arrow
7
Del cómic al cine
A través de los compañeros de FilmAffinity veo la fascinación que ha despertado el film. Realmente se trata de una película brillante por la plasmación del Londres decimonónico libremente recreado en el cómic, las interpretaciones convincentes de Downey Jr. y Law y la estupenda filmación de las escenas de acción. Tuve la oportunidad de verlo en el cine Fox de Westwood (donde hacen las premieres) y he de confesar que la calidad de imagen, de sonido es simplemente impresionante.
Ahora bien, dejando a un lado estos elementos, no puedo pasar por alto otros elementos que limitan mi valoración. De un lado, la endeblez del guión, con giros forzados, sorpresas que no son tales; de otro, la falta de una profundidad psicológica, de un mensaje que deje algo perdurable en el espectador. Uno no puede sino recordar otros filmes sobre Sherlock y echar en falta algo que trascienda la mera superficie de efectos brillantemente conseguidos. Y eso dejando a un lado el original de Conan Doyle o películas como las de Wilder.
Finalmente, me da por pensar que esta tendencia de trasladar el cómic al cine cae siempre en el mismo defecto. Se logra una enorme artesanía visual, pero se confunde el ritmo del cómic (ágil) con el del cine (que sin ser tan moroso como la literatura, requiere de un mayor desarrollo para hacerse grande).
Así pues, nos encontramos con una película para entretener, pero no para perdurar en la memoria.
[Leer más +]
199 de 256 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Esperando a un amigo.
En la primera parte de las Memorias de John H. Watson (Estudio en Escarlata, 1887) se nos dice que dentro del área de conocimientos de Sherlock Holmes además de hábil con el violín, gran conocedor de las leyes de Inglaterra, con nociones de química, etc…, es un “Experto boxeador y esgrimista de palo y espada”.

No obstante, el inquilino del 221B de Baker Street se hizo famoso gracias a la ciencia de la deducción, esa es su idiosincrasia y su liturgia y, resulta muy difícil que se le haga justicia en sus versiones cinematográficas, pero en este caso… no es así.
En el Holmes literario siempre se nos habla de esas salidas a deshoras del célebre investigador (muchas veces disfrazado) para mezclarse entre la peligrosa gente de los barrios de Londres más pobres donde siempre hay alguien que le pasa información o le hace algún servicio. En esta película ese mundo no del todo relatado en las novelas está presente desde el inicio.

Por tanto, las personalidades del detective y de su amigo John Watson, médico militar, son perfectamente aceptables y lo expuesto en esta aventura cinematográfica no solo es más que aceptable, además es revelador. Una película llena de acción, cinismo y una puesta en escena excelente.

El mal es mal, intrigante y misterioso, es un mal de rituales en la cripta y de poderes ocultos; pero la habilidad deductiva de Sherlock Holmes no queda atrás. Aquí hay lucimiento de sus agudas observaciones.
Todo en unas originales imágenes que potencian la investigación, la amistad incondicional... las noches de niebla, el personaje enigmático, la víctima...

Tal vez puedan ponerse algunos “peros” pero no será en estas líneas. Irene Adler (Escándalo en Bohemia) es también otro punto fidedigno de las novelas y encaja a la perfección. Y por último, la mención al profesor Moriarty augura nuevas aventuras aún más peligrosas.

La música de fondo recuerdan los mejores temas del maestro John Barry y sus películas de intriga. Este componente es el definitivo para sumergirse en el auténtico ambiente de uno de los dos más famosos personajes literarios de todos los tiempos: Sherlock Holmes.
El otro es el doctor John Watson. Su amigo y compañero del alma.
[Leer más +]
137 de 196 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
La vergüenza de Sherlock Holmes
Si alguien ha odiado a Sherlock Holmes a lo largo de la historia ése ha sido el propio Sir Arthur Conan Doyle. Mientras escribía sus relatos entre sus consultas médicas se lamentaba de tener que identificarse con Watson, mientras observaba como un pedante inglés de nariz aguileña y figura achatada se pavoneaba de sus conocimientos mientras resolvía uno tras otros multitud de rompecabezas mentales con aparente facilidad. Conan intentó tener éxito en la historia de la literatura con otras obras, pero siempre fracasó. Tuvo que seguir escribiendo esas historias policíacas a disgusto, llegando incluso a matar al pobre Sherlock en las cataratas Reichenbach junto con su némesis el profesor James Moriarty. La madre de Arthur tuvo que insistir en que arreglara tal sacrilegio y meses más tarde se producía la resurrección del muerto. Pero una cosa es que no estés a gusto con tu obra y otra que un paleto convierta a tu héroe en un payaso.
Sherlock Holmes era un drogadicto misántropo, una persona introvertida y solitaria que curiosamente entregó su vida para ayudar a resolver los problemas de la gente que a primera vista parecían irresolubles. Nunca había tenido un amigo y se dedicaba a aprender las más raras ciencias en pro de su futuro profesional, como el saber diferenciar los cigarrillos por la ceniza que dejaban. Utilizaba la lógica como arma principal, además de un boxeo que tuvo que aprender por su esmirriado físico en su juventud y una esgrima de una técnica perfecta. Tenía que soportar como su hermano Mycroft era mucho más inteligente que él, pero éste utilizó su sabiduría para hibernarla en un acomodado salón inglés. Sólo había tenido un amor, Irene Adler, y consideraba que tanto las relaciones sexuales como sentimentales eran una debilidad que no se podía permitir.
Los casos de Sherlock solían ser casos simples, sencillos, que luego resultaban ser de gran complicación pero siempre tenía el lector la posibilidad de poder adivinar el desenlace, ocurriendo que muchas veces parecía que el único que no se enteraba de nada era Watson. En la película de Ritchie la trama es tan disparatada como absurda, con un Watson al que sencillamente diremos que escogieron a Jude Law para interpretarlo, con un Sherlock que se dedica a exhibir su torso en peleas de vagabundos, un Holmes estúpido y bobalicón, que se dedica a buscar chistes fáciles para intentar hacer reír a Dios sabe quién.
Bienvenidos a la vergüenza de un mito literario y de nuestra cultura, que se esfuerza en buscar en el arte una simple diversión efímera y banal.

"-El reparto me parece tremendamente injusto-comentó Watson-. Usted ha hecho todo el trabajo en este asunto. Yo he conseguido una esposa, Jones se lleva el mérito... ¿Quiere decirme qué le queda a usted?
-A mí-dijo Sherlock Holmes- me queda todavía el frasco de cocaína.
Y levantó su mano blanca y alargada para cogerlo."

"El signo de los cuatro" A.C.Doyle
[Leer más +]
120 de 166 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La perfecta pareja
Se me hace raro ver a estos dos actores juntos y que la cosa no chirríe. Lo cierto es que no lo hace en absoluto y la química entre Sherlock y Watson es excelente y como producto funciona. El comienzo de la cinta es quizá lo mejor, ya que en su última media hora adolece de la fantasía inicial de la que hace gala. Guy Ritchie adapta libremente las caracterizaciones del investigador y del doctor y el resultado aunque grotesco en algunos aspectos humaniza en cierto grado a los personajes de Doyle.

La ironía de Sherlock recitada por un espléndido Robert DJ. como la de Watson (grande Law) es otro de los alicientes para acercarse al universo creado por Ritchie. Compararla con anteriores obras se me antoja peligroso cuando vivimos inmersos en una revisión de los personajes clásicos del Cine bastante más coherente y divertido que los producidos en anteriores décadas.

La puesta en escena y la banda sonora son dos razones más para darle la oportunidad a un producto decente a pesar de su lanzamiento para masas.
[Leer más +]
78 de 112 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Super Sherlock contra el Malvado Sectario Negro
El holmesiano clásico se rasgará las vestiduras, pero lo cierto es que esta nueva adaptación de las aventuras del detective más famoso del mundo no carece de gracia. A nuestro Sherlock le han cambiado la vestimenta y le han camuflado los malos vicios (supongo que el detalle que nuestro héroe se inyectase morfina y cocaína quedaba más políticamente correcto en la literatura del siglo XIX que en el cine del siglo XXI) pero conserva casi intacta la mayor fuerza de su personalidad: toda la película se articula en torno al famoso "Una vez eliminado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad".

Esta nueva aventura narra el encuentro entre el detective y, efectivamente, lo imposible, que ha de transformarse en improbable. Lo imposible es un misterioso lord ocultista de extraños poderes: no resulta difícil reconocer un trasunto del brujo Aleister Crowley y su Golden Dawn (un encuentro que ya propiciaría, antes y mejor, Rodolfo Martínez en su estupenda "Sherlock Holmes y la sabiduría de los muertos). El ritmo arranca frenético, desde la primera imagen de un carruaje atravesando a toda mecha una calle empedrada de Londres, luego se va marchitando hasta llegar a un final mucho más anodino. Los dos principales actores convencen, aunque físicamente no tienen nada que ver con la imagen popular de los personajes. Lestrade, Irene Adler y Mary les secundan con solvencia. Lo que sí es una lástima es que el director no seleccionara a un malvado más adecuado. El intérprete hace tal cual el rídículo y el personaje es lo más risible que he visto en años en materia de malvados. Yo a los señores malignos los respeto pero si entran por mi casa con ese peinado de abuelo de los Monster y ese piño salido para afuera, me matan, sí, pero a risa.

Lo más notable: la progresiva americanización del británico Guy Ritchie. Aquí todo suena un poco a "Piratas del Caribe", otro poco más a "Spiderman", un algo y más allá a "300", esto huele a dinero yanki por los cuatro costados. Y con todo lo bueno también: los efectos digitales que dan vida al Londres de Jack el Destripador están cuidados al milímetro y nos sumergen en las lóbregas calles y en la eterna neblina de la ciudad británica.

La película es un cóctel de elementos de aventuras y humor bien equilibrados y entretetiene lo suficiente como para no darle mucha importancia a que Sherlock se haya convertido en una mezcla entre Stallone y un ninja ni que el prosaico Watson casi le supere en todas las deducciones. Hay que tomárselo un poco como un spin-off gamberro que no compromete el alma del personaje y sin embargo procura un divertimento sin tacha de principio a fin. En un cómputo sincero, diría que merece no más de un cinco. Pero confieso que le subí a seis por el empalmazo que fue escuchar "The Rocky Road to Dublin", cantada por The Dubliners, en la secuencia de boxeo.
[Leer más +]
63 de 85 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Estrambótica, excéntrica, excesiva, excitante y excelsa (o sea, que me gustó)
El comienzo de “Sherlock Holmes” es toda una declaración de intenciones: sin tiempo ni para los titulos de crédito, Ritchie se lanza a su particular salto al vacío: un virtuoso, excéntrico y chulo Robert Downey Jr. analiza, escudriña y redacta mentalmente un plan de ataque en pocos segundos, para ejecutarlo tal y como lo ideó. El Holmes del siglo XXI sigue siendo un genio de la lógica, pero su repertorio ofensivo se ha ampliado sutilmente: no sólo pelea a puño limpio contra todo tipo de rivales, sino que además disfruta con ello.

Todos sabemos que Robert Downey Jr. es un gran actor (¿quien no se acuerda de “Chaplin”?), aunque a veces se extralimite demasiado, pero la sorpresa en forma de reafirmación, la protagoniza Jude Law, un Watson elegante, guapo, alto y ángel de la guarda (también sabe pegar), que forma una pareja donde la química (tanto dentro como fuera de la pantalla, a las ruedas de prensa me remito) es evidente, y constituye, sin lugar a dudas, uno de los pilares del éxito de de este film sin complejos.

El espectáculo esta garantizado de principio a fin. Acción a raudales, pistas inverosímiles imposibles de seguir, un acertado humor de sosa cáustica que viene muy bien para afianzar la relación entre los dos colegas, un malo malísimo que está de nota, intrigante e inquietante, al que incluso Holmes parece sucumbir por momentos ( “la muerte no es sino el principio”, fenomenal Mark Strong, ¡cómo se parece a Andy García!, ) y, cómo no, la chica, Rachel McAadams, bella y astuta, auténticamente felina, con una particular relación de más amor que odio entre ella y su camarada Sherlock.
Todo ello, aderezado por el estilo Ritchie (al parecer le ha sentado bien, profesionalmente, la separación de Madonna), un montaje vertiginosamente dinámico, más una magnifica ambientación londinense victoriana, una excelente banda sonora a cargo de Hans Zimmer que da mucho juego y unos ágiles diálogos, aunque tan rápidos que no da tiempo a digerirlos.

Después de verla, he tenido que obviar algunas críticas de medios, y los prejuicios con que uno pueda ir al cine se revierten. Si bien queda claro que Sherlock Holmes no es un cine de arte y ensayo, sí es puro espectáculo. En este terreno sobresale.
Es más fácil criticar y atacar a este Sherlock Holmes que alabarlo. Por mi parte, creo que el precio de la entrada está bien amortizado.

Una nueva versión alegre, divertida, innovadora y terriblemente entretenida. Consigue revitalizar la figura del famoso detective, dándole un toque moderno, usando las nuevas tecnologías al servicio de la historia, como soporte, no como fin en si mismo.
Una recomendación pre-visualizacion: olvídense de estereotipos como un larguirucho Holmes con lupa, un orondo Watson y otros prejuicios del pasado. Se trata de una versión más o menos libre, actualizada, que pretende llegar a la mayor cantidad de público posible, al tiempo que acerca este personaje a las nuevas generaciones.
Los tiempos cambian. El cine también.
[Leer más +]
35 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Yo mismo
Miro el teclado, está manchado de polvo que ha traído el aire
del desierto del Sahara, pues tiene extracto de pelo de camello macho
y restos de semen de marroquí adolescente, no cabe duda de que ha entrado de contrabando vía patera por el estrecho, llegando al mismísimo Gibraltar.

El tabulador que parece de “plasticus comunis” no es tal, pues tiene
una extraña mezcla de ínfimas pociones de arroz de las cercanías de Pekín y
agua del Yang Tse Kiang, al igual que sudor plastificado de jornalero chino
que sin duda estaba hacinado en un pequeño sótano trabajando veintidós horas
al día, fácilmente demostrable pues el sudor está petrificado al no haber estado
durante bastantes horas en contacto con el aire.

Observo el ratón y percibo dos pequeños orificios en la parte trasera, casi al ras
del cable producido sin duda por los dientes de una Rattus norvergicus, en un almacén de Singapur (pues si se mira al lado izquierdo pone "made in Singapur").
Los cables proceden de Rumania vía farola española, de donde han sido extraídos sin duda alguna, pues se pueden observar por un lado restos de bocata de tortilla de patatas
y sangre coagulada vampiril de la zona de Transilvania.

Levanto la cabeza con brusquedad a la pantalla, veo a un tío feo, inglés, con mucha picota, seguro que del centro de London, soy yo sin duda reflejado en la oscuridad de la pantalla.
La enciendo, queda claro que la lámpara interna que ilumina la pantalla viene de Holanda, esta parpadea sin parar, lo cual aclara de forma fehaciente que esta impregnada de marihuana de primera calidad, como cualquier visitante de ese país puede recordar la ingesta de porros holandeses te hace tambalearte de izquierda a derecha, al igual que la luz de la pantalla, no hay duda, está fabricada en Ámsterdam, quizá en una fábrica de Philips.

El cristal de la pantalla….

¿Y que narices estaba haciendo yo? ¡Ah ya!

Como habéis podido imaginar, por poca perspicacia que tengáis soy Sherlock Holmes sentado enfrente de mi ordenador para hacer una crítica de mi cojonuda película. Entretenida, pasada, amena, y que jamás pasará a la historia, Pero que con una mínima deducción se puede constatar que mal no está y se deja ver sin problemas.

Dicho lo dicho y uniendo ¡Entretenimiento! ¡Actuaciones pasables! ¡Guión al menos currado! ¡Y cierto cachondeo! La nota debe de ser…. ¡Un seis!

Elemental querido Watson
[Leer más +]
43 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Buena película de acción... muy mala adaptación.
Como "producto" de acción resulta notable, no flaquea en ningún apartado técnico, tampoco desmerecen las actuaciones, aprovecha el actual tirón comercial de Downey Jr, e incorpora a un siempre voluntarioso y eficaz Jud Law, lo malo es que el sello Hollywood pesa demasiado en esta producción, muchos fuegos artificiales para ser esto Sherlock Holmes, queda muy lejos del original escrito por Sir Arthur Ignatius Conan Doyle de forma magistral donde los personajes utilizaban más el cerebro que los músculos, por eso, esta "adaptación", ha servido para crear otro producto taquillero y palomitero, pero a una obra como Sherlock Holmes le hubiese quedado mejor un aspecto mas lúgubre y con olor a buen cine, saludos a todos nos leemos.
[Leer más +]
41 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Barrido por la marea
Razones para gasear a “Sherlock Holmes” de Guy Ritchie:

† No hay «Elemental, mi querido Watson».

† Coincidencias razonables: viven en el 221B de Baker Street.

† Más parecidos razonables: parece “Tango y Cash” pero Robert Downey Jr. y Jude Law aquí no tienen los músculos de Kurt Russell o Sylvester Stallone. Como mucho acento inglés. Tampoco enseñan el culo.

† Para Robert Downey Jr. fue «el primer superhéroe, un superhéroe intelectual» ¿Sería por su habilidad de dar cabezazos o llamar fulanas a las rubias de bote?

† Más frases Robert Downey Jr. «en realidad es un paladín» ¿A la taza o como la Alicia de Tim Burton?

† Planteamientos del director: «Hemos tratado de devolverlo a lo que creemos que era su origen, que en esencia es un personaje más visceral». ¿Habrá visto Guy Ritchie alguna vez “Sálvame Deluxe” para que entienda que es visceral es sinónimo de cutre?

† Planteamientos del productor: «Esta película pone de manifiesto cualidades de Holmes que son relativamente desconocidas pero muy cinematográficas y fieles al personaje y a las aventuras que Conan Doyle creó». No dice creo sino creó.

† Al menos no engaña en su trailer y fotos promocionales.

† Comentario: buddy movie comercial de toda la vida con tendencia al exceso digital y al vibrante popcorn.

† Otro comentario: como si de un “CSI” de época se tratase Guy Ritchie impone un estilo a golpe de efecto-y-flashback de impacto para que Holmes se luzca a golpe de combo de leches en ralentí con voz en off de narrador.

† Según las notas de producción los asesores principales de la película fueron expertos de Holmes de todo el mundo. Elementalmente, sin comentarios, mi querido lector. Porque parece que esta película no va de un Sherlock sino de “John Holmes” (material para empalmados, of course).
[Leer más +]
33 de 46 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
SHERLOCK, CERDOS Y DIAMANTES
Elemental mi querido cinéfilo, es una película redonda de principio a fin, ambientada a la perfección y que no deja ningún cabo suelto, y nos ofrece 2 horas de un Sherlock que derrocha sabiduría pero también sarcasmo y un Watson que siempre esta dispuesto a todo para ayudar a su compañero. Vemos a un Downey Jr. que en verdad viene todo este año con un compañero que también hace muy bien su trabajo (Jude Law), y una Rachel que esta mejor que nunca. Este filme esta lleno de acertijos, golpes y unas bromas muy buenas clásico de Guy Ritchie que te mantiene al borde del asiento y con su clásico humor, debo confesar que iba con un poco de miedo al pensar que la combinación de un director post-moderno y un personaje clásico no me convencía, pero lo ha hecho muy bien y el resultado es una película disfrutable al 100% que me ha dejado con muy buen sabor de boca.
[Leer más +]
40 de 61 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Batman vestido de Sherlock Holmes
No esperen a un Sherlock Holmes clásico con su pipa, su lupa, su abrigo-capa de cuadros escoceses y su elemental, querido Watson. No esperen a un señor que resuelve casos criminales para asombro de la Policía, de Londres y del mundo entero. No, señores, este Sherlock de Guy Ritchie se dedica directamente a salvar al mundo de las garras de un villano que quiere controlarlo a base de matar a unos cuantos y engañar a otros muchos. En ese sentido, el ilustre vecino del 221b de Baker Street se parece más a Batman o a Superman que a un detective privado, por mucho que sea el más famoso de todos los tiempos.

La película es una ensalada de golpes desde el principio hasta el final. Hostias por doquier en un Londres victoriano bellísimamente reconstruido. Empieza con unos buenos mamporros y termina con mamporros más gordos todavía. Cierto es que el amigo Holmes era aficionado al boxeo, pero de ahí a poder hacerse pasar por Van Damme o Jackie Chan va un trecho. Cualquiera de los dos, por cierto, no habría desentonado en el papel. Bueno, el segundo un poco porque es chino.

La primera media hora es realmente entretenida y divertida, cuenta con una serie de diálogos bastante ingeniosos, y predispone al espectador a pasar un buen rato. Pero la historia se va cayendo poco a poco hasta resultar aburrida y tediosa por momentos. Luego remonta el vuelo con un final bastante decente en el que los poderes deductivos de Holmes (metidos con calzador entre tantos porrazos) y las trampas del guionista salen a relucir.

Pero hay que reconocer que el tipo tiene carisma. Este Downey Jr. ha conseguido hacer un interesante papel del mayor detective de todos los tiempos. Inventor, químico, irónico, mordaz, transformista, misógino, desaliñado, cocainómano (esto no se aprecia pero los continuos sorbidos de la nariz lo delatan, no sé si a Holmes o al propio Downey)... no es nada plano el personaje, desde luego. Mucho mejor que Jude Law haciendo de Watson.

La ambientación en el Londres victoriano está muy bien conseguida y merece la pena pagar la entrada únicamente por una escena en el Tower Bridge, que todavía se estaba construyendo por entonces. El Támesis lleno de barcos, el Parlamento que no ha cambiado nada, las calles llenas de charcos o las vistas de una ciudad dominada por la catedral de San Pablo le dan cierto valor añadido a la película.

El director también deja su impronta. Se nota que es una película de Guy Ritchie por su ritmo endiablado, por su cámara lenta en las acciones de lucha, por un cierto tono gamberrete que recuerda a Shnack, cerdos y diamantes. Y eso, aunque no sea mucho, es algo en el cine de hoy, en el que cientos de películas se producen cada año en Hollywood y la mayoría de ellas carecen de personalidad. Pero vamos, tampoco se crean que Ritchie es ahora Truffaut, que esto es un producto comercial de primera categoría. Prueba de ello es su final y la segunda parte que ya anda preparando el mismo director.
[Leer más +]
24 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Mediocre
Decepción. No me esperaba esto de Tío Ritchie en absoluto.
Es mediocre y olvidadiza a partes iguales. Mediocre en actuaciones, en la trama, en los efectos especiales, en...
Tiene un ritmo demasiado rápido y hace refritos de imagenes mareantes propios de videoclips de grupos heavy.

Le falta originalidad. Por ejemplo vuelve a aperecer el típico gigantón-tipo duro, al que le gusta tomarse con calma las peleas, (sabe que las tiene ganadas y disfruta de ellas, pero acaba recibiendo por todos lados) es un personaje gracioso pero ya lo vimos en Rockanrola con los rusos, e incluso en una película como Street Fighter aparecía este estereotipo.

Parece un episodio malo de Csi, pero en el siglo XIX. Fuerza un final aclaratorio y de revelaciones sobre el antagonista, para mantener una "intriga" hasta el final un poco regulera. Poco creíble por otro lado sabiendo que un tipo tan listo como Sherlock, al que no se le escapaba ni el más mínimo de los detalles, le engañen con unos trucos que pudo descubrir al cuarto de hora de película.
[Leer más +]
50 de 84 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Blockbuster sin complejos.
He de decir que no sé quien vierte críticas hacia la que es, hasta la fecha, una de las más fieles recreaciones del personaje, los reproches que se le profesan a esta última adaptación son, en su mayoría, que no es el Holmes que describía Conan Doyle. Nada más lejos de la realidad, pues es, en mi humilde opinión la más fiel si cabe, no lo digo gratuitamente, ya que si hay alguna obra literaria de la que si puedo hablar es de ésta. Viendo algunas partes de la película, me recuerda, por mencionar alguno de los relatos, el que aparece Irene Adler (Escándalo en Bohemia), en otros relatos se le describe a Holmes como un experto boxeador, cosa que en el filme se plasma, en la literatura Holmes no es un tipo entrado en años como nos lo han venido vendiendo hasta ahora, es un experto en disfraces, también se muestra. En fin, que se le pueden reprochar imperfecciones, claro está, pero una de ellas y que les sirve de excusa a muchos que nisiquiera conocen el nombre del autor de los relatos, no es que no sea fiel, porque lo es, amén de ambientada magníficamente, interpretada tanto por Downey como por Law dando muestras de estar pasándolo pipa y encontrándose muy cómodos en sus papeles. No hay que dejar de lado a Mark Strong, este tipo dará mucho que hablar, se perfila como un villano estupendo para futuras producciones (entre ellas el Robin Hood de Ridley Scott). Divertidísima y por lo menos no insulta el intelecto. Espero que tenga el éxito que se merece, que es mucho.
[Leer más +]
24 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
MAJA
Sherlock Holmes deja de ser un cursi redomado, estirado, neurótico, petulante y hortera, para convertirse en un canalla pendenciero, colgao y bravucón.

El doctor Watson ya no es un gordito pusilánime, servil y carente de personalidad, y aquí muta en un bombón casadero, peleón y ludópata.

Este cambio otorga a los personajes una especial simpatía y un carisma muy bien defendido por Robert Dawney Jr. y Jude Law, ambos estupendos en sus correspondientes roles.

La revisión de Ritchie del mito de Holmes no es más que una entretenida peli de aventuras, con sus héroes, villanos, su dama en apuros, mucha acción, peleas cuerpo a cuerpo, algo de romanticismo, una fantástica recreación del Londres de la época y unas cuantas cosas más que harán las delicias de los amantes del género, todo esto con la más fiel y pura estética de Ritchie, pero con un argumento algo más simplón que los que suele manejar, sobre todo en lo tocante al humor.

Hay pasajes en los que da la sensación de que se lo están pasando mejor los actores que tú mirándolos, pero, aún así, la peli es un entretenimiento más que válido.

Pura acción y fantasía, que da lo que promete.
[Leer más +]
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Sacrilegio
Ya sé que es una adaptación muy libre, y de verdad que empecé a ver la película con la
mente abierta e intentando no pensar en Sir Arthur Conan Doyle lanzando maldiciones desde el Más Allá.

Pero si has leído una y otra vez las aventuras de Sherlock Holmes, es imposible ver esta peli sin tirarse de los pelos. El hecho es que, efectivamente, el Holmes original sabe boxear (sabe hacer muchas cosas), pero ni de lejos es este personaje macarra y trepidante que nos muestran (por lo visto se basan en un comic). Y Watson, aunque la actuación de Jude Law es buena, no es Watson. Es otro. Es un inglés flemático y agudo, demasiado agudo para ser el buenazo de Watson, y encima es más alto que Holmes (imperdonable).

Pero a lo que voy es que hubiera podido pasar de todo eso hasta cierto punto y meterme en la trama (siempre imaginando que estaba viendo cualquier otra peli de acción, no Sherlock Holmes) de no ser porque dicha trama es soporífera, lenta, aburrida hasta la deseperación, crispante e inverosímil. Lo intentan adornar un poco con innovaciones que están bastante bien (fugaces idas y venidas en el tiempo que hacen que uno vea por dónde va el razonamiento de Holmes), pero no es suficiente. Perdí el interés en el minuto 40 y, a partir de ahí, perdí el hilo y la paciencia. Porque (advertencia!!!) es agonizantemente larga.

Aclaro que me gusta Robert Downey Jr. y que admiro sus registros como actor. Pero aquí no es él el que tiene la culpa de que yo me durmiera. Lo único que se salva es la ambientación. De hecho, la calle Baker Street y la ventana desde la que tantas veces he imaginado a Watson y a Holmes atisbando a alguien entre la multitud, es idéntica a como la describió Conan Doyle. Pero no puedo basar mi nota en una ventana y una calle bien logradas.

Supongo que no he sabido separar las novelas y los relatos de la película. Por ello, advierto a los fans acérrimos de los libros de Conan Doyle de que ver esta peli es equivalente a odiar de forma automática al tal Guy Ritchie, por sacrílego.
[Leer más +]
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Sherlock Holmes revivido con buena nota
No ha defraudado lo nuevo de Sherlock Holmes. El director, Guy Ritchie, creador de películas como Snatch, Cerdos y diamantes o RocknRolla, nos trae algo fuera de su estilo habitual que logra convencer y satisfacer.

Nos encontramos ante una película con una trama convencional que no impresiona a simple vista pero que logra convencer debido a una realización, caracterización, guión, banda sonora y fotografía notables.

Holmes, excelentemente interpretado por Robert Downey Jr. logra revivir a este peculiar personaje ficticio. Encarna a la perfección a este peculiar detective que destaca por su inteligencia y hábil uso de la observación.

Un Sherlock Holmes meticuloso y aparentemente torpe que nos sorprende a medida que transcurre el film. Con la ayuda de su amigo y bien interpretado Watson (Jude Law), logrará descubrir qué trama Lord Blackwood (Mark Strong).

Entre las singularidades de Holmes destacan su desorden personal, su habilidad para los disfraces, la pasión por fumar en su inseparable pipa, le gustan las galletas, y toca el violín con no poca calidad. Es un excelente boxeador y además posee grandes conocimientos científicos (especialmente sobre química).

Obviamente estamos ante una película dirigida hacia el género juvenil mayoritariamente. Por lo tanto, no veremos a Sherlock Holmes consumiendo cocaína, a diferencia del autentico personaje de Arthur Conan Doyle.

Con una ambientación que al principio no está muy lograda, hay que decir que dicho defecto desaparece a los pocos minutos y nos ambienta perfectamente en el siglo XIX.

Excelente recreación del Tower Bridge (uno de los puentes más famosos de Londres) donde se hace una de las escenas más importantes de la película. Es curioso ver el simple detalle de ver el puente en construcción.

En conclusión, una película donde se ha revivido de una forma correcta al personaje basado en el cómic y que no podría ser buena si no hubiera un buen reparto o banda sonora. Sin duda, el Sr.Ritchie ha creado algo bueno.
[Leer más +]
18 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Sherlock Holmes el amigo de los niños (en el siglo XXI)
-Hola señor Holmes
-Hola doctor Watson
-Un tal Arthur Conan Doyle pregunta por ti
-Ese hombre es una mierda, olvídalo, estamos en el siglo XXI.
-Ah, entonces mi novia no me quiere.
-Normal, ya que por sus rasgos pseudoasiáticos deduzco que no le fue muy bien en su último examen de matemáticas financieras
-No te pases que es una chica muy maja
-Eso ya lo deduje hace tiempo porque tiene una mancha de zumo en el párpado.
-Pero no le digas eso hombre, no vaya a ser que te tire el vino a la cara.
-Me da igual, yo no me limpio y sigo comiendo, porque soy muy carismático
-Mi novia me aborrece.
-Eso es porque en tu casa el pasillo huele a sulfato potásico, el salón a nitrato de sodio, y el dormitorio a látex con un toque de visvaporú.
-Oh, además de musculoso eres muy inteligente, doctor House, digo, señor Holmes.
-Que conste que es House el que copia mi historia y no al revés.
-Pues la verdad es que no lo parece.
-Eso es porque Guy Ritchie tiene pólvora en los zapatos, tinta de cómic en la mano derecha, un guante de boxeo en la mano izquierda, polvo en el cerebro, y un plumero como una catedral asomándole por detrás, lo cual nos indica que en realidad ya no tiene ni puta idea de lo que hace.
-A mi novia le doy asco.
-Pero Watson, no te hagas tan cansino que tu personaje al final sí que acaba dando asco cada vez que aparece en escena.
-¡Oh qué ingenioso y divertido eres! Tu personaje de hecho mola mucho más que el mío, seguro que a mi sobrino de quince años le gustarías un montón. Y eso que la película es bastante tiñosa, si te digo la verdad.
-Lo cierto es que no hay que ser un Sherlock Holmes para darse cuenta
-Pues parece que van a hacer la segunda parte.
-Elemental, querido Watson.

(risas enlatadas)
[Leer más +]
18 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
House y Wilson juegan a detectives.
Mira que me gustan las pelis de Guy Ritchie. Pero en ésta te has equivocado amigo. Te metes en una franquicia que no te pega, con un guión que no parece tuyo, la banda sonora una caca, los diálogos tampoco son especialmente brillantes….Intentas meter a House y a Wilson (un Holmes y un Watson todoterrenos) y hacerlos pasar por super-detectives action-man, ¿a qué venía la escena de la pelea de torsos desnudos calcada de Snatch? ¿y el grandullón incombustible tipo Rocknrolla? ¿y los masones de El Código Da Vinci?? ¿de verdad que el mejor villano para Sherlock Holmes es un tipo que da sustos pegando la cara a los demás y que hace magia negra con sapos, huesos y marranerías de esas? (qué pena de Mark Strong, con lo gracioso que es ese tipo). Luego el rollo este de ambientación de finales del siglo XIX, pero en plan molón , es decir en plan Wild Wild West, que con cuatro ruedas dentadas y dos engranajes fabriquen una bomba química de destrucción masiva , un bastón electrificante, y hasta controles remotos por ondas de radio. Sólo faltaba la araña mecánica que circulara por ahí…y que Robert Downey Jr se marcara un rap. El rap de Sherlock.
[Leer más +]
18 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Sherlock, te van a dejar seco...
...Y mira que llevas muerto tiempo, ¿eh? Seguro que pensabas que después de tanta trilla que te habían dado, había llegado la hora de descansar una buena temporada. Pues vete olvidando. Ya tienes trilogía adjudicada. Videoclipera, como se llevan ahora las pelis. Y da gracias a que te han puesto en manos de uno que sabe. Ese Downey es lo mejor que te podía tocar.
¿Por qué yo otra vez?, pregunta Sherlock.
Elemental, querido Watson. Para trincar.

Lo que me jode es que hagan una peli sobre un detective ido de la olla y su ayudante (ambos magníficamente interpretados por RDJ y Jude Law) y que para venderla tengan que llamarla Sherlock Holmes. Porque la peli está bien; el Londres victoriano está, primero, muy bien logrado, y segundo, exitosamente deformado con el estilo pulp de Ritchie. La pareja protagonista tiene química. Hay buenos elementos. Pero claro, HABÍA que recurrir a Sherlock.

En su momento no pararon de salir un montón de tipos diciendo que si era una actualización del héroe, que si se potenciaban facetas menos conocidas del personaje pero que también estaban, bla bla bla. Que sí, que vale. Que Sherlock será lo que tú quieras que sea, pero no es el único detective del que se pueden hacer películas. Si por hacer, se puede hacer una nueva versión de Moby Dick con el capitán Ahab yéndose de putas por Nantuckett (cosa que indudablemente hacía pero que Melville consideró innecesario mencionar), así que menos charleta de ejecutivo con el rollo de Sherlock y su cara gamberra. Aquí lo que hay son muy pocos cojones para apostar por cosas nuevas y muy pocos escrúpulos para exprimir lo que funcionó en su día hasta dejarlo seco.

Buena peli en su estilo, lamentablemente con el disfraz equivocado. Como cuando se empeñaron en promocionar El Bosque como una peli de terror. Lo que sea con tal de que la gente venga a verla y pague la entrada. Yo me lo hubiera pasado en grande si el prota hubiera sido Jack Morris en vez de Sherlock Holmes.
[Leer más +]
13 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Elemental, querido Ritchie
Por fin se ha recuperado. Después de casarse con Madonna, parecía que habíamos perdido a Guy Ritchie, aquel joven realizador que saltó a la fama con la sobrevalorada Lock&Stock y que pronto demostró que valía la pena seguirle con Snatch. Revolver al margen, su regreso por todo lo alto lo supuso su (también sobrevalorada) Rocknrolla, si bien tenía cosas más que dignas como un par de sublimes interpretaciones y algún personaje memorable. Un director centrado en el mundo urbano, actual, no parecía el más apropiado para llevar a cabo el reboot de la saga Sherlock Holmes en el mundo del cine, abandonando -o adaptando- la Londres del siglo XIX -marco en el que suelen desarrollarse las aventuras del detective- a una especie de mundo a medio camino entre el pasado y el presente. Una época victoriana tan libre como original, que se ve salpicada por modernismos al mismo tiempo que rinde un tributo a lo clásico. Ritchie, conocedor de que su fuerza se encuentra en los diálogos y en la construcción de personajes en base a su cantidad de extravagancias, hace que su película sobre los personajes de Arthur Conan Doyle no sólo sea fresca, sino que además parezca necesaria.

Sin duda alguna el éxito de la película se debe a un factor clave: el reparto. Robert Downey Jr. está gigantesco interpretando al famoso detective, mientras que Jude Law está a su altura, o incluso mejor. La química que desprenden es digna de aplauso, un soberbio acierto de casting el haber seleccionado a estos dos actores, que si bien a priori no pegaban mucho, en pantalla resultan tremendamente convincentes. Rachel McAdams se dedica a lucir cuerpo y poco más con un personaje bastante mal desarrollado, pero de arrebatadora belleza, mientras que el clon de Andy García, Mark Strong, levanta de la nada a un villano tan tópico como impersonal, pero que funciona como detonante de la historia: tendremos que esperar a la siguiente película para ver a Moriarty y encontrar así un rival a la altura del intelecto de Holmes. Pese a todo la trama funciona, sin ser ninguna joya, cayendo al final en la sobre-explicación de la forma más ridícula posible: imitando a Saw.

Pese a todo Sherlock Holmes es un blockbuster modélico, cine de evasión que no trata al espectador como gilipollas, levantado con mucho oficio por parte del reparto y correctamente dirigido por Ritchie, a pesar de que alguna vez cede a la tentación y emplea recursos que bien podría haberse ahorrado (como la cámara lenta). Dinámica, entretenida, original y carismática, así es el regreso de Sherlock Holmes y su compañero Watson a la gran pantalla. Quizá moleste a los defensores de la creación original de Conan Doyle, pero personalmente, a mi me parece una reinvención tan atractiva como necesaria para los tiempos que corren. Para clasicismo tenemos la versión Asylum: tan clásica que los detectives se enfrentarán... a dinosaurios. ¡Larga vida a Holmes!
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo