arrow
10
Como las legiones romanas
Si a mi me preguntasen si una de las dos partes de El Padrino es mejor que la otra, hace unos años habría dicho que la I, pero tras revisionarla varias veces, me he dado cuenta de que no pueden separarse, pues las dos alcanzan unas cotas de perfección en todos los aspectos casi nunca alcanzadas en el cine. Son dos historias aparentemente indepenientes una de otra, pues ocurre en lugares distintos, los protagonistas cambian en su gran mayoría y las tramas son diferentes. Pero hay un nexo de unión: Michael Corleone.

Ambas peliculas nos muestran a la Mafia en sus altas esferas, pero esta segunda parte nos muestra sus consecuencias. Aquellos que decían que la primera parte glorificaba a los gangsters tuvieron su reprimenda, pues esta cinta muestra para mi el desencanto del propio Coppola con su famosa trilogía, pues hizo la película casi obligado, y estuvo a punto de ser sustituido del mando de la pelicula por un entonces joven Martin Scorsese. Mucho más oscura, y con una trama quizás más negra y complicada, Coppola nos empieza mostrando a un Michael en el cénit de su poder, temido por todos, y nos acaba demostrando un Michael desgarrado por el dolor, convertido en un asesino que no tienen en cuenta ni la propia sangre, y anteponiendo la Familia a la familia. El hace las cosas ciegamente, pensando en que eso puede beneficiar a su familia, cuando en realidad lo que hacen es distanciarlo más y más, pero cuando se da cuenta es demasidao tarde... Y a todo ello se le añade el nacimiento del primer Don Corleone. Una historia que por sí sola alcanza una profundiad que para sí quisieran bastantes películas. Y una ambientación única, que sirve de constraste para mostrar las formas de ser de padre e hijo, uno basado en el honor, y el otro en el mero asesinato y el miedo. Aunque también esta película es una crítica a una sociedad americana que ocultaba sus problemas bajo una capa de corrupción de la que poco se sabe.

Y para unir dichas historias, Coppola hace gala de un dominio del montaje sencillamente extraordinario. La manera tan perfecta con que nos cuenta ambas historias y las une son dignas de una tesis, ya que jugar así con el tiempo de una película sólo está al alcance de muy pocos privilegiados. Amén de un apartado técnico que quita el sentido. Una película perfecta, acompañada de un diseño de producción único, una banda sonora primorosa, una fotografía excepcional, y el ya comentado genial montaje. Y unas interpretaciones que alcanzan la perfección. Si interpretar a Vito no fue fácil, el hacerlo una segunda vez y por otro actor es digno de alabanza. Y cómo no, Michael. Que Pacino no ganara el oscar es sencillamente de broma. Su interpretación es de las mejores de la historia del cine. Maravillosas Talia Shire y Diane Keaton, un personaje más importante en la trilogía de lo que muchos creen. Y un John Cazale que sobrecoge en cada plano. Amén de Duvall, con un personaje de mayor importancia en la trama.

Visionado obligatorio.
[Leer más +]
297 de 320 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La mejor obra cinematográfica de todos los tiempos.
La obra cumbre de la historia del cine. Superior a la primera por la recreación de la infancia de Vito y su posterior ascenso en el mundo de la mafia, interpretado por un magistral Robert de Niro, actuación que la valdría un oscar, y que lo llevaría al estrellato, siendo considerado hoy uno de los mejores actores de todos los tiempos, sino el mejor. Al Pacino hace la mejor actuación de la historia del cine. Un alarde de saber actuar que lo consagraría en el mundo del cine como uno de los mejores actores de la historia, con una sólida carrera cinematografica al alcance de muy pocos. Su actuación es magistral, soberbia, poderosa, como también lo fue en la primera, pero en esta la supera con creces. Esa mirada de hielo que te estremece cuando la ves y te hiela la sangre, te penetra como si dos cuchillos te apuñalaran, esa pasividad cuando se encuentra enfrente de su mujer es histórica, una de las mejores imágenes de la historia del cine; también magistral ese beso con el que condena a su hermano Fredo, simplemente espectacular... Estos son algunos de los detalles que hacen de Pacino un mito, una leyenda. En cuanto a la dirección me quito el sombrero. Espectacular Francis Ford Coppola, sin duda su trabajo más logrado. El filme rebosa perfección, la fotografía magistral y la banda sonora un clásico, la banda sonora que mejor se conjunta con las imagenes. Jamás había visto una película con una banda sonora más brillante. Coppola hace unos flashbacks entre Michael y su padre Vito indispensables, soberbios. En cuanto al guión, puede que jamás se haya escrito ni se escriba un guión mejor. Espectacular Coppola y Puzo. Sencillamente la mejor pelicula de la historia del cine, una décima por encima de su predecesora, dos películas que son sin lugar a dudas la cima cinematográfica de toda la historia (la tercera , siendo por mucho la peor de las tres es un película soberbia. Una de las mejores de los 90). Sin palabras.
[Leer más +]
137 de 179 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El halcón y la hiena
[Secuela]

Michael Corleone vive confinado entre los cuatro márgenes de un Rembrandt. Es un retrato de familia. El claroscuro lo separa del entorno.

[Precuela]

Don Vito empieza desde cero. Construye su linaje, pieza a pieza. Sonríe satisfecho. Su inteligencia es sobre todo emocional. Lleva el as de la violencia en el reverso de la manga.

[Secuela]

La tela se ensombrece con el paso de los días. Michele trata de salir fuera del cuadro. Quiere rasgar el lienzo con los dientes. Golpea. Y cada golpe es una sombra más en la pintura.

[Precuela]

Respeto, fuerza. La oferta irrechazable. El odio es un caudal que desemboca en la venganza.

[Secuela]

Lo que empezó siendo un retrato de familia acaba siendo un cuadro de hombre solo.

Cernuda pone voz a la conciencia de Michele: "Cuando la muerte quiera / Una verdad quitar de entre mis manos, / Las hallará vacías..."
[Leer más +]
105 de 126 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Para los que creen que ponerla a parir, es diferenciarse de la masa
Yo voy de elitista, soy el sumum del conocimiento filosófico moderno y considero que esta película es una orgía comercial digna de mentes alienadas y sin sensibilidad, embobadas por el inconfundible olor a pudredumbre cerebral. Y una mierdaaaaa!!!! me oís bien... Y una mierdaaaaaa!!!!!!
El simple hecho de hacer un apunte de semejante calibre, es para ponerse a llorar. Puedo tolerar que esta película no guste, que resulte aburrida, incluso que desagrade, porque para gustos los colores. Pero lo que es inconcebible es que se presente a una obra maestra del cine como el paradigma de la insensatez, la vulgaridad que a menudo caracteriza al pensamiento masivo, o simplemente una "película de tiros".
Resulta doloroso contemplar una crítica en la que se hace una nueva revisión "standar" a cerca de la sociedad actual; nada nuevo, con apuntes filosóficos por aquí, algo de buen vocabulario por allá, con la esperanza, por parte de su autor, de que eso baste para tener la licencia de enumerar una sarta de gilipolleces, atacando a la película con el único pretexto de ser muy popular. Es cierto que a menudo el éxito exhacerbado de un film entre el público de "a pie", suele ser seña de baja calidad, pero negar la posibilidad de que una película logre llevar de la mano a público y crítica es admitir la imposibilidad de reconciliación entre élite y masa. A veces no hace falta un desarrollo exquisito del gusto cinematográfico para degustar una buena obra.

No hay nada más vulgar que retozarse en la vulgaridad, exponiendo topicazos uno detrás de otro, con el objeto de sentir que se está por encima de la masa, cuando en realidad se supera en mediocridad a la misma.

No hay nada más mediocre que pretender hacer de la mediocridad una virtud.

Esta película es esencial, y aunque su hermana mayor es soberbia, no deja de ser de imprescindible visualización.
[Leer más +]
74 de 103 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Obra maestra sociológica.
La segunda parte de la trilogía de “El Padrino” supera en calidad, por poco, pero la supera, a la primera por un elemento que ya señalaba en la anterior crítica: Su ambición.

No se trata ya de un simple retrato de los quehaceres de una familia mafiosa y su lucha por el poder, ahora las interrelaciones se han complicado y existe un verdadero entorno vivo fuera de ellos, desde políticos a empresarios, todos ellos forman parte de la historia en igualdad de condiciones. Es decir, lo que es la Historia, con mayúsculas, ya no es de género, es un relato sociológico, histórico, político y económico de un momento clave para los Estados Unidos. Y esto lo hace en el río de Pacino como en el de Robert De Niro. La llegada de los inmigrantes, su asentamiento en Little Italy, las relaciones con Cuba, las comisiones de investigación sobre la Mafia... estamos hablando ya de otra cosa, estamos hablando de Cine, no como un mero instrumento de sensaciones placenteras o impactantes, sino como un medio cultural de aprendizaje.

Pero no sólo en los grandes temas del guión la película es fantástica, sino en las relaciones humanas. Está mucho más trabajado los conflictos en las parejas, las mujeres recuperan su peso en la saga, y todo ello curiosamente con menos dosis de violencia que la primera, entre otras cosas porque ya no hace tanta falta. Ya se sabe quienes son, aunque intenten ser respetables, y por tanto se sugiere más que se muestra porque el espectador ya se ha hecho adulto.

El inserto de Robert de Niro es por definición uno de los mejores que se han hecho jamás en toda la historia del cine. Su ambientación y puesta en escena, merece por sí sólo un Oscar. También Pacino se hace grande, y desde luego que prefiero al padrino Michael Corleone que a Vito Corleone.

“El Padrino II” por tanto es mágica y enorme, y ayuda aún más a engrandecer a su predecesora, aquí el guión se reescribe y se retoca constantemente hasta que todos, hasta el último miembro de la película quedan satisfechos, cosa que no pasó con la anterior. Casi todos los secundarios están magníficos, aunque si tuviera que citar alguno no podría eludir a John Cazale, en un papel que atormenta al más pintado.

Dicho esto, quiero señalar que aún así, del cine de Francis Ford Coppola considero que su mejor película sigue siendo “Apocalypse Now”, es una cuestión meramente personal obviamente, pero eso no quita que diga que en especial “El Padrino II” sea una de las cumbres del cine norteamericano de todos los tiempos, y que cada vez que se revisite se encontrarán nuevos elementos para admirarla como obra de arte que es.

Nota: 8,9.
[Leer más +]
50 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La caída de los césares
Es recomendable hartarse de buen cine con esas 6 horas que conforman El Padrino 1 y 2 al menos cada lustro. Tengo insertada en mi memoria cinéfila planos creadores de escuela, que a partir de estas dos obras maestras y con el paso de los años, fueron conformando una manera de hacer clásica. Cineastas como Fincher y Campanella beben continuamente de esta manera de hacer en los planos de interiores; juegan con la misma perspectiva, aplican el mismo tempo en sus obras, juegan con las sombras y los trasluces en las cortinas, calcando planos y atmósferas puramente "coppolianas". En ese sentido, en ambas partes, el padrino, se sustenta en unas cualidades técnicas del genio que es Coppola casi como condimento definitorio para dar a la obra su "qualité" bien merecida; aunque la dirección de actores y el talento de estos, la elección de Nino Rota, la fotografía y un guión sólido y eficaz, son otras grandes virtudes no dejadas al azar.

Aún así, a pesar de guardar nitidamente la "atmósfera" de la familia Corleone, que encuentra un contrapunto estético ideal con las celebraciones católicas, repitiéndolas Coppola como liturgia del paralelismo entre ambas películas, ahora, recién revisadas los dos films, encuentro de más profundidad psicológica la segunda parte; encuentro, paradójicamente, mejor trazado un personaje que apenas habla, como es Michael Corleone.


Presupongo que el bueno de Mario Puzo ( escritor muy limitado, por cierto), vería necesario en la segunda parte conformar un pasado de Don Vito Corleone, para satisfacer curiosidades mitómanas en ese momento (la primera parte fue una de las películas más taquilleras de la historia), pero es tal el acierto en la puesta en escena, en el montaje y en la actuación de los actores, que parece que la parte precuela de la historia, no hace más que darnos una visión más amplia del alma de Michael Corleone.

(Continúo en el spoiler)
[Leer más +]
41 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Declive y ascensión
Y allí estaba, acomodado en su butaca, atravesando con su fría e implacable mirada a cualquiera que estuviese cerca, atravesándonos a nosotros, mientras su rostro, impertérrito, cortaba el más mínimo atisbo de contacto que pudieran querer tomar. Y así pasaron los días, uno tras otro, mientras los ojos de sus seres más cercanos se apiñaban entorno a él y visulmbraban admiración, apego, emoción, respeto y multitud de virtudes más que sólo podrían ser destacadas en muy pocos hombres... hasta que un día todo se marchó, el sentimiento se desestabilizó, la cuerda se tensó y la relación se rompió, en cambio, su tez seguía impávida, como el primer día, como desde el primer aliento a partir del cual comprendió que su lugar era importante, vital, trascendente. Y siguieron pasando los días, la desolación llegaba, la tristeza se apoderaba del más mínimo recóndito salón de aquel lugar, en cualquier instante y sus facciones se mantenían duras, impasibles, pero hasta lo más duro se resquebraja, y llegó el momento, sus ojos amanecieron cristalinos y su memoria retrocedió hasta aquel preciso instante, el instante que le hablaba sobre sus errores, le acometía en todos aquellos fallos que había ido apiñando tras una y otra decisión erronea, y nos mostraba esa cara de la moneda que esperabamos, que ansiábamos, porque sabíamos que no era tal la contundencia ni el empeine, que tras todo aquel monumento construido a base de vivencias y momentos rotos, también se encontraba un ser con sus debilidades, capaz de reconocer porque en los labios de sus semejantes ya no se dibujaba una sonrisa, y capaz, también, de retroceder, de recordar con el objetivo de desvelarse a sí mismo, que durante todo aquel tiempo, no era quien había creido ser, que sólo era uno más, uno más en la mesa de la cocina, uno más en el inmenso caserón, uno más en la apagada ciudad, y así lo capturó su rostro, desgastado y casi al borde del arrepentimiento, sin apenas mover un músculo...
[Leer más +]
50 de 69 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Coppola, consagrado
Dicen que las segundas partes no son buenas, pero el genial Coppola se encargó de repetir el éxito y la excelencia de la primera entrega: guardando las debidas proporciones, El Padrino I y II son como la 6a y la 9a sinfonías de Beethoven. Ambas son fantásticas. Ambas fueron revolucionarias. Ambas cautivaron. Y la densidad y perfección formal de la segunda obligan a las mayores reverencias, aún de quienes gusten más de la primera.

Robert De Niro hace un papelazo, magistral: tan bueno que permite hacer caso omiso de la ausencia de Brando (¡y eso es mucho decir!). John Cazale gana importancia y conmueve con un papel tan frágil, tan humano como nunca he vuelto a ver. Robert Duvall y Diane Keaton muestran todo su talento...pero la actuación más formidable es la de Al Pacino, que oscila entre el frío, obsesivo y programado hombre de negocios y el acalorado, irracional y tajante mafioso. El Bien y el Mal personificados, y entremezclados en su complejo personaje, le hacen merecedor de un puesto en el Olimpo del Cine.

Volvamos a Coppola. Alternando épocas y biografías, nos muestra al esforzado patriarca Corleone desde sus inicios y a su hijo Michael en la plenitud de su fuerza y poder. ¿Cómo hacer un drama largo y complejo y a la vez emocionante? He aquí la magia del director. Además, el gran trabajo de fotografía y la técnica narrativa lo llevan a uno a aplaudir con frenesí.
[Leer más +]
31 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Mafia y crimen
Séptimo largometraje de Francis F. Coppola (35 años). Escrito por él y Mario Puzo, se basa en la novela "The Godfather" (1969), de Mario Puzo. Se rueda en exteriores y escenarios naturales de Sicilia, Santo Domingo, Washington, Las Vegas, LA, Miami y Lago Tahore y en los platós de los Paramount Studios. Nominada a 11 Oscar, gana 6 (película, director, actor secundario, guión adaptado, banda sonora y decorados). Producido por F.F. Coppola, se proyecta en preeestreno el 12-XII-1974 (NYC).

Narra en paralelo dos historias separadas en el tiempo. La principal, protagonizada por Michael Corleone, de continuidad (1958-59) al relato de la primera entrega (“El padrino”, 1972). La segunda, protagonizada por Vito Corleone, evoca recuerdos infantiles de éste en Sicilia (1901), la formación de su familia y su ascensión a jefe mafioso en NY (1917-25). La residencia familiar situada inicialmente en Little Italy (NYC) se traslada posteriormente a una lujosa villa del Oeste (Nevada), situada junto a Lago Tahore. La acción se desarrolla en NYC, Nevada, Las Vegas, Miami y Cuba.

El film suma drama, crimen, cine de gángsters y thriller. Los personajes se presentan bien desarrollados, con densidad y profundidad psicológica, en especial los de Michael, Alfredo, Tom Hagen y Pentangeli. Los diversos ambientes están construidos con eficacia y acierto. El tono del relato es más sombrío y melancólico que el de la primera película, a la que supera en profundidad y complejidad. Las referencias morales son más claras (condena de la Mafia, desolación de Michael). El relato alcanza niveles de conmoción y emoción más elevados. Gracias a un excelente montaje, enlaza con fluidez narrativa los diferentes tiempos y escenarios en los que tiene lugar la acción. Aporta una buena descripción de los ambientes, incorpora interpretaciones notables y alcanza un nivel elevado de fuerza dramática. Son escenas destacadas la fiesta en Little Italy, el triunfo de la revolución cubana, la desolación de Michael enfrascado en recuerdos y remordimientos, y la secuencia escalofriante del "beso de la muerte".

La historia presta especial atención a las relaciones de poder, sumisión, lealtad y confianza, dentro de la organización. Denuncia el individualismo, la corrupción política, el espíritu vengativo y la marginación social de la mujer. Muestra, bajo el áurea de un relato elegante y aparentemente exquisito, un mundo en el que impera el crimen, el chantaje, los abusos de poder, la utilización de las personas como objetos de cambio, la corrupción, la explotación y el salvajismo más feroz. La renuncia al tráfico de drogas no los convierte en ángeles. Toman la decisión con la vista puesta en sus intereses y en beneficio de su mayor enriquecimiento. La naturaleza inmoral de su conducta no admite ni disculpas, ni atenuantes, ni perdón.
[Leer más +]
32 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
MAS PELICULA, MAS COMPLETA.... ES UN MILAGRO.
Seamos justos, EL PADRINO, es un clásico absoluto y una de las películas más poderosas (en todos los sentidos) jamas realizada en la historia del cine, con un Marlon Brando culminando su leyenda (pobre el que diga que era mal actor), un trabajo en el que todo funciona dejando momentos antológicos de la historia del cine, era, es y será... la película de gansters por excelencia.

Pero como trabajo cinematográfico, EL PADRINO PARTE II, supera ampliamente a su antecesora por varios motivos, primero, porque en realidad son dos películas, una con los flasbacks de Vito Corleone, y otra en la época actual con Michael Corleone, lo que supuso, desde mi punto de vista apasionado, uno de los mejores trabajos de montaje y edición jamas realizado con la complejidad de "aunar" dos guiones absolutamente diferentes y que sin embargo están intimamente relacionados.

Por otra parte, la sensación de haber viajado en el tiempo cada vez que se visiona la parte de Vito joven es inherente en cada sesión de visionado, tonos, colores, encuadres, fotografía te introducen de lleno en ese mundo de principios del siglo XX y no te abandona en ningún momento...simplemente milagroso.

Y en cuanto a guión y definición de personajes es un prodigio...vemos claramente la diferencia de estilos entre los dos padrinos, Vito y Michael, asi como su padre solo "mataba" por "necesidad" y muy selectivamente (por decirlo de algún modo suave) y se le atisba cierto fondo "humanista" y algo de corazón, Michael Corleone es justo la antipoda de su padre, con una obsesión y fanatismo por el mismo y su própia familia que le hace una bestia parda, reconociendo en el un alumno que no ha sabido trasladar la filosofia de su maestro, su padre, y que claramente no ha entendido nada de lo transmitido (Vito jamás hubiese tratado a su propia sangre como Michael lo hace... son simplemente unos principios mal interpretados).

Y, así como Pacino, está tremendo como Michael Corleone, la perfección hecha interpretación, tenemos a su hermano Fredo (John Cazale) que simplemente te pone los pelos de punta (que gran duelo de actores hubiese sido, si hubiesen tenido mas escenas juntos, claro.)..el resto, increibles, desde Talia Shire (que actriz más desaprovechada, grandísima) hasta el último figurante...en fin, me puede la pasión....y es que está película es cine en estado puro que, como dice algun compañero usuario, se te graba a fuego en mente y alma.

UN MILAGRO DE PELICULA.
[Leer más +]
21 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La mejor de la trilogía
Mucho más dramática que su predecesora, más personal e íntima, más cruda e implacable, 'El padrino. Parte II' logró superarla cuando parecía imposible, convirtiéndose en la primera secuela en triunfar, con toda justicia, en los Oscar.
Alejándose de la temática más policíaca y de intriga, Coppola y Puzo tejieron una trama de engaños y traiciones que conducirán inevitablemente a Michael Corleone al sitio en el que todos acabamos deseando que estuviese: el mismo Infierno. El guión resulta de lo mejor que he visto, con numerosas aunque leves pistas para identificar al traidor, mientras que la parte de Vito Corleone goza de una inigualable fuerza en determinados momentos (el ajuste de cuentas con D. Fanucci) y se complementan de manera inmejorable. Los actores, poco podemos decir de ellos, sólo que están perfectos: Al Pacino estremece como Michael, llegando a helar la sangre a más de uno en determinados momentos (el beso a su hermano), John Cazale realiza uno de sus mejores trabajos como Fredo, Robert DeNiro borda el papel de Vito Corleone, hablando un perfecto italiano (comprobadlo en la versión original), Michael V. Gazzo también resulta inmejorable como F. Pentangeli (lástima que este actor no lograse suficiente prestigio para avanzar dentro del mundo de Hollywood), Lee Strasberg, Talia Shire (hermana de Francis Ford Coppola)... simplemente todos están soberbios. La banda sonora vuelve a estar compuesta por Nino Rota, aunque en este caso tuvo ayuda por parte de Carmine Coppola, padre de Francis, logrando una partitura excelente, como la de la primera parte. Los decorados son espectaculares, tanto los naturales como los recreados, desde Corleone hasta el barrio italiano de Nueva York pasando por la isla de Ellys. Gordon Willis vuelve a aportar un estética bastante sombría a la fotografía de la película, y de nuevo acierta de pleno.
En definitiva, película imprescindible que rara vez no está, al igual que la primera parte, en las listas de las mejores películas de la historia. Recomendable para cualquier amante del cine en general, y en especial, claro está, del cine negro.
[Leer más +]
19 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
“Nunca unos ojos habían dicho tanto”
Podemos rechazar a la sociedad; podemos rechazar las normas que nos rigen; podemos rechazar incluso a aquellos que nos rodean... Pero lo que no podemos rechazar nunca es nuestra sangre y su legado. Michael Corleone ha asumido el poder. Dos años más tarde del colosal éxito de El Padrino, Mario Puzo y Francis Ford Coppola reúnen una vez más sus mentes y plumas para realizar una devastadora película; una cinta que nadie se atreve a juzgar menor a su predecesora, habiendo incluso quienes la catalogan como la mejor parte de la trilogía. Nominada para once Oscares y ganadora de seis; con un elenco que reunió a Al Pacino, Robert de Niro, Robert Duvall, Diane Keaton y Talia Shire; un guión excelso y osado narrando dos historias en espiral, y la música inmortal de Carmine Coppola y Nino Rota, El Padrino II puede ser clasificada como una película prácticamente perfecta.
Nadie puede definir ciertamente si esta cinta es una precuela o una secuela, porque en realidad es ambas.
La primera historia (y la llamo primera porque Pacino fue nominado por actor y de Niro como actor de Reparto, aunque cronológicamente suceden al revés) nos relata una nueva batalla librada por Michael, el heredero de la dinastía Corleone, quien ha recibido un legado de poder, respeto y dinero; más también una herencia maldita de dolor, angustia y muerte.
La segunda historia cuenta el ascenso de Vito Corleone, el Padrino original; desde su infancia perseguida en Sicilia, hasta la consolidación en América, a través de la astucia y el arrojo, de uno de los imperios criminales más grandes de los Estados Unidos.
La cinta fue filmada aún en Technicolor, haciendo sus tonalidades mucho más intensas. El relato de Michael es apreciado en colores brillantes y se desenvuelve casi siempre bajo el rayo del sol con escenarios como Nevada, Miami y Cuba. La historia de Vito maneja siempre un look sepia y se desarrolla bajo los nublados neoyorquinos y la vengativa Sicilia. La edición entre las dos historias es magistral. Coppola toca aquí los lindes de la perfección.
El Padrino II es una pintura fantástica y detallada de la naturaleza del mal. El reino de los Corleone, saturado de ambición y desbordante de poder busca ampliar sus fronteras. A diferencia de su padre quien era sólo la mente tras los actos, Michael siempre toma parte en ellos, lo que desencadena un destino trágico y brutalmente violento para la familia.
Las secuencias a resaltar son incontables; la persecución inicial de Vito, el asesinato de La Mano Negra bajo la procesión religiosa de la pequeña Italia, la repartición de Cuba entre los inversionistas americanos simbolizada en un pastel, el Año Nuevo cubano y el triunfo de los rebeldes y claro está, las escenas finales donde el poder clama poder y la sangre siciliana se hace sentir nuevamente en el aniquilosamiento premeditado y sicario de los enemigos de la familia.
continúa sin spoilers
[Leer más +]
16 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El padrino. Parte II (1974)
Precuela y secuela al mismo tiempo de 'El padrino'. Este filme relata en paralelo dos historias espaciadas en el tiempo: la de Michael Corleone (Pacino) –la principal–, que prorroga el relato de la primera parte y la de Vito Corleone (De Niro), historia que rememora su infancia en Sicilia y su ascenso a jefe mafioso en Nueva York.

A pesar de que la última imagen de 'El padrino' era una conclusión redonda e insuperable, Coppola accedió a las presiones y decidió continuar con la adaptación de la novela de Mario Puzo. El resultado no pudo salir mejor, ya que además de conservar su enorme rigor artístico, ésta la supera en complejidad y es moralmente más "shakespeareana".

'El padrino. Parte II' ahonda aún más en la oscuridad de Michael Corleone, el hilo conductor de la saga. Sus principios morales se transfiguran en pura hipocresía e, inintencionadamente, lleva a cabo un proceso autodestructivo de su familia. Una historia apasionante y un gran fresco histórico de los Estados Unidos de primera mitad del siglo XX.

Más oscura y melancólica que la primera parte y sin el gran Marlon Brando, la trama de 'El padrino. Parte II' se irá convirtiendo en un festín cinematográfico y en una bajada hacia los infiernos hasta que termina con el beso fraternal más turbador de la historia del cine. Admirable y eterna.
[Leer más +]
16 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La obra maestra parte II
En mi opinión, si "El Padrino I" es una de las mejores películas de la historia del cine, aún mejor es la segunda parte, lo aseguro.
A decir verdad, la diferencia no es muy notable, ya que se podrían unir las dos partes y no se notaría el cambio.
Excelentes interpretaciones, excelente banda sonora, excelente puesta en escena... En fin casi todo igual. Lo que en mi opinión hace a "El Padrino II" una pizca mejor que la primera parte es la perfecta combinación que hace Coppola con la historia de Vito Corleone, dividiéndola en dos partes (la actual, y la de cuando el era joven). En fín, afortunados sean los que no hayan tenido el placer de verla... por que podrán descubrir la mejor saga de la historia del cine.

1974: 6 Oscar: mejor película, director, actor de reparto (Robert De Niro), guión adaptado, dirección artística, banda sonora original
[Leer más +]
22 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Cuando se alcanza la perfección, todo lo que viene después son problemas.
A, B, C, D, E, F, G, H, I, J, K, L, M, N, Ñ, O, P, Q, R, S, T, U, V, W, X, Y, Z.
Aquí están las herramientas necesarias para, combinándolas de la manera adecuada, escribir una crítica a la altura de la película.
Yo no puedo... tengo demasiado respeto por esta película como para decir que es una obra maestra y soltar el discurso de marras, prefiero ver las letras sueltas, dejar volar mi imaginación y saber con certeza que con ellas se puede hacer lo que hizo todo el equipo de rodaje de "El Padrino II": Magia.
[Leer más +]
17 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Tanto, tanto, tanto, que al final...
Ante todo, no quiero que por el título de mi crítica se me malinterprete. No es que me haya sentido decepcionado tras ver las dos primeras partes de El Padrino, ni muchísimo menos, pero sí que he echado algo en falta después de tantas buenas críticas que había leído y de tantas personas que me habían dicho con firmeza que son las mejores películas de la historia. Al final diré qué es ese "algo" que echo de menos.
Desde un punto de vista técnico, la película es indiscutiblemente perfecta: la dirección, sublime; las interpretaciones, insuperables; el ritmo, trepidante; la banda sonora se arrastra con fuerza en tu oído y de ahí no escapa nunca. Personalmente, me ha gustado más la segunda parte, aunque es cierto que la primera cuenta con Marlon Brando, y eso es mucho. Respecto al óscar de Robert deNiro, he visto muchas películas suyas y no creo que ésta sea de sus mejores actuaciones. Me parece injusto que se llevara el óscar por esta película y no, en cambio, por otras como Taxi Driver o incluso El Cabo del Miedo; como tampoco me parece justo que Al Pacino no fuera recompensado en ninguna de sus actuaciones en la saga con el gran premio. Su mirada impenetrante se te queda grabada en la cabeza, al igual que esa forma de expresar su ira, su odio, su cólera sin usar las palabras.
¿La razón por la que no le pongo el 10, ni a ésta ni a su antecesora? Es difícil de explicar, pero me falta un ingrediente. La película no te plantea ningún tipo de reflexión. Tras ver El Padrino, uno se siente realizado, se queda a gusto después de ver 3 horas del mejor cine jamás hecho, sí. Pero, uno o dos días después, ¿qué? Ésta es la diferencia con otras películas que, en mi opinión, sí merecen un 10, como Senderos de Gloria o Alguien voló sobre el nido del Cuco. Porque te hacen pensar, divagar, reflexionar sobre el ser humano o cualquier otro tema. El Padrino no. Te ensalza la institución de la familia, eso es lo mucho que hace al margen de contarte la historia de unos mafiosos -con la maestría que ya he descrito antes, claro está-. Tal vez me equivoque, pero ésta es la sensación que causó en mi El Padrino, tanto la primera como la segunda parte.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
BAJANDO A LOS INFIERNOS
Siempre escuché que nunca segundas partes fueron buenas. Pues bien, aquí tenemos una película, la segunda parte de la famosa trilogía "El Padrino", que no sólo rompe, sino que destroza esta teoría tan comentada.
Desde mi punto de vista, nada tiene que envidar esta película a su antecesora y goza de idéntica maestría en todos los sentidos. La mano firme de Coppola dirige una historia mucho más compleja, más rica, más oscura y claramente diferenciada en dos partes.
Por un lado seguimos avanzando en el tiempo y conociendo aspectos de la vida de Michael Corleone, el nuevo Don de la familia, el cual poco a poco irá involucrándose más y más en los aspectos mafiosos que heredó de su padre, hasta completar un descenso personal a los infiernos espectacular. Sus dosis de frialdad, crueldad y rigor, superarán con creces a las de su progenitor y no se detendrá ante nada ni ante nadie, para según sus propios criterios, liquidar a los enemigos de su familia, a aquellos que van en contra de sus intereses económicos o personales.
Pero por otro lado y de forma paralela, la película también retrocede en el tiempo y de esta forma, podremos conocer los primeros pasos en la vida de Vito Corleone, el padre de Michael, desde su dura infancia hasta que llegó a convertirse en Padrino de su propia familia mafiosa.
De esta manera se completa el puzzle de la familia Corleone y se profundiza en el cuadro de su vida, mostrándonos Coppola un retrato delictivo de la realidad de la mafia estremecedor.
Si a esta gran historia se unen actuaciones tan memorables como las de Al Pacino, Robert De Niro, Diane Keaton o Robert Duvall, por poner sólo unos pocos ejemplos, el resultado no puede ser otro que una obra de arte desde cualquier punto de vista desde el que se la mire.
Para finalizar les doy un consejo, vean esta película tranquilos, estén muy atentos a todo y no pierdan detalle de la mirada gélida con la que Al Pacino, adorna la personalidad de Michael Corleone. Estoy convencido de que les impresionará tanto como a mí.
Así que a hacer muchas palomitas en el microondas, porque la cinta es larga y que la disfruten. Merece mucho la pena.
[Leer más +]
14 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Vida e historia de dos generaciones. La familia Corleone.
La primera parte tiene a Marlon Brando, tiene la redondez, tiene la transformación de Michael, tiene el romance en Italia y tiene ese final, ese "Don Corleone" y aquella puerta que se cierra (¿homenaje a John Ford?).

La segunda parte tiene uno de los mejores montajes de la historia. Coppola entrecruza con valentía el relato de Vito con el de Michael. La jugada sobrepasa la redondez: Si haces redondo lo arriesgado estás un paso por encima.

Ya no tenemos la veteranía del consagrado Marlon Brando, pero asistimos al nacimiento de Robert De Niro ("My father's name was Antonio Andolini... and this is for you"). Nadie es imprescindible.

En la primera parte tiemblan los cimientos de la familia Corleone, Michael los restaura a fuerza de pistola. La segunda parte es ambiciosa y compleja, camina un paso por delante: tiene la subida, el asentamiento y los pasos hacia la caída.

"IN MY HOME! IN MY BEDROOM! Where my wife sleeps... and my children play with their toys"

Tiene la fuerza. Tiene el corazón, la garra y las entrañas. Tiene la patada en el estómago. Tiene el dolor, la traición. Tiene lo intenso. Tiene el mejor beso de la historia del cine –y ocurre entre dos hombres–, lo es por lo que pesa, lo es por lo que ocurre ("You broke my heart!!")... y lo es porque sabemos lo que significa.

"I don't want anything to happen to him while my mother's alive"

Tiene el abrazo y el perdón ("I've always taken care of you, Fredo"), tiene la pesca con caña en la barca. Tiene la carrera de Vito Corleone por los tejados.

De la primera recuerdo ráfagas de ametralladoras y varios disparos. De la segunda un único tiro. Uno solo. Un disparo seco cuyo sonido se pierde. PAM. Lo recuerdo como un guantazo. Siempre me pareció un guantazo. Creo que es porque lo sentí como un guantazo.

Michael Corleone siempre fue diferente del resto de su familia. Esta segunda parte siempre será diferente de todo lo que se haga. Y aunque no lo entendí cuando la vi por primera vez en su día, hoy no solo lo entiendo sino que no puedo entenderlo de otra forma: Para mí esta es la mejor parte de la trilogía... y una de las 10 mejores películas de la historia.

“If anything in this life is certain, if history has taught us anything, it is that you can kill anyone”
[Leer más +]
14 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El historial del padrino
Se rompe el dicho de que: “segundas partes nunca fueron mejores”.
Aquí en El padrino ll, podemos apreciar una obra de arte. Nunca el flash back fue mejor manejado. La juventud del Padrino es mostrada aquí tan magistralmente como en el libro de Mario Puzo.
Robert De Niro en una interpretación magistral del joven Vito Corleone. Y es que uno se cree que realmente es el mismo personaje que interpreto Marlon Brando en la primera parte, solo que en su época de juventud. Algo que es muy difícil de lograr… y solo queda por decir… Brando y De Niro, ¡par de ases! de la actuación.
[Leer más +]
19 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Buffffffffffffffffffffff
Es, como la primera parte, una pelicula acojonante. La tercera es muy buena también, pero queda eclipsada por las otras dos. Que Al Pacino no se lleve el Oscar a mejor actor es algo que no consigo entender, pero por otro lado la actuación de Robert De Niro es absolutamente increíble, espectacular, de las mejores actuaciones de la historia del cine, y desde luego la mejor de su carrera (y eso que hablamos de un tío que ha hecho Taxi Driver, Toro Salvaje, Los Intocables de Elliot Ness, Uno de los nuestros....). Robert Duvall y Lee Stransberg impresionantes, el montaje, el guión, la dirección, los decorados de La Habana y Little Italy........es que no puede haber nada que se pueda hacer mejor en esta película. Por último qué decir de los diálogos, si en la primera se te quedan grabados los que tiene al principio de la película con el empleado de la funeraria, o las frases míticas, que decir del diálogo sobre Moe Green que tiene Michael con Nyman Roth, sus discusiones con Fredo o su esposa, o la increíble conversación equiparando al imperio Romano con la Mafia del Consiglieri Hagen con Frank, que se hayan hecho diálogos asi no tiene precio.
[Leer más +]
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo