arrow
5
La desconocida doble vida de su mujer
Una comedia negra de enredos con momentos dramáticos es la propuesta de la última película de Santi Amodeo (Quién mató a Bambi?,Cabeza de perro), que después de haber sido presentada en el pasado Festival de cine de Málaga donde ganó Oscar Martínez el premio al mejor actor, se estrenará en España el próximo 26 de Julio de 2019.

La historia comienza con la muerte de la esposa de Bernardo, un reputado arquitecto argentino terco e intransigente, la última voluntad de su pareja era que sus cenizas las esparcieran en la costa del sol, cerca de un balneario donde iba todos los años para ver a su hermana. En principio no cede a cumplir su deseo y la entierra en Argentina, pero poco después de un percance y por presiones decide volar con las cenizas a Málaga.

En España conoce a Abel (fantástico Carlos Areces) dueño de una inmobiliaria al borde de la quiebra, al que su ex ha echado de casa y  vive en las casas vacías que alquila y a Amalia, una chica que hace de relaciones públicas (Ingrid García Jonsson) dos personajes que daban para una película, los dos son casi lo mejor del film aportando a la historia bastante gracia ya que el guión hace aguas por todos los lados.

La sorpresa de Bernardo viene cuando descubre esa "doble vida" de su mujer al ver los sitios que frecuentaba y sus amistades. Oscar Martínez está perfecto en este profesor estirado y ególatra que permanece todo el metraje con cara de asombro y mirada perdida quien parecía que conocía completamente a su mujer, pero que irá cambiando enfrentándose a la verdad e intentando comprender los motivos que llevaban a su esposa a ver esta otra perspectiva de la vida.

Pero la acumulacion de situaciones algo absurdas que no terminan de cuajar, unidas a una historia con una buena premisa pero que va perdiendo interés a lo largo del metraje (salvado gracias a esos carismáticos intérpretes) hacen que salgas del cine con una sensación de no saber bien si te ha gustado o no la película. También puede ser un error el de poner el listón muy alto al ver que detrás del guión junto a Amodeo está Rafael Cobos, que ha escrito casi todas las películas de Alberto Rodríguez "Grupo 7","La isla mínima", "El Hombre de las mil caras"y "7 vírgenes".
Destino Arrakis.com
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Oscar Martínez Funciona En Cualquier Género
Bernardo se niega cumplir el deseo de su difunta esposa española, ya que lo considera un delirio: esparcir sus cenizas en la Costa del Sol donde ella nació y solía ir todos los años a visitar a su hermana. Pero, después de que delincuentes profanen su tumba, decidirá tomar un avión y cumplir su deseo.


Después de la preciosura que fue Dumbo, me tocaba ver un estreno español, con apoyo argentino, un gran actor como una convocatoria a la sala. En si no esperaba mucho, el tráiler era interesante pero pensaba que iba a ser algo muy pasajero y entretenido. Así que fui a verla el sábado 30 de marzo a la única función de las 20:45 hs, con una muy buena convocatoria de público.

Al no esperar nada de ella, no puedo decir que es un peliculón, pero fue una buena propuesta. Yo, Mi Mujer Y Mi Mujer Muerta es recomendable, no es para toda la familia como lo aparenta el afiche, pero la gente que estuvo esa noche la paso bien… y yo también.


Primero, el director Santi Amodeo realizo un buen trabajo de cámara, no le encontré un punto muerto, cada plano funciona y está bien trabajado. Mis momentos favoritos fueron cuando nuestro protagonista recuerda a su mujer y ella se le aparece a su lado, como si fuera un fantasma… aunque se nota muy de cerca que es la de un proyector, un muy buen efecto. El mismo realiza el guion -en colaboración con Rafael Cobos- y no lo hizo tan mal. Plantea como una persona pasa sus días tras una tragedia y cuando trata de cumplir el último deseo de su esposa va descubriendo muchas cosas, incorporando toques de comedia, drama y son efectivos. Es un film que produce muchas carcajadas.

Segundo, me gustaron todas las actuaciones. Como dije en el titulo, Oscar Martínez funciona en cualquier género, se mete mucho en los papeles, está recibiendo mucho reconocimiento (desde Relatos Salvajes no para de hacer cine, ahora en mayo será uno de los protagonistas de El Cuento De Las Comadrejas) y gano un premio a Mejor Actor por este estreno en El Festival De Málaga. La verdad, se lo merece. Logra tener una muy buena vena cómica en pantalla, crea un personaje con quien logramos encariñar. Otra actuación que destaco fue la de Carlos Areces como Abi, logro ser muy graciosas sus escenas, pero hablare más de él en la parte negativa.

Tercero, todo lo que tenga que ver con música, fotografía y locaciones, no tengo ninguna queja, eso quedo de 10.


Pero, hay puntos que no me convencieron.
Aunque Abi es un buen personaje, no me gusto como lo involucran y desaparecen de la trama, terminando por ser desaprovechado y no era necesario que este en el afiche. Me hubiera gustado que, desde el inicio, ya sea amigo del personaje de Martínez, uno de toda la vida. Lo mismo pasa con Ingrid García Jonsson como Amalia. Es un personaje que yo hubiera descartado, porque -a pesar de que tiene una buena actuación- no aporta mucho a la trama, esta como de más, viene cargada con muchas escenas innecesarias y tampoco daba para que estuviera en el afiche.

Y como segundo punto negativo, el guion deja cabos sueltos (que no puedo decir porque sería spoiler) que daban para que les dé un cierre, como que los guionistas se olvidaron de escribir unos párrafos mas.


Así que al final, Yo, Mi Mujer Y Mi Mujer Muerta es buena película, merece verse. Repito, no es para todo el mundo. Tiene un buen balance de comedia dramática, los actores (sobre todo, Oscar Martínez) hacen un buen trabajo… es una película que miraría de vuelta sin problemas. Como entretenimiento, funciona al máximo.

Nota: 7/10
Verde, Pulgar Arriba.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Crítica de Yo, mi mujer y mi mujer muerta por Cinemagavia
*Una comedia sobre la pérdida

Este singular proyecto significa el regreso al cine del director sevillano Santi Amodeo, que llevaba seis años sin ponerse detrás de las cámaras, tras su anterior película: ¿Quién mató a Bambi?

En esta ocasión, vuelve con una irregular coproducción hispano-argentina en la que trata de conjugar en una misma narrativa drama y comedia.

Cualquier pérdida es importante para un ser humano. Pero para Bernardo (Óscar Martínez), la muerte de su esposa conlleva algo más que quedarse viudo. El nudo narrativo sobre el que se apoya Amodeo gira en torno al engaño y la mentira.

Y es que, cuando Bernardo viaja a España para realizar el último deseo de su esposa, se percata de que su relación matrimonial era una gran mentira.

Situada la acción ya en España, y concretamente en la Costa del Sol de Málaga, el espectador obtendrá las respuestas que el mismo Bernardo buscará sin descanso ayudado por los locos personajes de Abi (Carlos Areces), y de Amalia (Ingrid Garcia-Jonsson).

*Superando el duelo

Yo, mi mujer y mi mujer muerta es un pequeño tratado sobre cómo afrontar la pérdida, y superar el duelo que toda muerte conlleva.

Alguna vez he escrito sobre las emociones, y pienso que la mejor película que recoge nuestra forma de expresar la tristeza, la ira, o la alegría es el filme de animación Inside Out.

En esa reseña, decía que la tristeza también cumple su función en la vida. De hecho, la tristeza es un un instrumento reparador tan necesario como la alegría.

Algunas veces, estar triste nos consuela y nos ayuda a vivir los instantes de alegría con mayor fuerza. Pero para superar la pérdida, el duelo, o la tristeza es básico saber como hacerlo. Por eso, el viaje de Bernardo a España tiene una misión. Ese cometido consiste en encontrar las respuestas que le faltan sobre la identidad de su mujer. Una vez que pueda encontrar esas respuestas podrá transitar el duelo, superarlo, y volver a ser feliz en la medida de lo posible.

*Un reparto que sube el nivel de la cinta

Respecto a las interpretaciones, brilla con luz propia un estupendo Óscar Martínez, actor argentino del que cabe recordar que fue galardonado con la Copa Volpi al Mejor Actor en la Mostra de Venecia por su interpretación en el sobresaliente filme argentino El ciudadano ilustre.

Yo, mi mujer y mujer muerta se hace fuerte con Martínez, y su interpretación que es la que salva a la película. Su personaje, tragicómico, evoluciona correctamente junto a la filmación del drama inicial a la comedia más ligera en su parte final.

También contamos con la presencia de Carlos Areces e Ingrid García Jonsson en unas breves pero luminosas interpretaciones, en unos personajes con claras referencias a la picaresca española. En mi opinión, el cierre o la desaparición de estos dos personajes en la parte final de la película no están bien justificados por Santi Amodeo.

En cualquier caso, los personajes secundarios no aportan demasiado al nudo narrativo de la trama. De hecho, por momentos, el argumento central se siente tan desnudo como el balneario nudista, donde el trío de personajes se encierra para buscar en el pasado de la «mujer muerta».

Por eso, tanto la consistencia del personaje de Bernardo, y la propia interpretación de Óscar Martínez son las que de alguna manera salvan, y soportan el peso de la película.

Creo que la mejor definición de Yo, mi mujer y mi mujer muerta, se acercaría más a un drama con algunos elementos cómicos, que a lo que el póster promocional trata de mostrar.

*Conclusión

En definitiva, Yo, mi mujer y mi mujer muerta es una irregular comedia dramática que salva los muebles por la gran interpretación de Óscar Martínez, y por las luminosas apariciones de Ingrid García Jonsson y Carlos Areces.

Escrito por Miguel Pina
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Ojos que no ven, corazón que no siente
A estas alturas ya podemos decir que Santi Amodeo es uno de los directores actuales más polivalentes del cine español. Dentro de su filmografía ha tocado temas como la comedia, el drama, el mundo de la burguesía e incluso una auténtica locura como fue “Astronautas”. Otros título a destacar son “Cabeza de Perro” y “¿Quién mató a Bambi?. Ahora nos presenta su último trabajo, una comedia negra. La película estuvo presente en la sección oficial del Festival de Cine de Málaga, donde obtuvo el premio al mejor actor.

Nos cuenta la historia de un catedrático argentino, que tras la repentina muerte de su mujer y justo después de que unos vándalos profanen sus tumba, tomara la decisión de cumplir el último deseo de la fallecida. Nada más y nada menos deberá viajar a España para esparcir sus cenizas en la costa del sol. A partir de ese momento se dará cuenta que no conocía a su mujer tal y como él pensaba.

La verdad que ni en título ni el poster de la película me daban mucha confianza, porque todo parecía encaminado a otro comedia despendolada y sin gracia, pero todo lo contrario, la cinta te atrapa desde el principio, la primera parte es muy dramática y luego los continuos giros de guion no permiten al espectador saber por dónde se va a desarrollar la trama.

Cuando el personaje interpretado por Oscar Martínez viaja a España y se reencuentra con los personajes de Carlos Areces e Ingrid García Jonsson el tono cambia y es cuando se dan los momentos más divertidos. Oscar Martínez está estupendo, en un papel que le va como anillo al dedo. Amodeo consigue reflejar bastante bien los estados del duelo, desde la tristeza hasta la superación. Interesante propuesta con la que pasarás un buen rato.

Lo mejor: La interpretación de Oscar Martínez
Lo peor: Me cuesta ver a Carlos Areces en plan serio

Pueden leer esta crítica con imágenes y contenidos adicionales en: http://www.filmdreams.net
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
LA MEJOR PELÍCULA DE SANTI AMODEO DESDE 'ASTRONAUTAS'
Algunos de los que seguimos a Santi Amodeo desde su primer (y experimental) trabajo en solitario ('Astronautas') llevábamos bastante tiempo sin disfrutar de una obra que consideráramos plenamente suya, bien por haber aceptado proyectos que desprendían un cierto aroma a trabajo de encargo ('¿Quién mató a Bambi?') o, sin perder de forma tan obvia su firma autoral, al plegarse a las exigencias de meter con calzador a un rostro popular que no encajaba en el papel. Aunque a 'Cabeza de perro' todavía se le debe reconocer el mérito de ser una de las pocas películas buenas en las que han participado Juan José Ballesta y -la, por aquel entonces, primeriza- Adriana Ugarte.
Al igual que en su ópera prima, Amodeo juega a la baza de dos (o más) desconocidos a los que separa un abismo generacional -y, en este caso, geográfico- pero a los que las circunstancias obligan a comprenderse. Bernardo es un profesor de arquitectura que viajará desde Argentina hasta la Costa del Sol para esparcir las cenizas de su difunta esposa. Una vez ponga el pie en España, conocerá a Abi y Amalia que, a su manera, tratarán de ayudarle a cumplir con la última voluntad de su mujer.
Lo cierto es que cada nueva incursión de Oscar Martínez en una coproducción hispanoargentina resulta cada vez más grata y es mejor recibida, y por mi parte sólo lamento no haber descubierto antes de 'El ciudadano ilustre' (2017, Mariano Cohn & Gastón Duprat) a este Christian Clavier porteño que, en la madurez, se ha ido especializando en interpretar a personajes malhumorados, antipáticos y cínicos.
Ingrid García-Jonsson se confirma como una infatigable presencia -últimamente adscrita de forma más asidua a la comedia- habitual en el cine nacional, mientras que Carlos Areces demuestra lo que muchos sabíamos desde hace tiempo. La etiqueta de 'actor chanante' ya ha quedado definitivamente atrás.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Ver críticas con texto completo