arrow
8
Imágenes secretas de muertos entrañables
La película está bien, es interesante, Huston era un tipo increíble y con cualquier historieta te hacía una película como muy poco, bastante atractiva e incluso hizo obras maestras siguiendo pautas puramente intuitivas tras aceptar un encargo desesperado porque como casi siempre, andaba falto de dinero o ávido de correrse una aventura diferente.

Pero esta vez, el periplo decadente de sus protagonistas cuenta una historia oculta que conmueve más que la película:

Marilyn Monroe (1926-1962) vivía una de sus peores crisis. Por entonces ya poseía una belleza crepuscular que la hacía mucho más atractiva sexualmente que antes, además de contar con un talento actoral ya muy destacado, pero vivía dando tumbos emocionales que la persiguieron toda la vida y en esta época de su comienzo de madurez física, mucho más. Estaba casada con el dramaturgo de fama internacional Arthur Miller (1915-2005), bastantes años mayor que ella. Era el guionista de esta película. Había problemas con el guión y, sobre todo, con Marilyn, de manera que John Huston le pidió que asistiera al rodaje y supervisara y corrigiera. Pasaban noches muy duras de reescritura y atención psicológica de Marilyn, quien moriría un año después por exceso de barbitúricos.

Clark Gable era el buen padrazo protector, pero a sus 59 estaba muy cascado. La muerte de su adorada primera esposa, Carole Lombard, le marcó los últimos veinte años de vida. Era una relación muy apasionada que sólo duró desde 1939 a 1942, año en que ella murió en un accidente de avión. Gable se casó dos o tres veces después y murió del corazón antes de que esta película se estrenara.

Montgomery Clift sí haría tres películas más, y de las buenas, pero moriría en 1966 con 46 años, tras un complicad cocktail de alcohol y drogas. Siempre se dijo que era alguien de muy buen corazón, atormentado por su tendencia homosexual; fue un protegido de Elizabeth Taylor quien a menudo le sacó de apuros de todo tipo.

Esta es la despedida de tres actores de muy diferente estilo que tras el drama de solitarios del argumento padecían dramas personales muy profundos y tortuoso que acabaron a temprana edad con su vida.

Por todo esto Vidas rebeldes es mucho más que una película: un testamento muy peculiar en el que cada vez que la veo me parece que estas tres personas entrañables que me hicieron pasar tan buenos momentos a lo largo de mi vida, vuelve para hablarme a mí, su querido espectador e intentan decirme algo más, en secreto, algo inconfesable, algo poderosamente interesante que se llevaron a la tumba.
[Leer más +]
123 de 133 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Como caballos salvajes
Último film de Clark Gable y último a la vez de Marilyn Monroe. Realizado por John Huston, lo escribe el dramaturgo Arthur Miller (“Muerte de un viajante”, Segal, 1960), casado entonces con Marilyn. Se rueda, entre el 18/VII y el 2/XI de 1960, en el desierto de Black Rock (Reno, Nevada) y en localizaciones próximas (Misfits Flat, Quail Canyon y Dayton), con un presupuesto de 4 M dólares. Producido por Frank E. Taylor para Seven Arts y United Artists, se estrena el 1-II-1961 (EEUU).

La acción dramática tiene lugar en Reno (Nevada) a lo largo de unos pocos días de 1960. La bailarina Roslyn Taber (Monroe) acude a Reno para obtener un divorcio rápido y fácil. Allí conoce a Gay Langland (Gable), vaquero de unos 50 años, y a su amigo Guido (Wallach), mecánico, veterano de la IIGM, de unos 40 años. Poco después se une a ellos Perce Howland (Clift), amigo de Gay, joven trotamundos. Gay lucha por mantenerse libre e independiente. Guido, viudo, distrae su soledad pilotando una vieja avioneta. Perce pasea su amargura por un mundo que no entiende. Los tres tienen empleos marginales: Gay caza caballos salvajes con destino a la fabricación de comidas para perros, Guido regenta un pequeño taller mecánico propio y Perce malvive participando en rodeos. Roslyn, recién separada, es frágil y vulnerable.

El film suma drama, romance y western. Desarrolla un relato de personajes inadaptados, solitarios, desorientados y perdidos, que arrastran fracasos, desilusiones y frustraciones. Todos sobrellevan sentimientos de abandono y pérdida: Gay echa en falta a los hijos, Perce no ha asimilado la muerte del padre, Guido convive con el recuerdo del fallecimiento de su mujer y Roslyn estrena divorcio. La narración, melancólica y agridulce, se torna gradualmente dramática y trágica. El mal, la perversidad, el dolor y la muerte se hacen presentes con insistencia creciente. Al mismo tiempo emergen conflictos interiores de los personajes y problemas de relación interpersonal dentro del grupo, que amenazan la convivencia y llevan las situaciones al borde del abismo.

El realizador hace uso de simbolismos, paralelismos, sugerencias e indicaciones sutiles y punzantes. Ca abe recordar los varios sentidos que atribuye a la manada de caballos (un garañón, cuatro yeguas y un potro), a la avioneta que pone a los animales en fuga, al potente camión de persecución, a la lucha cuerpo a cuerpo de Gay y el garañón, al desierto, a los peñascos amenazadores de la montaña, a los arriesgados números del rodeo, a la desesperación histérica de algún personaje, etc.

(Sigue en el spoiler sin desvelar partes del argumento)
[Leer más +]
48 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Aquellas piezas de un puzzle que no encajan
Si hay una película tan sumamente tan significativa con la vida de sus interpretes es esta, “Vidas rebeldes”, cuyo titulo original es “The misfist”, esto es los inadaptados, aquellos que no encuentran su sitio, es una película de unas personas en decadencia, de unas personas maduras, adultas, quizá en la mejor etapa de sus vidas, pero que sin embargo son unos inadaptados, son como personas sacadas de sus sitios y puestas en otro que es el suyo.
Uno que apenas se gana la vida con algo que ya está desapareciendo; la caza de caballos salvajes. Otro que tiene una avioneta y es aficionado a beber y aun no sabe lo que quiere. Y otro que supuestamente se gana la vida en los rodeos, aunque estos le van destrozando físicamente poco a poco. Y en medio de todos ellos una mujer, acaba de divorciarse, es alguien altamente vulnerable y que cree que la vida es demasiado cruel. Todos ellos son como piezas sueltas en un puzzle que nunca acaba de encajar.
Los significativo de esta película era que los actores que interpretaban a esos personajes también, en esos momentos de sus vidas, eran unos inadaptados, unas vidas rebeldes. En aquellos momentos marilyn monroe, Clrack Gable y montgomery clift también eran unas piezas sueltas que no encajaban en sus puzzles.
Fue un rodaje de muchas dificultades dado los vicios y manias de cada uno, pero aún así Jhon huston conseguió sacar lo mejor de cada uno en esta última actuación para Gable y monroe. Esta película fue la despedida de estas dos leyendas inmortales.
Es una película que habla de la soledad y del miedo a ella, de la infelicidad, de los fracasos, de cómo ser alguien distinto e independiente se paga caro, habla de un modo de vivir que ya estaba desapareciendo pero del que se resisten a abandonar. El plano final de las estrellas parece querer ser una invitación a la esperanza, a volver a soñar, a creer en las personas...
[Leer más +]
49 de 58 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Una rubia infravalorada
A estas alturas de su vida veo a Marilyn cabreada y asqueada de lucir palmito e interpretar por activa y por pasiva a la eterna rubia bobalicona. Vidas Rebeldes fue un revulsivo en su carrera, pero quizás llegó demasiado tarde. Tanto que el sempiterno personaje de “la corista” que le enguiñaron desde que la apodaran “tentación”, trascendió al cine y se la comió. Pero en un momento de lucidez, antes de que ocurriera lo inevitable, la Monroe demostró su altura como intérprete en esta cinta de Huston.

Hay tres escenas de la rubia infravalorada que pueden pasar lo mejor que hizo esta mujer delante de una cámara, muy probablemente, en el papel de su vida junto a Niebla en el Alma:

- Marilyn marcándose una cumbia con Eli Wallach
- Marilyn marcándose un record consigo misma, con una pala y una pelota y alborotando a los tres gallos del corral.
- Marilyn mentando a los muertos de los tres protagonistas masculinos (Gable mal, Clift regular, Wallach bien).

No creo que esté sobrevalorada esta película. La que está infravalorada es ella.

- Vidas Rebeldes no dice más que una obviedad (poetizada con las imágenes espléndidas de los caballos de Huston); obviedad tan clara como que la mujer engendra y alumbra vida: ¿quién mejor que ella para defender la suerte de un potrillo si su madre resulta sacrificada y aún a costa de enfrentarse a estos tres hombretones? Es gracioso comprobar cómo los tres vaqueros muestran su flaqueza, su debilidad humana y cómo sólo parecen superar esa frustración alimentando sus egos cuando someten a un animal. Gable y Clift buscan el afecto que necesitan y Marilyn da rienda suelta a su instinto de madre protectora (Clift), aunque ni se de cuenta. Por otra parte Huston, paternalista, no dejará que eso prospere.

La traducción al castellano de esta película es absurda.
No nos están mostrando los más y los menos de unas vidas rebeldes sino de unos pobres hombres inadaptados al entorno y sobre todo perdidos, porque lo suyo es deambular más que caminar con paso firme y decidido. Sólo saben hacia donde van cuando les guía un caballo o hacia dónde deben ir cuando Marilyn les canta las cuarenta.

Muy recomendable.
[Leer más +]
47 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Los inadaptados
Me gusta esta película porque es un homenaje a tres grandes actores (Gable, Monroe y Clift). Nos muestran cada quien, desde su respectivo punto de vista, la desesperanza, la tristeza del alma, su necesidad de buscar su rumbo en la vida. Sentirse al fin integrados a alguien o a algo. Y como cargan ellos sus historiales como si fueran un lastre muy pesado de años vividos en una muerte espiritual que en el caso sobre todo de ella (Marilyn Monroe) casi llega a la locura. El momento en el que esto seres se encuentran es épico. Nada es casualidad y esas tres almas se reúnen por que necesitan el apoyo entre si para tratar aunque sea involuntariamente de adaptarse a esta vida terrenal. Bien por Arthur Miller que exploro esta condición del ser humano.
La película en gran manera retrata la vida de estos tres actores que nunca volverían a trabajar juntos en una película.
[Leer más +]
48 de 61 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Están Cubriendo Todo De Sangre.
Es entre curioso y bizarro que esta absoluta maravilla no tenga todo el crédito que merece, que tampoco es poco, pero a mi juicio no el suficiente, y lo es más que, sin ir más lejos, en nuestra licorería amiga haya tanto borracho que la infravalore despiadadamente, y es más, adjudiquen al resto de borrachos que flotamos con ella el apelativo de morbosos, como si toda la magia y la grandeza que vislumbramos se debiera únicamente al polémico rodaje y a las funestas circunstancias que la rodearon. De todos es sabido que Gable falleció una semana después de acabarla de un fulminante ataque al corazón. Muchas voces se alzaron en contra de Monroe, que siempre llegaba tarde al rodaje y obligaba a Gable a esperar horas y horas debajo del sol del desierto, fumando cigarrillo tras cigarrillo, e incluso realizando tomas que hubiera debido de hacer un doble, máxime teniendo en cuenta el estado de salud de Gable, pero que acabó por hacer éste último, dicen, de puro aburrimiento. Yo me inclino por pensar que Gable los tuvo bien puestos hasta el final. Pero tampoco faltaron las voces que trataron al propio Huston de asesino, por permitirle rodar esas escenas. Desde luego hubo mucha tela que cortar en ese rodaje, con Arthur Miller, el firmante del espléndido guión, y una Marilyn en las últimas viviendo su propio infierno particular, y Montgomery Clift con el suyo propio, dando sus primeros pasos después del accidente, bañado en barbitúricos y alcohol. Y lo más bizarro de todo es que el propio Huston la considera la película de la que menos orgulloso está, como si no tuviera el tipo verdaderos planchazos en su filmografía. Este sí que es un dato desconcertante, por que ya digo, pocas películas albergan tanta magia, tanta desesperación. La tensión y la inquietud que dominaba las vidas de todos ellos empapó el celuloide y se tradujo en una obra llena de angustia y desasosiego. Las actuaciones de todos ellos son cristalinas, claras, desnudas y sangrantes. Gable desmoronándose borracho en esa secuencia antológica y espeluznante, Clift y Monroe sin poder ocultar todos los tics nerviosos que arrastraban y enriqueciendo involuntariamente a sus personajes con ellos. Los roles están tan bien adjudicados, los planetas se alinearon de tal forma, que no parece que haya actuaciones en esta película, sólo vida, soledad y desesperación. Y luego tiene uno la pluma de Arthur Miller trufando de diálogos, citas y secuencias memorables la función y a Huston plasmando en imágenes toda esa locura. Si es que no se puede pedir más. Bueno, sí, un final más aderezado de cal viva hubiera sido ideal. Miller y Huston tuvieron fuertes discusiones al respecto. Huston quería sangre y Miller quería esperanza. Acabó ganando Miller, y desde luego el final es delicioso, pero tiene uno la sensación de que si Huston se hubiera alzado con la victoria estaríamos hablando de uno de los terremotos cinematográficos más desoladores que nos regaló el Hollywood clásico. Y bueno, de hecho, lo es.
[Leer más +]
23 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Los inadaptados
Vidas rebeldes es lo que queda del far west doscientos años más tarde. Por eso su título original es The misfits, que traducido al español viene a ser algo así como Los inadaptados. Lo que pretendía hacer Gable en esta película (o lo que llevaba haciendo durante toda su vida) era similar a lo que hizo Jeremiah Johnson en la película de Sidney Pollack: llevar una vida independiente, alejada de cualquier atadura con el mundo "civilizado", ser libre. Gable vive en las extensas praderas de Nevada, entre Sierra Nevada y Las Montañas Rocosas dedicado a la captura de los caballos salvajes que hay en esa zona. Representa una especie en extinción, una forma de vida condenada a desaparecer. Ha llegado a su final la conquista del Oeste. Ya no puede avanzar por la ruta de Oregón, ni por la ruta de California como hacían sus antepasados. Ya no tiene nada que hacer ni adonde ir. Y como él mismo dice en una de las secuencias del film: cuando no tienes adonde ir, lo mejor es quedarte en el mismo sitio. El guión de Arthur Miller (marido de Marilyn Monroe) retrataba los quebraderos de cabeza que toda la vida arrastró su esposa. Pone en boca de Marilyn frases que la actriz bien pudiera decir a sus amigos: mi problema es que no me dura la felicidad. Siempre condenada a estar sola desde pequeña. En el reparto se incluyó a Clark Gable cuya figura paternal siempre había idolatrado Marilyn. También aparece Montgomery Clift con el rostro muy maquillado para que no se apreciase los efectos de un accidente que sufrió algunos años atrás y que le dejó paralizado un lado de la cara. Una de las conversaciones que mantiene Monroe con Gable nos da alguna clave de la película:
- Dejé colgados los estudios.
- Bien, es una buena noticia.
- ¿No le gusta que las mujeres sean cultas?
- No está mal, pero siempre quieren saber lo que uno piensa. ¿Qué hay que hacer para que a uno le quieran?

Sólo al final, Gable encuentra la respuesta. Los cuatro personajes protagonistas viven en absoluta soledad. Buscan saber quiénes son y qué es lo que hay que hacer en esta vida. Buscan que alguien les quiera. Hay una escena en la que Gable entra en la habitación donde duerme Monroe. La besa. Se despierta y vemos los hombros desnudos, las axilas, la espalda...Decía Billy Wilder que "Marilyn tiene lo que yo llamo el "impacto carnal". Es algo que se da muy pocas veces. Tiene carne que da en fotografía como carne. Uno siente que puede alargar la mano y tocarla." Amén.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Coup de foudre
Sí, lo sé, seguramente no es una obra maestra ni lo mejor de Huston pero cuando la vi sentí el chispazo. Así que, por simple sinceridad, he de calificarla con un 9 y no me he atrevido a darle un diez por algún recóndito prurito.
¿Por qué me enamoró de tal modo?
¿Por el maravilloso dibujo de sus personajes?
¿Por la escena en que el personaje que interpreta Gable, completamente borracho proclama su fracaso como padre?
¿Por el dramático y pronto final de sus tres actores principales?
¿Por la repugnancia que sienten los personajes masculinos ante la idea de vivir con la estabilidad y el aburrimiento que da una paga fija?
¿Por ser unos salmones, que nadan a contracorriente?
Tal vez por todo eso y algunas cosas más que no sé expresar con palabras, lo grito sin recato:
¡ES MI PELÍCULA FAVORITA!
[Leer más +]
14 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Inadaptada
Una de las más amargas historias sobre la inutilidad de la vida, las relaciones y el amor. El diálogo de Miller llega a cúspides históricas en el cine. La escena con los caballos (una de las más crueles del cine), pertenece a la antología de la fatalidad, el destino y el fracaso. Es el trío final del celuloide, la desesperanza.
[Leer más +]
21 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
"Los inadaptados"
Con el título de mi crítica se estrenó en Latinoamérica esta película, creo que es mucho más acertado de acuerdo a la trama; que efectivamente se centra en un trío de personajes, que sienten que no encajan en el mundo y, a la vez, extrañamente (o mas bien con intención), la película nos muestra a unos personajes de lo mas cercanos a los actores que los interpretaron. Tenemos a Clark Gable (galán en decadencia) y a Montgomery Clift (conocido por sus problemas con el alcohol) interpretando a vaqueros, como a una especie de hombres en extición, que viven de rodeos y de capturar caballos salvajes, para evadir sus fracasos personales; y por sobre todo, tenemos a la bellísima Marilyn Monroe, que más allá de su exuberante presencia, demostró que era una excelente actriz dramática. Aunque uno se pregunta: ¿cuanto hay realmente de actuación en la película?; más bien, parece ser una llamada de auxilio de la propia Marilyn; quién interpreta a una mujer recién divorciada, a la cual el mundo le parece muy pesado, el dolor ajeno (de personas o animales) le resulta insoportable, lo siente como propio. Destacable también, la actuación de ese gran actor Eli Wallach, que comienza como un tipo simpático, para luego darnos cuenta de que es un tipo cruel y oportunista.
Objetaría eso sí, cierta falta de ritmo en la película y que por momentos la historia pierde un poco el rumbo.
En fin, una película que en su época no causó mayor impacto, pero que con el tiempo ha ganado fuerza.
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
En búsqueda de lo que no se quiere.
La película más floja de John Huston que he visto hasta la fecha.
El principio es dinámico y lleno de sentido pero lo que al principio era interesante y divertido se convierte poco a poco en algo cada vez más aburrido y previsible.

Aparte está el papel de Marilyn Monroe. No hace falta que sea yo el que diga que esta actriz estaba un poco limitada, sin llegar a ser mala. Vale que su belleza te alumbraba pero a la vez te eclipsa sin dejarte ver su mediocridad en la pantalla. Además a la media hora en vez de ver a una divorciada pareces ver a una prostituta, que a los brazos de cualquier hombre se lanza. Ya sé que su papel en la película era de mujer perdida en horizontes extraños pero el trato para con los vaqueros es demasiado exagerado, demasido amoroso, cual naufrago agarrándose a cualquier posibilidad de escape.

Por otra parte, el papel de Thelma Ritter se diluye, y demasiado pronto. No lo explotaron bien y, de lo contrario, podría haber sido muy beneficioso para la historia.

A decir verdad me ha decepcionado. Cuando me dispongo a ver un clásico espero que me transmita y me llegue pero con "Vidas rebeldes" no ha sucedido, a pesar de que el fondo y el comienzo fueron buenos.

La nota final es un aprobado largo, que en gran parte significa en este caso decepción.

Véanla pero abstenerse los amantes del Western, quizás en el final suelten alguna gran carcajada conmemorativa.
[Leer más +]
30 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Una estrella eterna
En una escena de 'Vidas Rebeldes', uno de los protagonistas cuenta como podemos seguir viendo el brillo de una estrella aunque ésta haya muerto hace cientos de años. Algo parecido ocurre con esta película, que nos permite seguir viendo el brillo de una estrella, en este caso del celuloide, muchos años después de su muerte. Hablo de Marilyn Monroe. La 'tentación rubia' está espléndida en esta obra maestra de John Huston, y no solo físicamente, que también, sino interpretativamente. Alrededor de la estrella orbitan una serie de satélites encarnados por Clark Gable, Montgomery Clift y Eli Wallach. Tres hombres que hablan, sienten y aman a Marilyn. ¿Quién no?

Estos personajes son 'The Misfits' (Los Inadaptados), a los que habría que sumar a una secundaria de lujo, Thelma Ritter. Monroe es una recién divorciada en busca de afecto; Gable, un cazador de caballos salvajes que quiere mantener su libertad; Clift, un joven que sobrevive a duras penas jugándose la vida en los rodeos; y Wallach, un amargado viudo que necesita una nueva mujer. Todos ellos están perdidos, sin un horizonte vital al que dirigirse y con graves traumas a cuestas. Es una película de tono crepuscular, y no solo por ser la última de Marilyn Monroe y Clark Gable, sino por la sensación de fin de una época que transmite.

Volviendo a Norma Jean, la minusvalorada actriz está más sensual (y sexual) de lo habitual, lo que provocó que la censura sacara la tijera (los numerosos cambios en el doblaje lo atestiguan), privando a los españoles de la época de una Marilyn en todo su esplendor. Mención especial para la escena de una solitaria Marilyn bailando borracha a la luz de la luna con un halo fantasmagórico y premonitorio a su alrededor y para otra en la que una exuberante Marilyn demuestra su capacidad para volver locos a decenas de hombres con algo tan inocente como una bola atada a una pala. Todo esto bajo la atenta mirada de Arthur Miller, su por entonces marido y además guionista de la película.
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El morbo siempre vende.
Cuenta la leyenda que horas antes de morir Montgomery Clift en su apartamento de Nueva York, emitieron por televisión “Vidas rebeldes” y que su asistente le avisó para que la viese, a lo que el actor gritó a través de la puerta que en absoluto.

Y es que aunque hoy sea una película de culto para millones de fans, fue en palabras de todos los que participaron en el rodaje un verdadero suplicio.

Con el único que congeniaba John Huston era con Monty. Marilyn Monroe estaba más estúpida de lo habitual por eso de acostarse con el presidente de Estados Unidos y sus caprichos se pasaron de la raya. Clark Gable es otra historia, no nos engañemos, probablemente el peor actor de los grandes nombres de Hollywood, su última interpretación está como siempre llena de gesticulaciones propias de un actor bastante limitado.

Balance: A Huston no le gustó nunca, Monty la odiaba y los otros dos murieron como sabemos casi ipso facto. Bueno pues nada, millones de incondicionales morbosos se empeñan en hablar de obra maestra y de lo inadaptados que eran en sus vidas.

Por no hablar del guión. Señores, ¿A quién se le ocurre ir de caza cuando te acabas de enrollar con la Monroe? A mí no, y te aseguro que al 99% de los hombres tampoco, y ahí incluyo a Gable... tal vez Monty sí, jejejej.

Como decía Ortega, yo soy yo y mis circunstancias, y a esta película, las circunstancias la han otorgado un estatus que de otra manera no tendría. Se lo digo yo.
[Leer más +]
22 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Vidas desarraigadas
"Vidas rebeldes" acrecentó el mito de su trío protagonista. Resulta ser el espejo fiel de la compleja y difícil vida de sus personajes protagonistas. Tal vez por ello resulta difícil catalogar y valorar esta película; porque es complicado desligar a los personajes de sus protagonistas. Mención aparte merece la interpretación de Marilyn Monroe. Es apabullante la maestría con que confiere el desarraigo emocional y físico de su personaje. Destila una vulnerabilidad y ternura que traspasa la pantalla, inundándolo todo con su tristeza frente a las miserias y la hipocresía de este mundo.
Por otro lado, la película marca una forma de vivir que se estaba extinguiendo. Resulta por ello una película profundamente filosófica y es necesariamente triste y cruel. Sin embargo, el mensaje final del film es esperanzador, aunque esas esperanzas únicamente se encuentren en el fondo de nuestro corazón, porque sabemos que, en el momento en que intentemos ponerlas en marcha, será imposible que se lleven a cabo. La vida es dura, muy dura, sobre todo para aquella gente que ha perdido la inocencia que caracteriza al niño al que le queda el mundo por descubrir. Todo ello nos lo explica Huston en su film, de forma lírica, cruda y tan real que abruma.
Las interpretaciones de Clift y Gable son más que correctas. Montgomery Clift manifiesta la infancia perdida y la negación de lo vivido. Es ciego a la realidad. No quiere ver más allá. Hasta que llega al final del metraje, donde ha comprendido lo que ha hecho con su vida negándose a continuar de la misma manera. Sin embargo, en el fondo de su alma no desea un cambio, ni un trabajo. Sólo se siente seguro con el calor materno que le profesa el personaje de Marilyn. Por contra, los personajes de Wallach y Gable son de una frialdad cortante y lacerante. En medio de esta jungla humana, con una Monroe que imprime soledad en medio de gente egoísta y que se preocupan sólo de su bienestar y buscan algo más que su compañía, se echa de menos el corto papel de Thelma Ritter, que da apoyo a nuestra frágil rubia.
En definitiva, es un film que engrandece aún más si cabe la leyenda de sus protagonistas sin desmerecer en absoluto su propia valía, pues Huston firmó una obra cruda y tan real como la vida misma, que vale su peso en oro. Brillante.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Marilyn for ever
Una historia de personas desarraigadas, de mundos que se acaban, de vidas difíciles de vivir, de principios que son finales. Y además Marilyn.
Un Clark Gable en, quizás, su mejor interpretación. Y además Marilyn.
Un Montgomery Clift excelente. Y además Marilyn.
Un Jon Huston que firma, puede que no su mejor trabajo, pero si una excelente película. Y además Marilyn.

Sobre todo y todos Marilyn Monroe. Demostrando una absoluta madurez interpretativa. Creando un personaje que casi no lo parece, por lo vivido y lo sincero de su actuación. Mira por donde, la "rubia tonta pone morritos" les pegó a muchos en plena cara. Está inmensa, sublime, irrealmente hermosa en su crepuscular y sensual belleza.

Por siempre Marilyn Monroe.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Vidas rotas
"The Misfits" (los inadaptados) es el título original de este film que refleja mucho mejor que el distribuido en español ("Vidas rebeldes") el verdadero contenido de su historia.
Galería patética de seres desarraigados y errantes, de vidas rotas y a la deriva, este film realizado por John Huston a partir de un guión de Arthur Miller (en aquellos días marido de Marylin Monroe) se convertiría con el tiempo en un film maldito para su trío protagonista por la prematura muerte de todos ellos: Clark Gable fallecería de una crisis cardíaca al poco de concluir el rodaje, sin ni siquiera llegar a conocer el montaje final; Marilyn dejaría inacabado su siguiente título y moriría en las trágicas circunstancias que todos conocemos; y Montgomery Clift, con problemas psíquicos y físicos desde el accidente de coche que obligó a reconstruir su rostro, les sobreviviría cinco años pero fallecería a los 45 años de edad a causa igualmente de un paro cardíaco.

La película, filmada en un impecable blanco y negro, algo nada corriente en un film de esa fecha y ese presupuesto, es ante todo una reconocible obra del gran John Huston. Una emotiva y trascendente mirada sobre un puñado de seres marginales y fuera de época que, sin ser plenamente conscientes de ello, están escenificando con su trabajo -la caza de los últimos caballos salvajes para venderlos como carne- su propio funeral y el final del mundo al que pertenecen.

Huston retrata un grupo de desarraigados que van autodestruyéndose en una absurda lucha contra el tiempo, empeñados en mantener a salvo su propia identidad, y viéndose a si mismos al margen de la vida, porque lo están del triunfo. Fracasados en la sociedad y en el amor, sienten que la América de los pioneros ya no existe, y que las viejas certezas son inoperantes. Empiezan a no tener algo a lo que agarrarse, se descubren desplazados y a la deriva, sólo acumulan interrogantes y frustraciones.
Aferrados a un mundo que se ha ido para siempre, sólo les queda la agresión a los caballos, símbolo claro de libertad y de una naturaleza aún no contaminada. La soledad y el aislamiento de los nuevos héroes fundamenta su independencia y su condición de outsiders, fugados de la sociedad y con un sólo destino: el itinerario y la huida imposible.

Desesperado y lúcido como ningún otro film de Huston, "The Misfits" es una obra de potente aliento simbólico que no por ello pierde fuerza expresiva directa, ni el desgarro épico que la empuja hasta el escalofrío. Su desabrido lirismo y furia contenida no ocultan el fondo humanista y vital de la que acaba siendo toda una declaración de principios por parte de Huston.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Mitomanía sobredimensionada.
Una película adorada por los mitómanos por ser, entre otras cosas, la última de Clark Gable y Marilyn Monroe. Como casi todo el cine de Huston se trata de un film sobredimensionado, aquí un drama de ambiente "country" dónde Huston y el guión de Arthur Miller proponen una historia de 4 personajes (ya que el de Thelma Ritter, el mejor interpretado y construido de todos, además queda algo disgregado), tres masculinos y uno femenino; se trata de tres antiheroes (los masculinos, Gable, Clift y Wallach) desarraigados y transeútnes, movidos y temporalmente ilusionados por el deseo sexual, más que por amor, por lo idílico, más que por amor, que les produce una bella chica (Monroe, claro) cuyo marido ha desaparecido. Este personaje femenino está aún más desamparado y desarraigado que aquellos.
Huston se aprovecha d eun reparto más importante que aquí notable con una Monroe algo neumática, pero siempre apetecible, sensual y glamourosa; un Gable añorando sus tiempos de galán de fino bigote; y un Clift al borde del precipicio y al que se le encomienda un papel yo diría que algo desagradable sabiendo en que momento se encontraba éste.
"Vidas rebeldes" es una película de personajes que viven serenos y frustrados, disfrazado de tímido western (se recuerda mucho toda la parte de la caza de los caballos salvajes).
[Leer más +]
12 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Piensa que algo no puede vivir si otra cosa no muere...
Notable película que narra las vidas melancólicas de 4 personajes en un estado de angustia, John Huston supo elegir perfectamente a los principales actores porque en realidad estaban viviendo algo parecido, ese fue el caso de Clift y Monroe, fue la última cinta de Gable y Monroe, aunque hay que decir que tambien Montgomery Clift y Thelma Ritter morirían unos pocos años después, parece ser que ellos sabían que no volverían a rodar de nuevo y nos dejaron una despedida fenomenal, me quedo con la escena en la que Gable intenta domar a ese potro, simplemente fantástica.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
LA GRAN LECCIÓN QUE QUEDA TRAS UN LARGO VIAJE
Una de las cosas más deplorables, en nuestra sociedad, es la manera como envejecemos. Para un altísimo número de personas adultas, pareciera que el largo historial de experiencias que viven a diario no les enseñara absolutamente nada. En vez de madurar se vuelven infantiles; debiendo ser tolerantes, se tornan caprichosos y crueles; cuando deberían tener una mente amplia, se muestran cerrados y ven el mundo con una sola perspectiva; deberían haber comprendido el valor inmenso de la dignidad y caen en las bajezas más lamentables que se puedan mencionar…

Muchos ancianos se quedan solos, porque lo único que comparten con los demás es su triste ineptitud o porque, cada día, afloran una maldad que, lejos de dominarla, aumenta miserablemente. Y vejez viene de viaje y debería significar valiosa experiencia, sabiduría y amor a borbotones por toda la humanidad. Por fortuna, también hay viejos así y todo el mundo los ama… pero son los menos y debería ser una inmensa mayoría.

“VIDAS REBELDES” se ocupa de la vida de tres hombres, ya curtidos, que ven con pesadumbre sus propias existencias. Quizás una metáfora del derrumbamiento del sueño americano que se estaba produciendo en los años 60 con las guerras perdidas (Corea, Cuba, Vietnam) y con el desengaño de los jóvenes ante el “homo hipocrytus” que habla de paz mientras hace la guerra y que habla de dignidad mientras ejerce la corrupción.

Los tres amigos viven de las crueldades del rodeo, y de la venta de magníficos caballos salvajes a los que los industriales convierten, luego, en cuidos que alimentarán a otros animales. Guido es viudo y sabemos, por detalles, que no le dio una buena vida a su añorada esposa. Gay quedó con dos hijos, añora la juventud y ve con pesadumbre la existencia que lleva ahora. Y el más joven, Perce, es soltero y busca, aquí y allá, una puerta que se abra y que le ofrezca algún dinero.

Ante ellos aparece la adorable Roslyn (una Marilyn Monroe en el súmun de la ternura y la sensualidad). Ella es una maestra de baile en retiro, con un pasado lleno de carencias afectivas y con un esposo desaparecido hace tres años de quien necesita ahora que se le declare fallecido.

Los cuatro, harán un viaje hacia el autoencuentro donde desnudarán sus polos en sombra y tratarán de aflorar un chispazo de luminosidad.

La película resulta nostálgica y llena de pesadumbre. El guión de Arthur Miller, se alienta con el rol que concede a su mítica esposa a la que muestra como fuente de luz para aquellos inadaptados que parecieran tenerlo todo perdido. Y no podemos negar el dolor que nos causa el saber que Marilyn desaparecería luego de terminado el rodaje y que, apenas un año después, la seguiría ese gran actor llamado Montgomery Clift.

Ojalá que un día recuperemos la gran lección que queda tras un largo viaje.

Título para Latinoamérica: “LOS INADAPTADOS”.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
una mirada metafísica a la peli...
John Houston con su habilidad para hacernos entender de forma muy gráfica y sutilmente los hechos de la vida, en esta película refleja la verdad acerca de la sociedad y el sistema en que vivimos, desde el conocimiento metafísico del universo hasta el atacar a algo o a alguien tan solo por un miedo extremo. ¡Genial!

Marilyn se crece como interprete, su actuación impecable y bien lograda (buen director = buen producto) a pesar de todos los escollos que tuvo el filme.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo