arrow
3
Absurda
A su lado, la que yo creía la película más saturada de efectos visuales innecesarios: El fuego de la venganza, es todo un ejercicio de contención por parte de Tony Scott.
Os aseguro que todas las secuencias, escenas, planos, fotogramas…tienen un edulcorante Scottiano tan desfasado que sobrepasa el absurdo con creces.
La fotografía, al igual que el resto de la película, no es precisamente para echar cohetes con esas luces duras que lo único que hacen es quemar fotogramas durante 128min, esas composiciones que no dejan de moverse, esa mínima profundidad de campo (en este caso odiosa) que no te deja ver el fondo de la escena, etc.
No suspendo únicamente el aspecto visual del film, no. El guión, por lo general, está tan plagado de frases tópicas y tiene situaciones tan absurdas SPOILER como, por poner un ejemplo y no extenderme, cuando Domino Harvey interpreta mal el mensaje de Claremont por las interferencias y manda volarle el brazo a un secuestrado SPOILER que no se merece tan siquiera comentarlo. Por cierto la relación de amor entre Choco y Domino es muy infantil, y que acaben haciendo el amor está claro que es por reclamo publicitario.
Las actuaciones son aceptables, que no buenas. Choco, no se si por culpa del doblaje, tiene un acento suramericano tan falso que da grima oírlo. Rourke no hace nada especial por lo que haya que quitarse el sombrero, y tiene la manía de acabar sus frases con un escupitajo involuntario que le da un aspecto de “malo” patético, y Keira…que puedo decir de ella, es lo único que vale la pena ver en todo ese caos videoclipero, y no por las dotes interpretativas.
[Leer más +]
63 de 80 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Dame una B, dame una O, dame una D, dame una R, dame una I, dame una O ....................................... ¡B-O-D-R-I-O!
El hermanísimo vuelve a hacer de las suyas. "Domino" es el nuevo producto de diseño realizado por un demente. Por un idiota con delirios de grandeza que se piensa que hacer cine es meter treinta planos en diez segundos. "Domino" es todo un señor engendro con sabor a patraña, a bodrio y a truño. Un tres en uno.

Entiendo que habrá sido realizada para lucimiento de esa nueva niña mona de Hollywood llamada Keira Knightley, necesitada como una yonki de papeles principales para lucirse en sus primeros planos (que Johnny Deep y la otra niña mona de Hollywood, el innombrable e indecente Orlando Bloom, le roban ya demasiados planos en sus otras aventuras en el box office).

Por cierto, me encantan los video clips (los buenos, que suelen ser pocos) como arte audiovisual. Lo del hermanísimo es un insulto a los que seguimos esas infravaloradas joyas comprimidas. Como también lo son muchos cortometrajes.

La historia tiene traca y encima basada en hechos reales (si, si) : una niña pija con futuro en la pasarela se convierte en una chica mala con media hostia y se hace caza recompensas. Si usted es guionista y acude a una productora con semejante idea, seguramente le partan el hipotálamo con una motosierra. Pero al otro lado del charco, la tierra de los sueños, puede que tenga otra oportunidad. Anímese a presentar la segunda parte de "Franky Banderas" como la quinta esencia del séptimo arte y hágase millonario... Que se lo digan a ese artísta llamado Uwe Boll.

Richard Kelly también tiene delirios de grandeza desde que muchos vimos a un niño prodigio con su magnífica "Donnie Darko". Cuentan que "Southland Tales" es un truño que no hay por donde cogerlo. Aunque habrá que verlo para opinar. De lo que sí se puede opinar es del inefable guión de "Domino". Una soporífera e intrascendente historia con mucha acción y repleta de humor para provocar un conflicto internacional.

Resulta muy difícil comentar algo sobre una película que dura cerca de dos horas y olvidas en quince segundos. El tiempo en el que el hermanísimo es capaz de meter mil planos y le sobran diez para unos ralentís. Todo un crack en eso de hacer bodrios.

La peor película del 2005 con permiso de la insuperable "Alone in the Dark".
[Leer más +]
50 de 75 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Mejor dos horas de videoclips que un videoclip de dos horas
La estética "videoclipera", bien dosificada, pase. Véase "Tránsito" (Stay) como un ejemplo clarísimo de cómo este recurso puede estar completamente justificado, a la par que enriquecer y complementar la trama. Lamentablemente, en esta película lo que podemos contemplar es un auténtico exceso sin ningún tipo de control que, al igual que lo haría una atracción mal calibrada y sin las oportunas medidas de seguridad, descuelga al espectador de la historia nada más empezar, y le impide por todos los medios volver a adentrarse en ella y disfrutar mínimamente del espectáculo.

Tiene momentos buenos, y algunos de los actores bordan sus papeles hasta elevarlos a la altura de lo "difícilmente creible" (lo cual, dado todo lo que podemos ver aquí, a pesar de que se trate de una obra presuntamente biográfica, es mucho), pero la suma de todos los demás factores me hacen valorar esta película como una de las peores de Tony Scott, un director que, aún sin haber llegado a rozar nunca la genialidad, no me había decepcionado tanto hasta ahora.

¿Sabeis esos cambios de plano y ese zoom mareante que actualmente está tan de moda en las películas de acción? ¿Esas "filigranas visuales" que yo personalmente considero el ANTI-CINE y que hacen que en las escenas de peleas no te enteres de nada? Pues aquí es igual, pero durante TODA la película, tanto en las escenas de "acción" como en las de "inacción". Vamos, un despiporre a lo "Asesinos Natos", pero mucho peor conseguida en todos los aspectos.

En general, quitando algunos detalles puntuales (los mejores, la aparición de Lateesha (Mo'Nique) en el programa de Jerry Springer y casi cualquier escena en la que aparezca Christopher Walken), resulta pesada, aburrida, exagerada, mareante y hasta patética. Una pena, porque se podía haber arreglado en el montaje acortando la duración (la historia no da para mucho más de 90 minutos, por muchos personajes que tenga), y abusando un poquito menos de las drog... Estooo, del "corta y pega" indiscriminado.

Ah, cierto, antes de terminar, dejo una nota para los curiosos: Sí, se le ven los pechos a Keira Knightley, entre cambio de plano demencial y cambio de plano aberrante, y aderezados con un alto porcentaje de filtros y efectos (ya sabemos lo que le gustan los filtros de colorines y el humo al señor Scott). Y, claro, la chica es una preciosidad, pero creo que no se ve nada que no se haya visto antes, y mucho menos que justifique el tener que tragarse dos largas horas de celuloide descontrolado y sin rumbo.
[Leer más +]
27 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
"Cinéma d'auteur"
Probablemente el bueno de André Bazín (el padre espiritual de la Nouvelle Vague) no pensaba en Tony Scott a la hora de hablar de su teoría de la política de los autores, ni Alexandre Astruc (otro franchute, por supuesto) llegaría a pensar que alguien como nuestro amigo Tony pudiera participar en aquello que denominó "Cámera-Stylo".

Y hoy en día nadie parece aceptar que Tony (que tiene otro hermano también cineasta y que incluso hasta hace poco era conocido como el hermano de ese cineasta, por mucho que desde hace unos años es al revés para los verdaderos cinéfilos de pro) es un autor como la copa de un pino. No. Esa afirmación escandaliza a más de uno.

Tony tiene su sello, y no lo traiciona. Tony tiene sus manías, sus ticts reconocibles... "un travelling es cuestión de moral", que dijo una mañana Godard mientras godardeaba, y Tony le respondió que no, que la moral es una cuestión de zooms y de retoques digitales de imagen en postproducción.

En todo autor, siempre, hay una película-resumen de él como eso; como autor. No suele ser la más reconocida, o incluso la mejor, pero es precisamente la que mejor refleja al autor. No estoy seguro de esto, debido a que el termino autor está ligado de manera irremediablemente al tiempo y que esta nos da una visión más amplía de la obra del cineasta, pero creo que Tony ha hecho aquí su película más Tony Scott. Su hermano, por el contrario, sigue perdido, dando tumbos de un lado a otro intentando reinventarse en cada cinta. Intentando, en resumen, que la gente diga que es un autor.

Tony ha conseguido tener un hueco en la esquina derecha de Hollywood, obteniendo total libertad creativa, con opción al montaje, metiendo en sus cintas a sus colegas y rodando videoclip tras videoclip como le sale de los cojones y lo que le da la gana. A ver que director puede presumir de ello. Tiene su estilo, en cada peli lo perfecciona más y jamás se ha traicionado. Sus pelis se hablan unas a otras, se le puede reconocer no sólo estéticamente, sino que tiene ciertos toques... "morales" o "políticos" que están allí. Y no, no hace falta que te guste o incluso que sea bueno para admitir que es un autor; nunca estuvé de acuerdo con François Truffaut y su idea de que todo cine de autor, por el hecho de ser de autor, era buen cine. Ni mucho menos.

¿La peli? Zooms, retoques digitales, cámara vibrante al hombro, barridos de cámara por doquier, reajustes de planos, unos tíos duros por ahí con armas, gafas de sol y chaleco antibalas soltando frases lapidarias, "hispanasblacks" asaltando furgos blindadas vestidas de damas de honor, mafiosos, Egdar Ramirez hablando todo el rato en español, el rubio ese de Sensación de vivir, Keira desnuda por exigencias del guión...En fin, entiendo que a muchos les parezca una mierda rodada por un epiléptico. Pero hablamos de Tony, del hermano listo, del tío que hace los videoclips más largos. Y sus pelis me encantan.
[Leer más +]
18 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Domino, un palomino.
Yo creo que debe ser muy difícil correr, saltar y dar patadones a lo Bruce Lee con unos tacones de veinte centímetros, un tanga y unos pantalones que cuando te agachas se ve medio culo. Y por mucho que quiera ir de "machorro", con esa pinta ya la hubieran violado y asesinado cuatro veces. En cuanto a las interpretaciones, se salva Mickey Rourke. Edgar Ramírez no lo hace mal, pero ese acento ¿mejicano? le quita mucho. Y creo que Keira (morritos) Knightley lo hace de pena. No creo que la verdadera Domino Harvey fuese realmente así. Muy mal Sr. Scott.
[Leer más +]
21 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
¿Tienes un gelocatil?
Animado por un amigo cuyo dogma reza "El cine es entertainment" accedí al visionado de esta película.

Lo que vi:

Una galería de personajes sin ningún tipo de descripción, estereotipados y ridículos.
Un guión de aparente trama-argumento pero sin ningún rigor y flojo en contenido.
Una galería de planos enfermizos y video-cliperos que ayudan al caos absoluto que reina en el "producto".
Una fotografía irritante, donde cambia el color de la imagen sin ton ni son, sin criterio.
Una redomada estupidez.

Adjetivos que la definen:
Ridícula, caótica, vomitiva, estúpida, necia, soez, insultante y fallida.

Fallida en su intención de "entertainment" ya que el cine, sí, efectivamente es entretenimiento pero no solo es eso y en el caso de que así fuera el "producto", y digo producto y no obra, no entretiene, más bien aburre, cansa, marea, agobia.

Efectivamente para gustos hay colores y quizá algunos la disfrutaron (ahí no entro, cada cual con su disfrute) pero yo la aborrecí casi hasta la náusea.

Nota: Imagino al director con su equipo de montadores:

Montador: Que te parece si pongo este plano aquí, acelero la imagen y retrocedo dándole un giro de 360º a la par que modifico en el mismo plano el color de un sepia a un verde y del verde al rojo.

Tony: Joer tío, puta madre. Pásame el porro.

Al finalizar la película le dije a mi amigo "Tienes un analgilasa"
[Leer más +]
20 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
infumable
Infumable a no ser que te hayas fumado algo. El visionado de este maxivideoclip puede tener efectos retroactivos en el expectador, tales como hacerle aborrecer el cine para siempre. Aunque hay discusiones sobre quien es el hermano tonto de los Scott, Tony despues de esta cosa consigue nuevos puntos para hacerse con el título. Demuestra en "Domino" un auténtico dominio para cargarse una película que podía haber funcionado gracias a un guión que no está mal pero que el director se ha encargado de echar a perder a gusto con una realización totalmente equivocada en la que solo ha querido demostrar lo super moderno de la muerte que es.
[Leer más +]
12 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Una moneda al aire: o te la tomas a guasa, o te mueres de asco
Las similitudes entre la buenorra Knightley y la auténtica Domino, que sale en los créditos finales, sirve para hacerse una idea del grado de conexión que pueden tener los hechos narrados con lo que ocurrió realmente. Tony Scott es uno de los mejores representantes del cine macarra, con cierta querencia hacia lo fascistoide, que tiene un pase cuando se queda en la pura acción. Pero cuando se adentra en pretensiones estético-artísticas el resultado es un pestiño como este. Antes de que acabaran los cinco minutos iniciales ya estaba al borde del mareo por los efectos de un montaje, nunca mejor dicho, sincopado. Un vídeoclip de dos horas con tres millones de planos, fotografía contrastada, música mtv, flashbacks, y voz en off a tutiplén alternada con primeros planos para que la cosa parezca algo profundo. Y un reparto que, al margen del indudable atractivo físico de la protagonista, sólo sirve para comprobar cómo la Bisset se arrastra por las pantallas. Rourke parece que se ha tomado seis litros de clenbuterol, o se ha comido un bocadillo de avispas, pero está hecho un auténtico fenómeno, y no de la interpretación. Walken no levanta cabeza y Lucy Liu nunca la ha tenido demasiado alta. Violencia gratuita e imágenes impactantes dentro de un producto absolutamente vacío. “El fuego de la venganza” es John Ford comparado con esto.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Indescriptible
Historia sin interés, con personajes planos a más no poder, resoluciones ilógicas, intérpetres mediocres, sinsentidos varios, un largo catálogo de lo que el señor Scott acostumbra a crear.

No hay plano que dure más allá de los cuatro o cinco segundos, y cuando son de acción pase, pero cuando se trata de momentos reposados, o más bien cuando el director no sabe a hacia donde continuar, se torna molesto. Y cada poco, planos de un pez. Como suena. Totalmente aterrador.

Muchas letras impresas en pantalla, voces en off que explican lo que cualquier espectador con una edad mental superior a los tres años ha pillado de sobra ya, unos diálogos que rayan la oligofrenia, un uso de la mafia ridículo, un salvajismo sin ton ni son, y un final de ésos que hacen que te preguntes por qué sigues pagando lo que cuesta la entrada de cine y no exiges que te devuelvan el dinero.

En fin. Que no me había aburrido tanto en el cine en mi vida
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Bazofia!
Una bazofia videoclipera digna de un inepto.
El guión intenta ser de Oscar y se le va la mano en la segunda linea.
Desternillante, hilarante, una basura...
No entiendo cómo financian estas películas y otros directores como Guillermo del Toro sacan maravillas con lo mínimo.
Cae en el olvido nada más salir del cine; de hecho lo único en que piensas cuando la ves es en que termine ya.
El dinero tirado no me lo devolverán, pero que quede constancia de que la película es un bodrio de proporciones desmesuradas.
Decir símplemente que es mala sería usar un eufemismo del tamaño de mi ingenuidad al querer ir a verla.
El montaje y la puesta en escena como si estuviésemos viendo una retrospectiva sólo me resulta asqueroso.
Horrible en su totalidad.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
PLANOS, PLANOS Y MÁS PLANOS
Eso es lo que uno encuentra en "Dómino": virguerías de cámara y montaje suficientes para lograr que Jerry Bruckheimer eyacule de gusto durante su visionado.

¿Historia? Escasa. Y demasiado larga, paradójicamente. ¿Personajes? Extraños y no muy bien descritos. ¿Kiera Knightley? Macizona. ¿Tony Scott? Perdidísimo. El hombre -ya sexagenario- ha olvidado lo que es contar una historia en imágenes y parece empeñado en superar a Michael Bay a la hora de ametrallar al publico con imágenes relámpago.

Eso sí, en esta peli se ataca frontalmente a "Sensación de vivir", lo cual me divierte de cierta forma perversa.

Pero el resto... BUFFFFFFFFF.

Para ver con el sonido bajado y el MP3 a todo trapo sonando en los oídos del espectador.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Efecto dominó: De mal en peor.
Una película que pretende ser grande en su género y sólo consigue hacer aguas por todas partes.

La historia que debería resultar intrigante resulta un cúmulo de retales unidos con trazo grueso, las escenas se suceden y repiten desde distintos ángulos sin aportar demasiado, la historia y el ritmo trepidante que quieren imponerle sólo consigue marearte ya que al poco rato del metraje la propia película ya te ha transportado muy lejos de la proyección, es imposible no desconectar y a pesar del montaje videoclipero la historia avanza a paso de tortuga. No engancha por ningún sitio, no entretiene, no aporta nada, por si todo esto no fuera suficiente se nota demasiado de las fuentes que bebe el producto (Tarantino y Ritchie) y no resiste la comparación con los productos de cualquiera de estos dos directores.

En definitiva, una película mala y lo peor de todo, aburrida, con muy pocos alicientes que ofrecer más allá de sus pretensiones fallidas, las potentes y vacías escenas de acción y una sugerente Keira Knightley.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
"Los cinéfilos civilizados puede que encuentren 'Domino' repelente y censurable, pero entonces... ¿Qué hacen yendo a una película de Tony Scott?"
Allá por 1977, aparecía un nuevo realizador dando una sorpresa con la que, dicen, es una gran película "Los duelistas", aunque sería 2 años más tarde, cuando verdaderamente la fama llamaría a su puerta en forma de alienígena terrorífico, pues con "Alien" consiguió, además de una magnífica película, su particular salto a la fama para, a posteriori, dar una ambientación logradísima a un film mediocre, "Blade runner". A partir de ese momento, todo empezó a ser aire en su filmo, desde ladrillos como "1492" o "La teniente O'Neal" (que, dicho sea de paso, también es un panfleto maloliente), hasta inmundas y sobrevaloradas bazofias como "Thelma & Louise", "Gladiator" o "Hannibal", la mayoría de ellas trabajos de encargo que, además de no aportar absolutamente nada, se aprovechaban de una dirección efectista y vacua, para hacer de este tipo un gran comerciante y un tontainas que no tiene rumbo alguno, y no parece ni saber lo que quiere.

A su mismo tiempo, su hermano listo, después de "The hunger", su particular propuesta, comenzaba a firmar más proyectos de encargo que otra cosa, heces como "Top gun", "Revenge" o "Superdetective en Hollywood II". Sin embargo, a partir de ahí todo empezó a cambiar, y pese a realizar films como "Amor a quemarropa", también de encargo, comenzó a sumar valía como director de thriller y acción y, a partir del 97, donde colaboró en un film formado por 3 cortos con el hijo de Ridley, Jake, que lo debió introducir peligrosamente en el mundo de la farla, se inició en su particular camino, creándose un estilo propio, además de demostrar que ahí empezaba su verdadero periplo y, aunque comenzó con la fallida "Enemigo público", a esta le precedieron "Spy game" y "El fuego de la venganza", dos muestras patentes de lo que pueden llegar a hacer las drogas, demostrando que sabía entretener como nadie y que no necesitaba que le vendiesen proyectos, demostrando que era mucho más listo que su hermano.
Con "Domino", llegamos a la culminación de la carrera de todo un señor farlopero, donde con una estética que, sin innovar, une en ella lo más excéntrico y petulante, siendo esa fotografía descentrada, ese colorido llamativo y ese manejo de la cámara tan epiléptico como extraño, los principales ejes de la obra de este señor.
En campo interpretativo, Knightley tiene momentos de lucidez, aunque su actuación en general es sencillamente correcta, pues se limita a usar los mismos recursos durante todo el tiempo, Rourke lo hace suficientemente bien y, sobretodo, hay que destacar a un Walken grande.
Eso sí, lo más extraño, es esa especie de humanidad que impregna la cinta en alguna que otra ocasión, algo rarísimo tratándose de este sujeto.
Tampoco hay que olvidar el guión de Richard Kelly, un guión competente al que, sin embargo, quizá le sobran algunos momentos, pero el global es convincente.

(Sigue en el spoiler)
[Leer más +]
21 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Basura
Me hace gracia la gente que dice "si no te gusta es porque eres antiguo y no estás preparado para este tipo de cine", a mí normalmente me gustan las películas a ritmo de videoclip pero es que esto es pura basura.

El uso de la cámara se pasa en excesivo, la historia da saltos bruscos y está mal contada, el guión es peor que lo que podría hacer un niño de 15 años, algunas lineas de diálogos dan asco, como por ejemplo "¿por qué quieres ser cazarrecompensas?" "porque mola", realmente durante algunos momentos sentí verguenza ajena. Por no hablar de la actuación de Kiera, lo peor que he visto en muchos años, el personaje no le pega en nada, ese aire de dureza parece de plástico, incluso el mono de militar le queda grande y resuelve las situaciones absurdas de la peor manera. Eso por no hablar de las situaciónes que pretenden ir de profundas, sin ningún tipo de lógica "si llega un predicador en coche y sentamos a la peña en unos sofás a hablar en medio del desierto seguro que mola".

No perdais 6 euros en esto.
[Leer más +]
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Palomitas y Balas
"Domino" es el nombre de una inadaptada joven (Keira Knightley) que tras probar en distintos campos (universidad, moda...etc) decide que su lugar está entre los arriesgados caza recompensas. Una vez dentro de ese mundo demuestra rápidamente su maestría para escapar de todo tipo de situaciones arriesgadas y de forma airosa.
Todo marcha bien hasta que recibe, junto a sus compañeros, el encargo de recuperar 10 millones de dólares robados. Ahí comienza una carrera frenética de destrucción que la llevará a replantearse su modo de vida, sus relaciones y su propio yo.
La película resulta entretenida, interesantemente montada (muchos personajes y situaciones pero que ni se hacen pesados ni confusos) y amena. Aunque no es una joya, se hace agradable ver un nuevo registro de la actriz, reír con sus críticas y disfrutar con el rocambolesco espectáculo. Aceptable para pasar un rato divertido pero no para paladares cinéfilamente exigentes.
Enoch
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
¡Pececito!
Domino cuenta la historia real, aunque a su manera, de Domino Harvey, hija del actor Laurence Harvey y convertida en cazarrecompensas molona.

Tony Scott dirige su enésima castaña. El guion corre a cargo del otras veces brillante Richard Kelly, que aquí nos trae una historia en la que no importa demasiado nada de lo que nos están contando. Para colmo, cuando se exige un mínimo de sensatez, lo que vemos son o bien topicazos o bien recursos infantiles con los que dar la trama por cerrada sin tener que calentarse la cabeza. Scott, por su parte, planea la película para que sea interesante, contando la historia desde el final, fragmentándola, cargándola de personajes y dándole una velocidad más propia de un videoclip que de una producción cinematográfica. ¿El problema? Que la historia de Domino y sus amigos (o enemigos) no nos importa una mierda. En ningún momento sentimos cercanía con ningún personaje y las relaciones entre ellos son casi inexistentes, por lo que todo recae sobre una protagonista totalmente esclavizada bajo los clichés más básicos y construida sobre la idea de buscar la frase que la convierta en leyenda de forma constante. La voz en off, lejos de ayudar, lo que hace es marear de una forma inhumana debido a esa constante búsqueda de la épica y a ese amor que le tiene a querer sonar como una sentencia cada vez que se pronuncia. El tema de los colorines y la estridencia musical es algo que no me molestaré en comentar.

Keira Knightley protagoniza la película y, efectivamente, tal como dicen con otras palabras en la película, ese no es su sitio. La dulzura de la actriz británica impregna todo cuanto toca y hace quedar más falsa todavía a la protagonista parida por Kelly y Scott. Michey Rourke es el mejor del reparto principal, tirando de galones y aprovechando lo cerca que está él de su personaje. Edgar Ramirez está correcto, aunque su personaje, como el resto salvo el de Rourke, se define más por la narración en off que por sus actos, lo que suele conllevar poco margen de maniobra para el intérprete. Delroy Lindo y Mo'Nique, con trabajos serios pero no demasiado efectivos, encabezan al club de los secundarios, donde figura, como nota más destacable, el buen hacer de Christopher Walken.

Resumiendo: Domino es el clímax de Tony Scott. No por ser su mejor película, sino porque consigue sacar los apéndices más absurdos de su carrera y unirlos en una única cinta consiguiendo algo que es casi un homenaje a sí mismo sacando siempre su peor perfil. Para mí es admirable que alguien admire la carrera de Scott: supone un trabajo que yo nunca podré realizar.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Visualmente, muy atractiva.
Sin duda lo que mas me ha atrapado de esta película es su fotografía, y la forma de rodarse. Visualmente es muy atractiva.
Personalmente he pasado un buen rato viendo este film, y no me ha resultado pesado.
El rodaje es rápido, y se fija en los pequeños detalles.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Domino no domina
De las pocas películas que he dejado de ver a la media hora. No he podido con ella. Menudo bluf. Intenta ser un remedo de cosas a las que no se acerca (Tarantino incluido).
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Cine de acción inverosímil
Sí, ya sé que está basada en hechos reales, como los telefilm de antena 3, pero Domino es una película tonta, exagerada e inverosímil la miréis por donde la miréis.

La vi, no voy a engañar a nadie, porque salía Keira Knightley y sabiendo que el director era Tony Scott, director injustamente infravalorado que ha parido películas más que dignas como "Enemigo público", "Déjà Vu" o "Asalto al tren Pelham 123". Esperaba acción, un montaje frenético y una historia que me entretuviera. Y todo eso lo cumple con creces, pero a costa de una historia demasiado poco creíble.

La narración es confusa mezclando pasado con presente, los personajes están estereotipados hasta el extremo y las situaciones parecen calcos del cine de Tarantino, sin dejar sitio a la imaginación. La trama también juega al despiste: se vende como compleja y hace pensar al espectador hasta su desenlace, dónde se descubre con amargura que no es que el rompecabezas fuera difícil de resolver, sino que tiene piezas de diferentes puzzles y no encajan aunque Scott lo intente.

Resumiendo, Domino es una película de acción inverosímil y olvidable que no durará mucho en los recuerdos del espectador.

Nota final: 5

(La apruebo por Keira y por ver al protagonista de Sharknado sin matar tiburones)
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Lo que es verdad o mentira no importa
Duele bastante meterse con una película de mi admirado Tony Scott y posiblemente esta «Domino» sea la peor película de su filmografía. Sin embargo, hay que hacerlo.

Supe de Domino cuando descubrí a su padre en «El Álamo», fíjate qué cosas, y me sorprendió muchísimo su figura. La película nos dice al final que lo que hay de verdad o mentira en lo que hemos visto no tiene importancia y lo triste es que es cierto, da igual lo que nos han contado. «Domino» es irrelevante, cansina, y tiene una historia entre lo rocambolesco y lo molón que parece sacada directamente de la cabeza de un adolescente borracho. Ni la belleza de Keira Knightley, ni el saber estar de Mickey Rourke, ni la aparición de Christopher Walken salvan esta cinta de acción biográfica que, sinceramente, tiene más de fantasía que de realidad.

Supongo que Tony Scott tenía buenas intenciones. Imagino que quería rendirle un tributo a una mujer que sufrió y que fue diferente a las demás, y de hecho creo que le da al personaje de Domino un final que nada tiene que ver con el de la Domino real porque es lo que él hubiera deseado para ella. Y esto, de alguna forma, es bonito.

Fallida, y mira que lo lamento.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo