arrow
6
La amiga fea
'The DUFF', como buena película de reina del baile de fin de curso, se convierte en un festival de chicas jóvenes y extraordinariamente atractivas. Curiosamente, sólo Bella Thorne tiene 18 años. El resto hace varios años que dejaron el instituto...

No sabía que DUFF era el acrónimo de Designated Ugly Fat Friend, la amiga fea que te hace ver a las otras chicas del grupo más bonitas. Tantos años conociendo la cerveza de los Simpsons, y sin conocer que ironizaban con que sirve para ver a los demás más guapos.

Como comedia romántica para adolescentes que es, no tiene más profundidad que contar una historia del primer amor, en el entorno de un instituto dividido en grupos (atletas, animadoras, empollones, etc.), y para de contar. Visto mil veces ya y con un final previsible en grado sumo. Sin embargo, el guión está lleno de gags divertidos y adaptado a las nuevas tecnologías.

Es una tontería para pasar el rato, sin grandes pretensiones.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
The duff
¿Quieres volver al instituto?, ¿a esa época dorada de tormento y felicidad discontinua?, ¿a recordar quién eras tú?, ¿cuál era tu porte en él?, ¿a ese lugar fantástico que se guarda en la memoria o experiencia apestosa que mejor olvidar?, ¿eres de los que se divirtieron, pasaron de fábula o simplemente pasaste por ello para nunca más volver, no gracias?
La industria norteamericana especialista en este tipo de filmes, recrear el ambiente subliminal de diversidad feliz y aterradora, angustiosa mezcla de júbilo y malestar por el cual se accede a la madurez y la personalidad propias si eres de las raras, inteligente, con sesera e individualidad propia, o seguir con la ceguera de la tontería y banalidad si aspiras a ser la reina del baile y futura estrella de la red porque la televisión, al lado de internet, se ha quedado escasa y coja.
Chico 10, guapo, con cuerpo de escándalo, siempre capitán de fútbol, por supuesto, cortito para los estudios que tropieza con esa extraña chica de clase, vecina de la infancia, amiga a negar en público más una necesidad mutua de ayuda desesperada y ¡tachán!, la transformación da a lugar, ella sabe explotar su belleza física, que se ratifica con su firme y atractiva personalidad, y el resulta tener cerebro, sensibilidad y buen gusto para distinguir a la falsa muñeca de portada de facebook -las revistas ya no juegan en primera división- de la auténtica joya que le quiere como es, que le valora y respeta sin reservas, a su lado siempre fiel.
Y la magia surge, la química explota, se encuentran, enamoran y la fea consigue al guapo, la "cool" queda sola y rabiosa y, por demás, tenemos discurso moral sobre ser tu misma y no renunciar a tus gustos y carácter todo envuelto en papel de regalo jovial, dinámico y dicharachero que pasa por sus etapas de negación, golpeo, ira, reacción, esperanza y fortuna, aceptación de tu etiqueta y papel en ese pequeño submundo que lleva a la vida real más la oportuna compensación que se le añade.
"Dieciséis velas" para los más antiguos, "Diez razones para odiarte" para los de medio camino, para los más recientes cualquier serie, blog, sketch o película al uso les vale, la adolescencia, sus traumas, sonrisas, vaivenes, éxitos y fracasos, amores y decepciones acá desde el punto de vista de una "duff", amiga accesible, fea, singular, desaborida, sin interés alguno excepto como apertura a las amigas estupendas, sexys y de moda que conoce, comodín para acceder a zona vip donde sólo juegan los mejores, el retrato de una realidad cinematográfica de obvio recorrido, papeles clásicos, escenas esperadas y final sin problemas después de un inicio y tránsito como cabe esperar en dicho espectáculo.
A pesar de su simpleza y falta de originalidad y ocurrencia a destacar sobre las muchas hermanas que cuentan lo mismo en igual orden es simpática, llevadera y ligera, frescura de una heroína, Mae Whitman, que se desenvuelve con gracia, salero y esmero y un guión que, sabiendo que lo que narra es menudencia mil veces vista, le aporta un ritmo locuaz de personajes bien definidos, sin caer en la soporífera saciedad y dejando sitio para la gratitud y armonía de recrear una obra de pasos nimios y consabidos y, aún con todo, ofrecer un consumo sugerente, ameno y apreciado.
La fábula de cinicienta a la peor edad, a esa línea peligrosa de rozar la mayoría, con la dureza de las clases, la crueldad de los estudiantes, la perversidad del móvil y la víbora micro-sociedad que gira en torno a ella, con su príncipe, su malvada y el beso final de cuento, moraleja y a dormir que hay que soñar con ellos y con esa belleza eterna y magnífica en la que los ruines pagan, los puros de corazón consiguen al guaperas de turno y la admiración de todos es para quien se siente orgullosa de ser diferente y única.
"Que la vida iba en serio uno lo empieza a comprender más tarde, como todos los jóvenes yo vine a llevarme la vida por delante, dejar huella quería, marcharme entre aplausos, envejecer, morir eran tan sólo las dimensiones del teatro...", aprovecha esta oportunidad de volver atrás, a la juventud ya ida de una adolescencia loca, se la que conquista al chico, la que desbanca con su inteligencia a la más guapa, la que por simpatía tiene las mejores amigas, la que deja huella por su fuerza y valentía, la que cambia y progresa por ser mejor persona y, en definitiva, se la que se lleva los mérito y los aplausos, la gran protagonista de tu propia ensoñación..., es fácil cómodo y no demanda demasiado, exigencia leve de sabor grato que solicita mínima atención de regreso a esa época juvenil donde las inseguridades, miedos y lágrimas se convierten en sonrisa, osadía y voluntad de seguir adelante porque ya sabes donde vas o, al menos ¡eso crees pensar!
"¿No vas a por la corona? Uummm..., ¡mejor voy a por la chica!"; no hay mucho magnetismo, ni excesiva picardía, su entusiasmo despierta lo justo y su estilo es moderado pero ¿qué más da?
Para ilusionistas de que todo puede pasar, para creyentes de que la justicia se acaba imponiendo, para soñadores de ese glorioso final feliz recordado..., para quien quiera volver a ser joven de nuevo, una y ¡otra vez!

lulupalomitasrojas.blogspot.com.es
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
A Mayor Gloria de Mae Withman
Hay actores/actrices que, sencillamente, tienen el don de poder cargarse una historia a hombros y darle alas.

Este es el caso de Mae Withman en 'The DUFF'.
Si no fuera por ella, sus constantes salidas de tono, su valentía en muchas secuencias y su probable improvisación en más de una probablemente esta sería una comedia de instituto del montón.
Gracias a ella, consigue convertirse en una interesante reflexión sobre los roles sociales impuestos en el instituto, aunque lo más importante siga siendo atar en corto al buenorro, claro.

Un pequeño detalle: por una vez, la cosa no va de ser popular, sino de demostrarse a si mismo que ni hace falta serlo, ni hace falta etiquetarse de esa manera.
Sorprendente, cuanto menos.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
"Si fuera yo y la gente viera ésto, me moriría. Tengo que compartirlo, hagámoslo viral"
Divertida cuando actualiza los términos del género (internet como elemento vertebrador e incorporación de nuevos estratos sociales: DUFF), pero torpe y manida cuando deriva en un alegato sobre la autoestima.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Mae Whitman se come la película
Muy pocas veces pasa que una película se sostenga sólo por la actuación de un personaje. Eso pasa en "The Duff". Una comedia que trata sobre los estereotipos: el guapo, la popular, la duff. Quizás es una historia que hemos visto y que seguiremos viendo en los films adolescentes, pero que en esta ocasión se deja ver y es muy interesante. Quien se lleva todos los elogios es la protagonista que con su humor sarcástico nos mantiene expectantes sobre lo que pasará (aunque ya lo sabemos porque el metraje es bastante predecible). Una comedia que merece ser vista 1, 2, 10 veces. Que entretiene y te deja pensando sobre que es lo realmente importante, sobretodo si eres un adolescente.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La importancia del autoestima
Está crítica permite dar explicación a la valoración.

Como película no es nada que no se haya hecho antes. Comedia adolescente de instituto: No vale nada ni aporta mucho pero personalmente disfruto viendo de vez en cuando este. Me parece divertido.

Si no te gusta este género no la veas y posiblemente ya sabes que su voto es de 2-3.

Yo valoro la "novedad" del personaje DUFF (Habrá que probar esa cerveza algún día, aunque temo que sea como la Volga). Valoro la importancia que se le da al autoestima y a la búsqueda de uno mismo, y a la no critica del vecino, A la comunicación entre la hija y la madre, al renacer de la madre y ...(ver espoiler)
[Leer más +]
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Mejor tómate una Duff
Estúpida comedieta romántica pubescente absolutamente edulcorada y al margen de cualquier transgresion propia de la edad de los personajes. Parece rodada para un público infantil aún más pueril que el de Walt Disney, si cabe. Pero lo más grave es que pretende ofrecer el encanto de una historia pedagógica para aquellos espectadores vírgenes y llenos de granos que creen que jamás "molarán" (los llamados DUFF, acronimo de "chica fea y gorda a la que nadie toma en serio, pero que sirve de enlace hacia sus amigas buenorras"... O algo así. ¿Y qué ocurre después? Lo típico: el patito feo se convierte en un cisne, y el malote cae rendido ante el adefesio mutado. Es absurdo que una pandilla de quinceañeros con las hormonas revoloteando parezcan aquí meros maniquíes asexuados e inodoros.
[Leer más +]
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Más una, solo eso.
Comienza con una premisa buena, interesante, que al final se convierte en lo que sabíamos que era, una simples y llana comedia romántica adolescente.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
The DUFF: Despreciable y Usado Final Feliz
Como toda buena americanada utópica, The DUFF no podía ser una película imprevisible más. Con una protagonista fea y gorda con amigas de cine y el vecino guapo desesperado que necesita ayuda en los estudios, los institutos americanos vuelven a sorprendernos con su ajetreada actividad.

A parte de su increíble originalidad, cabe destacar el magnífico escenario que se reparte ingeniosamente entre la tremenda habitación de la protagonista y el peculiar instituto.

La película intenta, sin embargo, abordar un tema actual que se gana mi respeto: el autoestima en la adolescencia. Desgraciadamente, se les queda escaso en cuanto a profundidad y seriedad.

Que no se me malinterprete, no estoy diciendo que la película sea una pérdida de tiempo, de hecho es genial para pasar el rato y la recomiendo para practicar tus habilidades clarividentes haciendo apuestas sobre el gran e inesperado final con tus amigos.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La película maja pero fea
Es la típica película adolescente adulzorada de patito feo que intenta sobrevivir en el instituto y conseguir al chico guapo y cuya moraleja principal es que lo importante es el interior. Hay la típica harpía con su rebaño, el típico tio bueno, las amigas buenas (de personas, aunque también están buenas de físico). Todo bastante típico. Sin embargo, es una buena película por encima de la media de su categoría. Tiene detalles que la convierten en una película graciosa. Buena Banda Sonora, y el reparto esta bien. Por cierto sale el chino de Resacón en las Vegas.

Mi conclusión es que está infravalorada, merece más de un 5. Tiene buena banda sonora y los diálogos son creíbles y graciosos, saben meterse bien en la filosofía estudiantil a pesar que haya exageraciones, no te quitan de la película.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Ver críticas con texto completo