arrow
10
A mejor, cuando parece imposible, va a mejor.
He visto las 3 temporadas las comentaré una a una:

1ª temporada: Una primera visión te deja sorprendido por las imágenes y las situaciones planteadas, pero carece de un suspense o intriga que parece que quieren conseguir, pero tranquilos, lo consiguen aunque no sea en esta temporada, o sea justo en su final. En esta temporada conoces muchos detalles de cada miembro de la familia y tienes que ser capaz de disfrutar una serie con actuaciones impecables, una fotografía espectacular pero una trama un poco floja. 7/10.

2ª temporada: Simplemente increíble, todo cobra más seriedad (si cabia), más acción, más nivel en los negocios, es decir, más dinero. Los actores, impresionantes cada uno de ellos. Momentos en los que estás solo en tu casa gritando "los PEAKY FOCKING BLINDERS JEJE!" como si fueras retrasado están asegurados. Increíble temporada no le doy un 10 porque tiene una tercera, la cual la supera. 9/10.

3ª temporada: Jodida obra maestra, en mis años de seriéfilo no he visto una temporada más impactante, oscura, con una trama tan elaborada, actuaciones tan increíbles, y un suspense tan tan joder se me acaban los adjetivos, es que creerme, vale la pena solo por ver esta temporada, es putamente increíble...sin lugar a dudas, todo, simplemente todo, no he encontrado un fallo, actuaciones in situ que te dejan trastocado. 10/10.

Enserio, chicos/as si habéis llegado hasta aquí hacedme un poco de caso, la primera temporada tragaosla, es buena, pero lenta, y a muchos no les gusta o les deja de atraer por eso, a partir de la segunda me la suda, simplemente quedareis enganchados, en la tercera me lo agradeceréis.
[Leer más +]
94 de 103 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Antes prometía ser, ahora ES.
Los Peaky Blinders asomaron sus boinas "tuneadas" allá por el 2013. Yo en aquel momento me la puse como pendiente, porque leí que era británica y ya sabéis, las ganas de escuchar inglés y seguir practicándolo, y porque la temática que reflejaba sobre la posguerra y la mafia en Birmingham me atraía, pero no lo suficiente. Pues bueno, he tenido el gran acierto de ponerme este año con ella justo cuando iba por el tercer capítulo de la segunda temporada en la BBC. Y ahí voy:

La primera temporada de esta serie no está mal, es aquella donde como bien dice mi título en la crítica, prometía ser algo bastante bueno.
La ambientación es para mí lo que más se puede destacar de la serie, donde se cuida hasta el más mínimo detalle de la sucia Birmingham, y la banda sonora con ese Red Right Hand de Nick Cave cuya melodía inicial se os incrustará en el cerebro de por vida es simplemente genial. También tengo que mencionar todos los temas de The White Stripes que para mi gusto encajan a la perfección en cada escena.
Actuaciones buenas con un elenco de actores con nombre (Cillian Murphy, Helen McRory, Sam Neill). Incluso éste último destaca, al que seguramente igual que yo al empezar diréis: ¿qué cojones pinta éste aquí? Pues sí que pinta el susodicho, y mucho.
Si bien el guión tampoco es nada del otro mundo, y terminas la temporada sabiendo que si seguían por ese camino, podía ser algo espectacular, pero no lo es hasta ahora.

El problema es que tiene una segunda temporada, y que justo cuando la empiezas ya ves que han dado un salto de calidad para quitarse el sombrero (o la boina).
Señores, qué pedazo de banda sonora (Arctic Monkeys, PJ Harvey, Nick Cave...), qué pedazo de fotografía, qué actuaciones (con la inclusión de un siempre genial Tom Hardy y un Noah Taylor que cumple de maravilla), qué guionazo y qué jodidamente bien hecha está la puta segunda temporada.
Qué larga se ha hecho la espera de cada semana para ver los viernes a Thomas Shelby, a la tía Polly, a los hermanos y a todo los personajes que rodean a esta maravillosa serie.
El último capítulo sin duda es para verlo en traje de chaqueta y con un buen Scotch en la mesa.

Ah, se me olvidaba lo mejor de todo. Tiene confirmada la tercera temporada para el año que viene. Toca esperar y mientras tanto ya sabes:

"Don't fuck with the Peaky Blinders!"
[Leer más +]
79 de 87 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Cillian Murphy, tenemos nuevo Padrino
Esta serie de gangsters de grandísima calidad nos llega de la BBC, que no deja de hacer productos de calidad.
Trata sobre la banda Peaky Blinders en el Birghmingan de los años 20 y comandada por un enorme Cillian Murphy, papelón que se marca como un nuevo padrino.
El grupo llega a la ciudad tras la I Guerra Mundial y reanuda los negocios ilegales de extorsión, apuestas y contrabando. También se introducen cuestiones como el IRA y las huelgas revolucionarias.
Magnífica ambientación, fotografía y banda sonora, que aportan gran realismo a la trama.
Totalmente recomendable.
[Leer más +]
44 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
There's only one thing that could blind a man as smart as you Tommy, and that's love.
La BBC es una cadena peculiar. No es que haya visto cientos de sus series, pero tampoco he visto precisamente pocas. Y, curiosamente, nunca me he topado con ninguna que me haya dejado con mal sabor de boca.

Preferí ir sin adelantos de ningún tipo. Ni idea del argumento ni de la opinión de la gente que ya había visto el primer capítulo. Vamos, que me tiré a la piscina sin saber si había agua, y lo cierto es que no me arrepiento.

No quiero hacer spoiler, y aunque siempre tengo la opción de hacerlo, lo detesto. Respeto que haya gente que quiera hacerse spoiler, pero no me gusta fomentarlo. Así que sin ser demasiado específica para no decir lo que no debería, me gustaría puntualizar que me ha parecido una serie correctísima, incluso bastante más que eso, y con una ambientación que he encontrado impecable. Otro dato que me encantaría destacar es el hecho de utilizar una banda sonora totalmente fuera de lugar; vamos, como el caso de la María Antonieta de Sofia Coppola, música contemporánea fuera de nuestro tiempo.

Destacar, por último, a dos actores que suelo encontrar impecables: por un lado, Sam Neill, que no tengo queja con él desde aquel Wolsey de The Tudors, y por el otro, el siempre fascinante Cillian Murphy.

Esperemos a la nueva temporada, porque esta serie promete, y mucho. Excelente.
[Leer más +]
31 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Los violentos, ásperos y apasionantes años 20
Se ha comentado y mucho que es la "Boardwalk Empire" británica, y parecido no le falta con la estupenda ficción de HBO. La ambientación es sublime así como su arriesgada banda sonora (muy buenos créditos iniciales con "Red Right Hand" de Nick Cave) que, sin embargo, logra conjuntarse perfectamente con la serie. Las tramas tienen interés de sobra y los actores están todos de notable para arriba. Casi que podría decirse que lo peor que tiene son los peinados que llevan algunos. Un detalle ligeramente chusco pero que por suerte prontamente queda olvidado, para centrarse en lo apasionante de la época.

Era el momento posterior a la Primera Guerra Mundial, cuando se sentían las secuelas devastadoras de una guerra que arrasó Europa de cabo a rabo. El momento del anarquismo y comunismo que había triunfado en Rusia y que se quería extender por todo el mundo. El momento delicado de Irlanda y sus problemas con Inglaterra. El momento de la expansión industrial.

Todo ello forma el contexto en el cual se desarrolla la historia de una familia de gángsteres que quiere expandirse en la ciudad de Birmimgham encabezados por Thomas Shelby (un brillante Cillian Murphy). Su némesis será un inspector de policía (Sam Neill, correcto pero más flojo) llegado a la ciudad con un propósito especial que los pondrá frente a frente.

El desarrollo está bien estructurado, es concreto y no se anda por las ramas, lo cual no quiere decir que no se tome su tiempo para contar aquellas cosas que lo necesitan. Por ello quizá se le pueda achacar que falten algunas escenas más de acción porque, qué demonios, son gánsteres, pero nada grave. Sí se lamenta el reducido número de episodios, puesto que no estaba concebida para durar, algo que parece que ha cambiado por sus buenos resultados de audiencia.

Aunque ya se sabe, lo bueno si breve...
[Leer más +]
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Peaky blinders cuarta temporada,,sigue el festín
Arranca la 4 temporada,,y qué nos encontramos?,,,La historia vuelve a sus origines vuelve a Birmingham y es una explosión de buen gusto en el saber hacer con una serie de estas características,,Fotografía vestuario violencia... siguen ahí, pero se multiplica con la entrada de la mafia italiana liderada por el ganador de un óscar..el único capaz de lo mejor y de lo peor Adrian Brody, Que grande es el Cine,,,dicen no sin razón.. pero el mundo de ciertas series se están haciendo un gran hueco en la memoria colectiva del cinéfilo mas avezado y esta cuarta temporada es todo un manjar para disfrutar. No dejen de verla amigos
[Leer más +]
17 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Muy buena
Gran serie que va claramente de menos a más. Al principio es algo lenta, y puede desanimar al espectador. A partir del tercer capítulo de la primera temporada, los guionistas espavilan y empiezan a meterle jugo. Después se convierte en una obra maestra, que suma a sus virtudes (una ambientación inigualable o unas actuaciones soberbias), una historia bien narrada que va enganchando cada vez más. Las temporadas van mejorando, y la cuarta es realmente brutal. No es de las series más conocidas, pero es de las mejores. Imprescindible.
[Leer más +]
14 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Me quito el sombrero...con cuidado de no cortarme.
Soberbia. Desde el capítulo 1.

Tom Shelby será uno de esos nombres épicos a lo Walter White que pasará a la historia. Un personaje que llega a los espectadores...y es que el actor Cillian Murphy se sale.

Estos gangsteres buscan su hueco en el mundo de las apuestas y no tendrán reparo en hacer todo lo necesario. Una familia de gitanos de Birmingham mandan en su barrio, pero se les queda corto. Trás la Gran Guerra, Tom Shelby vuelve a su casa, pero ya no es el mismo. Nadie es el mismo tras volver de la guerra, y de ahí que este tipo duro sí resulte creíble, a diferencia de otros tipos duros que hemos visto en muchas series.

Un vestuario digno de la época, una ambientación digna de la gran pantalla y un reparto descomunal.

Los 6 capítulos hacen que la temporada se nos quede corta, que tengamos ganas de más. Y es ese "poquito y bueno" lo que hace que Peaky Blinders consiga mi 10.

PD: Ver serie en versión original. De no ser así, ¡os arrepentiréis!
[Leer más +]
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Birmingham.
188/09(21/11/13) Notable serie británica de la BBC2 de 6 episodios en su primera temporada, que aborda un tiempo de revueltas sociales en UK, lo hace tomando como centro una banda que existió realmente los ‘Peaky Blinders’, unos cruentos tipos que dominaron su zona a golpe de cuchillas. Es un producto de acción, personajes bien construidos y con unos guiones inteligentes que saben mezclar, el drama, la crítica social, la acción con agudas dosis de humor. Serie creada por Steven Knight, guionista de ‘Promesas Del Este’ o ‘Negocios Ocultos’, y nos relata con un gran ritmo un relato de ambición, traición, lealtades, amores imposibles, problemática social, traumas psicológicos de la guerra, nacionalismos y más entrecruzan en este drama con una espléndida puesta en escena que transporta a brillantemente a este tiempo.

El escenario es una convulsa e industrial Birmingham de 1919, en la post-Gran Guerra, ciudad efervescente de obreros, con comunistas, terroristas del IRA, y bandas mafiosas, el protagonista es Thomas Shelby (buen Cillian Murphy), un veterano de la guerra traumatizado por lo allí vivido, tanto que parece haber anulado los sentimientos, es el líder de los ‘Peaky Blinders’ (se les conocía así pues llevaban en los filos de sus gorras cuchillas con las que atacaban a sus enemigos cegándolos), como se conoce a los miembros del irlandés clan Shelby, en esta banda también está su tía Polly (buena Helen McCrory), que llevó el negocio mientras los hombres estaban en Guerra, Arthur (correcto Paul Anderson), el hermano mayor que por su mala cabeza no dirige el tinglado, Ada (buena Sophie Rundle), la rebelde fémina de los hermanos que se enamorara del líder comunista de la ciudad, Freddie Thorne (buen Iddo Goldberg), Jhon (buen Joe Cole), el pequeño es un casi niño Finn (correcto Alfie Evans-Meese), un joven temperamental . Se dedican al mundo de las apuestas ilegales de carreras de caballos, además de otros delitos gansteriles, poseen un gran poder de intimidación en la comunidad. Thomas por casualidad en un robo se hace con un cargamento de armas del Ejército Británico, un arsenal que de caer en manos del IRA o de los comunistas puede desencadenar una Guerra Civil. El ministro del gobierno de UK Winston Churchill (buen Andy Nyman), envía a la ciudad al inspector Chester Campbell (buen Sam Neill) para recuperar las armas, un experto en manejar problemas. En la serie tendrá mucha importancia una misteriosa y bella camarera, Grace Burgess (buena Annabelle Wallis), que Thomas contrata para servir en el pub de la familia. Thomas ambiciona salir de la clandestinidad y hacer legal el negocio, para ello tiene un plan que le hará enfrentarse a una banda de gitanos y al poderoso empresario de las apuestas Billy Kimber (buen Charlie Creed-Miles).

La serie engancha desde su atractivo y enigmático inicio, vemos a una comunidad china alterada, pasamos a un jinete (Cillian Murphy) vestido de tweed que lleva a un precioso caballo por en medio de una calle embarrada las gentes se esconden despavoridas, se para y aparece dos chinos, un hombre y una chica, ella rocía al equino con un polvo rojo, es un conjuro mágico, el jinete grita a los que allí escondidos le oyen que el caballo se llama Monaghan Boy y competirá en una carrera el lunes, les conmina a que apuesten pues ganará y que se lo digan a nadie, sobreimpresionado la ciudad, Birmingham y el año 1919, comienza la fascinante música con el tema de Nick Cave & The Bad Seeds ‘Red Right Hand’, y vemos los industriales escenarios, el caballo circula por calles mugrientas, vemos fábricas con grandes y humeantes chimeneas, canales para el transporte, edificios característicos de ladrillo rojo manchados, hay un cura negro que predica en medio de la calle, vemos a un tipo guiando a dos ciegos pedigüeños, gira y el jinete entra en una tétrica calle, un policía (Bobby) le saluda, de la puerta de una fábrica salen bocanadas de fuego, vemos montones de carbón apiladas, el humo empaña la pantalla, y sale sobreimpresionado el título, ‘Peaky Blinders’, notable presentación del carismático protagonista y de los paisajes urbano-obreros en los que va a desarrollarse la historia.

La serie posee unos guiones no originales pero si saben explotar su potencial creando un universo particular, salpicado de diálogos y frases espléndidos, con un fluido ritmo, con personajes bien construidos, una trama que evoluciona ágilmente, con una prodigiosa puesta en escena, con buenas escenas de acción, con tensión, con una estupenda dirección de Otto Bathurst (‘El Himno Nacional’, 3 primeros), y Tom Harper (‘Misfits’ la serie inglesa). Nos presenta un microcosmos en los que caben multitud de problemáticas de este tiempo y el argumento sabe engarzarlas, emitiendo destellos de gran intensidad. Todo en pos de un increscendo dramático sofocante, pero el gran lunar de la serie es su destartalado capítulo final, emborrona el buen quehacer de los 5 primeros capítulos (spoiler), los 5 primeros son buenísimos, el final no está a la altura. En el debe también cabe achacarle que las subtramas de los comunistas y de los del IRA están desaprovechadas.

La ambientación es de una excelente brillantez, con un magnífico diseño de producción Grant Montgomery, recrea de modo extraordinario esta urbe salida de lo más sucio de la Revolución Industrial, de parajes feistas, con humo constante, una atmósfera sombría, y esto realzado por la impresionante fotografía de George Steel que envuelve el metraje de tonos ocres amarillentos y marrones apagados, de expresivos primeros planos cuando debe, jugando hábilmente con tomas opresivas, a través de velos, espejos, cristales deformantes, tomas cenitales, transmitiendo mezquindad y patetismo, un formidable vestuario de Stepahnie Collie (‘Lock & Stock’ o ‘Layer Cake’),… (continua en spoiler por falta de espacio)
[Leer más +]
17 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Red Right Hand
Cualquiera que no conozca a Tommy Shelby diría que es un simple gangster de poca monta y orígenes gitanos que actúa en el Birmingham de entreguerras dedicado a las apuestas hípicas.
Pero Tommy es un tipo con ambiciones, alguien que apunta alto. Se diría que está hecho de hielo. Un rostro impasible y una mirada cristalina que oculta una mente calculadora y una voluntad implacable.
¿Tiene Tommy corazón? Esa es la cuestión. Hay quien dice que sí. De ser cierto es posible que constituya su único obstáculo en su ascenso a la cumbre del hampa.

¿Es Peaky Blinders una serie de gangsters? Sí, absolutamente. Pero no es “otra” serie de gangsters. Ésta en cuestión tiene más clase que la mayoría y una factura impecable, igual que su protagonista.
Una joya producida con mimo por la BBC y liderada por un magnífico Cillian Murphy encarnando al mencionado Tommy, el alma de la serie.
Pero no es sólo el personaje de Murphy. Es un reparto sólido con grandes nombres como Sam Neill encarnando su némesis policial a cargo de la guerra sucia del gobierno o Tom Hardy haciendo de traicionero líder de la mafia judía de Londres.
También es una ambientación portentosa y un cuidado vestuario que ayudan a recrear de forma convincente la época en que se desarrollan los acontecimientos, algo que los británico dominan como nadie.

Y es además una selección de música anacrónica que dota de un dinamismo contemporáneo a la serie muy saludable, con un tema de cabecera firmado por Nick Cave que se te quedará grabado en el cerebro.

Peaky Blinders es, en resumen, una apuesta segura. ¿Quién da más?
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Peaky Blinders (2013) “Blessed BBC”
Finalizado el visionado del último episodio de Peaky Blinders, uno no puede que pensar en la suerte que tienen los británicos con su maravillosa BBC. Harto de escuchar a políticos de tres al cuarto, mientras se llenan el bolsillo con los dineros públicos que pagamos los sufridos ciudadanos y su perpetua milonga del futuro de TVE. ¿Cuántas veces habré escuchado el redundante mensaje petado de humo vacío? —“Nuestra meta es fijarnos en el modelo público británico de su televisión: la BBC.” Pues, lo siento muchos Sres. Pero va a ser que no. Si el Reino Unido se caracteriza por su altanería y la hipocresía a la hora de tomar el té. La BBC es suya y no hay otra, con tan particular idiosincrasia en el mundo entero. A la vieja Hispania se nos conoce —de sobra— por nuestro carácter envidioso y esa incansable voracidad de “trincasubvenciones”. No sabemos hacer televisión. A pesar de que algunos se empeñen en vendernos “Cuéntame” como “Aquellos maravillosos años” e “Isabel” como los Tudor Vs Austrias. Si me permiten el exabrupto,… Creo que empieza por “M” y no digo más por decoro británico. Evidentemente, La BBC vuelve otra vez a ser el canal que nos enamora, crea, innova y para mayor inri; entretiene a la ciudadanía con una ficción que es una mina de Coltán. Mantiene el espíritu vivo de lo que fue uno de sus viejos estatutos: la formación de profesionales del audiovisual. Y qué plantel de profesionales: guionistas, directores y futuros productores ejecutivos, que se mueven como peces en el agua. Desde las Islas a la utópica USA, no paran de trabajar. Bien sea adaptando sus propias creaciones Made in UK a la ficción USA o viceversa. Lo dicho, bendita BBC y todos sus canales multiplex. Luego, una vez dejada y expuesta mi pataleta de turno, hemos de ir al análisis de una de las series que más devotos ha encontrado a lo largo del viejo continente y allende del nuevo. Esta vez de la mano de BBC2 aterriza un producto apasionante. Partiendo de las viejas leyendas urbanas del vetusto Cheshire Quarry Bank en la década de 1830, saltando unas cuantas lunas en el calendario hasta llegar a 1919, asistimos a una mezcla fascinante de epopeyas familiares y gansteriles. Un drama criminal, en torno a una pandilla —cuasi idéntica, a las de Asbury— muy Gangs of NY versus England; los Peaky Blinders. Personajes tal como hemos precisado de corte histórico, que surgieron a finales del S. XIX. Tipos que marcaban su territorio y las condiciones de supervivencia, que imponía el clan, rasurando en la reyerta al personal con sus hojas de afeitar, que cosían en los bordes de sus gorras de paño. Un producto muy imaginativo que ha escrito, producido y dirigido Steven Knight a un público moderno y en general, cualquier amante de la buena ficción. Uno de los mejores creadores de su generación.
Un tipo que se maceró en programas de entretenimiento y similares, que ha acabado realizando guiones de películas tan excelsas como “Negocios Ocultos” (2002) o “Promesas Del Este” (2007). Es más, este último año, ha dirigido otro de los films más notables que hemos podido ver por nuestras pantallas Locke (2013), siendo un éxito de crítica con una discreta taquilla, donde su actor fetiche Tom Hardy interpreta un papel memorable. Steven Knight es ya un valor seguro, reclamado a ambos lados del Atlántico. En Peaky Blinders nos adentra en el Birmingham de principios del 20. Partiendo de una trama con fuerte componenda histórica (como hemos citado anteriormente) de una banda de ladronzuelos que con el tiempo irán convirtiéndose en auténticos gangsters de finales del Siglo XIX, en las zonas industriales del Noroeste de aquella alquitranada GB. El hilo conductor de los Peaky Blinders parte de un protagonista absoluto, Thomas Shelby, interpretado por el excelente actor irlandés (Cillian Murphy), primoroso donde los hayan. Llevando las riendas de la mayor organización criminal de la ciudad y alrededores de Birmingham. Su gran negocio son las apuestas clandestinas de las carreras de caballos (posteriormente, con el paso de los capítulos serán legales). Así como el trapicheo de alcohol, comida, armas o lo que se tercie. Su forma de tomar las decisiones tiene una gran dosis de compromiso tribal. Pues se reúnen, torno a la mesa del local de apuestas y votan todas las disposiciones que tome el clan (familia al completo). En la primera temporada descubriremos las relaciones puramente comerciales y puntuales de esta banda con el negocio de las carreras de caballos y un affaire con el IRA.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Un espectaculo para la vista
Esta serie no solo es totalmente cautivadora por su trama , sino que es espectacular de ver. Una fotografía sublime. La vería incluso sin sonido, solo por ver la puesta en escena. Cuando termina el capitulo te das cuenta que en realidad vives en el S XXI, porque por 60 minutos la serie te hace pensar lo contratio. Así de bien hecha está.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
NO HAGAS LO QUE CONSIDERAS ADECUADO EN UNA CAMA.
Hacer lo correcto en una serie para televisión, es como cuando vamos a la cama con alguien y tratamos de quedar bien, practicando malabarismos. . Uno siempre debe dejarse arrastrar por la pasión, permitiendo que fluya sin intentar agradar, solo cuando mostramos una pasión sincera, conseguiremos seducir.
En Peaky Blinders, sucede algo similar, intentan que no los pasemos bien y ponen tal empeño en ello que al final, simplemente terminan jodiéndola. Las primeras escenas me gustaron, pero a medida que avanza se le notan demasiado sus entresijos.
Me ha llamado la atención las críticas de los profesionales, no son coincidentes con la alta puntuación de los usuarios de esta página. Incluso aquellas que se acompañan de lucecita verde no se manifiestan rotundas.
[Leer más +]
10 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Una ejecución soberbia
Nos situamos en "los violentos años 20", esta vez no es el gran Raoul Walsh quien lo dirige, ni es en el mismo país, pero si el mismo contexto rodado 90 años después.
Esta gran (mini) serie pone en marcha los mecanismos de las nuevas tecnologías y, oye, no lo hacen nada mal, una fotografía bien ejecutada en cuanto a atmósferas, quizá a veces algo recargada pero con momentos interesantes acompañados de buenos movimientos de cámara. La banda sonora, la verdad, no acompaña me hacen salirme fuera cuando escucho algún estilo de música que no me transporta a esos años y me hacen salirme de la trama. Esto no se ha mencionado pero los equipos de arte: atrezzo, maquillaje, vestuario, estos si, estos si que están impecables, así como la post -producción, que aprovecha las nuevas tecnologías para hacer esa cámaras lentas que para mi son una delicia aunque sean recursos muy utilizados.
Esta claro que la BBC sabe producir series, ojo a la segunda temporada de Peaky Blinders y a las terceras temporadas de Black Mirror y Sherlock.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
siempre blindados
Una fotografía con un tratamiento de la imagen feten acompasadas de una BSO muy actual que contrasta con la época pero le da ese toque de originalidad y ritmo, te cuentan la trama en 2 capítulos y en el resto te los desarrollan con la misma intensidad o mas que en los capítulos anteriores,los personajes son dignos de admiración con sus indumentarias de la época y a la vez moderna y su estilo y clase. De momento FETEN a disfrutar.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Un nueve y solo con el piloto.
Un nueve y solo viendo el piloto, pero me da que va para diez.

Desde la ambientación, pasando por la trama, parando en las actuaciones (magnífico Cillian Murphy), esta serie tiene el recorrido necesario para estacionarse en el olimpo de las series que he visionado.

No dudo de que he encontrado la serie que llenará el hueco de BoardWalk Empire, Los Soprano y The Wire.

¡Dios bendiga a los genios creadores de series de calidad!

Deseando de zambullirme en la Birminghan de los años veinte, ¡que pase el siguiente capítulo!
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Inolvidable.
Esa es la sensación que me queda al ver esta serie. Una sensación que me remonta a aquellos días en los que me vi por primera vez True detective. Ambas series con dos protagonistas principales que marcan la diferencia, que en cada escena están descomunales, soberbios, se salen. Y es muy difícil topar con algo así, al menos para mí. Muchas pelis y series buenas pero que quizás no llegan a tocarte esa peculiar fibra sensible tuya, tan predestinada a determinados lujos cinematográficos. Por eso, al acabar cada capítulo, tengo los 5 sentidos agradeciendo tal belleza visual y sonora de las escenas que nos regala esta serie.

Un 10.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
SUBURBIOS, POBREZA Y COMO HACERSE GRANDE PISANDO EL CUELLO SIN MIRAMIENTOS
Cuatro temporadas, y cuando crees que el cuento se tiene que desinflar porque ya no puede ser mejor, lo bordan de nuevo. Cillian Murphy esta inmenso en su papel, quizas no vuelva a hacer otro similar en su futura carrera. Y el elenco de actores que le rodean estan a la misma altura. La musica de la serie la hace aun mas grande.....
Te introduces en una epoca oscura, donde el trabajador no tiene derechos, donde se mal vive y se mal come, donde la esperanza de vida quizás no llegue a la vejez.... gitanos y prostitutas, mafia y corrupción, suburbios y fabricas.... y un protagonista y sus hermanos y familia que se copan en lo mas alto, pisando, matando y dandoles igual todo..... una historia muy creible y muy bien ambientada que no deberias perderte.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Una verdadera obra.
Sin duda, esta serie le da en los h****s a muchas de las de hoy en día, ya sea por historia, guión y, ami parecer, por los actores y actrices que la completan, son unos bestias.
Para mi es un 10 que esta serie tan poco conocida esté dando la talla desde el primer capítulo de sus 2 jóvenes temporadas.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Muy buena
Lo que más me atrajo incialmente de la serie es una trama interesante en un momento histórico muy interesante: 1919, recien finalizada la I guerra mundial, los soldados vuelven a casa y deben seguir con sus vidas. Vuelven a un Reino Unido que está muy deprimido económicamente, en el que muchos hombres han muerto en el frente, en el que el tejido productivo está roto, donde las mujeres han dado un paso al frente en la sociedad durante esos años en los que los hombres han ido a la guerra y donde el miedo a una revolución comunista está presente, y el conflicto de Irlanda está en todo su apogeo.

La serie gira entorno a una "pequeña" banda local de delincuentes de poca monta, basados en los peaky blinders originales (puesto que fue una banda que existió), y cómo luchan por ascender en el mundo de la delincuencia y el crimen organizado. No obstante, y esto quizá sea lo que menos gustará a los que esperan una serie de "gangsters", no es una serie de acción. Lo cual, en mi opinión, es muy de agradecer. Hay los tiros justos y precisos. Las cosas no se resuelven, la mayoría de las veces, a tiros. De hecho, no tendría sentido que así fuese. La serie narra la estrategia, los pactos, los acuerdos, las traiciones, con las que los peaky blinders consiguen medrar; y también, cómo no, la forma en la que la policía lucha contra ello.

En el aspecto interpretativo Cillian Murphy simplemente se sale, papelón. Y no es que el resto de sus compañeros se queden atrás. Sobre la parte técnica (Fotografía, ambientación, diálogos, música) todo muy bien resuelto.

En fin, no quiero extenderme mucho, ni repetirme. Completa sólo he visto la primera temporada y ya puedo decir que raya muy alto. Una serie muy buena, con una segunda temporada que estoy deseando ver y que, según dicen, es aún mejor que la primera.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo