arrow
6
Menuda banda sonora!!
Una película sin pretensiones, con una Whoopi Goldberg en su papel de histriónica y anodina monja, secuela de la cinta de 1992 con el mismo nombre.

Para mi gusto más divertida que la anterior, pero lo que hace que esta película no caiga en el cajón del olvido de los chistes fáciles y finales predecibles, es su increible banda sonora. Da gusto escuchar a Lauryn Hill con esa voz, mezcla de hip-hop y gospel. Son increibles las versiones de "Joyfull joyfull" y "Oh happy day" capaces de ponerte la carne de gallina, sólo por eso para mí, estos 104 minutos están perfectamente invertidos
[Leer más +]
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Los sabios consejos de una gran profesora de canto que no lo es.
¿Qué pasaría si además de la primera parte de esta película añadiésemos al cóctel un poco de Sor Ye Ye, otro poco de El club de los poetas muertos y otro poco de Mentes Peligrosas? Que tendríamos Sister Act 2. Yo creo que aquí esta el verdadero acierto de esta segunda parte, que, lejos de repetir una historia parecida a la de la primera entrega se centra más en las canciones, en el ritmo y en que la buena música siempre es buena música, sea del estilo que sea, venga de donde venga o la interprete quien la interprete.

Quizá la película gustase menos que la primera precisamente por eso, por lo que recuerda a las anteriores mencionadas, pero la historia atrapa, convence y entretiene, dando lo mejor de un musical, de un drama y de una comedia a partes casi iguales.

A destacar las voces de todos los actores y actrices que realmente cantan, la grandiosa selección de buenos temas ( sobre todo la genial interpretación de "Oh happy day" ), las actuaciones de Whoopi Goldberg, sus alumnos ( genial debut como actriz de la cantante de los Fugees Lauryn Hill ) y los secundarios de verdadero lujo como Maggie Smith y James Coburn, que salvan un guión bastante flojito pero efectivo.

Lo mejor : Todos los consejos de Whoopi Goldberg a sus alumnos y la banda sonora entera.
Lo peor : Un final muy obvio y previsible.
[Leer más +]
14 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Una película que no te cansas de ver
Mucho mejor que la primera, más divertida, mejores canciones con más ritmo... y las buenas actrices de la anterior. Una película que aunque hayas visto varias veces no te cansas de volver a ver, y es que Whoopi nació para hacer reir.
[Leer más +]
11 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
LAURYN HILL EXISTE...
Lauryn Hill es una chica con mucho talento para la música y como se puede ver en este film para la interpretación también. Nunca quiso fama mediática pero, hace diez años, no lo pudo evitar porque le llovían los elogios, premios por su carrera como cantante y ofertas para actuar en varios films. Después de eso desapareció del panorama comercial, huyó de la fama y la fortuna y cayó en una permanente encrucijada de decisiones como la de no venderse, ser madre y relaciones tortuosas que ha sufrido o aún sufre ya que ella es todo corazón. Los que sabemos de quién se trata esperamos volver a verla pronto en alguna peli, jam, concierto, clip y/o sacando algún discazo al mercado. Canta mil veces mejor que Whoopi en la película y es mejor cantante y actriz que Jennifer López, por citar un ejemplo claro de lo que puede ser capaz. Y aún puede hacerlo porque tan solo tiene treinta y pocos años. Resumiendo, creo que esta secuela es más necesaria que su antecesora aunque te rías menos. Paz para todos.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Genial banda sonora, acompañada de una divertida película...
Coincido en que esta secuela (con inevitables similitudes con la anterior) es más música que película. Banda sonora espectacular, que convierte clásicos religiosos en verdaderas joyas modernas, ¡rap incluido!
Aunque no es indispensable haber visto Sister Act, ayuda mucho, sobre todo para conocer el origen del compromiso y sensibilidad de "Marie Clarence" frente a la comunidad de Saint Francis.
Comedia ligerita y divertida, un poco menos que su antecesora.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Mentes peligrosas.
Una nueva entrega intentando aprovechar el filón. Esta vez Deloris ya cantante consagrada es llamada por su venerado convento para ayudar a unos muchachos problemáticos de los que sus amigas hermanas se han hecho cargo de educar. Este ya segundo film de la monja pazota resulta repetitivo y pierde algo de originalidad, siendo más previsible que el anterior y no alcanzando el éxito de la primera entrega. aún así los incondicionales de Whoopi pasarán un rato agradable.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
La música y Whoopi obran el milagro: esta comedia se salva... aunque por los pelos.
Obligada continuación de aquella comedia ligerita donde Whoopi Goldberg se infiltraba en un convento y se convertía en una monja desatada bajo el hábito, y contagiaba su energía a las mojigatas de las "hermanas" (sí, "Sister Act" supuso un bombazo aunque les pese a algunos).

En esta secuela Whoopi regresa de nuevo al convento para hacerse pasar por "Mary Clarence" (si el nombre nada más ver a Whoopi bajo la toca no te hace gracia... probablemnte nada de la cinta te hará gracia) y ayudar a sus amigas las divertidas monjas en una nueva misión (aunque al fin y al cabo siempre es lo mismo: la música de Whoopi como salvadora de todo). Si en la anterior entrega Sor Whoopi debía hacer un coro monjil que cantara dignamente y ya de paso llenar la iglesia, aquí deberá hacer un coro de adolescentes "rebeldes" de instituto y de paso salvar ese instituto a punto de cerrarse.

En fin, una mezcla de "Mentes peligrosas" y "Sonrisas y lágrimas"... pero aquí todo es mucho más infantil, simple, ñoño, previsible y descafeinado. El guión está cargado de clichés, personajes tontos y momentos en los que se sabe exactamente que es lo que sucederá a continuación. "Sister act 2" trata de explotar los mismos recursos cómicos que en la anterior película con monjas que parecen no tener vergüenza ajena... pero lo cierto es que esos momentos cómicos a veces hacen gracia y otras veces resultan más vergonzosos que otra cosa. "Sister act 2" resulta más desafinada y lenta que su predecesora, por lo que se hace más aburrida y menos graciosa.

Aun así se salva gracias a unos maravillosos momentos musicales del dichoso coro (la película tiene muy pero que muy buena música), y gracias a la dicharachera Sor Whoopi que hace con su labia algo más llevadera y alegre la cosa cada vez que está en pantalla (el hábito en ella resulta algo divertido a la par que cercano... aunque esta vez su personaje no es tan bravucón lamentablemente). Además la buena química de Whoopi con sus amigas las cursilonis e ingenuas de las monjas se mantiene y forman una curiosa panda cómplice en su amistad. También se agradece la incorporación de unos monjes igual de ingenuos y viejunos que las monjas, y que Maggie Smith continúe a bordo de la serie ya que aporta elegancia, sobriedad y la mínima pincelada de seriedad y fuerza emotiva convincente (solo con su mirada se denota el cariño en sus ojos hacia Sor Whoopi).

De los jóvenes estudiantes no hay nada a destacar aparte de su voz (y este es uno de los motivos por el que su historia de "jóvenes descarriados" no llega a interesar ni importar).

En fin, sigue habiendo algún que otro momento divertido pero mucho más espaciado en el tiempo y no tan acertado, además la historia se alarga en exceso.

Lo peor: Su infantilismo. Sus momentos algo vergonzosos y sin gracia. Que a ratos se hace lenta y pesada (cosa que no ocurría con la primera).
Lo mejor: ...
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El pájaro voló
Mary Clarens, La monja más cantarina, cabezona y divertida del cine se embarca en su segunda y última aparición en la gran pantalla. En esta ocasión ya no se las tendrá que ver con unos peligrosos mafiosos y las aburridas normas de la vida monacal; ahora tendrá que lidiar con los intereses económicos de un individuo sin escrúpulos y unos adolescentes más pendientes de pasarselo bien que de tomarse en serio las clases de música.

La película, lejos de su logrado papel de puro entretenimiento familiar, consigue retratar de una forma bastante divulgativa las consecuencias del puro beneficio económico y la vida de los jóvenes en barrios marginales. Para ello, nos cuenta lo que sucede cuando las hermanas del convento requieren la ayuda de la moja Mary Clarens para dar clases de música en un conflictivo instituto.

Como toda segunda parte que se precie, ésta también incide en ampliar considerablemente la base del entretenimiento de la anterior; en este caso, los gags y las canciones. Sin embargo, a diferencia de muchas otras segundas partes, el acierto de esta película es precisamente el aumentar la cantidad y la calidad de los números musicales sin perder la frescura que aportan los simpáticos gags.

Las otras dos granes virtudes vienen de lado de una gran actriz, Whoopi Goldberg, que se encontraba en sus años de mayor explendor; y de una gran cantante, Lauryn Hill, que por aquel entonces empezaba a destacar. Siguiendo del lado de las interpretaciones, destacar la presencia de una jovencísima Jennifer Love Hewitt y dos mounstruos de la interpretación como son James Coburn y Maggie Smith.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
"Esta chica (Rita) tiene mal carácter". "No, es algo más profundo"
Segunda parte de "Sister Act" (1992) que aunque no tan exitosa económicamente, se quedó en el notable puesto doce en la recaudación mundial frente al octavo de la primera. es desde luego bastante mejor película. Cine para toda la familia, otra vez sale la Coca-Cola para certificarlo, "De vuelta al convento" combina con habilidad la comedia, el drama y el musical, y si bien en ninguna de estos géneros llega a niveles excepcionales, la variedad de registros y la facilidad con la que pasa de uno a otro, terminan por confeccionar un producto bastante atractivo, pese a que tiene momentos algo previsibles y en general es blandita.

Yo mientras la veía no podía dejar de compararla con "Los chicos del coro" (2004), que no es más que una copia mala de esta. La diferencia no sólo está en que la norteamericana es comedia juvenil mientras que la francesa es drama, lo que las empuja a lenguajes diferentes, sino que aquí no existe un canto, nunca mejor dicho, al éxito porque sí, sin el más mínimo esfuerzo, cosa que abunda en el cine actual, o al colegueo en la educación, observad que Mary Clarence (Whoopi Goldberg) impone su disciplina, ni se recurre a cocos pseudofascistas, sino a una oposición coherente, ni a otras paridas progres para validar sus doctrinas.

De hecho, aunque evidentemente "Sister Act 2" no es un tratado sobre educación, muestra con muchísimo más acierto y realismo la relación alumno-profesor que la otra. Tampoco se trata de hacer de delincuentes, unas estrellas redimidas por la música sino de que el talento y la pasión de estos chicos, requiere trabajo, constancia y valor para que de su fruto. Porque estos no sólo son unos jóvenes ejemplares sino que además ya saben cantar, especialmente la estrella del coro, una Rita Wilson (Lauryn Hill, la de Fugees) que me ha hecho casi llorar con su intensa trama. Además, todo aderezado con muy buena música. Disfrutadla.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Una comedia de acción
Lo mejor que tiene la secuela es la música, la particular antagonista relación de Whoopi Goldberg y Maggie Smith, y las simpáticas actuaciones de Wendy Makkena y Kathy Najimy. Además la secuela cuenta con la actuación del ganador del Oscar James Coburn por "Affliction" (1997).

Aunque esta comedia de acción no tuvo el éxito de su original, recupero la inversión en el "box office" y en los videoclubes.

La película tuvo un presupuesto de $38 millones y generó por venta de taquillas la cantidad de $57 millones en EEUU solamente, más $25 millones por la venta de alquiler en los videoclubes, además recibió tres nominaciones a diferentes premios en festivales de cine.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Cántame más, hermana
Me preguntaba en la crítica de «Sister Act» cómo continuaría la segunda entrega de esta «monja de cuidado», y lo cierto es que ha continuado mejor que su antecesora. Estoy empezando a pensar que segundas partes suelen ser buenas, y no malas, por aquello del refrán.

Un coro con mucho más encanto e ímpetu es el protagonista de «Sister Act 2: de vuelta al convento»: una clase de adolescentes con poca disciplina, en su mayoría de raza negra, y con una jovencísima y blanca Jennifer Love Hewitt, sólo como curiosidad. Destaca la voz de Lauryn Hill, cantante profesional, con un personaje que, si te descuidas, puede llegar a emocionarte en alguno de esos momentos en que se la ve tan buena chica y tan impotente ante las órdenes de su madre. A mi su dúo al piano con la amiga me ha parecido una delicia. Así, con ella y con el resto de voces privilegiadas y un gran sentido del ritmo, este coro del Colegio de San Francis competirá en un concurso de coros donde arriesgarán orgullo, fuerza de voluntad y, de paso, el futuro de su colegio.

A Whoopie Goldberg la encuentro incluso más divertida a pesar de perder protagonismo a favor de sus alumnos cantantes. No pasa nada. Nos encanta escucharles. Los nuevos personajes, como los frailes o el antagónico James Coburn, están geniales. Más dinámica y directa, la historia rueda prácticamente sola, con gran soltura y mucha música.

En fin, muy bonita, para decirlo claramente.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Vuelta con los hábitos
Inevitable y correcta secuela de Sister Act, en la que Whoopi Goldberg, vuelve a ponerse los hábitos y vestirse se monja, para visitar a viejas conocidas y ayudar a los adolescentes para ir por el buen camino.
Simpática, divertida, entrañable y pasajera producción que ofrece momentos de diversión, acompañados de pequeñas historias dignas de contar para conseguir un bien común por y para la música.
Whoopi Goldberg, se convierte en motor fundamental de una historia sencilla y agradable que peca de edulcorada, pero que se disfruta con la facilidad que se olvida.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
3
Previsiblemente cursi
Secuela de la maravillosa primera película en que una cantante de cabaret perseguida por la mafia revolucionaba de una manera imposible un convento al ser escondida allí que es un compendio entre cursilería fácilmente escrita y aún más fácilmente digerible para los light estómagos de los años noventa, y una comedia barata la cuál no tardaron ni un año en ser rodada inmeditamente después de la original, y con ello muestra la pobreza de un guión que hace aguas.
Un guión que se distrae de tantos guiños como quiere hacer: pretende ser gracioso, carismático sirviéndose de una serie de adolescentes estreñidos mentalmente pero que cantan como pájaros, basándose en una serie de tópicos del adolescente-rebelde en muchos casos que lleva a lo esperable.
Tan sólo tolerable por la banda sonora impresionante, y de calidad, yo diría que incluso ésta ha perdido en comparación con la primera. En fin Whoopi hizo lo que pudo de hada madrina a aficionada para un grupo de críos que pasan de ser macarras a ser ángeles con el tópico de siempre, hasta que llega un punto que ya no puedes esperar nada nuevo. Es lo esperable. Me recuerdo a mí con once años viéndola y sabiendo cómo exactamente iba a acabar. No funciona, atípicos actores esta vez. Por lo que se ve Disney pretende relanzar esta saga pero sin Whoopi lo que equivaldrá a cinco o seis partes más edulcoradas aún que ésta última, y protagonizadas por alguien que no es la hermana Mary Clarence.
En serio ¿es en serio? Sí, lo es.
Otro gol más para enturbiar una saga que ya se estropeó por si misma. Y para los que dicen que este personaje de monja es el más cómico de Whoopi, les aconsejo que revisen su filmografía.
[Leer más +]
1 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo