arrow
7
Nadie puede vencerme
«Un lindo día de primavera un discípulo miraba unas ramas volando en el viento.
Y le preguntó a su maestro:
— Maestro, ¿Se mueven las ramas, o el viento?
Sin siquiera mirar hacia donde el alumno señalaba, el maestro sonrió y dijo:
— No se mueven ni las ramas ni el viento... sino tu corazón y tu mente. »


Pese a sus pros y contras, propios del género donde queda encuadrada, “A Bittersweet Life” sigue dejando poso y del bueno. No se dejen engañar por su pretendida poesía visual, ni sus momentos románticos o su prosa sobre mafias, sus incompetentes matones y asesinos… el filme de Kim Ji-woon, quitándole las capas de la cebolla, es un filme de acción de toda la vida.
Olvídense de esos personajes indestructibles que interpretaban Seagal, Norris, Van Damme, Stallone y compañía: esta película habla del dolor extremo, del que habita dentro y fuera del corazón de la bestia. De aquello que no se suele contar en los filmes de mafias: el temor del maestro a verse superado por el discípulo y las consecuencias de un enfrentamiento entre ambos.

Entre la brutalidad con momentos a lo “Taxi driver”, la desaparición de armas de fuego hasta la recta final, y la poesía destilada en esos insertos Kim Ji-woon revitalizó el género de acción y puso el contrapunto a la perfección que alcanzó en “Oldboy” Chan-wook Park.



«Una noche de otoño, el discípulo se despertó llorando. Entonces el maestro le preguntó al discípulo:
— ¿Tuviste una pesadilla?
— No.
— ¿Tuviste un sueño triste?
— No. —dijo el discípulo.
— Tuve un dulce sueño.
— Entonces ¿Por qué lloras tan tristemente?
El discípulo respondió con calma, mientras secaba sus lágrimas...
— Porque el sueño que tuve no puede hacerse realidad. »
[Leer más +]
63 de 78 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Pues vale
No, no está mal, pero se han dicho tantas maravillas de la película que cuando uno se pone a verla, se decepciona. Lo bueno, es que la dirección artística, la fotografía y la dirección son impecables. Las escenas de acción son una maravilla, y toda la escenografía está llevada con muy buen gusto. Además, el nivel de violencia tampoco está mal, si andas buscando agresividad catárquica aquí hay para dar y tomar.

¿Lo malo? La historia es un topicazo, no visto ya alguna vez, sino visto millones de veces. Esto le quita mucha diversión a la película, en todo momento sabes lo que va a pasar, desde el principio ya conoces el final de la historia. Y el guión tiene partes con pretensiones líricas bastante fuera de lugar, parece que quieran hacerte pasar la peli por algo más profundo de lo que es.

Así que nadie se tiene que engañar: esta es una película con unos recursos estéticos sin igual para narrar, con mucho estilo, la historia mil veces vista. Está bien, es distraída mientras dura a pesar de algunos bajones de ritmo, pero no esperéis nada más, esto no es Park Chan Wook.
[Leer más +]
31 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El nuevo cien Koreano y la Dolce Vitta con sabor a muerte.
Kim Ji-Woon aparca sus dos hermanas y sus historias de terror para mostrarnos aquí una obra del mejor "film noir".
Cine negro en estado puro, rodado a lo Michael Mann y con toques "Chan Park Wook", recordándonos a la ya encumbrada como obra maestra Old Boy. A bittersweet life, no adolece de nada, sus 120 minutos son un continuo ir y venir de sensaciones de sobra conocidas, como la ira, el descubrimiento del amor, la violencia, la soledad y la muerte. Película perfecta en todo su universo, con momentos musicales que rozan lo divino, y un actor metido en su papel, a ratos neutro a ratos visceral, sensaciones producidas por el mundo que le rodea, recubierto de dolor y suciedad.

10 sobre 10, para un cine, el Koreano en pleno descubrimiento.
[Leer más +]
29 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
AGRIDULCE VENDETTA
Es un hecho que Corea del Sur ha pasado desde hace no mucho a la primera plana del cine internacional, en parte gracias al que es su director más conocido, Park Chan-Wook, y a su Trilogía de la Venganza ( " Sympathy For Mr Vengeance ", " OldBoy" y " Sympathy For Lady Vengeance " ), unánimemente aplaudida.

Kim Ji-Woon es un director que tambien viene de allí y que durante la mayor parte de su carrera se ha interesado en el género de terror, con películas como " The Quiet Family " o "Dos Hermanas" que, la verdad, me han provocado bastante indiferencia.

Sin embargo, esta " A Bittersweet Life " me ha resultado una interesante muestra de cine negro y de acción en la que Kim Ji-Woon se aparta de lo que había venido haciendo hasta ahora y ofrece un espectáculo dinámico, explosivo y estéticamente elaborado que pese a no romper esquemas ni ofrecer algo fuera de lo común, mantiene el interés a lo largo de sus dos horas de metraje.

Dividida en dos partes bastante diferenciables entre sí, la historia que la dirige, aunque peque de algo simple, desdibujada, carente de un tratamiento pormenorizado de los personajes y un tanto maniquea, es herramienta suficiente para desencadenar los sucesos de forma efectiva, dejando caer la mayor parte de su peso en el personaje de Sunwoo ( bastante bien resulto por Lee Byung-hun ), en su particular "vendetta" y en cómo la fidelidad, el amor y la rabia van conduciendo su devenir , que desemboca en un final que no por previsible es menos impactante. El resto del reparto cumple dentro de unos roles un tanto cuadriculados y que podrían haber sido bastante mejor desarrollados, aunque es innegable que tienen fuerza. Dentro de ellos, destaca Hwang Jeong-min por su personal y convincente retrato del sádico jefe mafioso Baek y Shin Min-a por la dulzura y candor que aporta a su frágil personaje.

Por otro lado, las comparaciones de " A Bittersweet Life " con " OldBoy " me parecen inadecuadas, pues , además de compartir una historia de venganza, distan bastante la una de la otra al no tener la primera ni esos ecos trágicos que mezclan influencias asiáticas y griegas ni esa dimensión tan hondamente descarnada y bella , pese a algunas pinceladas filosófico / poéticas sueltas por aquí y por allá sin demasiada conexión.

En contrapartida a estas posibles carencias, la película de Kim Ji-Woon está narrada con pulso y ritmo ( sin necesidad de colapsar al espectador ), posee escenas de acción realmente buenas que nada tienen que envidiarle a las rodadas por un Michael Mann ( de cuyo estilo parece haber tomado influencia el director coreano ) y tambien muestra escenas realmente poderosas y magnéticas que justifican su visionado.

" A Bittersweet Life " no es una nueva revelación dentro del cine asiático pero es un film disfrutable, enérgico, vivaz y muy efectivo, especialmente recomendado a los que disfruten del buen cine criminal con sus correspondientes dosis de adrenalina .
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Las comparaciones son odiosas...
...y más si sales perdiendo. Es casi una obligación comparar "A Bittersweet Life" de Kim Ji-woon con "Old Boy" dirigida dos años antes por Chan-wook Park. A pesar de que el punto de partida de las dos películas es diferente, el punto al que pretenden llegar es muy similar.

Si además las dos películas son surcoreanas, tienen personajes parecidos, estética similar, semejantes dosis de violencia y la venganza gira como eje central de ambas películas, la comparación está servida.

Sunwoo quiere vengarse de quienes intentaron matarle, Oh Dae-su de quien le encerró durante años sin motivos. La cuestión es que correrá la sangre sí o sí. Sunwoo es un mafioso con estilo, Oh Dae-su era un poco bruto, pero el objetivo es el mismo. Prefiero al Oh Dae-su de "Old Boy" que al Sunwoo de "A Bttersweet Life", es un personaje más completo y complejo.

Dentro de los parecidos en los guiones también prefiero el de "Old Boy" creado por Chung-hoon Chung que el de "A Bttersweet Life" escrito Kim Ji-yong. El de este film es más sencillo, integra a menos personajes y no tiene puntos tan álgidos emocionalmente como los de "Old Boy".

La música escrita por Young-wuk Cho para "Old Boy" es una de las mejores que recuerde, así que a pesar de la excelente Banda Sonora de "A Bittersweet Life" poco tiene que hacer en comparación con la primera. Otro asunto, Kim Ji-woon es un gran director, pero no es Chan-wook Park.

Las comparaciones son odiosas, pero si juzgara "A Bittersweet Life" sin tener en cuenta a "Old Boy" diría que el film de Kim Ji-woon es muy bueno y seguro que hay muchas personas que preferirían este film antes que el de Park.
[Leer más +]
25 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Un yakuza con clase
Participó en el Festival de Sitges 2005 y consiguió el premio a la mejor banda sonora, pero creo que hay más cosas que destacar en esta película. Puede recordar un poco al estilo de Park Chan-wook (Oldboy, Sympathy for Mr./Lady Vengeance), pero esta la consideraría más estrictamente una peli de cine negro protagonizada por mafias yakuzas koreanas, con un estilo bastante refinado (el protagonista prácticamente no se quita la americana en todo el filme y tampoco llega a despeinarse demasiado) y muy cuidado en todos los aspectos. Se pueden econtrar algunos toques "tarantinescos" mezclados con detalles más cercanos al "savoir faire" de James Bond, junto con grandes escenas de acción. En conjunto, una muy buena película.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Mezclade estilos en Asia...
Corea del Sur está de moda... es lo primero que se me pasa por la cabeza viendo algunas de sus películas y viendo como se anima la gente a verlas.... esperemos que llegue con más fuerza a nuestras salas de cine....

Es un triplete tremendo: una mezcla de acción USA-ASIA... una banda sonora con un estilo muy europeo... y la inteligencia y sensibilidad del cine asiático... El director cuida mucho los planos y la historia es interesante. No es previsible... puede que se te pase por la cabeza algún punto... pero a los 30 segundos el director te pone en un brete... y comienzas a dudar...

Si te gustan las películas de mafia, acción... es tu película....
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
A Bittersweet Movie
En su primer tramo, Kim Ji-woon se comporta como un cineasta con temple e inteligencia encauzando un film que, pese a poseer determinados tópicos y resultar algo previsible, también usa un estilismo bastante patente en el thriller oriental, y le da cierta envergadura para ofrecer paso a su peculiar galería de personajes, presentados sin prisa pero sin pausa.

En ese tramo incial, observamos como el relato se desarrolla con fluidez y es así, como vamos conociendo más rasgos del personaje protagonista. Destaca también la verosimilitud que, en parte, imprime el cineasta en sus coreografías o escenas de acción.

A partir de ahí, todo se pierde, y entre los momentos que quieren resultar cómicos (en el ecuador de la cinta, donde aparecen los traficantes) y no lo son, la rapidísima resolución que impone el coreano cuando hubiese requerido algo más de maduración, no tanto un intercambio de secuencias donde todo se desarrolla con demasiada celeridad, pero sin palpar el frenesí o la agitación de lo que sucede en pantalla (sólo prisas por concluir) y un final de traca, que nunca llegas a entender porque acontece como acontece, "A Bittersweet Life" queda como una propuesta totalmente fallida debido a esa conclusión, que rezuma incompetencia y malas maneras. Maneras de un realizador que parecía tenerlas, pero que aquí se pierden en pro del pestiño sensiblero y las pocas ganas de otorgar algo de luz al film.


(Y sigo en el spoiler, porque de otro modo no puedo seguir hablando de la película)
[Leer más +]
26 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Gran acción amarilla
Después de la interesante A Tale two sisters (Dos Hermanas), esperaba con particular interés la nueva película de Kim Jee-woon y la verdad es que esta vez se ha superado con creces. Nos encontramos ante una película muy buena, con momentos de acción absolutamente magistrales y con unos toques cómicos muy acertados y divertidos. Lee Byeong-heon esta genial con su interpretación de un matón de las triadas que se ve envuelto en problemas con su banda y la banda rival por culpa de una chica. Esta es otra muestra mas del gran cine de acción que nos viene de Asía y es quizás junto a Oldboy, Breaking News y One Nite in Mongkok, la mejor película de acción que he visto en los últimos tiempos venida del continente asiático.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Un Yakuza muy Bittersweet
A Bittersweet Life.

Increíble película de Ji-woon Kim que nos demuestra como es la vida, algunas veces dulce, pero aveces amarga y dura.

Lo más sobresaliente de la película es el papel de Sunwoo que además de ser actuado excelentemente está bien diseñado, muy humano, pero también muy astuto e inteligente.

Esta película es subestimada, por qu en realidad el director no tiene mucho nombre, pero si esta película la hubiese realizado el buen Tarantino estaríamos hablando de una de las mejores de la historia.

Bueno las comparaciones en el cine son un tema difícil, así que mejor evitar comparaciones ya sea con oldboy o con ghostdog.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
¡Sublime!, una obra maestra del cine coreano.
Como un perro siempre obedece a su amo y un samurái se rige por un estricto código, nuestro protagonista siempre será fiel a su superior. Por muy perfecto que seas en tu trabajo, como todo ser humano, siempre hay algo que se escapa. Y el más inofensivo pecado puede originar el huracán más terrible. Sun-woo prueba en sus propias carnes todo esto. Una simple mirada basta para desencadenar todos los acontecimientos.

Kim Jee-woon es un director que deja su sello personal en todas sus obras. Sabe lo que quiere rodar, como lo quiere rodar y como tiene que acabar. Y esto lo hace a la perfección. Parte del público opina que sus películas son excesivamente largas y lineales. En absoluto. Tienen su duración justa y los guiones, aunque no utiliza casi nunca los giros argumentales, son milimétricos.

Cada director tiene su actor fetiche. Kim Jee-woon es un afortunado, puesto que tiene dos. Choi Min-sik, del cual ya hemos hablado en profundidad en I saw the devil. Pero esta vez nos toca hablar de su alter ego en esa película. Un actor con mayúsculas y del cual Jee-woon saca todo su jugo. Se trata de Lee Byung-hun. Un profesional con mayúsculas nacido para trabajar con este director. Y en A Bittersweet Life lo borda. Está magnifico y nos quedamos cortos. Si él llora tú llorarás con él. Si él sufre, también sufrirás con él y tanto si odia como si ama lo haréis juntos.

Aparte de su excelente trabajo como director y guionista, hay que resaltar su buen gusto a la hora de elegir la música. Como anécdota resaltar que en algunas escenas de este film y de otros de su filmografía, suele usar la guitarra española dando una ambientación única y muy potente. La música clásica, en esta película más que en otras, está presente de una manera tenue pero constante, dando un toque de sobriedad que acaba de envolver el producto. Esto parece que sea un sello personal en toda su obra.

Hablaremos ahora de Hwang Jung-min, excelente actor y músico que ganó por esta película dos premios como mejor actor secundario. Cabe estacar que es el autor y cantante de una de las canciones de la banda sonora. Todo un personaje.

Comentar a continuación las localizaciones y escenografía usada que son magnificas. Tenemos los dos extremos, primeramente la Corea más elitista, con edificios modernos e impolutos, y por otro lado los bajos fondos coreanos, escenario idóneo para cierto tipo de escenas y personajes. Todo esto queda plasmado de manera genial por Kim Ji-yong, colaborador habitual del director.

Seriamos unos malos cronistas si no hiciéramos una mención especial de las escenas de acción. Cuidadas hasta el más mínimo detalle y que no tienen ningún miramiento a la hora de mostrarnos las escenas más explicitas. La sangre está asegurada. Sin concesiones, salvajes, realistas. Te dolerá a ti cuando suelten algún mamporro, y ojo que hay unos cuantos.

Sun-woo es un ejecutivo que dirige un famoso hotel situado en el centro de la ciudad. Su trabajo a veces se desvía hacia tareas que poco tienen que ver con la hostelería. Es un hombre muy meticuloso a la hora de servir a su superior. Es como un bunker, solido y eficiente. Pero todo edificio seguro tiene una griete o punto débil. Nuestro protagonista no es una excepción. Esta pequeña mancha desencadenará una espiral de violencia y venganza absurdas.

Imprescindible y recomendable cinta coreana, merecedora de una reseña especial por nuestra parte. Está dentro de los mejores thrillers de la historia del cine, sin nada que envidiar a clásicos, tanto americanos como europeos. Actuaciones bestiales, acción a raudales, una trama que engancha de principio a fin, y todo ello elevado al máximo exponente con una música que cautiva y ayuda a que el producto final sea merecedor de todos su halagos. No nos equivocamos si decimos que el director es ya todo un mito y que habrá que seguir toda su filmografía, sobre todo ahora que ha emprendido una prometedora andadura americana. Por último, y no lo paséis por alto, aprovechar que después de unos cuantos años el film llega a nuestro país y verlo, si no lo hacéis luego no os vayáis a arrepentir. Os hemos avisado. De todas maneras una última cosa: VERLA es un peliculón.

http://www.terrorweekend.com/2012/09/a-bittersweet-life-review.html
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
SIMPLEMENTE NO ME PARECE
La base de la historia es débil y flaquea; si eres un asesino a sueldo sabes lo que debes y lo que no puedes hacer cuando tomas ese trabajo, sabes que debes cumplir con lo que se te ordena y matar a quien se te dice, simpatices o no simpatices con la víctima, lo vemos en colateral ( Tom Cruise, Jamie Foxx) para ser asesino se necesita ser frio sin importar las cualidades de a quienes matas, pueden ser buenos o malos, no importa solo sabes que debes matarlos, sino eres así, eres un matón de pacotilla y solo uno más en el gremio del sicariato, de seguro no llegaras muy lejos. Por esta razón no entiendo como un personaje central que al inicio de la película lo pintan como el más genial y profesional de todos, comete ese error de principiante ( no matar a quien se le ha encargado) y se enamora de la victima tan solo 2 días después de haberla conocido, eso me parece absurdo y muy irreal, continúe viendo la película aun sabiendo que las expectativas sobre esta habían bajado considerablemente y que su calificación difícilmente podría llegar hacer más que un 5, pero lo que hizo realmente que me quitaran todas ganas de continuar viéndola fue la escena digna de Van Dame o Schwarzenegger.
Como después de haber sido capturado y posteriormente apaleado, su mano destrozada por múltiples golpes con una llave inglesa, haber sido enterrado y lograr haber salido de la tierra casi sin respiración, el tipo se da a la tarea de ingeniarse un plan para poder huir de sus raptores y a la primera oportunidad improvisa, con una batería de teléfono, les hace frente más o menos a unos 10 o 12 hombres él solo, para mi sorpresa en su estado precario puede vencer a un grupo de matones en perfectas condiciones y se da a la huida. (Nótese que ninguno de los tipos llevaba arma) supuestamente son de las triadas pero, ¿andan a punta de palo? Simplemente no me convence esta película, mala y poco creíble, para los que gustan de Stallone o Schwarzenegger se las recomiendo, porque hay una que otra secuencia de acción buena, pero a los que van mas allá y se fijan en el guion y la historia simplemente les parecerá tan mala como a mí me pareció, una payasada de película, de lo mas flojito que les he visto a los asiáticos en mucho tiempo.

Sobrevaloradísima
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Mucho “Bitter” y poco “Sweet”
Película llena de una violencia muy cruda y humor muy negro .

El film empeña buena parte de su metraje inicial en presentar a su protagonista. Elegante y reservado, pero a la vez brutal y de sangre caliente, no se le ve hacer muchos amigos precisamente. De manera que poco a poco vamos conociendo también a quienes contribuirán en su caída.
El guión peca de que racanea en la descripción de todos los demás personajes, y en muchos otros detalles que ni se molestan en explicarnos, como la relación entre el protagonista y la novia del jefe mafioso, a pesar de ser el detonante de todo.
La trama sin ser del todo original engancha y sorprende por momentos gracias al hecho de que todo se complica de manera alarmante para el protagonista, haciéndote participe del drama que ha de vivir.
El ritmo es bastante alto, en cuanto a acción se refiere, por ello veo una película recomendable para todos aquellos varones amantes de la ultra-violencia.
[Leer más +]
9 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Tan bella como brutal
Nos encontramos ante una versión en clave de mafia de películas como "In the mood for love". Con resultados bastante interesantes, Kim Ji-woon utiliza esa sensibilidad oriental sobre el amor contenido y la utiliza entre escenas de acción ¡e incluso dentro de ellas! Hay, de hecho, un travelling al final muy wongkarwaiano, pero en vez de seguir a una pareja, sigue a un asesino que va pegando tiros. Realmente toda la película está cuidadísima a nivel plástico, con un gran uso del decorado y la fotografía, como es habitual en el cine asiático. Las peleas y sus coreografías tienen un gran nivel, cómo no. En definitiva, un film que destaca por... bonito, ni más ni menos.

Volcada en la parte visual, el guión pasa a ser una herramienta de la cámara. Aunque tenemos algunas escenas bastante brillantes, como el montaje de las pistolas, en general tenemos una sucesión de momentos y personajes meramente funcionales, que permiten a Kim Ji-woon lucirse. Esto no sería un gran inconveniente de no ser porque la película dura dos largas horas, cuando realmente no parecía necesario. Además, cuando el guión se quiere poner profundo, como en la cita filosófica del final, resulta bastante obvio y fuera de contexto.

Aunque no le suelo dar importancia, en esta ocasión debo remarcar las auténticas "fantasmadas" que se producen. El protagonista es un superhéroe, de acuerdo, pero todo tiene un límite para mantener la suspensión de incredulidad. El final es de coña, realmente. Es tan excesivo que anula totalmente el contrato "me creo lo que estoy viendo", que ya se venía viendo seriamente dañado durante la película. Si me río durante un clímax de acción, en una película como ésta, creo que algo falla...

LO MEJOR: el talento visual de Kim Ji-woon, el mini-romance, las peleas, la escena del montaje de las pistolas.
LO MEJORABLE: el guión.
[Leer más +]
7 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
No es oldboy...
...y realmente no entiendo las comparaciones con la gran joya del cine coreano. A bittersweet life es una buena película de principio a fin, con la estética característica el cine coreano, técnicamente perfecta, con grandes dosis de acción, humor y violencia y aunque ambas traten el tema de la venganza, oldboy y A bittersweet life no tienen nada que ver.

El director del film que ocupa esta critica esta empezando a ser conocido para mi, y la única película que avía podido ver de toda su filmografía era dos hermanas, que gracias al tirón del cine asiático de terror, si que llego a nuestro país, pero ahora que empiezo a conocer un poco mas de cerca su obra te das cuenta que cada una de sus películas es como se suele decir, una historia distinta. No tiene un genero o un tipo de cine especifico, cada película nueva, es un experimento... y eso me gusta.

En lo que a la película se refiere... a pesar de toda su estética cuidada y su poesía visual e incluso a veces narrativa contando con las metáforas del maestro y el aprendiz con las que empieza el film, la película es cine de acción del de toda la vida, e incluso la historia puede resultar ya vivida anteriormente en el cine. Pero a medida que van pasando minutos de metraje, te das cuenta que por muy típica que pueda resultar la historia y aun tratándose de una película de acción, nada de lo que ocurre resulta ser tópico. Quizás eso sea lo que mas me gusta del cine asiático, y en concreto del coreano, que por muy poco original que pueda ser un guion, los resultados y los desenlaces e incluso las medidas que toma el protagonista o los simples detalles nunca son los que imaginas, Hollywood ha echo mucho daño.

En definitiva, una buena película de acción, rodado con estilo y que te deja un pequeña huella... altamente recomendable.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Un gran personaje
Me encantó esta película porque el protagonista es genial! Todas sus acciones están justificadas y según avanza la película vas pensando por dentro: este tío es la hostia!

Trata sobre venganzas, muertes, y todo lo típico relacionado con la mafia pero muuuuy buena
[Leer más +]
6 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La Dolce Vita
Estos coreanos me la han vuelto a colar. Han vuelto a conseguir que una película con altas dosis de violencia y que realmente no tiene un argumento de ensueño parezca una película de alta calidad. Realmente parece que por allí tienen una especie de don, o más bien de maestría ya que pienso que no todos son capaces de cosas así, para crear obras como ésta, obras que realmente estoy convencido que no se pueden hacer mejor, ni similar, fuera del país asiático referente en este género tan concreto.

A Bittersweet Life tiene esa violencia directa, esa violencia que es necesaria para la película y que no podría eliminarse sin más. Es cierto que no tiene la violencia tan desmedida que tienen otras películas conocidas, y en el fondo se agradece porque empezaría a existir saturación.

Me gustaría salir en defensa de la película de Kim Ji-woon, que fue injustamente comparada con Oldboy. Sí, encontramos elementos comunes como la violencia, la música con su toque melancólico y melodramático fácil de recordar que acompaña a un festín de balas, ciertos planos concretos... pero de la misma manera que podemos encontrar elementos comunes en películas de, por ejemplo Arnold Schwarzenegger a principios de los '90, con otras películas de Dolph Lundgren/ Sylvester Stallone/ponga aqui su actor musculado favorito con repertorio de caras. De hecho si se me apura diría que la música en todas ellas tambien es muy parecida.

No todo son piropos para la película, ya que aunque no te deja con un sabor agridulce si que te deja con la sensación de que se ha saboreado poco lo que podría dar de sí. No llega a hacerse profunda, no llega a despegar realmente, se mantiene en una especie de segundo plano sin llegar a más cuando se le ve el potencial por todas partes. Tan solo el argumento me pareció flojo, cualquiera que se atreva a comentar el argumento se dará cuenta de la ridícula que es la situación a la que se llega, pero en ello reside el arte y la maestría de Kim Ji-woon, en hacer de un argumento que no convence una película de gran nivel.
Interpretativamente no hay maravillas, pero si que definitivamente voy a incorporar a Lee Byung-hun a mi lista de actores asiáticos favoritos, y eso sin hacer ningun esfuerzo adicional para llegar a conseguirlo.

Película recomendable para los amantes del género y del cine en general. No es lo mejor del cine coreano, pero roza un muy alto nivel para un género con doble filo como es éste.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Como la comida asiática: agridulce
Quien haya visto algo de cine coreano, se dará cuenta de que muchos de sus directores no se quedan cortos a la hora de buscar formas de expresión impactantes, ya sea por sus silencios o por sus violencias. Tal es el caso de Park Chan-wook , Kim Ki-duk y de Kim Ji-woon, por nombrar a los más conocidos y más representativos de una peculiar forma de hacer cine (cada uno en su estilo por supuesto).

El caso de Kim Ji-woon es más asombroso si cabe. Su gusto por el detalle y la perfección escénica le ha llevado a hacer dos thrillers cuya violencia es excesiva al público poco acostumbrado. Es el caso de "I saw the devil", salvaje hasta incluso para el público coreano, y antes de ésta "A bittersweet life", menos violenta que la anterior y con el mismo actor protagonista en ambas (Lee Byung-hun).

"A bittersweet life" es más una intriga dramática que un drama de intriga. El desarrollo de la cinta pasa por varios estados hasta que se centra en un sofisticado filme de acción, con escenas magníficamente rodadas y con la espectacularidad que dan los planos subjetivos. Si se piensa bien, la justificación es un tanto ridícula y no se apoya en un guión muy solido, pero Ji-woon sabe ocultar muy bien esas carencias gracias a su talento con la cámara y el gusto por el detalle.

Resulta también un gran descubrimiento el actor Lee Byung-hun, auténtico focalizador del estado anímico del espectador en según qué momentos del filme.

Recomendable.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Caché de actor
Es una típica película hecha a medida del actor, para su exclusivo lucimiento. De hecho, Lee Byung-hun se roba casi el 70% (estimativo aproximado) del tiempo de la cámara. Ahora bien, esto no es un impedimento per se para que sea o no una buena película, con un buen guión, etc. Pero este no es el caso, no es mala, pero tampoco llega a ser buena a mi criterio. La historia no resulta creíble, no hay un trabajo exhaustivo para desplegar una narración, es simplemente una excusa para demostrar un film impecable técnicamente. La violencia es un tópico muy común en el cine actual, totalmente injustificada, y sencillamente obsceno. Pero hay que lidiar con ello, ni modo.

De todos modos, el film mantiene un buen ritmo, no es aburrido, aunque sea previsible. Dado que justamente este tipo de películas se las ve justamente por aquello que para algunos puede ser un defecto. Es una película típica de género, si quieres ver peleas, tiros, y sangre es una película para vidiarla, porque aunque no sea una joya del género, es una película bien hecha en este sentido.

Las citas zens, pretenden darle una profundidad que carece. Pero no están mal, no las conocía y gracias a esta película pude conocerlas.

Lo mas importante del film, es el protagonista principal. Por eso la crítica no puede soslayar este punto vital. El desarrollo de la trama gira en torno del desarrollo del personaje, el cual aparece en principio como una especie de frío ejecutor de órdenes. Como el lacayo fiel y perfecto que cualquier jefe quisiera tener, que cumple hasta las últimas consecuencias los deseos de su superior y es implacable con sus pares. Absolutamente correcto e intachable. El punto nodal de la película, aparece cuando este lacayo perfecto, desobedece.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
¡NO ES OLD BOY! ¡¿Y QUÉ?!
No sé qué puñetas le pasa a la gran mayoría de los que han criticado ésta película, ¿Es que vuestro único referente es la trilogía de la venganza de Park Chan Wook? Concretamente: ¿Old Boy? Hay vida más allá de esa obra maestra, la cual es una de mis películas favoritas, y sí, las comparaciones son odiosas, si partimos de la base de que "A bittersweet life" y "Old Boy", tienen muy poco en común, por no decir casi nada. La primera es un thriller en toda la acepción de la palabra, que juega más en la liga de la acción, que en el cine negro como tal, aunque también introduce muchos elementos del mismo, así como un humor muy "agridulce", y en ocasiones hasta ácido, que se agradece enormemente. "Old Boy" comparte también ése humor, mucho más macabro, negro, retorcido, trascendental y hasta filosófico, pero "Old Boy" es un thriller, que juega en la liga del drama, y que si bien también tiene escenas de acción, no podemos catalogarla como película de acción, sino como un thriller de intriga, y hasta casi de terror.

Pero procuraré ceñirme a la película que atañe, y dejar ya de lado las odiosas comparaciones. En la caratula de la película ponía: "Consigue que Quentin Tarantino, parezca un aficionado". Y lo cierto es que no se queda corta la frase, pues tiene muchos más elementos tarantinianos, o apegados a "Kill Bill" concretamente, eso sí, con las pausas, típicas del cine oriental, que se agradecen, ello no quita que la película posea un ritmo abrumador, y arrebatador en éstas casi dos horas que dura la misma, y que se hacen deliciosas. Todos los actores están geniales, especialmente Lee Byung-hun, el actor principal, y posee unos magníficos antagonistas, que si bien hacen sus breves apariciones cada cierto tiempo, están bien definidos y resultan verdaderamente antipáticos. Quizás la trama entre él y ella, debiera haber quedado mejor cerrada, no obstane, habría cargado la película de un exceso de romanticismo que empañaría el verdadero propósito del mismo. ¿Caras de piedra? La expresividad oriental no tiene nada que ver con la occidental, ni las formas, ni el modo de tratarse, hay que "ver" y no "consumir" la película desde el lugar de donde la visualizamos, en este caso, en nuestra España desgarrada, que a nivel de país y de cine, no llega a la suela del zapato ni por asomo a Corea del Sur. La dirección de Jee-woon, me parece bestial, maneja la acción que da gusto, es original en las salidas del personaje, y no se hace repetitivo ¿que está muy visto? Sí ¿que el final es muy parecido al de Scarface de Brian De Palma? Sí ¿Que no es Old Boy? ¿Y qué?
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo