, con el apoyo del pueblo británico. Eso sí, como no te guste la historia, la política o las relaciones internacionales.., mejor ve otra películas, no hay apenas escenas bélicas propiamente. Película con algunos momentos francamente emotivos y estelares.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Gary Oldman resucita a Winston Churchill.
A la espalda del famoso Big Ben, frente a la Abadía de Westminster, y con el Parlamento a escasos metros, en pleno corazón de Londres, se encuentra la estatua de los primeros ministros ingleses más destacados, y de entre todas ellas, es sin duda la de Winston Churchill la que más llama la atención del visitante, por su evidente relevancia histórica, y su relativa cercanía temporal, figura clave indiscutible de un momento crítico, que estuvo a punto de cambiar el destino de Europa en plena Segunda Guerra Mundial.

Era lógico esperar, que un personaje tan destacado acabara ocupando su espacio cinematográfico, como protagonista absoluto de unos hechos insinuados ya por otras producciones, que entre Discursos del Rey o evacuaciones en Dunkerque, ya hacían notar, recientemente, algunos de los encuentros o episodios acontecidos alrededor de tan oronda y característica silueta.

A los mandos se encuentra el director Joe Wright, uno de los valores más fiables del cine británico, responsable de joyas del calibre de Expiación, y por tanto, el candidato perfecto para regresar a 1940, como cronista de un periodo del que salió más que airoso hace apenas unos años.

Desgraciadamente, Wright parece abrumado por el peso de la responsabilidad, su pulso es tibio, y particularmente torpe cuando se trata de escenificar los asuntos domésticos de Churchill, todo se muestra convencional, académico, hilvanado para contentar al respetable asumiendo los mínimos riesgos posibles, plasmando por tanto, una preocupante falta de ambición.

Mención aparte merece la caracterización de Gary Oldman, que incluso bajo la capas de maquillaje, consigue acercarse tanto al personaje, que no es que limite a interpretar a Winston Churchill, sino que sencillamente, consigue convertirse en él, adoptando toda una serie de gestos y maneras, que sin duda, configuran el principal hallazgo del film.

Acompañan en el reparto a Oldman, una muy veterana y algo excéntrica Kristin Scott Thomas, y una correcta Lily James, que parece ocupar el lugar nostálgico que Wright hubiera entregado indudablemente a Keira Knightley, la musa de sus películas más recordadas.

En los apartados técnicos, Dario Marianelli aporta, batuta en mano, su habitual trabajo de calidad, como compositor de cámara del realizador, que aquí se posiciona esforzado, peleando contra unos elementos menos favorables a los que suele acostumbrar este binomio ganador.

Finalmente, este biopic de época, será justamente recordado por el brillante trabajo de su protagonista, pero no tanto por lo que se suele esperar en este tipo de producciones, despertando la sensación de oportunidad perdida, la cual recorre el metraje de una obra que se deja ver con agrado, pero que en ningún caso, consigue acercarse al terreno de lo memorable.



<Lee esta crítica, y muchas más, en Fusion-Freak.com>
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Rey y patria
“El instante más oscuro”, de entrada, no ha sufrido transformación en su título traducido. Podían haberlo hecho, pero se agradece que no lo hayan manipulado, porque realmente lo que narra precisamente es eso, uno de los momentos más oscuros y preocupantes de la historia británica: el año 1940, durante la Segunda Guerra Mundial. Quizás este género histórico, en la actualidad, sea necesario para “animar” a sus ciudadanos por el hecho del “brexit”, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, lo cual ha generado una división entre sus ciudadanos, creando una gran incertidumbre sobre su futuro pero pretendiendo que no haga mella en el concepto ya conocido del “orgullo británico”.

Personalmente ha supuesto una agradable sorpresa, ya que a mí el cine de Joe Wright no me ha conmovido especialmente y el caso es que “El instante más oscuro” me ha parecido una buena película, difícil de hacer y adulta. En su planificación puede que haya un exceso de planos del rostro del protagonista, pero no suena a egocentrismo del actor si no a un director que le reverencia, y sobre todo, a su magnífico maquillaje. Realmente en este apartado, con el paso de los años, se han obtenido unos avances prodigiosos. También es verdad que Gary Oldman pone hasta el alma en su interpretación, por la que recientemente obtuvo el Globo de oro entre otros galardones, ha sido nominado por la Academia de cine británico y está en espera de ser nominado a los “Oscars”, siendo uno de los favoritos para llevárselo este año. Parece mentira que este extraordinario actor fuese nominado por primera vez al “Oscar” hace muy poco, en la edición de películas de 2011 por “El topo”: “Sid y Nancy”, “Ábrete de orejas”, “J. F. K: Caso abierto”, “Drácula de Bram Stoker”, Romeo Is Bleeding (Doble juego)”… la lista de injusticias por la que ha sido ignorado sería interminable y esta es una oportunidad para enmendar semejante barbaridad. El resto de sus compañeros, como es costumbre en las producciones inglesas que están cuidadas, también es elogiable, desde Kristin Scott Thomas a Stephen Dillane o Ronald Pickup. Puede que Lily James en el rol de Elizabeth Layton, la secretaria, sea la que brille menos, pero no es porque esté mal, si no porque entre tanto peso pesado su juventud es evidente en muchos aspectos.

Dario Marianelli crea una banda sonora que insta a levantar el ritmo en todo momento, sobrando en los momentos más intimistas, quizás porque Wright como director desconfiaba de su propio pulso, sin ser consciente que estaba ante su mejor creación. Prefiero el trabajo musical de Marianelli en “Kubo y las dos cuerdas mágicas”, por ejemplo, pero su trabajo es bueno. Mejor es la labor de Bruno Delbonnel a la fotografía, siempre trabajando con claroscuros y tonos grises, como requería la época retratada, o su vestuario… es decir, nada nuevo en el cine británico, pero siguen siendo estupendos a la hora de recrear ambientes, aunque los “zooms” que arrancan desde los sótanos para acabar casi en la estratosfera evidencian un exceso de digitalización. También es de alabar que en esta producción ya amortizada, su presupuesto de treinta millones de euros no haya sido motivo para no llevarla a cabo. En otros países hubiera sido imposible realizarla, y en el caso de hacerla, más difícil hubiera sido que hubiera llegado a buen puerto.

Eso sí, entre cubrir su vida política y personal parece que casi se les olvida integrar el punto de vista del pueblo, cosa que hacen casi a última hora y no de forma muy acertada, pero al menos lo hacen, ya que era interesante el que lo incluyeran. El final de la película culmina con cierto exceso de triunfalismo, pero creo que en esta ocasión no podía ser de otra forma, sobre todo porque es acorde al poder de convicción popular que en ese momento disfrutaba Winston Churchill. Lo digo porque muchas veces, cuando se cierra un film así, se le acusa de propagandístico y aquí está más que justificado. No conviene confundir ni los conceptos ni las intenciones.
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Con este Churchill habrían ganado los nazis
Últimamente tengo la sensación de estar en otro planeta. Desde luego no en el del séptimo arte al que tanto debo y respeto proceso.

Leer las críticas de esta película me hicieron ir a verla dispuesto a ver una interpretación arroladora de Gary Oldman y, por supuesto, a visionar, una vez más, una historia mil veces contada pero con un toque muy personalísimo de director y actor.

Pues nada de eso he visto, o mejor dicho, he sentido con esta película que peca de un formalismo "británico" tanto en la historia como en la puesta en escena. Flema y más flema es lo que he recibido mientras intentaba emocionarme e interesarme por la figura de un Winston Churchill que parecía una caricatura de si mismo.

Cuando ya se han hecho tantas revisiones de este personaje histórico lo mínimo que se puede exigir es un toque diferente, un punto de vista arriesgado o una historia donde secundarios aporten lo que el protagonista no consigue hacer a lo largo del metraje.

Reitero el título: con este Churchill los nazis habrían ondeado su esvástica en el palacio de buckingham.
[Leer más +]
7 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
¿Qué cómo se reescribe la historia?
Toda mi crítica abajo, no concibo las críticas sin spoilers...
[Leer más +]
7 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Ciencia Ficción
Otra película de propaganda, y van....
Lo único destacable, las actuaciones, la ambientación y la música.
El resto es pura propaganda para hacer ver a Churchill como un amigo de la humanidad, y un representante de la misma. El amigo Winston, tan bueno, entre las cientos de barbaridades que ha dicho y hecho, mas adelante en el tiempo diría "No dejen que Argentina se convierta en potencia, arrastrara tras de si a toda América Latina.... Hay que humillar a Argentina". Tipazo!
La película se centra en la diyuntiva sobre si acordar la paz con los alemanes o continuar con la guerra (que los brítanicos habían declarado). Alemanes que por cierto en reiteradas ocaciones habían pedido la paz y antes hasta incluso una alianza militar con Francia, cosa que esta peli desconoce.
La verdad, otra decepción sobre temas históricos mas. Nada tiene de historia, todo propaganda aliada.. aburre ya. Si nos educa Holliwood y la tele estamos en el horno.

3 PUNTOS.... Si fuera cierta en un 50%, le pondria un 6
[Leer más +]
6 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Cuando el cine se hace con talento
Cuando se une la genialidad interpretativa con un guión fresco e inteligente y toda una magnífica producción dirigida, con su elegancia habitual ,y en su mejor versión por Joe Wright tenemos este auténtico regalo visual y auditivo. Poco se puede añadir a la interpretación de Gary Oldman... sin excesos y genial. Estupenda recreación histórica de un momento tan complejo para la sociedad británica reflejado sutilmente a través de los ojos de Wright y la espléndida fotografía de. La partitura de Marianelli otro regalo más de esta producción.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Gary Oldman se bate en duelo con Joe Wrigth y su puesta en escena
¡El primer museo de arte histórico que visito con butaca! Tremenda actuación la de Gary Oldman, que tubo la mala suerte de contar con un director fotográfico que hace de cada plano una obra maestra; claro... hay veces que uno se queda embobado sin tener en cuenta que Winston Churchill está de nuevo entre nosotros.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Crítica de El Instante más Oscuro por Cinemagavia
En 1940 el poderío del ejército Nazi y sus ambiciones de apoderarse de Europa estuvieron a punto de cristalizarse. Medio continente se encontraba a su merced y las fuerzas enemigas del régimen habían sido replegadas cercándoles en el norte de Francia o venciéndolas hasta el exterminio.

En Inglaterra, las cámaras, temerosas del avance Nazi e inconformes con el primer ministro, lo obligan a renunciar. El puesto queda en el aire y aún con muchos en su contra el único líder capaz de aglutinar opiniones era nada más y nada menos que Winston Churchill.

Inglaterra temía ser invadida, la gente estaba desmoralizada y Hitler ganaba potencia. Horas oscuras se cernían sobre el mundo. Esas horas que decidirían el destino del planeta necesitaban desesperadamente una respuesta, alguien que aún sabiendo la flaqueza infundiera fuerza, que aún temiendo lo peor, no cediera y que sobre todo, venciera.

2017 será recordado cinematográficamente porque en este mismo año el tema de la segunda guerra encontró un punto nodal en la figura de Sir Winston Churchill.

Y no es para menos, porque definitivamente es uno de los pivotes de la historia del siglo XX. De esta forma, a lo largo del año hemos visto desfilar magníficas interpretaciones de este controversial primer ministro inglés; desde el realizado por Brian Cox en “Churchill” la cinta de Jonathan Teplitzky, o el interpretado por John Lithgow en “The Crown” para Netflix.

Pero sin duda alguna, la figura que sobresale es Gary Oldman en su impecable transformación para encarnar a Sir Churchill en esta cinta absolutamente devota al célebre ministro inglés.

Joe Wright , de quién hemos visto previamente “Orgullo y Perjuicio” (2005), “Expiación, mas allá de la Pasión” (2007) y “Anna Karenina” (2012), realiza un reverente discurso visual y ambiental que es a la vez una declaratoria de su exquisita visión cinematográfica, suntuosa, llena de magníficos escenarios y pletórica de atmósferas. Su ojo fluye en medio de los claroscuros donde los refinados ambientes ingleses se asientan, ya sea en la cámara del rey, o dentro del parlamento, o tal vez en el hogar de los Churchill, o hasta en los bunker del gobierno.

Todo es un dominio perfecto de la estricta flema inglesa, Wright con El Instante más Oscuro se explaya por completo en la re-construcción del mito, del hombre, de la tenebra política… y al mismo tiempo del sombrío clima de la guerra.

Y aunque Gary Oldman es el eje central, la presencia de Kristin Scott Thomas como Clemmie, la esposa de Churchill, Ben Mendelsohn como el rey Jorge VI y Lily James como Elizabeth Layton, su secretaria, arropan a la perfección los matices con los que el personaje va creciendo, mostrándose y dejándonos atónitos ante la historia.

No solo penetramos a la historia, sino que también, guiados por el guión y siguiendo la magnífica interpretación de Gary Oldman, entramos al corazón del espíritu del pueblo inglés. Solo siguiendo el devenir de los acontecimientos que Wright nos va presentando.

El relato toma un breve espacio dentro de la apasionante historia de la segunda guerra, comenzando por el 9 de mayo de 1940 con la “dudosa” elección de Churchill como primer ministro, ya que ni fue la primera opción de su partido, ni tenía una popularidad avasalladora… (y sí un recordado incidente en la batalla de Gallipoli que hacía sombra a su vida y a su carrera) y de ahí nos lleva hasta terminar después del episodio de Dunkerque.

Estamos sin duda frente al segmento de tiempo donde la historia del mundo pudo haber cambiado definitivamente para siempre.

Churchill llega al poder en medio de un ambiente caldeado, lleno de traiciones, desconfianzas y miedos, donde cada día la suerte podía dictarse en contra, ya fuera desde el interior de las cámaras, hasta la precaria defensa que los países europeos hacían de sus territorios ante el avance de las tropas Nazis.

Churchill se sacó la rifa del tigre y la enfrentó con terquedad, habanos y whisky.

El escritor, Anthony McCarten, le pone en las manos a Oldman y a Wright un detonante personaje, sagaz, mordaz y con un genio muy disparejo, lleno de detalles anecdóticos, con una vasta capacidad para seducir a quien se ponga a ver su carácter y desempeño. No podría resultar mejor combinación para narrar una historia de guerra de una manera hipnótica. Al final todos caemos frente al líder.

Y es que en definitiva, la cinta va apretándose en torno a que la decisión de un hombre significa la vida (en mucho más que el sentido existencial) de toda una nación. Un paso en falso puede significar despeñarse con costos humanos exorbitantes. Sin embargo Churchill no tenía mucha madera de andar ni pidiendo permiso, ni arrepintiéndose públicamente, aunque estuviera al final de la línea entre capitular o pelear.

Más bien proyecta la perfecta la impresión de que quien manda, debe saber que se deben correr riesgos siempre.

Al final, con sus luces y sus sombras y de todo lo que podamos saber de él, por cualquiera de las fuentes: películas, libros de historia y novelas, la figura de Churchill será siempre un eje dentro de la vida del siglo XX y la encarnación que Oldman hace, es sin lugar a dudas de una dimensión humana pero que no pierde ni un segundo de vista el carácter, la fuerza y la obstinación de un gran líder y una figura clave de la historia.

Escrito por Fabian Quezada Leon
https://cinemagavia.es/el-instante-mas-oscuro-pelicula-critica/
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Winston Churchill o del coraje.
He tardado en ver este film, pues tengo muchas reservas respecto del cine británico post brexit. Pero la cinta de Wright me ha conmovido literalmente hasta las lágrimas. Me encanta la historia, sobre todo ese período del siglo XX de fascismos, guerras, holocaustos, gulags, y en tiempos de tanta agitación, Trump, aislacionismo anglosajón e incertidumbre por tanto para Europa, esta peli es necesaria, imprescindible.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Malísima.
No me sorprende que esté nominada. Hollywood se mirá a sí mismo en un film del Reino Unido y le causa placer, se revuelca en sus mismas ideas. Las dos horas insufribles que vemos son una colección de lugares comunes.Los malos que levantan cejas y conspiraciones en los baños. Ridícula música épica (cada vez) cuando hay un discurso del bueno. El actor principal, que no actúa, imita. La secretaria, la niña dulce de los barrios bajos que se gana el aprecio de su jefe. El baño de humildad en medio del pueblo que se dá el líder y de ahí saca las mejores ideas, la esposa sufrida, que sólo vive para sostener a su marido, silencios con primeros planos en expectativa....todo así. Ni hablar que la voz de Gary Oldman se hace insoportable a los 10 minutos de empezada la película. Insoportable. Querés que se calle la boca una buena vez!! Ahhh y los Nazis que son malos, malos. Imposible olvidar eso. Te lo repiten cada 5 minutos en las dos horas....una película pésima.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo