arrow
7
"I'M WITH HIM ->"
Divertida comedia zombie con tintes políticos que sigue los cánones sagrados del zombie romeriano: No se explica con seguridad el origen de la plaga, los zombies no corren ni hablan, y sólo se les mata destrozando su cerebro.

Sobreviviendo a los zombies se presentan una pareja gay (que protagonizan los mejores gags de la peli), una iraní (confundida continuamente con iraquí, no está buena ni ná), su padre, una congregación ultracatólica y una indecisa liberal aspirante a alcaldesa. En este caso el argumento es lo de menos, lleno de clichés y de tópicos, y la trama se centra en cómo se enfrenta cada personaje ante la plaga, descubriendo que el ser humano puede ser mucho más cruel que una horda hambrienta de zombies.

Muy buenos efectos especiales, artesanos como debe ser, y mucho gore cómico que echarnos a la boca (impagable el gag del ojo de la madre del gay). Muy disfrutable.
[Leer más +]
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Pretenciosa
La película se tarda demasiado en empezar al igual que en terminar. Los gags al estilo Saturday Night Live son demasiados forzados, siendo como si el director estuviera más interesado en dar una crítica política y olvidar el verdadero problema de la película, los zombies.
No digo que dar una crítica política sea malo, sino que hay que saber darla por medio de la historia.

Buen intento pero es demasiado floja.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Masivamente Mala
Zombies of Mass Destruction es un anticlímax de hora y media. Un anticlímax muy aburrido, por cierto.

Es difícil de entender lo que está pasando allí, y eso es mucho decir en una peli de zombis. No sabes si va en serio, en broma, y la conclusión es que no importa. El discurso, antixenófobo, huele por todos lados, llevando las situaciones hasta extremos esperpénticos. Hay que pensar que el discurso es bienintencionado, aunque le dan tanta cera y tan maniquea a los republicanos (con razón o sin ella) que bien pudiera haber sido pagado por la administración Obama. No siento ninguna simpatía por los republicanos yankis, pero hay veces en que uno empieza a pensar que está en un mitin político. Bueno, probablemente un mitin político tenga más tensión que esta cosa, porque es muy aburrida, ni siquiera tiene un buen susto.

En fin, enésima película de zombis que no aporta nada (¿da el género zombie para hacer 30 pelis al año?) y que creo sólo es otro producto de la moda zombi. No viene al caso citar a George A. Romero, ni Dawn of the Dead, ni 28 Días/Demanas Después, ni mucho menos La Horde, una peli francesa del año pasado (2009) que quizá resulte infinítamente más satisfactoria al que aún le queda una pizca de interés por ver otra peli de zombis, es incluso una peli buena por sí misma, al margen del género.

Sólo concluir diciendo que el final contribuye a ese anticlímax general que es la película, con un discurso que parece contradecir todo lo mostrado anteriormente. En cualquier caso, el humor negro siempre es de agradecer; salvo cuando las personas cuyos derechos uno parece defender se cosifican según su adscripción política para cachondeo de contrarios, eso es antipático, y tan fascista como la actitud que pretende denunciar.

Kevin Hamedani, sácate ya el carnet del partido, preséntate por Pittsburgh, recoge tu asignación de Monsanto, y deja de hacer cine, por favor.

PD: y eso que hay algún diálogo sorprendentemente bueno, incluso alguna gracia malograda pero prometedora...
[Leer más +]
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Zombies sonámbulos
Me gusta el cine de terror, no lo puedo evitar, y aunque el cine de zombies no es mi subgénero predilecto, de vez en cuando me dejo caer con alguna película de este estilo. Se lo que voy a encontrar cuando me enfrento ella, pero aún así nunca pierdo la esperanza, pues en ocasiones me sorprendo al descubrir algo mucho mejor de lo que esperaba. No es este uno de esos escasos filmes a los que me refiero.

El caso es que la cinta arranca medianamente bien, nos encontramos ante un preludio que apunta maneras, nada innovador mas decente; pero en cuanto la sangre comienza a correr, las buenas maneras desaparecen y la película se vuelve tosca y desarticulada, carente de fuerza y torpe; sobre todo torpe. Trata de ser divertida pero las bromas están manidas de tanto uso. En un par de ocasiones da la sensación que va a encontrar su propia voz y va a dejar los clichés guardados en un cajón, pero estos se revelan y vuelven a tomar el control de la película sin mayor problema.
Los mejores momentos son malos, y los malos espantosos. Los zombies parecen sonámbulos, es más parecen zombies sonámbulos, doblemente lentos torpes y ridículos...
[Leer más +]
4 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
El director zombie
Mucha sangre, cuerpos destrozados y mucho maquillaje para que sepamos que estamos ante una película de terror. Y mucho chiste de diálogo con referencias políticas, religiosas, familiares, etc. para que el espectador crea que es una comedia ácida que critica todo lo establecido. Todo menos las relaciones homosexuales. De la poca gente que se salva del ataque zombie hay una pareja gay y no es spoiler porque ya se ve desde el principio que eso ocurrirá. Y no hay chistes visuales que sean originales y graciosos, a no ser que uno haya visto mucha película de zombies y al relacionar esas escenas con las buenas películas de terror se ría por el descaro del corta y pega que el director ha realizado. Tiene muchos ingredientes para no pasarlo bien y, si me apuran, para pasarlo muy mal.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
7
Mordaz, esperpéntica y divertida radiografía al "american way of life", y/o buena y conseguida atmósfera zombie.
Arranca mostrándonos a una serie de personajes que viven en Port Gamble, un pequeño pueblo isleño del estado de Washington, primero durante los títulos de crédito en plan canónico "american way life", y luego durante la siguiente media hora, desmontando esa primera impresión al mostramos de forma divertida y pelín esperpéntica las singularidades socio político sexuales de los personajes que vamos conociendo; a saber, una pareja de homosexuales, uno de los cuales trabaja en Wall Street y está en el pueblo (ante la insistencia de su pareja) para revelar a su madre su orientación sexual, el dueño de un comedero iraní y su hija Frida, un reverendo frustrado por la escasa y desatenta parroquia que acude a sus sermones, el alcalde republicano haciendo campaña para su reelección, una maestra demócrata que se postula como alternativa a la alcaldía, un justito de entendederas músico, novio de la hija del iraní, una desubicada pareja de "withe trash" con un hijo adolescente que parece sentirse atraído por Frida, y alguno más que anda por ahí.

Si no fuese por el título, algún atisbo zombie, y el hecho de que sea una de las elegidas este año para formar parte del After Dark Horrorfest IV (8 producciones independientes de terror escogidas al año para su lanzamiento en DVD con ese sello), la película podría pasar perfectamente durante su primer tercio de metraje, por una irónica y divertida comedia independiente, de esas con una cierta carga de mala leche para con el actual modo de vida americano, pero de repente y sin mayores preámbulos, de forma salvaje y sangrienta, estalla la epidemia zombie, muertos vivientes al mejor estilo Romero sembrando el terror y el caos entre los habitantes de la isla, noticieros televisivos que, también al estilo Romero, informan del origen terrorista de la infección, tantas o mas lecturas que las de Romero en cuanto a metáforas (eran otros tiempos en cuanto a terrorismo en suelo USA, y tolerancia gay), siempre en un tono satírico e irónico, no exento de abundante mala leche (supongo, que algo tendrá que ver la ascendencia del director y guionista, Kevin Hamedani, y uno de los productores, Ali Hamedani – también actor en el papel del iraní dueño del restaurante y dado el apellido puede que con algún tipo de parentesco con el director – y sus experiencias pos 11 S en los States, en cuanto al color de su piel), buenos efectos de maquillaje a la vieja usanza por parte 2 tipos curtidos en decenas de series B, Tom Devlin y Kazuyuki Okada (zombies lentos bien logrados, de aspecto inquietante y terrorífico proceder), y un elenco actoral, que al igual que el director/guionista, es la primera vez que participan en un largometraje, y realizan un más que digno trabajo.

En resumen, entretenida y divertida función, que acompañando a la buena y canónica trama zombie (es de agradecer las continuas referencias y casi diría homenaje a George A. Romero, y la del final a "28 semanas después"), no deja títere con cabeza en cuanto al actual "american way of life", poseedora de alguna que otra línea de dialogo de esas que se te instalan en la memoria (para tranquilizar a los refugiados en su iglesia, el reverendo suelta algo así como: - Tranquilos, tenemos de nuestro lado al zombie mas grande de la historia, Jesucristo), y situaciones (una maquina que asemeja un silla inquisitorial para convertir por la vía rápida a homos en heteros que guardaba el reverendo en la trastienda de la iglesia, entre otros hallazgos), y una de las pocas realmente interesantes de las 8 que se distribuye anualmente bajo el sello de After Dark Horrorfest (de 8, suele haber un par de ellas interesantes, otro par pasables, y 4 malas).
[Leer más +]
1 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo