arrow
8
"See that girl, watch that scene, dig in the dancing queen"
“Muriel’s wedding” forma parte de ese grupito de comedietas modestas y traviesas que con cuatro chavos y mucho talento nos cuentan, entre chorrada y chorrada, cuatro cositas de la vida. Pim, pam..., así, sin más..., como quien no quiere la cosa. Porque en una sociedad repleta de rateros, sinvergüenzas, embusteros, farsantes, crápulas, aduladores, chaqueteros, depravados y tunantes de índole diversa, muy pocos tenemos la fortuna de poder echar unas risas o compartir un cafelito con esa Muriel, perdón Mariel, de nuestro entorno más cercano.

Y aunque la música de ABBA que lleva enquistada la peli repatee a más de uno por sus desmedidas dosis de almíbar, la verdad es que refuerza la teoría de que, pese a su carrocería hortera y casposa, las melodías del grupo escandinavo reflejan a la perfección ese puntito fresco, ingenuo y romántico de aquellos inolvidables 70. Y eso es lo que, a veces... sólo a veces, echamos de menos los más viejos del lugar.

Como bien dice Sugarfoot: Una joyita... y añado yo,... a reivindicar.
[Leer más +]
46 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Para todos los que alguna vez se han sentido Don Nadie
Muriel (Toni Collette) ha crecido sintiéndose una nulidad. Su padre está obsesionado con el éxito y la fama, su madre es un cero a la izquierda, sus hermanos y ella misma se hacen mayores sin tener muchas perspectivas de futuro y, aún menos, de triunfar en el sentido en que su ambicioso y codicioso padre entiende ese término.
Para añadir más cosas a la lista, Muriel tiene muchos kilos de más, es tímida y se siente tan sola y tan inútil que mendiga la amistad de unas antiguas compañeras de escuela que son unas tontas engreídas con la cabeza hueca y que cifran su propia valía en el atractivo físico, en la popularidad y en la rivalidad para atraer a los hombres.
Muriel se siente patética, y de hecho al principio llegamos a verla así. Una chica guapa y acomplejada porque su gordura la excluye, que está en paro, que se pasa los días escuchando la música de Abba en su habitación y que se conforma con tener unas amigas que la desprecian.
Un día decide reaccionar y dar el primer paso para marcar una conveniente distancia entre ella y su agobiante casa familiar y, mediante una maniobra no demasiado lícita, se marcha de vacaciones a una isla, siguiendo los pasos a sus estúpidas amigas. Allí se reencuentra con otra antigua compañera de instituto, Ronda (Rachel Griffiths), con la que congenia. A partir de ese viaje, Muriel decide buscarse la vida y volar del hogar paterno, así que se marcha con Ronda a Sydney para empezar de nuevo.
Interesante disección de los dudosos valores impuestos y metidos por los ojos a las masas: el éxito, la competitividad, la superficialidad, la creencia de que la belleza física conlleva la felicidad, de que el matrimonio es la máxima aspiración para las mujeres... No ha habido un solo día en que Muriel no haya escuchado a su padre decir lo inútil que ella es, que no ha llegado a nada... Su máxima aspiración, por supuesto, es ser popular y casarse, y verse bonita. No se valora lo bastante para advertir que se deja arrastrar por unos sueños vacíos y que para ser una mujer de valía no es necesario casarse, ni ser bonita físicamente, ni ser "popular" (si ser popular conlleva tener unas amigas tontas y ególatras y gente alrededor que sólo te valora por tu apariencia).
En Sydney comenzará su nueva vida con Ronda, y juntas van a pasar buenos y malos momentos.
Muriel va a emprender su propia maduración. Se va a equivocar, va a vivir nuevas experiencias, y se va a dar cuenta de que ciertas aspiraciones no tienen por qué suponer alcanzar la felicidad.
Nunca el dicho de "y vivieron felices y comieron perdices" ha estado más fuera de lugar.
Comedia dramática y reflexiva de P. J. Hogan que bajo su fachada algo simplona esconde todo un muestrario, en ocasiones doloroso y punzante, de los fracasos personales y de la búsqueda de la libertad personal.
[Leer más +]
32 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Quiero boda al precio que sea.
He visto esta ácida comedia recientemente y lo que más me ha sorprendido es que rebosa frescura aún habiendo pasado más de diez años de su estreno, con un elogioso intento de apartarse de la comedia convencional al uso. Toni Collette además está esplendorosa en su papel de una joven que huye sin saber bien en qué dirección, tratando de salir de un ambiente social opresivo y lleno de convencionalismos.
Una joyita.
[Leer más +]
30 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Sobre buscar y encontrar
A primera vista, parece una película bastante petarda sobre una hortera australiana cuyo único deseo en la vida parece ser el de casarse a la más pura manera Lady Di y escuchar ABBA hasta que le revienten los tímpanos. Es una impresión errónea y resultaría una lástima dejarse llevar por ella y perderse una película que guarda varias y muy agradables sorpresas dentro de sí.

Empieza como comedia, se introduce de manera desgarradora en los terrenos de la tragedia y mientras tanto, presenta una cabal inspección de lo que significa ser y tener...y desear. Sin grandes alardes ni tremendismos, sólo con la sencilla habilidad de un director contando una historia sobre una persona cuyo legítimo deseo es el encontrar un lugar en el mundo y, en resumen, pertenecer a algo y a alguien, aunque este deseo pueda llevarle por caminos inesperados y no siempre recomendables.

Una película para llorar, para reír, para regodearse con los temazos de ABBA, para sentirse confortado, para pensar, para desear comerse el mundo, para huir, para encontrar, para dejarse llevar...Muy buena.
[Leer más +]
21 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
QUIERO VOLVER A VERLA
La vi hace algunos años, cuando estaba en mi adolescencia y la verdad me sentí muy identificada en aquél entonces, no en todo porque mi familia no era así dejada, al contrario mi mamá era muy sobreprotectora, demasiado diría yo, pero me identifiqué porque yo siempre soñaba con hacer cosas divertidas, con que llegara un príncipe azul a mi vida, con que ese espíritu libre que yo tenía lograra liberar también al cuerpo que poseía, todo eso me llevó a ver en Muriel a una chica como yo, una chica nada ajena para mí, al contrario más cotidiana de lo que muchos puedan imaginar, pues creo que habían y siguen habiendo miles de Murieles, algunas soñadoras, otras reprimidas, o muchas con ambas características, que van por ahí desencadenando su propio destino y esperando al igual que Muriel encontrarse por fin a sí mismas, y desinhibirse por completo en esta sociedad de consumo que día tras día nos sumerge más en los paradigmas de la belleza superficial y los cerebros desocupados.
[Leer más +]
11 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
LA AMISTAD SOBRE EL AMOR
Cortante como una cuchilla de afeitar, la película va penetrando en nuestras conciencias; solapada tras un falso halo de comedia, nos va mostrando poco a poco la cruda realidad de la vida de sus personajes, y va dejando gradualmente ése género para adentrarse en el más puro drama.

SPOILER 1

Una historia sobre el lado negativo del amor, de como éste se termina, la infidelidad, el astío, la monotonía, provocan daños terribles y profundos en las personas, daños psicológicos e incluso el suicidio.

Buena película, bien protagonizada por Toni Collette, que va mejorando su aspecto físico a medida que va avanzando el film.

LO MEJOR Y LO PEOR EN EL SPOILER 2
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
¿Dónde venden esos pendientes de triángulo?
¿Alguien no se ha sentido alguna vez como Muriel?

¿Como una inútil, que no encaja, que no tiene éxito ni autonomía?

Porque, incluso este personaje tan torpe, con tan poca carisma y tan poca clase, tiene un encanto y transmite una mezcla de lástima y de esperanza. "¡Ánimo, Muriel!", aunque a veces llega a ser desesperante.

Junto con otras películas, el mensaje de crítica es claro, y lo mejor, lo presenta de una forma simple y alegórica: así como perseguimos el éxito, y nuestros sueños se basan en cimientos tan vacuos como la fama, el dinero o el matrimonio creyendo que son los medios para ser felices, Muriel espera tener una boda por todo lo alto... al precio que sea. Sin embargo, se ve fea, dependiente, sin gracia ni glamour. Y mientras la vida pasa y su alegría escapa por la ventana, se encierra en su cuarto escuchando música, como un ser condenado al fracaso.

Porque todos podemos sutituir ABBA por cualquier grupo que nos inspire melancolía y nostalgia por una realidad difusa que no hemos tenido, y que en realidad, no necesitamos para ser felices.

Una delicia de película. Una estética ochentera y una forma simpática de aplastar uno de los mayores mitos de la sociedad.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Boda de Muriel, éxito de Hogan
Hogan se arriesgó a desnudar su sociedad y su neurosis, mostrándonos a una jovencita víctima de los estereotipos (de belleza, de éxito, de familia) de la clase media australiana (¿mundial?), que decide mandar todo al carajo y labrarse su destino con autonomía. Atrás quedan el padre arribista, la madre reprimida, las amigas hipócritas, en fin, toda la gente snob que la asfixiaba...pero el drama apenas comienza: vendrán otras adversidades, algunas insospechadas. Lo bonito es que Muriel se mantiene franca, sincera, pura si se quiere, mientras a su alrededor el mundo (nuestro mundo) sigue viniéndose abajo en su decadencia. Excelente reparto para un excelente guión. Un film inolvidable.
[Leer más +]
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Como una botella de buen vino envuelta en papel de charol con puntillas
Vi esta película hace muchos años y aun hoy la recuerdo cómo uno de los grandes hallazgos del cine. Tras es maquillaje de cutrería se esconde una historia desgarradora, unos personajes que además de haber sido creados con genial maestria, son interpretados de un modo tan, tan especial que tras visualizar la película no han dejado de acompañarme. No creo que se pueda pedir más.
Es de esos acontecimientos cinematográficos que sólo ocurren de vez en cuando, de esas propuestas que no te dejan indiferente: o cierras el televisor y piensas "Vaya bodrio" o te quedas enganchadito de principio a fin. A mi modo de ver, parece lo que no es; cómo dijo alguien parece una comedia y es una tragedia, aunque yo más bien creo que un canto a la libertad, en la línea de "Thelma & Louise" por compararla con algo.

Cuando apareció, aún hondeaba la alargada sombra de "Cuatro bodas y un funeral". Cómo otros aficionados pensé "otra comedia australiana, tal vez sea divertida" y me puse a verla sin saber lo que me esperaba. No he parado de recomendarla desde entonces y me sirve para saber con quién comparto opiniones similares. Curiosamente, suele coincidir que, a quién le gusta "La boda de Muriel", suele gustarle también "La delgada línea roja" y no suele gustarle demasiado "Salvar al soldado Ryan", por poner un ejemplo de dos posturas contrapuestas en el fabuloso mundo del séptimo arte.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Muriel, probablemente el personaje más tonto del mundo.
Realmente no entiendo algunas críticas de esta película, que la situan al borde de la excelencia. Personalmente, aparte de la interpretación de las dos protagonistas, Toni Collete y Rachel Griffiths, que están impecables en sus respectivos papeles, y la banda sonora de ABBA, lo demás es de un cansino y un petardo que abruma. Me cuesta muchísimo simpatizar mínimamente con la gorda Muriel y su obsesión por triunfar en la vida mediante una boda tutiplén, ni con su sumisa madre. El único personaje de la película que me parece amable, coherente y digno es el de su amiga Rhonda, que no duda en ayudar a Muriel a salir de su encierro vital y a la que luego ésta da una patada en el culo por realizar su sueño de vestirse de novia.

En fin, la película entretiene, pasas el rato sin más y si te gusta ABBA disfrutas con la música, pero la trama en general resulta altamente irritante y si lo que el director pretende es que sintamos pena de la pobre Muriel, que nunca ha recibido atenciones ni cariño, conmigo desde luego no lo ha conseguido. No me gustan los personajes-víctima, que además encuentran su razón de ser en su propio victimismo. Y no me creo el planteamiento de la película según el cual la niña es así de idiota por la falta de amor que ha padecido porque lo cierto y verdad es que se pasa todo el tiempo intentando ser como una de sus absurdas amigas, que no han tenido ningún problema de falta de cariño ni de marginalidad pero que son tontas de morirse.
[Leer más +]
15 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Potencia tu autoestima
Siempre será una de mis películas favoritas, ya que no me canso de verla una y otra vez.
Fue la primera película que vi de Toni Collette y desde entonces sigo la pista de todo lo que hace porque me encanta.
A parte de ser una película divertida y con una banda sonora genial, tiene un mensaje muy importante que a todos aquellos que alguna vez hemos sentido que no encajamos, nos viene muy bien escuchar de vez en cuando.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Mamma Mia!
Lo que parecía a simple vista una sencilla y tontorrona comedia romántica acerca de una chica obesa desesperada por encontrar un marido, se convirtió en algo parecido a un clásico de culto dentro de unos límites, claro está. En cuanto Rachel Griffiths y Rachel Griffiths aparecieron juntas en pantalla, los espectadores supieron que no iba a ser la típica aventura romántica dulzona. No es que Collete interprete a Muriel Hislop, una desmañada muchacha con sobrepeso, sino que, por así decirlo, habita en su interior. Es una chica capaz de cualquier cosa para llegar al altar vestida de blanco, sin importar la pareja o si vivirá feliz después. Ayudada por su vieja amiga Rhonda (Rachel Griffiths), Muriel empieza a transformarse, se hace llamar de otra manera y se dispone a encontrar su amor.

Que el director introduzca inesperados toques amargos en lo que es, en esencia, el mundo de fantasía de una muchacha, hace que esta comedia sea única y perdurable. Muy pocas películas han conseguido equilibrar el sentido del disfrute infantil con el sentido de premonición y fatalidad. Incluso años después de su realización, es fácil comprobar por qué estas dos amigas protagonistas, forman un dúo tan rompedor, con o sin los temas de Abba que abundan en la cinta.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Oscuridad entre lo rosa.
Muriel es una joven fea, gorda, acomplejada y maltratada (como el resto de la familia) por un padre imbécil y prepotente. Durante una boda caerá en sus manos el ramo de la novia...
A partir de un guión propio, P.J.Hogan logra una equilibradísima comedia dramática, o tragicomedia, partiendo de los cuentos de hadas infantiles ("El patito feo", "La Cenicienta") para a la vez realizar una notable crítica hacia la virtualidad de la realidad que nos rodea (eso sin recurrir a ningún efecto especial ni mecanismo pirotécnico). Todo es una falacia, puro teatro, el matrimonio es un símbolo más que nítido de ello en múltiples casos, no hay más que putos intereses, puta conveniencia; se alaba y busca una Imagen, se sobrevalora la Belleza, se desprestigia la propia personalidad y al ser humano (un campo de minas de virtudes y defectos) de manera lamentable. Así va el mundo. Hogan lo hace en un tono agridulce, pero lo hace y muy bien, gracias a un guión excelente y a unas interpretaciones espléndidas, entre otros elementos. Queda, entre tanto desmoronamiento divertido y afortunado, la Amistad entre dos -¡sólo dos!, imposible más- personas. Una, la encantadora, humana y antiestética Muriel; otra, una mujer postrada en una silla de ruedas. Oscuridad entre lo rosa.
A los americanos les gustó tanto que Hogan ya ha hecho en Hollywood otra buena comedia, más ligera y menos gruesa, con Julia Roberts: "La boda de mi mejor amigo".
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Para mi, una película mítica
No es perfecta ni se habrá llevado todos los premios pero es, de lejos, una de mis películas preferidas.
¿Por qué? Porque llegas a empatizar con todos los personajes que buscan nada más y nada menos que ser felices.
La combinación interpretativa de Toni Collette y Rachel Griffiths es explosiva. Más allá de las canciones de ABBA y los vestidos de novia es una oda a la realización personal y a la amistad.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La comedia-drama
Es una película que es imprescindible conocer. Vendida como comedia es un film de los más dramáticos que he visto. Los personajes tienen vidas miserables y tristes, muy tristes, excepto el papel de Rache Griffiths. Aunque realmente creo que ahí radica la cualidad exclusiva de la cinta ya que toda la historia va enmascarada con momentos cómicos que llevan a que sea agradable verla.
Un clásico moderno.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Novia ante todo
Una comedia ácida que te permite pasar un buen rato sin reblandecerte las neuronas. El humor negro que se gastan estos australianos es buenísimo, alcanzando altas cotas de genialidad en algunos momentos. Nos invitan a reflexionar sobre la banalidad en la que fundamentamos nuestras vidas, al tiempo que nos parten de risa. La interpretación de Toni Collette es magnífica. El padre y la madre de la novia vocacional también bordan sus papeles.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La gran Muriel
Película australiana que catapultó a la fama a la fantástica Toni Collette y a la siempre efectiva Rachel Griffiths.
La historia es una comedia que bucea sobre toques de drama, y con telón de fondo la música de Abba. Una historia que tiene unos dialógos frescos y precisos.
Cada personaje es un esperpento que hace que la protagonista se hunda en un abismo, y su única salvación sea casarse. Pero ella vive rodeada de una sociedad donde la gente que sea diferente no puede contraer matrimonio, y por supuesto no puede ser féliz. Una joven que vive constantemente pisoteada por sus supuestos amigos y por su familia. Personajes que intentan aparentar ser felices y normales, pero que en realidad son los mas desgraciados.
La estética es fantástica, ya que ves un vestuario y unos peinados con ciertos ecos de los años 80 que hacen que la historia tenga un toque mucho mas especial.
Con respecto a la banda sonora reconozco que no puedo ser imparcial, debido a que soy un amante del grupo Abba, y aproximadamente el 90% de las canciones que suenan son de este grupo.
El guión tiene infinidad de frases con diversos toques de humor sutilmente solapados entre líneas. Además, sufre ciertos giros que hacen que sorprenda mucho en el sentido de cortar una carcajada de golpe, o provocarla en un instante.
Una película muy recomendable de ver, y con la cual uno disfrutará con toda seguridad.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Contigo mi vida es una canción de Abba
Referente indiscutible del cine de los noventa. Si no has visto todavía esta película australiana, tienes una laguna cultural. ¡Corre a suplirla!

Tiene un solo pero: y es que es tan netamente anglosajona en sus formas y en su fondo, que a más de uno le chirriará. De todas formas es cine facilón de ver y entender, así que no plantea choque cultural con el espectador español.

Eso sí: una película tan gringa y tan guiri hay que verla en inglés, si es posible. Así se aprecia mucho mejor el humor en su contexto, y tiene todo mucho más sentido.

Hay que destacar el trabajo de Rachel Griffiths, una actriz de gran personalidad que últimamente hace bodrios en USA tipo "Cinco hermanos". Una pena.

El cine australiano de los noventa es el culpable de la Abba-manía que nos viene invadiendo en los últimos años. Si después de ver "La boda de Muriel" todavía tienes más ganas de Abba, puedes reengancharte con "Priscila, reina del desierto". ¡A disfrutar!
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Hilarante vuelta de tuerca al sueño americano
Hay películas que he visto mil veces. Una de ellas es La boda de Muriel, una comedia australiana dirigida por P.J. Hogan en 1994 y protagonizada por dos actrices fabulosas: Tony Collette y Rachel Griffiths. La boda de Muriel parece una comedia y lo es: hilarante, con una más que adecuada banda sonora compuesta por canciones de Abba... pero es una comedia con sorpresa, salpicada de elementos agridulces, con un mensaje que acaba dándole la vuelta a las películas sobre el sueño americano: el verdadero éxito no está en aparentar que todo en la vida es perfecto y tener una vida "ideal" de cara a la galería no tiene nada que ver con alcanzar la felicidad.

Hay películas que pueden verse una y mil veces, porque contagian alegría. Una es La boda de Muriel. No os la perdais porque es de lo más divertido que vereis.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
película de culto
Ideal para que todas las adolescentes la vean.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo